Esta­dos Uni­dos. La poli­cía esta­dou­ni­den­se arres­tó a más de 10,000 manifestantes.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 08 de junio de 2020

Más de 10,000 per­so­nas han sido arres­ta­das en los Esta­dos Uni­dos, ya que la poli­cía usa regu­lar­men­te gas pimien­ta, balas de goma, gases lacri­mó­ge­nos y porras.

Des­de la muer­te de Geor­ge Floyd a manos de la poli­cía en Min­nea­po­lis, Min­ne­so­ta, el 25 de mayo, alre­de­dor de 140 ciu­da­des en los 50 esta­dos de los Esta­dos Uni­dos han vis­to pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes en res­pues­ta al asesinato

Mas de 10.000 per­so­nas han sido arres­ta­das en los Esta­dos Uni­dos duran­te las pro­tes­tas, ya que las fuer­zas poli­cia­les usan regu­lar­men­te gas pimien­ta, balas de goma, gases lacri­mó­ge­nos y porras con­tra mani­fes­tan­tes, medios y tran­seún­tes. Varias ciu­da­des impor­tan­tes de Esta­dos Uni­dos han pro­mul­ga­do toques de que­da en un inten­to por dete­ner las mani­fes­ta­cio­nes y fre­nar los disturbios. 

Jarah Gib­son fue arres­ta­da mientras
pro­tes­ta­ba sin vio­len­cia en Atlan­ta, Geor­gia, el 1 de junio. 

«La poli­cía estu­vo allí des­de el
sal­to y lite­ral­men­te nos acom­pa­ñó duran­te toda la mar­cha», dijo Gibson. 

Ella dijo que alre­de­dor de las 7:30 p.m.,
antes del toque de que­da en toda la ciu­dad de las 9 p.m. de Atlan­ta, la policía
comen­zó a boxear en los mani­fes­tan­tes. Mien­tras los
mani­fes­tan­tes inten­ta­ban irse, Gib­son inten­tó gra­bar en video a una persona
en una bici­cle­ta que pare­cía ser atro­pe­lla­da por un auto­mó­vil poli­cial y fue
arres­ta­da por la poli­cía. Le die­ron una cita­ción por «pea­tón en una
carre­te­ra» y «rehu­sar­se a cum­plir cuan­do se le pidió que se
fuera».

“La poli­cía está ins­ti­gan­do todo y nos está
cri­mi­na­li­zan­do. Aho­ra me sacan la foto, me sacan las hue­llas digi­ta­les y
me esca­nean los ojos. Aho­ra soy un cri­mi­nal por un arres­to ilegal ”,
agre­gó Gib­son. «Quie­ro ser escu­cha­do y quie­ro que la poli­cía aca­te la
decen­cia huma­na básica».

Des­de la muer­te de Geor­ge Floyd a manos de la poli­cía en Min­nea­po­lis, Min­ne­so­ta, el 25 de mayo, alre­de­dor de 140 ciu­da­des en los 50 esta­dos de los Esta­dos Uni­dos han vis­to pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes en res­pues­ta al asesinato.

Ruby Ander­son fue arres­ta­do mientras
pro­tes­ta­ba sin vio­len­cia en Fila­del­fia, Pen­sil­va­nia, el 31 de mayo. La
poli­cía se negó a pro­por­cio­nar una razón para su deten­ción has­ta que los
colo­ca­ron en una camio­ne­ta de la poli­cía, don­de les dije­ron que el car­go estaba
mero­dean­do. Les die­ron una pul­se­ra que decía «ensam­bla­je ilegal»
y final­men­te fue­ron acu­sa­dos​de con­duc­ta desordenada. 

“Mien­tras me arres­ta­ban, esta­ba parado
jun­to a dos per­so­nas blan­cas que esta­ban hacien­do lo mis­mo que yo, entre un
gru­po de ofi­cia­les y un gru­po de ado­les­cen­tes negros. Era el único
arres­ta­do en mi gru­po de tres, era la úni­ca per­so­na negra ”, dijo Anderson.

Han sur­gi­do infor­mes de fuer­za poli­cial exce­si­va duran­te las pro­tes­tas en todo Esta­dos Uni­dos. Se han regis­tra­do más de 130 infor­mes de perio­dis­tas ata­ca­dos por la poli­cía des­de el 28 de mayo.

El 2 de junio, seis poli­cías en Atlan­ta, Geor­gia, fue­ron acu­sa­dos de fuer­za exce­si­va duran­te el arres­to de dos estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios el 30 de mayo. 12.000 que­jas con­tra la poli­cía en Seattle, Washing­ton, se hicie­ron duran­te el fin de sema­na del 30 de mayo en res­pues­ta a una fuer­za exce­si­va en las protestas.

Un poli­cía de Den­ver, Colo­ra­do, fue des­pe­di­do por publi­car en Ins­ta­gram «comen­ce­mos un motín». En la ciu­dad de Nue­va York, apa­re­cie­ron videos de ofi­cia­les de la poli­cía de Nue­va York apun­tan­do con un arma a los mani­fes­tan­tes, con­du­cien­do un todo­te­rreno con­tra una mul­ti­tud de mani­fes­tan­tes, gol­pean­do a un mani­fes­tan­te con la puer­ta de un auto­mó­vil, un ofi­cial mos­tran­do un sím­bo­lo de supre­ma­cía blan­co y otro ofi­cial empu­jan­do a una mujer al sue­lo , que la dejó hospitalizada.

Varios mani­fes­tan­tes y tran­seún­tes en los EE. UU que­da­ron hos­pi­ta­li­za­dos por heri­das de balas de goma, botes de gas y porras, mien­tras que, según los infor­mes, la poli­cía derri­bó car­pas médi­cas y des­tru­yó bote­llas de agua des­ti­na­das a los manifestantes. 

En Min­nea­po­lis, Min­ne­so­ta, Dan Rojas fue arres­ta­do en la maña­na del 27 de mayo. Aun­que no hubo pro­tes­tas en ese momen­to, Rojas había deci­di­do lim­piar frag­men­tos de balas de goma, gases lacri­mó­ge­nos y fras­cos en la ace­ra públi­ca de su vecin­da­rio cuan­do a las 6pm agen­tes de poli­cía lo con­fron­ta­ron y lo arrestaron. 

“Me espo­sa­ron, me qui­ta­ron mi pro­pie­dad y apar­ta­ron. Me metie­ron en un patru­lle­ro y me arres­ta­ron por dis­tur­bios a las 10.30 de la maña­na, el día des­pués de una pro­tes­ta pací­fi­ca «, dijo Rojas, quien no fue libe­ra­do has­ta más de 48 horas des­pués. «Al final no se pre­sen­ta­ron car­gos, todo se reti­ró y nun­ca me dije­ron la cau­sa pro­ba­ble de que tenían que arrestarme». 

Varios mani­fes­tan­tes no vio­len­tos arres­ta­dos duran­te las mani­fes­ta­cio­nes soli­ci­ta­ron per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to por temor a repre­sa­lias poli­cia­les, ya que aún enfren­tan citas y car­gos pen­dien­tes. Los mani­fes­tan­tes des­cri­bie­ron tác­ti­cas poli­cia­les, don­de los mani­fes­tan­tes fue­ron rodea­dos y blo­quea­dos por las fuer­zas poli­cia­les para que se fue­ran, a menu­do has­ta que los toques de que­da sur­tie­ron efec­to o se hicie­ron arres­tos por obs­truir una carretera. 

“Los toques de que­da son una for­ma de dar
a la poli­cía más poder, exac­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que quie­ren los
mani­fes­tan­tes. Estos toques de que­da, como la mayo­ría de las otras
tác­ti­cas de ‘ley y orden’, impac­ta­rán des­pro­por­cio­na­da­men­te a las mismas
comu­ni­da­des que pro­tes­tan con­tra la vio­len­cia y la bru­ta­li­dad patro­ci­na­das por
el esta­do ”, dijo la Dra. LaTo­ya Bald­win Clark, pro­fe­so­ra asis­ten­te de derecho
en la UCLA.

Una mani­fes­tan­te en Los Ánge­les, Cali­for­nia, con­tó cómo regre­sa­ba a su depar­ta­men­to antes del toque de que­da de las 6pm de la ciu­dad, mien­tras la poli­cía blo­quea­ba a los mani­fes­tan­tes y obs­truía las salidas. 

«Nos espo­sa­ron a todos con espo­sas con cie­rre de cre­ma­lle­ra y nos deja­ron en un auto­bús de la poli­cía duran­te apro­xi­ma­da­men­te cin­co horas … Pedí asis­ten­cia médi­ca y me lo nega­ron, me espo­sa­ron duran­te más de cin­co horas con una mano san­gran­te que final­men­te se vol­vió púr­pu­ra has­ta que yo final­men­te fue liberado «. 

Final­men­te fue libe­ra­da a la 1 de la madru­ga­da del 2 de junio, con una cita­ción por estar fue­ra del toque de que­da pasado. 

“La poli­cía nos pre­pa­ró para ser arres­ta­dos. Cerra­ron las calles obli­gán­do­nos a Mar­ga­ret Hunt Hill Brid­ge. Una vez que estu­vi­mos en el puen­te, la poli­cía blo­queó ambas sali­das delan­te y detrás de noso­tros ”, dijo un mani­fes­tan­te en Dallas, Texas, quien fue arres­ta­do el 1 de junio y lue­go libe­ra­do sin cargos.Anuncio

Ella agre­gó: “Nos dis­pa­ra­ron gases lacri­mó­ge­nos y dis­pa­ra­ron a un mani­fes­tan­te con una bala de goma y le las­ti­mó la mano. La poli­cía nos obli­gó a todos a ate­rri­zar, pro­ce­dió a atar nues­tras manos, nos ali­neó al cos­ta­do de la carre­te­ra y nos dejó allí por horas ”.

En Cin­cin­na­ti, Ohio, un resi­den­te en un vecin­da­rio don­de se pro­du­je­ron pro­tes­tas el 31 de mayo vio a varios mani­fes­tan­tes en ries­go de ser atra­pa­dos fue­ra del toque de que­da de la ciu­dad a las 8 p.m. 

“Me pare­ció una tram­pa. Sen­tí que si
podía reco­ger a algu­nas per­so­nas y lle­var­las a sus autos, podría evi­tar que la
gen­te fue­ra arres­ta­da, así que me subí a mi auto, con­du­je por la calle, vi a un
gru­po de per­so­nas escon­di­das, tenían las manos en alto y subie­ron al auto y
cerra­ron las puer­tas. Inten­ta­mos con­du­cir, pero nos detu­vie­ron ”, dijo el
resi­den­te. «Nos pidie­ron que salié­ra­mos del auto, ata­dos a un costado
de la carre­te­ra, car­ga­dos en un auto­bús, y nos detu­vie­ron duran­te unas horas
hacien­do papeleo». 

Un mani­fes­tan­te en Hous­ton, Texas,
des­cri­bió a la poli­cía que la ata­có a ella y a otros mani­fes­tan­tes antes de ser
arres­ta­dos el 31 de mayo por obs­truir una carretera. 

«No se nos per­mi­tía ir a casa», dijo. «Hici­mos todo lo posi­ble para ir a casa y nos dije­ron ‘no, no te irás”». A par­tir de enton­ces, los poli­cías dije­ron que cual­quie­ra que esté fue­ra de su círcu­lo irá a la cár­cel y que nos empu­ja­rán más lejos de la ace­ra. Nos tenían encerrados. 

Fuen­te: The guar­dian

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *