Cuba. El abra­zo reser­va­do de un país

Cuba, Made­lai­ne Sau­tié, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de junio del 2020

Con sen­sa­ción de que «es aquí», «es a
mí» y «son los míos» lle­ga­ron a Ita­lia hace poco más de dos meses para
poner sus manos sobre el dolor, y tro­car en auxi­lio y sobre­vi­da la
heca­tom­be en que el coro­na­vi­rus ha pre­ten­di­do con­ver­tir el ya maltrecho
equi­li­brio del mundo.

Si para cier­tos seres es sufi­cien­te estar a sal­vo del mal, del cielo
como úni­co techo, o del abis­mo que impo­nen las desidias socia­les; si ser
dicho­sos se resu­me para ellos en bien­es­tar pro­pio y la des­gra­cia ajena
no cuen­ta, no suce­de así con los médi­cos cuba­nos. Los nues­tros van
dejan­do un ras­tro de amor por don­de pasan y lle­gan para fun­dar en los
des­va­li­dos un ver­dor que inva­li­da las tras­ta­das de la suer­te. Van allí
don­de es más duro y nece­sa­rio sanar, y están don­de otros no enlo­da­ron su
blan­co atuendo.

Tie­nen el sim­ple honor de ser los úni­cos que muchos de los
infor­tu­na­dos «nadies» vie­ron algu­na vez, de haber­les rega­la­do el milagro
de la sobre­vi­ven­cia, inclu­so cuan­do el mal que pade­cie­ran fuera
cura­ble. Y tie­nen la ben­di­ta manía de mirar a los enfer­mos, de saberlos
escu­char aun en otro idio­ma, de tocar­los allí don­de les due­le, de
sor­pren­der con el tra­to cer­cano y cáli­do, de repo­ner, cuan­do estaba
per­di­da, la espe­ran­za de seguir con vida.

Los que, en espe­cial, ani­man estas líneas, par­tie­ron a Lom­bar­día en
días en que la pan­de­mia había lle­ga­do hacía muy poco a nues­tro país, y
Cuba mira­ba estu­pe­fac­ta las imá­ge­nes deso­la­do­ras de Ita­lia y Espa­ña que
mos­tra­ban los medios. Con muchas dudas, car­ga­dos de incer­ti­dum­bre por
estar vivien­do una esce­na iné­di­ta, aun­que con­fia­dos en la efi­cien­cia del
sis­te­ma de Salud cubano, la anéc­do­ta aba­ti­da y leja­na de aquellas
tie­rras se hizo fre­cuen­te y dolía en el cora­zón nuestro.

Acos­tum­bra­dos como esta­mos a saber que en aque­llos sitios don­de es
apre­mian­te la asis­ten­cia sani­ta­ria está Cuba, no nos tomó por sorpresa
que al lla­ma­do que hicie­ra la nor­te­ña región ita­lia­na, ante la escasez
de per­so­nal para com­ba­tir allí la covid-19, la Bri­ga­da Henry Reeve
–ven­ce­do­ra del ébo­la en tie­rras afri­ca­nas, por solo hablar de sus más
recien­tes proezas– par­tie­ra a sofo­car la muer­te, con todo el amor en
ristre.

Cuan­do veci­nos con des­ti­nos comu­nes «cerra­ron» sus puer­tas para
evi­tar la expan­sión del virus, las pisa­das de los nues­tros fue­ron firmes
y ato­mi­za­ron, con la sen­ci­llez que les vie­ne del sue­lo en que se
for­ma­ron, des­pren­di­mien­to y altruismo.

Más allá de las cifras –36 doc­to­res, 15 enfer­me­ros y un especialista
en logís­ti­ca; unas 5 500 aten­cio­nes médi­cas, 3 668 de enfer­me­ría y 210
altas a car­go de nues­tros pro­fe­sio­na­les por aque­llos lares– hay una
hue­lla de cua­tro letras que no olvi­da­rán jamás ni los soco­rri­dos ni el
mun­do, aun cuan­do la vile­za impe­rial insis­te en des­acre­di­tar a nuestros
héroes reales, los que, a la usan­za mar­tia­na, son bue­nos por­que sí, y
por­que allá aden­tro sien­ten como un gus­to cuan­do se hace algún bien.

Dis­per­sos por la geo­gra­fía del orbe, más de 30 bri­ga­das, con más de 2
500 pro­fe­sio­na­les de la Salud, com­ba­ten la pan­de­mia de la covid-19. La
que regre­sa a su Patria hoy lo hace hen­chi­da de inten­sas expe­rien­cias en
las que impor­tó más sal­var a otros que arries­gar la vida.

No en bal­de voces inter­na­cio­na­les piden por estos días, para la
bri­ga­da que besa al mun­do, el Pre­mio Nobel de la Paz. La pro­pues­ta está
por ver, pero hay otra que no hay modo de anu­lar; la de la recompensa
que los dis­tin­gue úni­cos, por ofre­cer lo más gran­de que tie­ne su país:
la talla de su humanismo.

El pre­mio del abra­zo de su pue­blo los espera.

Toma­do de Gran­ma (Cola­bo­ra­ción de RC)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *