Bra­sil. Entre­vis­ta con Lena Lavi­nas: pan­de­mia, gue­rra cul­tu­ral y precariedad

Por Pablo Ste­fa­no­ni. Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 7 de junio de 2020. 

En estos años, Bra­sil expe­ri­men­tó pro­fun­dos cam­bios polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos. De un ciclo de cen­troiz­quier­da que había atraí­do sim­pa­tías más allá de sus fron­te­ras y que fue con­si­de­ra­do social­men­te exi­to­so, pasó a un gobierno ubi­ca­do en la extre­ma dere­cha que sumó al nega­cio­nis­mo cli­má­ti­co un nega­cio­nis­mo sobre la gra­ve­dad del covid-19 y que dio la espal­da a las reco­men­da­cio­nes inter­na­cio­na­les. ¿Qué expli­ca este giro, qué cam­bios está pro­vo­can­do y cómo se ubi­ca la opo­si­ción para enfren­tar­lo? Al mis­mo tiem­po, la pan­de­mia pone sobre la mesa la nece­si­dad de repen­sar la polí­ti­ca social y dis­cu­tir for­mas uni­ver­sa­les y des­mer­can­ti­li­za­das de pro­tec­ción social. En esta entre­vis­ta, Lena Lavi­nas dia­lo­gó con Nue­va Socie­dad sobre la situa­ción de Bra­sil, pero tam­bién sobre los efec­tos de la finan­cia­ri­za­ción de la pro­tec­ción social y sobre cómo repo­ner res­pues­tas de tipo uni­ver­sa­lis­ta por sobre la frag­men­ta­ción actual. 

Lena Lavi­nas es pro­fe­so­ra en el Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Río de Janei­ro y miem­bro de la Escue­la de Cien­cias Socia­les del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Avan­za­dos de Prin­ce­ton y del Cen­tro Inter­dis­ci­pli­na­rio para el Estu­dio de Polí­ti­cas Públi­cas (ciepp) de Argentina.

El giro ideo­ló­gi­co de Bra­sil fue muy pro­fun­do, de la cen­troiz­quier­da a la extre­ma dere­cha. ¿Qué cam­bió en la polí­ti­ca y tam­bién en la socie­dad en este casi año y medio de gobierno de Jair Bolsonaro?

Que­rría hacer una con­tex­tua­li­za­ción de cómo ocu­rrió una radi­ca­li­za­ción de estas dimen­sio­nes. Pue­de ser difí­cil de enten­der una pola­ri­za­ción polí­ti­ca y social de la enver­ga­du­ra que vive Bra­sil. Hay que retro­ce­der al gobierno de Dil­ma Rous­seff, cuya pre­si­den­cia coin­ci­dió con el fin del ciclo de los com­mo­di­ties. El país cono­ció cam­bios impor­tan­tes duran­te las pre­si­den­cias de [Luiz Inácio] Lula da Sil­va, como un mayor con­su­mo de masas, un cre­ci­mien­to de los ingre­sos de las fami­lias; todo el mun­do pare­cía feliz, inclu­si­ve los empre­sa­rios. No hay que olvi­dar que Lula fue ele­gi­do tan­to por las cla­ses popu­la­res como por las cla­ses medias. Pero en la ges­tión de Dil­ma muchas cosas empe­za­ron a cam­biar. Con la orga­ni­za­ción de la Copa del Mun­do de 2014 y de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Janei­ro de 2016 se impul­só una serie de inver­sio­nes para poder lle­var a cabo los dos mega­even­tos. Fue un momen­to de infle­xión en el apo­yo de las cla­ses medias y las cla­ses popu­la­res al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (pt). En 2013, en las lla­ma­das Jor­na­das de Junio, miles de per­so­nas salie­ron espon­tá­nea­men­te a las calles, prin­ci­pal­men­te con recla­mos por las tari­fas del trans­por­te, pero sobre todo en deman­da de un mejor trans­por­te públi­co y tam­bién de salud y edu­ca­ción públi­ca de cali­dad. Exis­tió males­tar por­que se com­pa­ra­ban las inver­sio­nes para el Mun­dial con la insu­fi­cien­te inver­sión social. El pro­ble­ma es que, tras un momen­to de acer­ca­mien­to a los sec­to­res que pro­tes­ta­ban, la pre­si­den­ta se acer­có a los sec­to­res con­ser­va­do­res e impul­só una ley anti­te­rro­ris­ta; inclu­so el pro­yec­to fue pre­sen­ta­do por un dipu­tado del pt, lo que era una con­tra­dic­ción pro­fun­da. Los movi­mien­tos pro­gre­sis­tas aban­do­na­ron las calles y el espa­cio fue ocu­pa­do por los gru­pos de dere­cha, que se orga­ni­za­ron rápi­da­men­te con­tra el gobierno. Fue como si la pro­tes­ta en el cam­po demo­crá­ti­co hubie­ra sido secues­tra­da por las fuer­zas con­ser­va­do­ras que fue­ron ganan­do múscu­lo des­de entonces.

Comien­za a ver­se que una vez pasa­dos el ciclo de los com­mo­di­ties y el aumen­to del con­su­mo, emer­gen a la super­fi­cie una insa­tis­fac­ción pro­fun­da y una rup­tu­ra de las bases de apo­yo del gobierno petis­ta. Ese aumen­to del con­su­mo se basó en impor­ta­cio­nes bara­tas, muchas de ellas pro­ve­nien­tes de Chi­na, gra­cias a un real enton­ces sobre­va­lua­do, mien­tras la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va bra­si­le­ña se des­in­dus­tria­li­za­ba toda­vía más. Y a esto se agre­gó, duran­te el gobierno de Dil­ma, el aumen­to de la infla­ción y del endeu­da­mien­to de las fami­lias, sobre todo de los sec­to­res popu­la­res. Al dete­rio­ro eco­nó­mi­co se suma­ron las pri­me­ras denun­cias de corrup­ción en el mar­co de la mega­cau­sa del Lava Jato, que mues­tra que exis­te una red de corrup­ción con­for­ma­da por par­ti­dos polí­ti­cos, empre­sa­rios y empre­sas esta­ta­les, que con­sis­tía en el cobro de 1% a 3% de comi­sio­nes sobre los con­tra­tos de obras públi­cas. Ese dine­ro era lue­go redis­tri­bui­do entre los dife­ren­tes par­ti­dos. No se limi­ta­ba al pt. Solo que esto afec­tó más al PT en el mar­co del empeo­ra­mien­to eco­nó­mi­co. Entre tan­to, la dere­cha se fue apro­pian­do de las pro­tes­tas calle­je­ras que, en un comien­zo, tenían un públi­co amplio, que incluía tam­bién a votan­tes del pt.

En este mar­co se pro­du­cen las elec­cio­nes de 2014, que Dil­ma con­si­gue ganar pero enfren­ta­da a una dere­cha con una capa­ci­dad de movi­li­za­ción y de acción mucho más gran­de. Inclu­so el Par­ti­do de la Social­de­mo­cra­cia Bra­si­le­ña (psdb, cen­tro­de­re­cha) impul­sa un pro­ce­so para inves­ti­gar si las elec­cio­nes habían sido lim­pias. En 2015 la caí­da del pib fue de 3,8% y ahí es cuan­do Dil­ma nom­bra un minis­tro de Eco­no­mía orto­do­xo, Joa­quim Levy, que lle­gó para imple­men­tar una polí­ti­ca de aus­te­ri­dad fis­cal aún más pro­fun­da. Las pro­tes­tas anti­co­rrup­ción siguen en las calles y, como sabe­mos, esta con­jun­ción de fac­to­res deri­vó en el pro­ce­so de impeach­ment con­tra ella. En Bra­sil, las cri­sis eco­nó­mi­cas siem­pre lle­va­ron a cam­bios en las mayo­rías políticas.

El movi­mien­to de pro­tes­ta ali­men­tó una diná­mi­ca anti­pe­tis­ta que se trans­for­mó en una narra­ti­va anti­sis­te­ma. Entre 2015 y 2016, la caí­da lle­gó a 7,4%, la peor rece­sión que Bra­sil cono­ció en 100 años. Dil­ma per­dió el res­pal­do de sec­to­res pro­duc­ti­vos que habían apo­ya­do al pt, la izquier­da esta­ba divi­di­da y des­mo­vi­li­za­da –una par­te exi­gía una auto­crí­ti­ca que nun­ca lle­gó– y la dere­cha se escu­dó detrás de un dis­cur­so mora­lis­ta con­tra la corrup­ción. La gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca fue rápi­da­men­te apro­ve­cha­da por la dere­cha, como con­se­cuen­cia direc­ta de la corrup­ción. Pero cuan­do esta dere­cha habla­ba de aca­bar con todo lo que esta­ba mal, se refe­ría a aca­bar con una izquier­da que había toma­do el poder y que ten­dría valo­res anti­fa­mi­lia, anti­rre­li­gio­sos, etc. Este tipo de dis­cur­so anti­sis­te­ma iba en la mis­ma direc­ción que había toma­do en Tur­quía, en Hun­gría y en Esta­dos Uni­dos. Se abrió el pro­ce­so de impeach­ment con­tra Dil­ma Rous­sef y ahí sur­ge Jair Bol­so­na­ro como un outsi­der –pese a haber esta­do casi tres déca­das como dipu­tado irre­le­van­te y menos­pre­cia­do por la cla­se polí­ti­ca – . Dil­ma fue des­ti­tui­da en agos­to de 2016 y poco des­pués Lula fue dete­ni­do en el mar­co de la ope­ra­ción Lava Jato con prue­bas muy cues­tio­na­das. Estos dos hechos cons­ti­tu­ye­ron dos gol­pes durí­si­mos para la izquier­da, que fue inca­paz de orga­ni­zar­se para apo­yar a un can­di­da­to demo­crá­ti­co en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018. El pt inten­tó man­te­ner a Lula como can­di­da­to des­de la pri­sión, pero aso­ciar la lucha con­tra la extre­ma dere­cha con la libe­ra­ción de Lula fue un error, por­que nadie quie­re votar a un can­di­da­to pre­so y Fer­nan­do Had­dad fue pos­tu­la­do dema­sia­do tar­de. Final­men­te, Bol­so­na­ro fue ele­gi­do con más de 57 millo­nes de votos váli­dos con­tra 47 millo­nes de Had­dad y 31 millo­nes de votos en blan­co, nulos y abstenciones.

Ape­nas gana, Bol­so­na­ro lan­za una ver­da­de­ra gue­rra cul­tu­ral con­tra el mar­xis­mo, con­tra el comu­nis­mo. Tras su ven­ta­ja en la pri­me­ra vuel­ta, Bol­so­na­ro dijo que los «rojos van a ser expul­sa­dos de Bra­sil» y que Lula iba a «pudrir­se en la cár­cel»… 1/​Su gobierno vie­ne ponien­do en jaque una serie de prin­ci­pios demo­crá­ti­cos y de dere­chos reco­no­ci­dos en la pro­pia Cons­ti­tu­ción. Tie­ne un fuer­te apo­yo entre los gru­pos evan­gé­li­cos –los evan­gé­li­cos son más de 30% de la pobla­ción y hay pro­yec­cio­nes de que podrían lle­gar a ser mayo­ri­ta­rios en 2030 – , y estos han ido radi­ca­li­zán­do­se en estos años (hay que recor­dar que muchos de ellos apo­ya­ron en su momen­to a Lula y a Dil­ma). Un cam­bio adi­cio­nal que tra­jo el triun­fo de Bol­so­na­ro fue la vuel­ta de los mili­ta­res al Poder Eje­cu­ti­vo. De los 22 minis­tros, nue­ve son mili­ta­res. Y hay más de 2.100 en el gobierno fede­ral, tan­to acti­vos como reti­ra­dos. Al mis­mo tiem­po, Bol­so­na­ro entre­gó el Minis­te­rio de Eco­no­mía al ultra­li­be­ral Pau­lo Gue­des, quien tra­ba­jó con los Chica­go boys del gobierno de Augus­to Pino­chet en la déca­da de 1970 y que lo úni­co que dice es que hay que redu­cir al míni­mo el Esta­do para aca­bar con la corrup­ción y con los pri­vi­le­gios de los emplea­dos públi­cos. El giro ideo­ló­gi­co es muy pro­fun­do y comen­zó antes del triun­fo de Bolsonaro.

¿Qué cam­bios está intro­du­cien­do la pan­de­mia? Bol­so­na­ro pare­ce uno de los últi­mos nega­cio­nis­tas e inclu­so acti­va a sus bases con­tra el con­fi­na­mien­to social.

Como Donald Trump, Bol­so­na­ro está en con­tra del mul­ti­la­te­ra­lis­mo. En la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (onu) ha ali­nea­do a Bra­sil con EE UU y paí­ses como Ara­bia Sau­di­ta, y con­tri­bu­yó a debi­li­tar del todo el sis­te­ma mul­ti­la­te­ral, inclu­si­ve votan­do con­tra las polí­ti­cas de géne­ro y de reco­no­ci­mien­to de los dere­chos repro­duc­ti­vos. La ban­de­ra anti­abor­to y anti­de­re­chos repro­duc­ti­vos y de los gru­pos lgb­ti+ es cen­tral en la estra­te­gia de movi­li­za­ción bol­so­na­ris­ta. La pan­de­mia de covid-19 sur­ge en un momen­to en el que la pola­ri­za­ción polí­ti­ca ya era extre­ma­da­men­te alta. Des­pués de dos años de rece­sión (2015 y 2016), vinie­ron tres años de estan­ca­mien­to, y eso daba pie a pen­sar que algo podía pasar. No hay que olvi­dar que en 2019, en su pri­mer año de gobierno, Bol­so­na­ro solo con­si­guió apro­bar la refor­ma pre­vi­sio­nal, menos radi­cal de lo que se había pro­pues­to. Para eso uti­li­zó el dis­cur­so del fin de los pri­vi­le­gios. Cuan­do lle­gó el coro­na­vi­rus, el gobierno esta­ba en un impas­se y con un dis­cur­so en favor de más refor­mas libe­ra­les. Que­ría pro­fun­di­zar aún más las dos refor­mas labo­ra­les apro­ba­das en 2017, que ya habían fle­xi­bi­li­za­do y des­re­gu­la­do amplia­men­te el mer­ca­do de tra­ba­jo. Cuan­do lle­ga la cri­sis sani­ta­ria, tene­mos un cre­ci­mien­to medio­cre de 1,1%, 12 millo­nes de des­em­plea­dos y unos 49 millo­nes de tra­ba­ja­do­res en la infor­ma­li­dad –una infor­ma­li­dad que cre­ce en una cur­va ver­ti­gi­no­sa– y 50 millo­nes de per­so­nas bajo la línea de pobre­za, según datos del Ban­co Mun­dial. El ingre­so per cápi­ta del 20% más pobre cayó entre 2015 y 2019 11,5%, y el 20% más rico tuvo un aumen­to de 6% en tér­mi­nos reales. Es una situa­ción explo­si­va. De los 12 millo­nes de des­em­plea­dos, solo 500.000 eran bene­fi­cia­rios del segu­ro de des­em­pleo, lo que mues­tra que el sis­te­ma de pro­tec­ción social ya no era capaz de aten­der a esa pobla­ción. Los cri­te­rios de acce­so son cada vez más res­tric­ti­vos. Lo mis­mo ocu­rre con la pobre­za. En un momen­to de cri­sis, Bol­so­na­ro comen­zó a redu­cir la cober­tu­ra del pro­gra­ma Bol­sa Famí­lia, con el argu­men­to de que había mucha gen­te hacien­do frau­de en un pro­gra­ma que paga en pro­me­dio a cada fami­lia 200 reales por mes (unos 35 dóla­res al valor actual).

Enton­ces, cuan­do lle­gó la pan­de­mia, ¿qué dijo Bol­so­na­ro? Que todo el mun­do tie­ne que tra­ba­jar, por­que si la pan­de­mia va a cos­tar vidas, tam­bién va a cos­tar muer­tes de empre­sas. Pero ade­más dice que si la gen­te cree en Dios va a estar pro­te­gi­da, nues­tra fe va a pro­te­ger­nos. Cuan­do la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (oms) decla­ró el covid-19 como pan­de­mia y acon­se­jó obser­var una serie de cri­te­rios como el dis­tan­cia­mien­to social, él fue en sen­ti­do con­tra­rio, dicien­do que era un absur­do, que no hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca, que las cua­ren­te­nas van a arrui­nar el país.

En los comien­zos de la pan­de­mia había dicho que el coro­na­vi­rus era una gri­pe­zinha y lle­gó a afir­mar que los bra­si­le­ños no se con­ta­gian, pues son capa­ces de bucear en una alcan­ta­ri­lla sin que les pase nada. Su lema es Dios enci­ma de todos. Hoy Bra­sil tie­ne más de 35.000 muer­tos por covid-19. Si bien la mayo­ría de las muer­tes son de mayo­res de 60 años, las cifras mues­tran que en Bra­sil se reju­ve­ne­ció el coro­na­vi­rus, pro­duc­to de su estruc­tu­ra demo­grá­fi­ca y de la fal­ta de dis­tan­cia­mien­to social. Más de 60% de los casos con­fir­ma­dos afec­tan a per­so­nas de entre 20 y 49 años, y Bra­sil tie­ne un récord mun­dial de muer­tes por deba­jo de 50 años.

La reali­dad es que en Bra­sil, como en otros paí­ses de la región, el con­fi­na­mien­to no es un dere­cho para gran par­te de la pobla­ción que vive haci­na­da en vivien­das pre­ca­rias. Hay apro­xi­ma­da­men­te 15 millo­nes de per­so­nas que viven en fave­las, 25 millo­nes no tie­nen acce­so a agua pota­ble, 40 millo­nes no tie­nen acce­so a sanea­mien­to ade­cua­do. Estas son tam­bién fallas de los 14 años de gobierno del pt, que en lugar de inver­tir en una red de pro­tec­ción real, en la mejo­ra de la infra­es­truc­tu­ra urba­na, en polí­ti­cas habi­ta­cio­na­les de cali­dad y en mejo­rar los ser­vi­cios públi­cos, puso el acen­to en polí­ti­cas como el acce­so al cré­di­to, el con­su­mo de masas, el pro­gra­ma Bol­sa Famí­lia, etc. Enton­ces hay gen­te que se tor­na pre­sa fácil de este gobierno nega­cio­nis­ta que mani­pu­la nece­si­da­des socia­les en favor de una radi­ca­li­za­ción con­ser­va­do­ra. A esto se suma que el gobierno apro­bó un ingre­so de 600 reales (algo más de 100 dóla­res) men­sua­les, duran­te tres meses, para los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y per­so­nas que se encuen­tran por deba­jo de la línea de la pobre­za. Hubo más de 50 millo­nes de ins­cri­tos. Pero un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de per­so­nas has­ta aho­ra no han reci­bi­do el bene­fi­cio. Ni siquie­ra la pri­me­ra entre­ga. Esto ha lle­va­do a que miles de tra­ba­ja­do­res pobres hagan cola dia­ria­men­te en las puer­tas de los ban­cos en un inten­to de reci­bir el bene­fi­cio tem­po­ral. Una situa­ción que vuel­ve a agra­var las medi­das de dis­tan­cia­mien­to social y favo­re­ce la pro­pa­ga­ción del virus.

Bol­so­na­ro vie­ne boi­co­tean­do las polí­ti­cas de dis­tan­cia­mien­to de los gober­na­do­res, lo que creó una nue­va cri­sis polí­ti­ca. La lógi­ca de Bol­so­na­ro es una lógi­ca de repro­duc­ción de la cri­sis y de enfren­ta­mien­to con­ti­nuo; él bus­ca una radi­ca­li­za­ción per­ma­nen­te por­que eso es lo que movi­li­za a sus bases. Qui­so prohi­bir a los Esta­dos y muni­ci­pios que legis­la­ran en favor del dis­tan­cia­mien­to social. Algu­nos gober­na­do­res están apli­can­do inclu­so la cua­ren­te­na. Fue nece­sa­rio que el Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral (stf) seña­la­ra que la Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña reco­no­ce la auto­no­mía de Esta­dos y muni­ci­pios y que tie­nen la potes­tad para adop­tar ese tipo de medidas.

Pero Bol­so­na­ro no se que­dó ahí. Con­vo­có una reu­nión en Bra­si­lia con los repre­sen­tan­tes de alre­de­dor del 46% del pib indus­trial de Bra­sil, unos 20 empre­sa­rios, para dis­cu­tir medi­das eco­nó­mi­cas de sali­da de la cri­sis y, una vez en Bra­si­lia, cam­bió la agen­da y los invi­tó a mar­char jun­tos al tri­bu­nal para pedir cam­bios en las reglas cons­ti­tu­cio­na­les; una esce­na dan­tes­ca y ver­gon­zo­sa 2/​. Fue una inva­sión a un poder inde­pen­dien­te. Tuvie­ron que abrir las puer­tas para escu­char las pre­sio­nes y la fal­ta de res­pe­to lide­ra­da por el pre­si­den­te, que vie­ne dicien­do en la calle No «aguan­to más«, «Yo soy la Cons­ti­tu­ción». Pare­ce un hom­bre com­ple­ta­men­te des­equi­li­bra­do, insano, tra­tan­do de impe­dir el lock­down. Has­ta aho­ra no tuvo una fra­se para las miles de fami­lias que per­die­ron a sus seres que­ri­dos. «Qué quie­ren que haga», res­pon­dió en una oca­sión. «No soy sepul­tu­re­ro para saber cuán­tas per­so­nas murie­ron», dijo. El minis­tro de Salud Nel­son Teich se dedi­ca­ba más al nego­cio de la salud que a su acti­vi­dad como médi­co. Poco des­pués de asu­mir el car­go, el nue­vo minis­tro des­pi­dió a fun­cio­na­rios de carre­ra y nom­bró a sie­te ofi­cia­les mili­ta­res para pues­tos estra­té­gi­cos en la car­te­ra. Ese mis­mo minis­tro se ente­ró en una con­fe­ren­cia de pren­sa de que el pre­si­den­te había fir­ma­do un decre­to, sin con­sul­tar­lo, hacien­do esen­cia­les no solo las acti­vi­da­des indus­tria­les y de cons­truc­ción, sino tam­bién las de bar­be­ría, pelu­que­ría y gim­na­sio. En otras pala­bras, el minis­tro no admi­nis­tra­ba la pan­de­mia. Teich duró menos de un mes en el car­go. Hay actual­men­te 12 mili­ta­res en fun­cio­nes en el Minis­te­rio de Salud y está pre­vis­to nom­brar a otros ocho; el gene­ral Eduar­do Pazue­llo, un mili­tar sin expe­rien­cia en el área, asu­mió como minis­tro inte­ri­no. Bol­so­na­ro movi­li­za a sus falan­ges para boi­co­tear las polí­ti­cas de los gober­na­do­res, con el argu­men­to de que Bra­sil «tie­ne que cre­cer», inter­vie­ne en las redes socia­les, cada día orga­ni­za sus míti­nes, la mayo­ría de las veces sin mas­ca­ri­lla y sin res­pe­tar el dis­tan­cia­mien­to social, insul­ta a la pren­sa y les gri­ta a los perio­dis­tas que se callen la boca. Hay un pro­ce­so de des­es­ta­bi­li­za­ción cons­tan­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca en el país. Nun­ca se había vis­to tan­ta vul­ga­ri­dad, gro­se­ría y agresividad.
Taboo­la – Body

Al mis­mo tiem­po, Bol­so­na­ro se ale­jó del par­ti­do que lo lle­vó al Pla­nal­to, el Par­ti­do Social Libe­ral, e inten­ta ter­mi­nar de orga­ni­zar un nue­vo par­ti­do. Como no tie­ne mayo­ría pro­pia en el Con­gre­so, se alió a los sec­to­res más corrup­tos del deno­mi­na­do cen­trão, que son la gen­te que él siem­pre denun­ció como el sec­tor más podri­do del Legis­la­ti­vo bra­si­le­ño. Aho­ra nego­cia car­gos con polí­ti­cos que esta­ban pre­sos has­ta hace poco tiem­po. Pero él pue­de hacer eso en la medi­da en que Sér­gio Moro dejó el gobierno en abril de este año. La renun­cia del ex-juez del Lava Jato lle­vó a una inves­ti­ga­ción a Bol­so­na­ro rea­li­za­da por el stf: Moro dice que el pre­si­den­te cam­bió al jefe de la Poli­cía Fede­ral para poder acce­der a casos que invo­lu­cran a su entorno. Aho­ra el futu­ro de Bol­so­na­ro está en manos del Poder Judi­cial y del Legis­la­ti­vo, por lo que posi­ble­men­te vamos a ver una pola­ri­za­ción de Bol­so­na­ro con estos dos pode­res. Todos los días, en Bra­si­lia, falan­ges bol­so­na­ris­tas orga­ni­zan peque­ñas mani­fes­ta­cio­nes, que aumen­tan los domin­gos, pidien­do el cie­rre del Con­gre­so y la Cor­te Suprema.

¿Cómo ve a la izquier­da bra­si­le­ña? Lula da Sil­va está libre pro­vi­so­ria­men­te, no emer­gie­ron nue­vos liderazgos…

La izquier­da está muy divi­di­da ya des­de hace mucho tiem­po. Inclu­so podría­mos decir que el cam­po demo­crá­ti­co está divi­di­do. Eso se mani­fes­tó en la segun­da vuel­ta, cuan­do Bol­so­na­ro enfren­tó a Had­dad. Varios can­di­da­tos que no logra­ron lle­gar, como Ciro Gomes, del Par­ti­do Demo­crá­ti­co Labo­ris­ta [pdt, por sus siglas en por­tu­gués], que no apo­yó a Had­dad. O Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so. Des­de ese momen­to, la izquier­da no con­si­gue encon­trar un camino. Están los par­ti­dos ubi­ca­dos más a la izquier­da, como el Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (psol), que tie­ne una muy bue­na actua­ción par­la­men­ta­ria, y tam­bién el Par­ti­do Socia­lis­ta Bra­si­le­ño, que se está reor­ga­ni­zan­do a esca­la nacio­nal. Entre los mejo­res dipu­tados hoy están Mar­ce­lo Frei­xo, del psol, que com­ba­te las mili­cias en Río de Janei­ro 3/​, y Ales­san­dro Molon, que aban­do­nó el pt por su fal­ta de auto­crí­ti­ca. La izquier­da sigue muy divi­di­da. Por ejem­plo, hoy exis­ten 36 pedi­dos de impeach­ment con­tra Bol­so­na­ro por crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad y obs­truc­ción de jus­ti­cia; nin­guno de ellos fue pre­sen­ta­do por el pt. Al mis­mo tiem­po es ver­dad, como dicen muchos ana­lis­tas y par­la­men­ta­rios, que hoy no exis­ten con­di­cio­nes para apar­tar del poder a Bol­so­na­ro. No obs­tan­te, la sali­da de Moro y sus denun­cias con­tra el pre­si­den­te favo­re­cen un pedi­do de impeach­ment que podría tener pro­gre­si­va­men­te más apo­yo. Dicho esto, hoy Bra­sil tie­ne una divi­sión en tres ter­cios: un ter­cio que es bol­so­na­ris­ta, un ter­cio que es lulis­ta y un ter­cio que no se iden­ti­fi­ca con nin­guno de los dos de mane­ra esta­ble. Lula, en este momen­to, debe ser pre­ca­vi­do con sus decla­ra­cio­nes, pero es cla­ro que no está apo­yan­do la uni­dad de la izquier­da. Recien­te­men­te, salió a decir que Bol­so­na­ro «no está cali­fi­ca­do como ser humano para pre­si­dir un país», aun­que antes había teni­do una decla­ra­ción poco feliz dicien­do que tenía dere­cho a cam­biar al jefe de Poli­cía e inter­fe­rir en la Poli­cía, que eso es una pre­rro­ga­ti­va cons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te de la República.

¿Cómo que­da Bol­so­na­ro en medio de la cri­sis por la renun­cia de Sér­gio Moro?

Bol­so­na­ro se des­gas­tó con la sali­da de Moro. Per­dió el apo­yo de los sec­to­res más edu­ca­dos y aco­mo­da­dos. Dicho esto, con­ser­va un elec­to­ra­do total­men­te fiel de 20% a 25%, dis­pues­to a salir a la calle a defen­der­lo con­tra el comu­nis­mo. Y ade­más, hay que recor­dar el apo­yo de las Fuer­zas Arma­das. En estas sema­nas, Bol­so­na­ro salió varias veces a la calle dicien­do que «hay que cerrar el Con­gre­so», que hay que «cerrar el STF», «las Fuer­zas Arma­das nos apo­yan», «están con el pue­blo», etc. En la pri­me­ra sema­na de mayo, el minis­tro de Defen­sa publi­có una nota dicien­do que «las Fuer­zas Arma­das defien­den el Esta­do de dere­cho y la Cons­ti­tu­ción». Pero en la medi­da en que los mili­ta­res for­man par­te del gobierno, o en algún momen­to dejan el gobierno o comien­zan a defen­der­lo. A pesar de las múl­ti­ples pro­pues­tas de impeach­ment, Bol­so­na­ro con­ti­núa tenien­do una base sóli­da en los medios popu­la­res y entre los miem­bros de bajo ran­go de las Fuer­zas Arma­das y de segu­ri­dad. Una gran par­te de la base de estas fuer­zas son evan­gé­li­cos. En febre­ro de este año hubo un amo­ti­na­mien­to poli­cial en el esta­do de Cea­rá y los bol­so­na­ris­tas apo­ya­ron la huel­ga poli­cial. Eso encien­de una luz de aler­ta sobre el papel de las bases del Ejér­ci­to y la Poli­cía en caso de que el pre­si­den­te se radicalice.

Hoy hay varios esce­na­rios posi­bles: que avan­ce el jui­cio polí­ti­co; que Bol­so­na­ro ter­mi­ne dicien­do que es per­se­gui­do por el sis­te­ma y tra­te de radi­ca­li­zar­se, y ahí no sabe­mos cómo pue­den actuar dife­ren­tes gru­pos arma­dos; que se debi­li­te y sea suce­di­do por el vice­pre­si­den­te y gene­ral Hamil­ton Mou­rão. Hoy hay muchas pro­tes­tas frag­men­ta­das: ex-minis­tros de Medio Ambien­te con­tra las polí­ti­cas ambien­ta­les nega­cio­nis­tas del cam­bio cli­má­ti­co; ex-minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res con­tra la posi­ción anti­mul­ti­la­te­ra­lis­ta y los ali­nea­mien­tos inter­na­cio­na­les; ex-minis­tros de Edu­ca­ción con­tra las ver­gon­zo­sas polí­ti­cas edu­ca­ti­vas; pero no hay una estra­te­gia uni­ta­ria con­tra Bol­so­na­ro. Hay muchas pos­tu­ras vehe­men­te­men­te crí­ti­cas con­tra las accio­nes del gobierno de Bol­so­na­ro, pero nada de esto ha lle­va­do has­ta aho­ra a la for­ma­ción de un fren­te sóli­do y efec­ti­vo en favor de la democracia.

¿Qué nos dice la pan­de­mia sobre el futu­ro de la pro­tec­ción social?

Es impor­tan­te enten­der lo que fue el des­man­te­la­mien­to de los sis­te­mas de pro­tec­ción social en Amé­ri­ca Lati­na, ya incom­ple­tos e inade­cua­dos. Nun­ca se logró implan­tar un sis­te­ma úni­co de salud que com­pren­da a los tra­ba­ja­do­res infor­ma­les. Al gene­ra­li­zar­se las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad fis­cal, ha empeo­ra­do la fal­ta de finan­cia­ción de los ser­vi­cios públi­cos, lo que ha dado lugar a un dete­rio­ro de su cober­tu­ra y cali­dad. En los últi­mos años hubo una con­ver­gen­cia entre órga­nos mul­ti­la­te­ra­les –des­de el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (fmi), la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) y el sis­te­ma de las Nacio­nes Uni­das has­ta el Ban­co Mun­dial – , ade­más de figu­ras como la ex-pre­si­den­ta de Chi­le Miche­lle Bache­let, en seña­lar que lo impor­tan­te son los pisos de pro­tec­ción social. Pero estos son un retro­ce­so en paí­ses como Argen­ti­na, Cos­ta Rica, inclu­so Bra­sil, que con­si­guie­ron avan­zar en un sis­te­ma de pro­tec­ción social, toda­vía seg­men­ta­do y que muchas veces deja un sec­tor públi­co de baja cali­dad para los pobres, pero con voca­ción uni­ver­sal. Los pisos de pro­tec­ción social con­sis­ten sobre todo en trans­fe­ren­cias de ren­ta de poco valor para los gru­pos vul­ne­ra­bles y lo que es pro­vi­sión públi­ca des­mer­can­ti­li­za­da se redu­ce a un míni­mo: edu­ca­ción bási­ca y algu­nos ser­vi­cios de salud des­ti­na­dos a pro­te­ger a las madres y los niños peque­ños, como pro­gra­mas de vacu­na­ción. Quie­nes deseen más que eso deben bus­car cober­tu­ra en el sec­tor pri­va­do, a tra­vés de prés­ta­mos o la com­pra de segu­ros, cuya cober­tu­ra depen­de de la capa­ci­dad de pago. Hoy el sis­te­ma finan­cie­ro domi­na el sis­te­ma de pro­tec­ción social a esca­la glo­bal (jubi­la­cio­nes, sis­te­ma de salud, edu­ca­ción). Es dra­má­ti­co. En el caso de Bra­sil, la polí­ti­ca social sir­vió para con­so­li­dar el mode­lo de con­su­mo social­de­sa­rro­llis­ta, que con­sis­tió en pro­mo­ver la tran­si­ción hacia una socie­dad de con­su­mo de masas, a tra­vés del acce­so al sis­te­ma finan­cie­ro. La nove­dad del mode­lo social­de­sa­rro­llis­ta es la de haber ins­ti­tui­do la lógi­ca de la finan­cia­ri­za­ción en todo el sis­te­ma de pro­tec­ción social, ya sea median­te el acce­so al mer­ca­do de cré­di­to, ya sea vía la expan­sión de los pla­nes de salud pri­va­da, cré­di­to edu­ca­ti­vo, etc. Fue­ron años de pro­mo­ción de una agre­si­va estra­te­gia de inclu­sión finan­cie­ra. Asis­ti­mos de este modo a un pro­ce­so de finan­cia­ri­za­ción ace­le­ra­da, que se sir­ve del sis­te­ma de pro­tec­ción social para ven­cer la barre­ra de la «hete­ro­ge­nei­dad estruc­tu­ral», que fre­na­ba en Amé­ri­ca Lati­na la expan­sión de la socie­dad de mer­ca­do. Lo que nos ense­ña la pan­de­mia es que no se debe­ría seguir acep­tan­do la frag­men­ta­ción y la seg­men­ta­ción por ingre­so en el acce­so a la salud, la edu­ca­ción y la segu­ri­dad públi­ca de acuer­do con los ingre­sos. Hay que rein­ven­tar meca­nis­mos de finan­cia­mien­to de sis­te­mas uni­ver­sa­les sufra­ga­dos por los más ricos y por el sis­te­ma finan­cie­ro, que siguen tenien­do enor­mes bene­fi­cios inclu­so en perio­dos de cri­sis. Aho­ra mis­mo, mien­tras el virus mata, las empre­sas pri­va­das de salud prác­ti­ca­men­te recu­pe­ra­ron des­de media­dos de abril lo que habían per­di­do al ini­cio de la pan­de­mia, en mar­zo, en la Bol­sa de Valo­res. Se inten­tó cen­tra­li­zar y redis­tri­buir las camas de hos­pi­tal, pero el sec­tor pri­va­do se opu­so y eso segu­ra­men­te con­tri­bu­yó a mejo­rar su posi­ción en las bol­sas. Sus accio­nes recu­pe­ra­ron 60% o 70% de su valor, en un momen­to en que hay miles de muertos.

Esta pan­de­mia nos ense­ña que no hay futu­ro sin dere­chos uni­ver­sa­les. El covid-19 ente­rró de una vez por todas la idea de que pode­mos vivir indi­fe­ren­tes a lo que les pasa a nues­tros veci­nos. Demos­tró que no se pue­de seguir pos­po­nien­do una solu­ción dig­na para pro­por­cio­nar una vivien­da decen­te a los millo­nes de tra­ba­ja­do­res de todo el mun­do que viven en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. Esto impli­ca repen­sar nues­tras prio­ri­da­des ante la ple­na evi­den­cia de que somos inter­de­pen­dien­tes a esca­la mun­dial. Hay algo que nos une más allá de la ban­da ancha de inter­net. Por el momen­to, las medi­das de emer­gen­cia adop­ta­das en nume­ro­sos paí­ses para garan­ti­zar la liqui­dez del sis­te­ma capi­ta­lis­ta están demos­tran­do ser bas­tan­te gene­ro­sas. Pero la reanu­da­ción será difí­cil, lar­ga y dolo­ro­sa. Con la cri­sis sani­ta­ria tem­po­ral­men­te bajo con­trol, y con el fin de las pres­ta­cio­nes que a menu­do se han apli­ca­do fue­ra de los sis­te­mas de pro­tec­ción social, de mane­ra ad hoc, ¿qué se espe­ra? ¿El regre­so a un pasa­do que ya no nos sir­ve y solo repro­du­ce el sufri­mien­to, la exclu­sión y la dis­cri­mi­na­ción? Tene­mos una cer­te­za: que­re­mos más lo públi­co. Repen­se­mos y refor­me­mos la esfe­ra públi­ca, el espa­cio colec­ti­vo que alber­ga y aco­ge por­que se basa en valo­res uni­ver­sa­les. For­ta­lez­ca­mos la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, la creen­cia en la cien­cia y la nece­si­dad urgen­te de rede­fi­nir nues­tros mode­los de desa­rro­llo, enfren­tan­do con posi­bi­li­da­des de éxi­to a mediano y lar­go pla­zo la cri­sis ambien­tal. Debe­mos rein­ven­tar la izquier­da y cons­truir un dis­cur­so que arti­cu­le y cree nue­vas iden­ti­da­des polí­ti­cas que tan­to nece­si­ta­mos. Ha lle­ga­do el momen­to de cons­truir uto­pías para supe­rar la dis­to­pía. El camino será tor­tuo­so, atra­ve­sa­do por esco­llos y tram­pas. Y será lar­go. Reque­ri­rá tiem­po, ener­gía y solu­cio­nes a esca­la mun­dial. Por aho­ra, la úni­ca cer­te­za que nos pue­de acer­car es la con­cien­cia de la direc­ción a tomar. Ya es un comien­zo que con­lle­va pro­me­sas transformadoras.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *