Argen­ti­na. Repen­sar el oficio

Por Juan Car­los Giu­lia­ni*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 junio 2020

En medio del nin­gu­neo y menos­pre­cio del poder, sobre­vi­vien­do a sala­rios de mise­ria y al fla­ge­lo de la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, esfor­zán­do­nos por dife­ren­ciar­nos de la cater­va que degra­da el ofi­cio más apa­sio­nan­te del mun­do hacien­do “perio­dis­mo de perio­dis­tas” y pon­ti­fi­can­do las bon­da­des del mode­lo extrac­ti­vis­ta-depen­dien­te, este 7 de Junio se con­me­mo­ra un nue­vo ani­ver­sa­rio del Día del Tra­ba­ja­dor de Prensa.

Lo hace­mos lidian­do sin con­ce­sio­nes con­tra los que se la pasan fal­sean­do la ver­dad en el altar de los que man­dan –por 30 mone­das o por sumas millonarias‑, saquean­do la con­fian­za públi­ca, codeán­do­se con la esco­ria de los ’ser­vi­cios’ para difa­mar al que pien­sa y actúa dife­ren­te, sopor­tan­do una olea­da de des­pi­dos, enfren­tan­do la escan­da­lo­sa con­cen­tra­ción mediá­ti­ca y con el com­pro­mi­so de no callar, de seguir dan­do tes­ti­mo­nio de las ale­grías y penas de nues­tro pueblo.

Des­de hace más de trein­ta años, y des­pués de mucho deba­te, deci­di­mos en Cór­do­ba rebau­ti­zar el “Día del Perio­dis­ta” por el “Día del Tra­ba­ja­dor de Pren­sa”, como una reafir­ma­ción de nues­tra per­te­nen­cia de cla­se. Perio­dis­ta hace alu­sión a redac­to­res, fotó­gra­fos, pro­fe­sio­na­les de la comu­ni­ca­ción. Deja afue­ra a los tra­ba­ja­do­res de Admi­nis­tra­ción, Inten­den­cia y Expe­di­ción de la pren­sa escri­ta, a los ven­de­do­res de publi­ci­dad, dia­gra­ma­do­res, pro­duc­to­res, y otros tan­tos acto­res del ramo.

No se tra­ta ‑a nues­tro jui­cio- de una dis­cu­sión ocio­sa. Remi­te a refren­dar nues­tra con­di­ción de tra­ba­ja­do­res o de con­si­de­rar­nos inte­gran­tes de la legión de pro­fe­sio­na­les libe­ra­les, tal cual lo ense­ña la Aca­de­mia des­de las escue­las o facul­ta­des de Cien­cias de la Comu­ni­ca­ción, don­de ni por casua­li­dad se dic­ta el Esta­tu­to del Perio­dis­ta Pro­fe­sio­nal, una con­quis­ta señe­ra del gremio.

En muchos luga­res del país ni tan siquie­ra se res­pe­ta el piso míni­mo que esta­ble­ce el Esta­tu­to del Perio­dis­ta Pro­fe­sio­nal (Ley 12908) y el Esta­tu­to del Emplea­do Admi­nis­tra­ti­vo de Empre­sas Perio­dís­ti­cas. Esa reali­dad de pre­ca­ri­za­ción y fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral es la que no nos ban­ca­mos y veni­mos a modificar.

La Ley 12.908 tie­ne fecha de naci­mien­to en la vís­pe­ra de la Navi­dad de 1946 y fue publi­ca­da en febre­ro de 1947 duran­te el pri­mer gobierno pero­nis­ta. Sigue vigen­te lue­go de refor­mas y múl­ti­ples inten­tos de dero­ga­ción gra­cias a la resis­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res y sus orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les repre­sen­ta­ti­vas. Sigue sien­do una pode­ro­sa herra­mien­ta para la pro­tec­ción del suje­to de la acti­vi­dad y, a la vez, un núcleo legal bási­co de arti­cu­la­ción y orga­ni­za­ción sindical.

En esta lucha a bra­zo par­ti­do en la dispu­ta de la ren­ta a los gru­pos eco­nó­mi­cos pro­pie­ta­rios de la inmen­sa mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción, el sal­to cua­li­ta­ti­vo lo mar­ca el gra­do de orga­ni­za­ción alcan­za­do por los com­pa­ñe­ros en cada lugar de tra­ba­jo. Des­de esa pla­ta­for­ma se cons­tru­ye la liber­tad y demo­cra­cia sin­di­cal y se inter­pe­la el poder de las patro­na­les para deman­dar nues­tros dere­chos sala­ria­les, labo­ra­les, de segu­ri­dad y medio ambiente.

Somos arte­sa­nos de un ofi­cio que tie­ne, des­de sus orí­ge­nes, múl­ti­ples ejem­plos de entre­ga y com­pro­mi­so con la cau­sa de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No está de más recor­dar que entre los Már­ti­res de Chica­go figu­ran tres perio­dis­tas: Adolf Fis­cher; Albert Par­sons y Hes­sois Augus­te Spies.

El Día del Tra­ba­ja­dor de Pren­sa fue esta­ble­ci­do en 1938 por el Pri­mer Con­gre­so Nacio­nal de Perio­dis­tas cele­bra­do en Cór­do­ba, en recuer­do del pri­mer medio de pren­sa con ideas patrió­ti­cas. El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fun­dó la “Gaze­ta de Bue­nos Ayres”, pri­mer perió­di­co de la eta­pa inde­pen­den­tis­ta argentina.

Per­te­ne­ce­mos a un gre­mio cas­ti­ga­do, per­se­gui­do, silen­cia­do: Duran­te la dic­ta­du­ra oli­gár­qui­co-mili­tar se regis­tra­ron más de cien tra­ba­ja­do­res de pren­sa y comu­ni­ca­ción dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos por su resis­ten­cia al régimen.

La pro­li­fe­ra­ción de medios auto­ges­tio­na­dos barria­les, loca­les, regio­na­les, comu­ni­ta­rios en los dife­ren­tes sopor­tes que actual­men­te habi­li­ta el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, va for­jan­do la arti­cu­la­ción, toda­vía inci­pien­te y defi­ci­ta­ria, de una red de comu­ni­ca­ción popu­lar que se eri­ge como el mejor antí­do­to al oli­go­po­lio comu­ni­ca­cio­nal, pro­mue­ve la comu­ni­ca­ción pro­pia y con­tri­bu­ye a rom­per el cer­co informativo.

La puja por una jus­ta dis­tri­bu­ción de la rique­za tor­na indis­pen­sa­ble avan­zar en la demo­cra­ti­za­ción de la infor­ma­ción para que sea un insu­mo al que acce­da todo el pue­blo y no pro­pie­dad de unos pocos.

El Dere­cho Social a la Infor­ma­ción y la Liber­tad de Expre­sión inte­gran –jun­to al Dere­cho a la Vida, a la Ali­men­ta­ción, al Ves­ti­do, a la Salud, a la Edu­ca­ción, a la Vivien­da, etc.- el lote de dere­chos huma­nos bási­cos para ejer­cer a pleno la ciu­da­da­nía en una demo­cra­cia popu­lar y participativa.

La sobe­ra­nía comu­ni­ca­cio­nal no se decla­ma, se ejer­ce. Y para ello es nece­sa­rio volun­tad polí­ti­ca, con­cien­cia colec­ti­va y fuer­za popu­lar orga­ni­za­da. La dispu­ta a fon­do con el poder recla­ma cohe­ren­cia. No admi­te fue­gos de arti­fi­cios ni doble discurso.

Es hora de repen­sar al suje­to de este noble ofi­cio en cla­ve colec­ti­va, para que la comu­ni­ca­ción se sus­ten­te en la ver­dad, que siem­pre es revo­lu­cio­na­ria, y en dis­tri­buir la pala­bra con Jus­ti­cia Social.

*Perio­dis­ta y escritor

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *