Vene­zue­la. Gaso­li­na, algu­nos apun­tes sobre un tema incendiario

Por Rei­nal­do Itu­rri­za. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de junio de 2020. 

El régi­men de EEUU tra­ta de evi­tar que las gaso­li­ne­ras esta­ta­les vene­zo­la­nas reci­ban com­bus­ti­ble, pero se lo ven­de a las gaso­li­ne­ras privadas 

De la mis­ma mane­ra que, para cons­truir un rela­to eco­nó­mi­co creí­ble, con un míni­mo de efi­ca­cia polí­ti­ca, es nece­sa­rio dar cuen­ta de la tota­li­dad real, sin eva­dir res­pon­sa­bi­li­da­des (1), para saber dón­de esta­mos para­dos y cuá­les son las impli­ca­cio­nes de las polí­ti­cas pues­tas en mar­cha, es nece­sa­rio cono­cer los hechos.

En rela­ción con el tema de los com­bus­ti­bles líqui­dos, con especial
énfa­sis en la gaso­li­na, y a par­tir del “nue­vo esque­ma” de distribución
anun­cia­do por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro el pasa­do 30 de mayo, un
deta­lle que resul­ta par­ti­cu­lar­men­te curio­so es el poco o nulo
cono­ci­mien­to que tene­mos sobre un actor deci­si­vo del mer­ca­do interno de
com­bus­ti­bles, lo que a su vez se rela­cio­na direc­ta­men­te con su notable
bajo per­fil públi­co: los expen­de­do­res de gasolina.

Los expen­de­do­res de gaso­li­na son acto­res pri­va­dos que están agrupados
en Fene­gas: Fede­ra­ción Nacio­nal de Aso­cia­cio­nes de Empre­sa­rios de
Hidro­car­bu­ros. En algu­nas notas perio­dís­ti­cas apa­re­ce men­cio­na­da como
Fede­ra­ción Nacio­nal de Expen­de­do­res de Gaso­li­na. Su actual pre­si­den­te es
Juan Barros.

El 11 de sep­tiem­bre de 1998, sien­do pre­si­den­te Rafael Cal­de­ra, y en
ple­na cam­pa­ña elec­to­ral (Chá­vez resul­ta­ría elec­to pre­si­den­te por primera
vez menos de tres meses des­pués), fue apro­ba­da una Ley Orgá­ni­ca de
Aper­tu­ra del Mer­ca­do Interno de la Gaso­li­na y Otros Combustibles
Deri­va­dos de los Hidro­car­bu­ros para Uso en Vehícu­los Auto­mo­to­res
(2).

Tal y como su nom­bre lo indi­ca, dicha Ley fue crea­da con el propósito
de “regu­lar el pro­ce­so de aper­tu­ra del mer­ca­do interno de la gaso­li­na y
otros com­bus­ti­bles deri­va­dos de los hidro­car­bu­ros para uso en vehículos
auto­mo­to­res y crear las con­di­cio­nes para una ade­cua­da par­ti­ci­pa­ción de
la empre­sa pri­va­da en el mis­mo” (artícu­lo 1). Des­de enton­ces, el sector
pri­va­do comen­zó a par­ti­ci­par en las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con “el
trans­por­te, el alma­ce­na­mien­to, la dis­tri­bu­ción y el expen­dio de dichos
pro­duc­tos en terri­to­rio nacio­nal, inclui­da su impor­ta­ción” (artícu­lo 3).

Ponien­do orden

La Ley estu­vo vigen­te duran­te una déca­da, has­ta 4 de sep­tiem­bre de
2008, cuan­do fue apro­ba­da la Ley Orgá­ni­ca de Reor­de­na­mien­to del Mercado
Interno de los Com­bus­ti­bles Líqui­dos (3). Antes, como recordaremos,
había sido apro­ba­da una nue­va Ley Orgá­ni­ca de Hidro­car­bu­ros (LOH), que entró en vigen­cia el 1 de enero de 2002, y cuya ver­sión más recien­te data de mayo de 2006 (4).

Con la entra­da en vigen­cia de la LOH, la acti­vi­dad de
comer­cia­li­za­ción de la gaso­li­na y otros com­bus­ti­bles que­dó reservada
exclu­si­va­men­te al Esta­do vene­zo­lano (artícu­los 57 y 27). El sector
pri­va­do podía par­ti­ci­par en las acti­vi­da­des de suministro,
alma­ce­na­mien­to, trans­por­te, dis­tri­bu­ción y expen­dio de combustible,
acti­vi­da­des todas con­ce­bi­das como un “ser­vi­cio públi­co”, sien­do absoluta
potes­tad del Esta­do la fija­ción de pre­cios, que asu­mía la
res­pon­sa­bi­li­dad de “garan­ti­zar el sumi­nis­tro, la efi­cien­cia del servicio
y evi­tar su inte­rrup­ción” (artícu­lo 60).

No obs­tan­te, con la apro­ba­ción de la Ley Orgá­ni­ca de Reordenamiento
del Mer­ca­do Interno de los Com­bus­ti­bles Líqui­dos, en 2008, se reservó
“al Esta­do la acti­vi­dad de inter­me­dia­ción para el sumi­nis­tro de
com­bus­ti­bles líqui­dos, por razo­nes de con­ve­nien­cia nacio­nal, carácter
estra­té­gi­co, ser­vi­cio públi­co y de pri­me­ra nece­si­dad, rea­li­za­da entre
Petró­leo de Vene­zue­la S.A., sus filia­les y los establecimientos
dedi­ca­dos a su expen­dio” (artícu­lo 1). Al mis­mo tiem­po, se reser­vó al
Esta­do “las acti­vi­da­des de trans­por­te terres­tre, acuá­ti­co y de cabotaje
de com­bus­ti­bles líqui­dos” (artícu­lo 2).

Para el momen­to en que se aprue­ba esta Ley, y según infor­mó en su
momen­to el pre­si­den­te Chá­vez, de las 1854 esta­cio­nes de servicio
exis­ten­tes en el país, PDVSA con­tro­la­ba alre­de­dor de 600, poco más del
32 por cien­to. Es decir, el sec­tor pri­va­do tenía una par­ti­ci­pa­ción en el
mer­ca­do interno de com­bus­ti­bles supe­rior al 67 por cien­to (5).

Un año des­pués, según el Infor­me de Ges­tión Anual 2009 de PDVSA (6),
de las 1861 esta­cio­nes de ser­vi­cio exis­ten­tes en el país, PDVSA manejaba
direc­ta­men­te 803, mien­tras que el sec­tor pri­va­do, bajo la moda­li­dad de
“con­tra­to de sumi­nis­tro”, mane­ja­ba 1058, es decir, el 56,85 por ciento
del total de esta­cio­nes de ser­vi­cio, reci­bien­do, por tal con­cep­to, un
sub­si­dio direc­to del Estado.

Más recien­te­men­te, según el Infor­me de Ges­tión Anual 2016 de PDVSA
(7), de las 1803 esta­cio­nes de ser­vi­cio exis­ten­tes en el país, PDVSA
mane­ja­ba direc­ta­men­te 1088, y el sec­tor pri­va­do 715. En otras palabras,
éste últi­mo seguía tenien­do una par­ti­ci­pa­ción de casi el 40 por ciento
en el mer­ca­do interno de com­bus­ti­bles, un por­cen­ta­je toda­vía mayor a la
par­ti­ci­pa­ción de PDVSA en 2008.

El des­or­den

Supo­nien­do que, al día de hoy, la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do en
el mer­ca­do interno de com­bus­ti­bles es simi­lar a la de 2016, y dan­do por
des­con­ta­do que las 200 esta­cio­nes de ser­vi­cio que hoy expen­den gasolina
no sub­si­dia­da están mane­ja­das por pri­va­dos, esto quie­re decir, por
supues­to, que la mayo­ría de las esta­cio­nes de ser­vi­cio con­tro­la­das por
pri­va­dos aún están obli­ga­das a expen­der gaso­li­na subsidiada.

Sien­do éste el caso, ¿qué pue­de impe­dir­nos supo­ner que al menos una
par­te de las innu­me­ra­bles pri­va­cio­nes que está sufrien­do la ciudadanía
para poder abas­te­cer­se de gaso­li­na, se rela­cio­na direc­ta e
inme­dia­ta­men­te con la pre­sión que esta­ría ejer­cien­do el sec­tor pri­va­do, o
par­te de él, para engro­sar la lis­ta de esta­cio­nes de ser­vi­cio que no
expen­den gaso­li­na sub­si­dia­da, o para hacer­se de una cuo­ta mayor del
mer­ca­do interno de combustibles?

Con­for­me a múl­ti­ples rela­tos que cir­cu­lan por las redes y de boca en
boca, la ten­den­cia pare­ce cla­ra: las 200 esta­cio­nes de ser­vi­cio que solo
expen­den gaso­li­na a “pre­cio inter­na­cio­nal” están ofre­cien­do un mejor
ser­vi­cio, e inclu­so están mejor abas­te­ci­das, que las 1368 esta­cio­nes de
ser­vi­cio res­tan­tes, un por­cen­ta­je de las cua­les, no pode­mos saber­lo, ni
siquie­ra están ope­ra­ti­vas hoy 4 de junio.

Hay otro aspec­to, qui­zá el más impor­tan­te de todos, que aún no ha
que­da­do del todo cla­ro: ¿los ope­ra­do­res de estas 200 esta­cio­nes de
ser­vi­cio han deja­do de ser expen­de­do­res y han pasa­do a ser
comercializadores?

Al res­pec­to, en su alo­cu­ción del 30 de mayo, el pre­si­den­te Madu­ro se
refi­rió a un “nue­vo esque­ma de par­ti­ci­pa­ción”, que inclu­ye la
posi­bi­li­dad de que estas 200 esta­cio­nes de ser­vi­cio “ven­dan libremente”
la gaso­li­na. Las mis­mas esta­cio­nes de ser­vi­cio, “estra­té­gi­ca­men­te
ubi­ca­das en el país”, esta­rían sien­do “ges­tio­na­das por empresarios
pri­va­dos que están tra­yen­do su gasolina”.

En efec­to, en entre­vis­ta con­ce­di­da a la agen­cia esta­dou­ni­den­se ‘The
Asso­cia­ted Press’ (AP), y publi­ca­da el pasa­do 29 de abril, el empresario
Wil­mer Ruper­ti, due­ño de Maroil Tra­ding Inc., infor­mó que había
com­pra­do 300 mil barri­les de com­bus­ti­ble, que habían arri­ba­do a
Vene­zue­la duran­te la cuar­ta sema­na de abril, y que un millón de barriles
adi­cio­na­les esta­ban en camino. Siem­pre según AP, el empre­sa­rio informó
que una par­te de los recur­sos para com­prar el com­bus­ti­ble pro­ve­nía de
PDVSA, y que duran­te el mes de mar­zo sus abo­ga­dos habían noti­fi­ca­do al
Depar­ta­men­to del Teso­ro de Esta­dos Uni­dos sobre sus pla­nes de com­pra, y
no había reci­bi­do nin­gu­na obje­ción (8).

Según la agen­cia Reuters, a comien­zos del mis­mo mes de abril, la
Cáma­ra Petro­le­ra de Vene­zue­la, capí­tu­lo Zulia, había pro­pues­to al
Gobierno “fle­xi­bi­li­zar las res­tric­cio­nes a la impor­ta­ción y ven­ta de la
gaso­li­na”. En la mis­ma nota se lee que “una fuen­te de PDVSA dijo que la
esta­tal des­es­ti­mó la ofer­ta y pre­fi­rió cen­trar sus esfuer­zos en reanudar
la pro­duc­ción en su cir­cui­to refi­na­dor” (9).

No obs­tan­te, según nota publi­ca­da en Argus el 9 de abril, un
inte­gran­te de la Comi­sión Pre­si­den­cial “Alí Rodrí­guez Ara­que” habría
comen­ta­do que la pro­pues­ta “tie­ne méri­to”. Y ofre­ció mayo­res detalles:
“La pro­pues­ta en dis­cu­sión per­mi­ti­ría a los inver­so­res o empresas
pri­va­das vene­zo­la­nas com­prar e impor­tar gaso­li­na y die­sel, dis­tri­buir el
com­bus­ti­ble en todo el país y ven­der­lo des­de las esta­cio­nes de
ser­vi­cio”, que les serían “trans­fe­ri­das” por PDVSA. “El combustible
impor­ta­do se des­car­ga­ría en las ter­mi­na­les… que se encuen­tran cer­ca de
sus refi­ne­rías… y la dis­tri­bu­ción de las ter­mi­na­les a las esta­cio­nes de
ser­vi­cio sería mane­ja­da por los ope­ra­do­res pri­va­dos, dije­ron los
miem­bros de la comi­sión”. La esta­tal petro­le­ra “tam­bién transferiría
doce­nas de camio­nes cis­ter­na de com­bus­ti­ble… al sec­tor pri­va­do para
faci­li­tar la dis­tri­bu­ción… Los miem­bros de la comi­sión… que favo­re­cen la
pro­pues­ta del sec­tor pri­va­do afir­man que los pre­cios actua­les del
mer­ca­do negro demues­tran la volun­tad de algu­nos con­duc­to­res de pagar lo
que sea nece­sa­rio para lle­nar sus tan­ques de mane­ra con­fia­ble” (10).

En todo caso, si tal y como ha infor­ma­do el pre­si­den­te Madu­ro, y ha
con­fir­ma­do Ruper­ti, acto­res pri­va­dos están com­pran­do gaso­li­na, y sobre
todo si fue­ra cier­to que los ope­ra­do­res de las 200 esta­cio­nes de
ser­vi­cio que ven­den a “pre­cio inter­na­cio­nal” han pasa­do a ser
comer­cia­li­za­do­res, esto per­mi­ti­ría com­pren­der el inte­rés de los
gaso­li­ne­ros en “demos­trar” que la ges­tión pri­va­da del ser­vi­cio es mucho
más efi­cien­te que su ges­tión pública.

Y es jus­to en este pun­to don­de se hace muy evi­den­te que la cuestión
va mucho más allá de la dia­tri­ba asép­ti­ca sobre la bue­na o mala gestión,
por la que tan­to se incli­nan los tec­nó­cra­tas y exper­tos, y comien­zan a
deve­lar­se sus impli­ca­cio­nes polí­ti­cas. Pues­to que se com­pren­de­rá que la
rela­ción de hechos eco­nó­mi­cos expues­ta has­ta aquí, es tam­bién una
rela­ción de cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas. Tam­bién en este pun­to se hace casi
impo­si­ble dis­cer­nir dón­de ter­mi­na el nece­sa­rio prag­ma­tis­mo impli­ca­do en
las medi­das adop­ta­das y dón­de comien­za el opor­tu­nis­mo político.

Pre­gun­tas

Cier­ta­men­te, en un con­tex­to de ase­dio eco­nó­mi­co como el que pade­ce la
nación vene­zo­la­na, pue­de resul­tar no solo desea­ble, sino incluso
inevi­ta­ble, una mayor par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do en el mercado
interno de com­bus­ti­bles. Lo ante­rior, dan­do por des­con­ta­do que resultaba
sen­ci­lla­men­te irra­cio­nal con­ti­nuar rega­lan­do la gaso­li­na, situación
con­tra­ria, dicho sea de paso, a la volun­tad de la mayo­ría del pueblo
venezolano.

Al mar­gen, inclu­so, de cual­quier con­si­de­ra­ción de índo­le legal, lo
que no des­di­ce de su per­ti­nen­cia, cabe hacer­se las siguien­tes preguntas,
entre otras: ¿cuál ter­mi­na­rá sien­do la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor privado
en el mer­ca­do interno de com­bus­ti­bles? ¿Aca­so pue­de negar­se que el
sec­tor pri­va­do pre­sio­na­rá, pues­to que tal es su natu­ra­le­za, por obtener
una cuo­ta cada vez mayor del mer­ca­do? ¿Has­ta dón­de lle­ga­rá la “reti­ra­da”
del Esta­do? ¿Esta­mos pre­sen­cian­do los pri­me­ros pasos de un esque­ma que
com­pren­de la pri­va­ti­za­ción pro­gre­si­va de las esta­cio­nes de ser­vi­cio? ¿Se
tra­ta de un esque­ma tem­po­ral o per­ma­nen­te? ¿Solo la participación
mayo­ri­ta­ria del sec­tor pri­va­do en el mer­ca­do pue­de garan­ti­zar una
efi­cien­te pres­ta­ción del ser­vi­cio? ¿Una even­tual participación
mayo­ri­ta­ria del sec­tor pri­va­do en el mer­ca­do beneficiaría,
nece­sa­ria­men­te, a la mayo­ría del pue­blo venezolano?

El pre­si­den­te Madu­ro ase­gu­ra­ba, el 30 de mayo, que “lle­ga­rá el día en
que poda­mos equi­li­brar ingre­sos, sala­rios, bonos, pre­cio jus­to del
trans­por­te, con un pre­cio mayor sus­ten­ta­ble de la gaso­li­na”. ¿Que­da
des­car­ta­da cual­quier posi­bi­li­dad de aumen­to del sala­rio en el futuro
inme­dia­to, sien­do el caso que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vene­zo­la­na sobrevive
por deba­jo del umbral que supo­ne el lími­te míni­mo del valor de su fuerza
de tra­ba­jo, deter­mi­na­do por el valor de los artícu­los de primera
necesidad?

Por últi­mo, ¿el nue­vo esque­ma pre­vé la eli­mi­na­ción de la ven­ta de
gaso­li­na a pre­cio sub­si­dia­do en las esta­cio­nes de ser­vi­cio, previa
adop­ta­ción de la moda­li­dad de sub­si­dio direc­to a los usua­rios y
usua­rias? En tal sen­ti­do, ¿se segui­rá el ejem­plo de Irán? Es un tema que
abor­da­ré en una pró­xi­ma entrega.

—-

Refe­ren­cias

(1) Rei­nal­do Itu­rri­za López. Cua­ren­te­na (IV): Un parén­te­sis sobre neo­li­be­ra­lis­mo y rebe­lión. 1 de noviem­bre de 2019. https://​lahai​ne​.org/​c​M9C

(2) Ley
Orgá­ni­ca de Aper­tu­ra del Mer­ca­do Interno de la Gaso­li­na y Otros
Com­bus­ti­bles Deri­va­dos de los Hidro­car­bu­ros para Uso en Vehículos
Auto­mo­to­res
. 11 de sep­tiem­bre de 1998.

(3) Ley Orgá­ni­ca de Reor­de­na­mien­to del Mer­ca­do Interno de los Com­bus­ti­bles Líqui­dos. 4 de sep­tiem­bre de 2008.

(4) Ley Orgá­ni­ca de Hidro­car­bu­ros. 24 de mayo de 2006.

(5) Hugo Chá­vez. Alo­cu­ción. 27 de agos­to de 2008.

(6) PDVSA. Infor­me de Ges­tión Anual 2009. Pág. 16.

(7) PDVSA. Infor­me de Ges­tión Anual 2016. Pág. 78.

(8) Joshua Good­man y Scott Smith. Ship­ping tycoon defends Vene­zue­la gas deli­very amid shor­ta­ge. AP, 29 de abril de 2020.

(9) Deisy Bui­tra­go y Luc Cohen. Sec­tor pri­va­do de Vene­zue­la pro­po­ne fle­xi­bi­li­zar reglas para impor­ta­ción de gaso­li­na. Reuters, 10 de abril de 2020.

(10) Vene­zue­la eyes pri­va­te-sec­tor path out of fuel cri­sis. Argus, 9 de abril de 2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *