Nacion Mapu­che. Las denun­cias del wer­ken Ale­jan­dro Treu­quil antes de su asesinato

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de junio de 2020

Tes­ti­mo­nio de dias pre­vios: El wer­ken de la comu­ni­dad, Ale­jan­dro Treu­quil, acu­sa que, des­de el 13 de mayo, Cara­bi­ne­ros ha pene­tra­do a dia­rio el sec­tor arro­jan­do gases lacri­mó­ge­nos y dis­pa­ran­do esco­pe­tas. Según el comu­ne­ro, no hay moti­vos que jus­ti­fi­quen el accio­nar policial. 

Fue el 13 de mayo que Ale­jan­dro Treu­quil, wer­ken de la Comu­ni­dad Autó­no­ma We Newen, en Colli­pu­lli, fue inter­cep­ta­do por Cara­bi­ne­ros. Eran pasa­das las diez de la maña­na y el comu­ne­ro se diri­gía a la Cár­cel de Angol para visi­tar a los pre­sos polí­ti­cos mapuche.

A las afue­ras de la comu­ni­dad, los uni­for­ma­dos le comu­ni­can que tie­ne una orden de deten­ción, razón por la cual Treu­quil vuel­ve corrien­do a las inme­dia­cio­nes de su hogar. Fue en esa ins­tan­te que reci­be un per­di­gón en su cabeza.

Yo no le debo nada al Esta­do, no le debo nada a la Jus­ti­cia, estoy lim­pio con mi docu­men­ta­ción“, recla­ma el comu­ne­ro, defen­sa que, en todo caso, poco sir­ve, pues Treu­quil acu­sa que, des­de ese día, la poli­cía ha repri­mi­do sis­te­má­ti­ca­men­te a la comu­ni­dad de la que for­ma parte.

“Como corrí, el cara­bi­ne­ro me lla­ma, me dice ‘oye hueón’, así, de esa for­ma, y me dis­pa­ra en la cabe­za, deján­do­me casi incons­cien­te. La gen­te que iba con­mi­go me tuvo que sacar. Des­de ese momen­to, sin moti­vos y sin cul­pas de par­te nues­tra, nos empie­zan a agre­dir. Hoy en la maña­na hubo un alla­na­mien­to, y detu­vie­ron a un peñi sin tener moti­vo alguno”.

Efec­ti­va­men­te, a pri­me­ra hora de este mar­tes 19 de mayo dece­nas de uni­for­ma­dos pene­tra­ron la comu­ni­dad y repri­mie­ron a los inqui­li­nos. Son más de 60 fami­lias las que allí viven, mis­mas que han con­vi­vi­do todos los días con gases lacri­mó­ge­nos y pro­yec­ti­les alta­men­te peligrosos.

Hoy (mar­tes) anda­ban 12 zorri­llos más una micro lle­na de cara­bi­ne­ros, en total, habrían apro­xi­ma­da­men­te unos cien cara­bi­ne­ros, quie­nes bajan dis­pa­ran­do al tiro, arro­jan­do lacri­mó­ge­nas, dis­pa­ran­do tiros de esco­pe­ta. Esto que esta­mos vivien­do como comu­ni­dad es muy espan­to­so”, sos­tie­ne el wer­ken de la Comu­ni­dad We Newen.

we-newen

Ale­jan­dro Treu­quil insis­te que que no hay moti­vos para arres­tar­lo a él ni mucho menos para repri­mir a su comu­ni­dad, y que por más que piden expli­ca­cio­nes no se les da res­pues­tas. Lo peor ‑sos­tie­ne- es que los niños y niñas se han vis­to espe­cial­men­te vulnerados.

“Noso­tros no sabe­mos por qué nos están pegan­do, por qué nos quie­ren dete­ner. Ni Cara­bi­ne­ros ni nadie nos ha espe­ci­fi­ca­do el por qué nos están mal­tra­tan­do, sobre todo a nues­tros niños”.

Ade­más de la vio­len­cia físi­ca, el comu­ne­ro sos­tie­ne que per­ma­nen­te­men­te deben enfren­tar vio­len­cia sico­ló­gi­ca y gra­ves insultos.

Según dijo a nues­tro medio, los uni­for­ma­dos les gri­tan a dia­rio, a tra­vés de alto­par­lan­tes, insul­tos como “indios culiaos ya van a caer uno por uno” o “los vamos a matar hijos de la perra”. (Sic)

Ante tal situa­ción, obser­va­do­res del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos se pre­sen­ta­rán este miér­co­les en la comu­ni­dad para exa­mi­nar la situa­ción. Los comu­ne­ros espe­ran su ayu­da para pre­sen­tar un recur­so de pro­tec­ción, pues ase­gu­ran que están total­men­te desamparados.

Tam­bién comen­za­rán a tomar con­tac­to con abo­ga­dos para que los orien­ten y ver qué accio­nes lega­les son via­bles y necesarias.

Por el momen­to, la repre­sión en la Comu­ni­dad We Newen, en Colli­pu­lli, Región de la Arau­ca­nía, sigue ase­dian­do sin que sus veci­nos ten­gan cla­ro el motivo.

19 de mayo de 2020

FUENTE: dia­rioU­Chi­le

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.