Méxi­co. Bru­ta­li­dad policiaca

Por Cris­tó­bal León Cam­pos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 junio 2020

A ple­na luz la
bru­ta­li­dad poli­cia­ca va en aumen­to en Méxi­co, dife­ren­tes videos, foto­gra­fías y
tes­ti­mo­nios dejan en evi­den­cia la for­ma en que recu­rren­te­men­te los cuerpos
poli­cia­cos actúan en con­tex­tos de pro­tes­ta social y recla­mos de justicia
imple­men­tan­do la vio­len­cia repre­si­va en con­tra de los y las mani­fes­tan­tes, pero
tam­bién, la vio­len­cia que ejer­cen lejos de los gran­des con­glo­me­ra­dos de
per­so­nas, en los rin­co­nes diver­sos de la nación, tal y como hicie­ron en el caso
de Gio­van­ni López, a quien detu­vie­ron arbi­tra­ria­men­te y ase­si­na­ron a mansalva
el pasa­do 4 de mayo por el siem­pre pla­cer de ejer­cer su poder. 

Con­for­me se van
dan­do a cono­cer estos casos de abu­so de auto­ri­dad y vio­len­cia poli­cia­ca, se
comien­za a sen­tir en las calles de dife­ren­tes ciu­da­des de Méxi­co el repudio
con­tra estos hechos, en el esta­do de Jalis­co, las pro­tes­tas exi­gien­do justicia
para Gio­van­ni López han sido repri­mi­das, lle­gan­do al gra­do de des­apa­ri­cio­nes y
deten­cio­nes arbi­tra­rias, el uso de la vio­len­cia por par­te del Esta­do, es abalado
por el gober­na­dor Enri­que Alfa­ro, quien hacien­do gala de teorías
cons­pi­ra­to­rias, hecha cul­pas al gobierno fede­ral de la situa­ción que se vive y
habla de un com­plot en su con­tra orques­ta­do por mili­tan­tes de More­na, en
reali­dad, lo que Alfa­ro hace, sola­men­te es pre­ten­der dis­traer la
res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne sobre el ase­si­na­to de Gio­van­ni, pues es bien sabida
la auto­ri­za­ción que dio a la poli­cía de Jalis­co para de for­ma represiva
hos­ti­gar a la pobla­ción, en refe­ren­cia a la repre­sión con­tra los manifestantes
ha dicho el gober­na­dor de Jalis­co que la poli­cía actuó de mane­ra ade­cua­da y que
mere­ce el reco­no­ci­mien­to ciu­da­dano por ello, elo­gian­do cíni­ca­men­te la violación
de los dere­chos huma­nos, más que cla­ra ha que­da­do la for­ma auto­ri­ta­ria y
repre­si­va de gober­nar de Alfa­ro en Jalis­co, por lo cual, debe ser juz­ga­do y
des­ti­tui­do del car­go de gober­na­dor, has­ta la fecha las supuestas
inves­ti­ga­cio­nes por el caso de Gio­van­ni no han mere­ci­do la deten­ción de los
poli­cías ase­si­nos ni la des­ti­tu­ción de ni un sólo fun­cio­na­rio, es cla­ro el
man­to de impu­ni­dad que cubre a la justicia. 

Otro caso de
vio­len­cia poli­cia­ca y ase­si­na­to, es el acon­te­ci­do el 29 de mar­zo en Tijuana,
Baja Cali­for­nia, cuan­do en una gaso­li­ne­ra al sur de la colo­nia Manuel Paredes,
cer­ca del bule­var Rosas Maga­llón (Libra­mien­to Sur), un poli­cía some­tió a Oliver
López con el pie en su cue­llo, sin impor­tar­le que el hom­bre se encontraba
espo­sa­do y en el piso no opo­nien­do resis­ten­cia, los tes­ti­gos de los hechos
gra­ba­ron un video en don­de se apre­cia la bru­ta­li­dad del poli­cía, los
tes­ti­mo­nios refie­ren como el color de la per­so­na fue cam­bian­do en su rostro
has­ta poner­se mora­do, el poli­cía ase­sino inten­tó reani­mar a su víc­ti­ma al
sen­tir la pre­sión de quie­nes obser­va­ban, pero el cri­men esta­ba come­ti­do, Oliver
López no podía reac­cio­nar pues ya había sido asfi­xia­do. Las autoridades
esta­ta­les median­te la Secre­ta­ría de Segu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciu­da­da­na de Tijuana
han que­ri­do des­vir­tuar los hechos, ale­gan­do que Oli­ver fue dete­ni­do por lanzar
pie­dras y que al momen­to de la deten­ción comen­zó a con­vul­sio­nar­se, las mentiras
guber­na­men­ta­les no se sos­tie­nen como mues­tra la evi­den­cia gra­ba­da, para las
auto­ri­da­des el caso está cerra­do, el poli­cía ase­sino se dice fue destituido,
pero sin abrír­se­le una inves­ti­ga­ción ni pre­sen­tar car­gos por el ase­si­na­to que
come­tió. Nue­va­men­te la impu­ni­dad se vis­te de lega­li­dad según los intere­ses del
Estado. 

En la ciu­dad de
Méxi­co, una ado­les­cen­te lla­ma­da Melai­ne de 15 años, fue per­se­gui­da por la
poli­cía y feroz­men­te patea­da en todo su cuer­po cuan­do se encon­tra­ba tira­da en
la calle, la saña de los cuer­pos repre­si­vos se evi­den­cia por la for­ma en como
le agre­den el ros­tro y la cabe­za, Mela­nie se encuen­tra poli­con­tun­di­da y está en
espe­ra de los exá­me­nes neu­ro­ló­gi­cos. A sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que intentaron
auxi­liar­la al momen­to de la agre­sión poli­cia­ca, tan bien se les agredió
vio­len­ta­men­te, por lo menos como resul­ta­do de esos hechos se habla de 20
lesio­na­dos, Mela­nie y sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras se encon­tra­ban par­ti­ci­pan en
una mani­fes­ta­ción jus­ta­men­te con­tra la bru­ta­li­dad poli­cia­ca. La bes­tia­li­dad de
los cuer­pos poli­cia­les es evidente. 

En el esta­do de
Gua­na­jua­to, en la pobla­ción de San Luis de la Paz, un hom­bre fue gol­pea­do y
some­ti­do por poli­cías de la enti­dad, por el sim­ple moti­vo de no por­tar cubrebocas,
tal y como fue el caso de Gio­van­ni. El video que da tes­ti­mo­nio pue­de observarse
la saña vio­len­ta de los poli­cías que con uso de maca­na agre­den al hom­bre que
úni­ca­men­te pedía se le deja­ra en paz. Des­pués de los hechos, la Pro­cu­ra­du­ría de
los Dere­chos Huma­nos del Esta­do de Gua­na­jua­to (PDHEG) ha abier­to un Expediente
de Que­ja 23/​20‑D soli­ci­tan­do un infor­me gene­ral a las auto­ri­da­des municipales,
pero como es cos­tum­bre, nin­gún ele­men­to poli­cia­co invo­lu­cra­do ha sido
san­cio­na­do ni las auto­ri­da­des han emi­ti­do comu­ni­ca­do alguno al respecto.
Pre­fie­ren el silen­cio bus­ca­do todo que­de en el olvido. 

Los casos
ante­rior­men­te refe­ri­dos con ape­nas una mues­tra de la cons­tan­te vio­la­ción de los
dere­chos huma­nos que se vive en Méxi­co, son una pin­ce­la­da del carác­ter represivo
de las fuer­zas poli­cia­les, que, pues­tas al ser­vi­cio de los intere­ses privados
de la bur­gue­sía gober­nan­te, sir­ve como fuer­za opre­so­ra de la cla­se trabajadora
y sec­to­res popu­la­res, como pue­de notar­se en los casos, hay un común actuar por
par­te de los poli­cías, la téc­ni­ca de asfi­xia es una estra­te­gia de sometimiento
usa­da en todo el mun­do, la vio­len­cia poli­cia­ca es vio­len­cia de Esta­do que debe
ser denun­cia­da y com­ba­ti­da con la orga­ni­za­ción y la cons­cien­cia pro­le­ta­ria y
popu­lar, la bru­tal ola repre­si­va debe dete­ner­se y hacer­se jus­ti­cia a las
víc­ti­mas de estos crí­me­nes. ¡No más vio­len­cia policiaca!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *