Esta­dos Uni­dos. Muje­res, líde­res y acti­vis­tas anti­ra­cis­mo: las chi­cas que enfu­re­cen a Trump

Por Ricar­do Got­ta. Resu­men Latinoamericano/​Tiempo Argen­tino, 7 de Junio de 2020 

El encen­di­do dis­cur­so de Tami­ka Mallory dio la
vuel­ta al mun­do. Pero la pro­tes­ta por el ase­si­na­to de Lloyd arran­có la
poten­te res­pues­ta de una serie de voces femeninas.

El ataúd dora­do, cubier­to por flo­res púr­pu­ras, en
el tem­plo de la North Cen­tral Uni­ver­sity de Min­nea­po­lis. “Era un ser
humano. Tenía fami­lia, sue­ños, espe­ran­zas. El ver­da­de­ro sen­ti­do de este
memo­rial es des­ta­car el valor de una vida que fue qui­ta­da, lo que
expli­ca todo lo que está ocu­rrien­do”, dijo el reve­ren­do Al Sharpton,
líder de los Dere­chos Civi­les. El mis­mí­si­mo Barack Oba­ma ase­gu­ró que las
pro­tes­tas repre­sen­ta­ban “un cam­bio de men­ta­li­dad iné­di­to en los EEUU” y
que, inclu­so, es “mucho más repre­sen­ta­ti­vo” que el sur­gi­do tras el
ase­si­na­to de Mar­tin Luther King. Ellos y otros líde­res, activistas,
inte­lec­tua­les, o sim­ples ciu­da­da­nos se mani­fes­ta­ron con énfa­sis ante el
ase­si­na­to de Geor­ge Floyd.

Pero es incues­tio­na­ble que las muje­res, en espe­cial las más afectadas
por la dis­cri­mi­na­ción racial, son las que más alto empu­ñan las banderas
rei­vin­di­ca­ti­vas. En los últi­mos días, Tami­ka Danie­lle Mallory y Keisha
Lan­ce Bot­toms fue­ron las más estri­den­tes, inclu­so des­de posiciones
cier­ta­men­te dife­ren­tes. “La razón por la que los edi­fi­cios se están
que­man­do no es sólo por nues­tro her­mano, sino por­que Min­ne­so­ta dice: ‘Ya
basta’”. 

El dis­cur­so de Tami­ka reco­rrió el mun­do. “No somos res­pon­sa­bles de la enfer­me­dad men­tal que las ins­ti­tu­cio­nes le afli­gie­ron a nues­tro pue­blo (…) No desa­fíen a la juven­tud y a otros frus­tra­dos. Hay una sola for­ma de parar­los: atra­par a los poli­cías, impu­tar­los en todas las ciu­da­des don­de están ase­si­nan­do a nues­tro pue­blo (…) La tie­rra de los libres para todos no ha sido para los negros. Esta­mos can­sa­dos. No nos hablen de saqueos, Son uste­des los que nos han saquea­do. A los negros, a los pue­blos indí­ge­nas”. Nació en el Bronx, fue cria­da en Har­lem. Sus padres fue­ron fun­da­do­res de Red de Acción Nacio­nal. Tenía 20 años cuan­do el padre de su hijo, Jason Ryans, de 26, fue ase­si­na­do. Aho­ra tie­ne 39. Mar­có su pul­so en la his­tó­ri­ca Mar­cha de las muje­res de Washing­ton de 2017; diri­ge Until Free­dom (Has­ta la Liber­tad). Algu­nos la com­pa­ran con Mal­com X. Fue ase­so­ra de Joe Biden. 

Keisha tie­ne 50, es alcal­de­sa de Atlan­ta y madre de cua­tro hijos.
Tras el ata­que a las ofi­ci­nas de CNN pro­cla­mó: “Este no es el espíritu
de Mar­tin Luther King. Esta ciu­dad tie­ne un lega­do de alcal­des negros y
poli­cías negros”. Advir­tió en un apa­sio­na­do dis­cur­so que “cuan­do vi el
ase­si­na­to de Geor­ge Floyd, me dolió como le dole­ría a una madre”. En el
par­ti­do Demó­cra­ta tie­ne todo para ser la can­di­da­ta a vice de Biden.

No están solas

Ilhan
Omar nació en Moga­dis­cio, Soma­lía, como su padre. A los 5 per­dió a su
madre yeme­ni­ta. La gue­rra civil la lle­vó como refu­gia­da a Kenia y en
1995 emi­gró a EEUU. Aho­ra tie­ne 38 y es repre­sen­tan­te en el Con­gre­so por
una agru­pa­ción de Min­ne­so­ta alia­da a los demó­cra­tas. Sue­le cubrir su
cabe­lle­ra con un pañue­lo negro, lo que ener­va a Trump y sus acólitos.
Aho­ra, anun­ció pro­yec­tos de ley para abor­dar la responsabilidad
poli­cial, la res­pues­ta guber­na­men­tal y la ayu­da eco­nó­mi­ca para las
comu­ni­da­des afec­ta­das. «El obje­ti­vo sis­te­má­ti­co y el uso de la fuerza
mor­tal y bru­tal con­tra los negros se deri­va del lar­go lega­do de la
escla­vi­tud, el lin­cha­mien­to y las leyes de Jim Crow», dijo en su
declaración.

“Bas­ta es bas­ta. Nues­tro dolor, nues­tros gri­tos y nues­tra necesidad
de ser vis­tos y escu­cha­dos resue­nan en todo el país. Exigimos
reco­no­ci­mien­to por la deva­lua­ción y la des­hu­ma­ni­za­ción de la vida de los
negros a manos de la poli­cía. Lla­ma­mos a solu­cio­nes radi­ca­les”. Rashida
Tlaib, la mayor de 14 her­ma­nos, nació en Detrot hace 43 años de padres
pales­ti­nos. Es abo­ga­da, la pri­me­ra con­gre­sis­ta musul­ma­na. En su
encen­di­da pro­cla­ma lla­mó a des­fi­nan­ciar a las poli­cías para realizar
“inver­sio­nes en nues­tras comu­ni­da­des y garan­ti­zar que los negros no solo
sobre­vi­van, sino que prosperen”.

A Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez para deni­grar­la, Trump –en fin… – la
com­pa­ró con Evi­ta y la lla­mó “luná­ti­ca”. Tam­bién nació en el Bronx, hace
30 años. De ascen­den­cia por­to­rri­que­ña, con­gre­sis­ta por Nue­va York,
miem­bro de la DSA (miem­bro de la orga­ni­za­ción Socia­lis­tas Democráticos
de Amé­ri­ca) y tam­bién se per­fi­lan para las elec­cio­nes: vue­la en las
redes un flyer en el que salu­da y se la nom­bra como “en nom­bre de los
can­di­da­tos insur­gen­tes, la nue­va estre­lla del rock demó­cra­ta está
lle­van­do un men­sa­je popu­lis­ta a tra­vés del país”.

Ayan­na Soyi­ni Press­ley no le va en zaga, aun cuan­do por estos días
pre­fi­rió un per­fil más aus­te­ro: es la pri­me­ra con­gre­sis­ta negra por
Bos­ton, nada menos. Otra de las inte­gran­tes de «The Squad» (El
Escua­drón), todas de las filas demócratas. 

Son las muje­res que irri­tan a Trump.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *