Bra­sil. Réquiem por la demo­cra­cia (Opi­nión)

Por Boa­ven­tu­ra de Sou­sa San­tos. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de junio de 2020. 

Una vez más, des­pués de tan­tas otras, las éli­tes bra­si­le­ñas pre­fi­rie­ron correr el ries­go de caer en la dic­ta­du­ra (si es que no la desea­ban des­de el prin­ci­pio) cada vez que las cla­ses popu­la­res mani­fies­tan su aspi­ra­ción de ser inclui­das en la nación, que las éli­tes siem­pre han con­ce­bi­do como su pro­pie­dad privada. 

La lec­tu­ra de la trans­crip­ción de la reu­nión del Con­se­jo de
Minis­tros de Bra­sil del pasa­do 22 de abril es una expe­rien­cia dolorosa,
ate­rra­do­ra e indig­nan­te. El hecho de que este vídeo se haya hecho
públi­co y trans­cri­to es una señal elo­cuen­te de que la demo­cra­cia aún
sobrevive.

Ocu­rrió a raíz de la denun­cia del ex minis­tro Sér­gio Moro de que el pre­si­den­te había inten­ta­do inter­fe­rir en las inves­ti­ga­cio­nes en cur­so en la Poli­cía Fede­ral de Río de Janei­ro con­tra uno de sus hijos bajo sos­pe­cha de con­duc­ta cri­mi­nal gra­ve. Al orde­nar la difu­sión del vídeo, el magis­tra­do del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral (STF), Cel­so de Mello, ins­cri­bió su nom­bre en el libro dora­do de la bre­ve y tor­men­to­sa his­to­ria de la demo­cra­cia bra­si­le­ña. Espe­re­mos que la señal de espe­ran­za que nos ha dado sea el deto­nan­te del des­per­tar de las fuer­zas demo­crá­ti­cas de izquier­da y de dere­cha, el des­per­tar de un sue­ño pro­fun­do e inquie­tan­te, hecho de igno­ran­cia his­tó­ri­ca y vani­dad mio­pe, un sue­ño que les per­mi­te soñar con cálcu­los elec­to­ra­les sin dar­se cuen­ta de la fri­vo­li­dad de tales inten­tos cuan­do la demo­cra­cia mis­ma pen­de de un hilo.

Los fas­cis­tas ni siquiera
escon­den sus inten­cio­nes. El pre­si­den­te hizo un lla­ma­mien­to direc­to e
ine­quí­vo­co a la lucha arma­da. Más que una ape­la­ción, infor­mó que está
dis­pues­to a lide­rar el arma­men­to de civi­les al mar­gen de las Fuerzas
Arma­das. ¡Y lo hizo flan­quea­do por gene­ra­les! Está con­fe­san­do un delito
de res­pon­sa­bi­li­dad y un cri­men con­tra la segu­ri­dad nacio­nal. Y no pasa
nada. Jun­to al vice­pre­si­den­te, se sien­ta impa­si­ble y silen­cio­so el
enton­ces minis­tro de Jus­ti­cia, Sér­gio Moro, quien fue el gran
res­pon­sa­ble de la des­truc­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca, para
lo que siem­pre con­tó con la com­pli­ci­dad de las éli­tes y sus medios de
comu­ni­ca­ción. El anun­cio del pre­si­den­te no solo es reci­bi­do con las
son­ri­sas com­pla­cien­tes de quie­nes lo escu­chan, sino que varios ministros
están empe­ña­dos en abrir por su cuen­ta las cloa­cas de odio y de
pre­jui­cio, por no hablar de otras alevosías. 

Lo que pue­de leer­se es tan tor­pe que es mejor leer para creer: 

Pre­si­den­te: “Están fas­ti­dian­do todo el tiem­po para ata­car­me, metién­do­se con mi fami­lia. Ya inten­té cam­biar ofi­cial­men­te a la gen­te de nues­tra segu­ri­dad en Río de Janei­ro y no pude. Se aca­bó. No voy a espe­rar a que jodan a toda mi fami­lia, o a mis ami­gos, por­que no pue­do cam­biar a alguien de segu­ri­dad de últi­ma línea, que per­te­ne­ce a nues­tra estruc­tu­ra. Lo voy a cam­biar. Si no pue­do, cam­bio a su jefe; si no pue­do cam­biar al jefe, cam­bio al minis­tro. Y pun­to final. Aquí no esta­mos para jue­gui­tos (…) Quie­ro, minis­tro de Jus­ti­cia y minis­tro de Defen­sa, que el pue­blo se arme. ¡Es la garan­tía de que no apa­re­ce­rá un hijo de puta para impo­ner una dic­ta­du­ra! ¡Qué fácil es impo­ner una dic­ta­du­ra! ¡Es muy fácil! Un mal­di­to alcal­de hace un mal­di­to decre­to y deja a todo el mun­do con­fi­na­do. Si estu­vie­ra arma­do, sal­dría a la calle. ¿Y si yo fue­se un dic­ta­dor? Que­rría des­ar­mar a la pobla­ción, como todo el mun­do hizo en el pasa­do antes de impo­ner su dic­ta­du­ra. ¡Les pido a Fer­nan­do (de Aze­ve­do) y a Moro que por favor fir­men hoy este decre­to [para faci­li­tar el por­te de armas] para man­dar­le un puto men­sa­je a estos mier­das [gober­na­do­res y alcal­des]! ¡El pue­blo arma­do jamás será escla­vi­za­do! ¿Por qué estoy arman­do a la gen­te? ¡Por­que no quie­ro una dic­ta­du­ra! Ya no pode­mos aguan­tar más”. 

Minis­tro de Edu­ca­ción (extre­ma dere­cha): “Si por mí fue­ra, envia­ba a todos esos vaga­bun­dos a la cár­cel, comen­zan­do por los jue­ces del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral. Y eso es lo que me sor­pren­de (…) Esta­mos hablan­do de con quién tenía­mos que luchar. No esta­mos sien­do lo sufi­cien­te­men­te duros con­tra los pri­vi­le­gios, con el tama­ño del Esta­do (…) Odio al par­ti­do comu­nis­ta, que está tra­tan­do de con­ver­tir­nos en una colo­nia. Este país no es (…) Odio el tér­mino ‘pue­blos indí­ge­nas’, odio ese tér­mino. Lo odio. El pue­blo gitano es un pue­blo bra­si­le­ño, solo hay un pueblo». 

Minis­tro de Medio Ambien­te (momen­to maquia­vé­li­co): “Por­que todo lo que hace­mos aquí reci­be un vara­pa­lo en el poder judi­cial, al día siguien­te. Nece­si­ta­mos tener un esfuer­zo nues­tro mien­tras esta­mos en este momen­to de tran­qui­li­dad en la cober­tu­ra de la pren­sa por­que sólo se habla de la covid-19 y es hora de cam­biar todos los regla­men­tos, sim­pli­fi­car nor­mas (…) Aho­ra es hora de unir esfuer­zos para hacer la sim­pli­fi­ca­ción regu­la­to­ria que necesitamos”. 

Minis­tra de la Mujer, de la Fami­lia y de los Dere­chos Huma­nos (evan­ge­lis­mo reac­cio­na­rio): “En este momen­to de pan­de­mia esta­mos vien­do la paya­sa­da del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral para colo­car la cues­tión del abor­to de nue­vo en la agen­da, y allí esta­ba la cues­tión de las muje­res que son víc­ti­mas del zika virus, van a abor­tar (…) ¿Van a que­rer que todos los que tuvie­ron coro­na­vi­rus pue­dan abor­tar en Bra­sil? ¿Lega­li­za­rán el abor­to en gene­ral? (diri­gién­do­se al minis­tro de Salud). Su minis­te­rio, minis­tro, está lleno de femi­nis­tas que tie­nen una agen­da úni­ca, que es la lega­li­za­ción del abor­to… Por­que reci­bi­mos la noti­cia de que habría con­ta­mi­na­ción cri­mi­nal en Rorai­ma y el Ama­zo­nas, pre­me­di­ta­da, en indios, para diez­mar aldeas y pue­blos ente­ros a fin de car­gar el bul­to al presidente”. 

Minis­tro de Eco­no­mía (feria de vani­dad): “Conoz­co pro­fun­da­men­te, en deta­lle, no de oídas. Es de leer ocho libros sobre cada recons­truc­ción de esas (Ale­ma­nia, Chi­le). Enton­ces, leí a Key­nes (…), tres veces en el ori­gi­nal, antes de lle­gar a Chica­go. Enton­ces para mí no hay músi­ca, ni dog­ma, ni bla, bla, bla”. 

Nada de esto es nue­vo. Con res­pec­to a lo que dijo el presidente
Bol­so­na­ro, bas­ta men­cio­nar que, des­pués de las elec­cio­nes fede­ra­les de
Ale­ma­nia de 1932, así se expre­só Hitler, invo­can­do la nece­si­dad de que
la dic­ta­du­ra se defien­da de la dic­ta­du­ra… de la demo­cra­cia. La fra­se de
Bol­so­na­ro sobre la nece­si­dad de armar a civi­les es idén­ti­ca a la frase
de Mus­so­li­ni: “Solo el pue­blo arma­do será libre”. La reu­nión del
Con­se­jo de Minis­tros tuvo lugar el día en que Bra­sil se acer­ca­ba a los 3
mil muer­tos por el coro­na­vi­rus (hoy ya son más de 30 mil). Este, sin
embar­go, fue un tema ausen­te. O peor, con mayor per­ver­sión, la intención
era uti­li­zar la preo­cu­pa­ción de los medios por la pan­de­mia para
avan­zar en la pér­di­da de dere­chos, los casi­nos, la pri­va­ti­za­ción, la
defo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía y la eli­mi­na­ción de las restricciones
ambien­ta­les. El sis­te­ma demo­crá­ti­co bra­si­le­ño está en un desequilibrio
tal que está expe­ri­men­tan­do un momen­to de bifur­ca­ción. Cual­quier acción u
omi­sión polí­ti­ca pue­de res­ca­tar­lo o hun­dir­lo de una vez por todas.

Tra­duc­ción: Anto­ni Agui­ló y José Luis Exeni Rodrí­guez.
* Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *