Argen­ti­na. Jor­ge Maset­ti, el perio­dis­ta que dio la vida por sus ideas

Por Manuel Torres, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​EnfoqueSUR/​7 junio 2020

Hoy, 7 de junio se con­me­mo­ra el Día del
Perio­dis­ta en Argen­ti­na. Esa desa­fian­te pro­fe­sión que impli­ca com­pro­me­ter­se con
una reali­dad, vivir­la y difundirla. 

Sería impo­si­ble ima­gi­nar­se los sucesos
his­tó­ri­cos más rele­van­tes de nues­tra his­to­ria sin dar­le lugar a las crónicas
perio­dís­ti­cas que pusie­ron en pala­bras aque­llos momen­tos cru­cia­les. Muy difícil
sería hablar de la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que sin pen­sar en las revuel­tas que John
Reed vivió en la Rusia de 1917; Muy difí­cil sería hablar de la últi­ma Dictadura
Mili­tar de Argen­ti­na sin pen­sar en Rodol­fo Walsh y su Agen­cia de Noticias
Clan­des­ti­nas; y muy difí­cil sería hablar del el esta­lli­do de la Revolución
cuba­na sin tener en cuen­ta los repor­tes que Jor­ge Maset­ti hizo des­de Sierra
Maes­tra. Entre tan­tos otros.

“Los que luchan y los que llo­ran” es el títu­lo que con­tie­ne las cró­ni­cas de la visi­ta de Jorge
Maset­ti a Cuba, en don­de entre­vis­tó a las figu­ras más con­tro­ver­sia­les del
con­ti­nen­te de aquel momen­to -y qui­zás de
aho­ra tam­bién-
, el abo­ga­do cubano Fidel Cas­tro, y el médi­co argentino
Ernes­to Gue­va­ra, el Che. 

Maset­ti fue el pri­mer perio­dis­ta argen­tino en
entre­vis­tar a los líde­res del Movi­mien­to 26 de Julio en Sie­rra Maes­tra, desde
don­de ope­ra­ban clan­des­ti­na­men­te con­tra las fuer­zas opre­so­ras del entonces
dic­ta­dor Ful­gen­cio Batis­ta. En ese momen­to, la pren­sa nacio­nal se refe­ría a
ellos como “suje­tos finan­cia­dos por
Esta­dos Uni­dos que juga­ban a la gue­rra”
. La intri­ga por cono­cer la
ver­da­de­ra his­to­ria hizo a Maset­ti poner en mar­cha un ope­ra­ti­vo para poder
lle­gar a la isla y dar con los revo­lu­cio­na­rios. Con­si­guió la visa de turis­ta y
se embar­có hacia el país cubano. Un via­je que le cam­bia­ría por com­ple­to su
mane­ra de ver la vida y el periodismo.

Aquel joven que tra­ba­ja­ba para Radio El
Mun­do, muy lejos esta­ba de ima­gi­nar­se que ter­mi­na­ría dan­do la vida por aquella
cau­sa que has­ta el momen­to des­co­no­cía y for­jan­do lazos de san­gre con los
líde­res del 26 de Julio.

Una vez en La Haba­na, y tras muchas
ten­sio­nes, Maset­ti pudo tomar un vue­lo hacia San­tia­go de Cuba para des­pués ser
tras­la­da­do hacia las sie­rras. Una tra­ve­sía que le tomó diez días de intensas
cami­na­tas sopor­tan­do bajas tem­pe­ra­tu­ras y hambruna.

Des­de el pri­mer momen­to se expu­so a los
cons­tan­tes ata­ques del ejér­ci­to de Batis­ta sobre las sie­rras. Duran­te todo el
día era víc­ti­ma de los avio­nes que dis­pa­ra­ban para “lim­piar focos
gue­rri­lle­ros”, ahí Maset­ti des­ci­fró dos cosas. La pri­me­ra, que Esta­dos Uni­dos no apo­ya­ba a Fidel Cas­tro,
ya que los avio­nes y las balas que los batis­tia­nos dis­pa­ra­ban eran de origen
nor­te­ame­ri­cano; y la segun­da, el por­qué del apo­yo y la adhe­sión masi­va de los
cam­pe­si­nos hacia los revolucionarios:
las matan­zas hacía fami­lias com­ple­tas eran un pro­ble­ma dia­rio en las zonas
agra­rias de Cuba. 

El repor­ta­je a Cas­tro y Gue­va­ra fue emitido
direc­to des­de la Sie­rra por Radio Rebel­de y re-trans­mi­ti­do por distintas
emi­so­ras de Cuba y paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. “Toda Cuba escu­cha­ba por pri­me­ra vez la voz del Coman­dan­te en Jefe del
ejér­ci­to rebel­de direc­ta­men­te des­de las mon­ta­ñas del Orien­te”,
deta­lló el
cro­nis­ta argen­tino. Fue un hito para la región y para su carre­ra personal.

Con la Revo­lu­ción triun­fan­te y en marcha,
Maset­ti fun­da y diri­ge “Pren­sa Lati­na”, una agen­cia de noti­cias con
corres­pon­sa­lías en dece­nas de paí­ses alre­de­dor del mun­do. El obje­ti­vo de este
pro­yec­to era con­tra­in­for­mar y dar la bata­lla ante las gran­des empre­sas que
mane­ja­ban des­de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa el flu­jo de la comunicación.

Pren­sa Lati­na con­tó con perio­dis­tas y
colum­nis­tas de gran pres­ti­gio en el con­ti­nen­te, como Gabriel Gar­cía Már­quez y
Rodol­fo Walsh. 

En ese momen­to en nues­tra región varios
paí­ses esta­ban some­ti­dos a dic­ta­du­ras mili­ta­res, lo que hizo que varias
corres­pon­sa­lías de Pren­sa Lati­na fue­ran clau­su­ra­das por pre­sio­nes comandadas
des­de el Depar­ta­men­to de Esta­do yan­kee y la CIA.

Den­tro de sus prin­ci­pa­les haza­ñas, se
encuen­tra la cober­tu­ra de la inva­sión en Pla­ya Girón. Una incur­sión terrorista
de cuba­nos en el exi­lio tuvo el obje­ti­vo de gol­pe de Esta­do en el país. Allí
estu­vo Maset­ti con su equi­po perio­dís­ti­co, que fue tes­ti­go de cómo las milicias
cuba­nas derro­ta­ron a los inva­so­res, quie­nes con­ta­ron con el apo­yo mili­tar de
los Esta­dos Uni­dos. Los cap­tu­ra­dos fue­ron some­ti­dos a jui­cios públi­cos en donde
el perio­dis­ta argen­tino tomó pala­bra en los inte­rro­ga­to­rios, lle­van­do a estos a
con­fe­sar los víncu­los con el país nor­te­ame­ri­cano y la moti­va­ción eco­nó­mi­ca que
reci­bie­ron para inva­dir a Cuba.

Real­men­te había logra­do su obje­ti­vo de
ins­ta­lar­se como una fuer­te y com­pe­ti­ti­va agen­cia de noti­cias en todo el mundo,
dán­do­le voz a quie­nes nun­ca la habían teni­do. Esto hizo a Maset­ti tener que
lidiar con cons­tan­tes pre­sio­nes exter­nas e inter­nas, lo que lo lle­vó a
aban­do­nar la direc­ción de Pren­sa Lati­na. Sin embar­go, su com­pro­mi­so y lealtad
hacia la Revo­lu­ción con­ti­nuó creciendo.

Lue­go de lle­var ade­lan­te ope­ra­ti­vos para la
entre­ga de arma­men­to a revo­lu­cio­na­rios en Arge­lia, Maset­ti deci­de ampliar la
Revo­lu­ción a su país de ori­gen, Argen­ti­na. Fun­dó el Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro del
Pue­blo y lue­go de entre­nar a sus reclu­tas, entró a Sal­ta, pro­vin­cia del norte
argen­tino, des­de don­de ope­ra­ría clan­des­ti­na­men­te y lucha­ría con­tra las Fuerzas
Armadas.

Tras hacer algu­nos anun­cios falli­dos para
con­vo­car al pue­blo a suble­var­se, el gru­po coman­da­do por Maset­ti fue
inter­cep­ta­do por gen­dar­mes y redu­ci­do, des­ar­ti­cu­lan­do a los gue­rri­lle­ros y
con­tac­tos que tenían en dis­tin­tas pro­vin­cias del país. 

Maset­ti fue vis­to por últi­ma vez en la ciudad
de Orán, en Sal­ta. Su cuer­po des­apa­re­ció mien­tras era víc­ti­ma de una emboscada
que rea­li­za­ba Gen­dar­me­ría para cap­tu­rar­lo. Y has­ta el momen­to no fue hallado.
Tenía 34 años.

Invo­car a Maset­ti en este Día del Periodista
es reco­no­cer a quien fue más allá de sus pala­bras y deci­dió encar­ni­zar la lucha
por cons­truir el país y el mun­do que soña­ba. Tam­bién impli­ca hacer el esfuerzo
de sepa­rar el perio­dis­mo de las gran­des empre­sas de la comunicación. 

A
dia­rio vemos en los medios que muchos perio­dis­tas son usa­dos como herramientas
para defen­der y lle­var ade­lan­te cier­tos intere­ses, que no sue­len ser los del
pue­blo. Pero en Argen­ti­na tuvi­mos gen­te como Jor­ge Ricar­do Maset­ti, quien
deci­dió luchar con­tra eso y logró lle­var las voces de Nues­tra Amé­ri­ca Lati­na a
un plano prin­ci­pal en el mundo.

“No
es decen­te, pre­tex­tan­do impar­cia­li­dad, per­ma­ne­cer indi­fe­ren­te entre el honrado
y el ladrón, el jus­to y el ase­sino o el patrio­ta y el cipa­yo”. Jor­ge Ricar­do Masetti.

7 de junio, Día del periodista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *