Perú. Otuz­co, el pue­blo que expul­só a una mine­ra en defen­sa de su cuenca

Por Álva­ro Mene­ses /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de junio de 2020

Cada cier­to tiem­po, el agri­cul­tor Olme­do Chá­vez Láza­ro de la pro­vin­cia de Otuz­co, en la sie­rra de la región La Liber­tad, se tras­la­da jun­to a otros cam­pe­si­nos a las altu­ras del cerro Urpi­llao, has­ta lle­gar a la micro­cuen­ca Sogo­chan, para dar­le man­te­ni­mien­to a sus cami­nos comu­na­les y cana­les de agua que a duras penas los abas­te­ce duran­te par­te del día: des­de las seis de la tar­de, a menos que ten­gan un tan­que o reser­vo­rio en sus casas, el agua des­apa­re­ce de sus caños has­ta la maña­na siguiente.

A fines de enero del 2018, cuan­do la tem­po­ra­da de llu­vias lle­ga­ba a su fin, a Olme­do jun­to a dece­nas de agri­cul­to­res les toca­ba nue­va­men­te hacer­se camino entre la male­za que cubre la ruta para lle­gar a la zona alta del cerro. Una camio­ne­ta se detu­vo y el con­duc­tor acep­tó dejar­los cer­ca a la micro­cuen­ca Sogochan.

Al bajar, Olme­do ‑que cono­ce los ros­tros de su pue­blo- repa­ró en que no se le hacía fami­liar la camio­ne­ta ni el cho­fer. Lo poco que pudo ave­ri­guar en ese momen­to fue que el suje­to era par­te de un gru­po de tra­ba­ja­do­res de una mine­ra bra­si­le­ra Vale y que aca­ba­ban de lle­gar a la zona en bus­ca de mine­ra­les. Lo que pudo cono­cer des­pués sobre esa mine­ra, sin embar­go, des­ató la orga­ni­za­ción de los habi­tan­tes de todo el pue­blo para mar­char en defen­sa de su microcuenca.

Cada cier­to tiem­po, los agri­cul­to­res de Otuz­co suben al cerro Urpi­llao para dar­le man­te­ni­mien­to a sus cami­nos comu­na­les y cana­les de agua. Foto: Juan Zapata.

Micro­cuen­ca en peligro

Días des­pués de lo suce­di­do, un folle­to ver­de que pre­sen­ta­ba el pro­yec­to de explo­ra­ción de mine­ra­les ‘Epo­su­yay’ en Otuz­co lle­gó a manos de Olme­do. El volan­te, con infan­ti­les grá­fi­cos, afir­ma­ba que el pro­yec­to no se ubi­ca­ría en el cerro Urpi­llao ni que usa­ría agua de la micro­cuen­ca Sogo­chan, úni­ca fuen­te de agua del pueblo.

Con esa mis­ma infor­ma­ción, la mine­ra Vale ya había rea­li­za­do dos talle­res infor­ma­ti­vos en varios case­ríos de Otuz­co. La infor­ma­ción que se encuen­tra en su Decla­ra­ción de Impac­to Ambien­tal, en cam­bio, es con­tra­dic­to­ria e inclu­so fue obser­va­da por la Auto­ri­dad Nacio­nal del Agua (ANA) y el Minis­te­rio de Ener­gía y Minas: el mis­mo docu­men­to téc­ni­co sos­tie­ne que para el pro­yec­to se toma­ría agua de la micro­cuen­ca Sogo­chan como pun­to de cap­ta­ción de agua.

Con una inver­sión de 4 millo­nes 551 mil 828 dóla­res, el pro­yec­to ‘Epo­su­yay’ de la mine­ra Vale esti­mó que nece­si­ta­ría cer­ca de 18 mil 420 litros de agua por día para las 24 per­fo­ra­cio­nes que pla­nea rea­li­zar para la explo­ra­ción de mine­ra­les en Otuz­co duran­te once meses.

La micro­cuen­ca Sogo­chan, ubi­ca­da en el cerro Urpi­llao, es la úni­ca fuen­te de agua que abas­te­ce al pue­blo de Otuz­co. Foto: Juan Zapata.

En la zona don­de se harían las exca­va­cio­nes tam­bién exis­ten, por lo menos, 13 tipos de plan­tas inclui­das en la Lis­ta Roja de espe­cies ame­na­za­das de la Unión Inter­na­cio­nal para la Con­ser­va­ción de la Natu­ra­le­za (UICN), 11 ubi­ca­das en la cate­go­ría de “Preo­cu­pa­ción Menor”, una espe­cie cali­fi­ca­da como “En Peli­gro” y otra como “Vul­ne­ra­ble”. Ade­más, se halla­ron espe­cies de ani­ma­les en la Lis­ta Roja de la UICN por encon­trar­se “casi amenazadas”. 

El mis­mo estu­dio de impac­to ambien­tal de ese pro­yec­to reco­no­ce que “este bos­que alber­ga espe­cies de gran impor­tan­cia para la bio­di­ver­si­dad nacio­nal, ade­más de espe­cies de flo­ra y fau­na endé­mi­cas o pro­te­gi­das para la con­ser­va­ción”. Para Olme­do, en cam­bio, es más que un bos­que: “Esta­mos en peli­gro de que­dar­nos sin agua, ellos traen un equi­po que hacen hue­cos hon­dos, hon­dos… que podrían cru­zar­se con cana­les inter­nos y secar, por ejem­plo, un puquio (manan­tial), y desaparecería”.

Olme­do ni siquie­ra nece­si­ta salir de su región para ima­gi­nar lo que podría pasar­le a su pue­blo. El agri­cul­tor de Otuz­co sabe que en Cur­gos, un dis­tri­to ubi­ca­do en la pro­vin­cia de Sán­chez Carrión (La Liber­tad), el 70% de habi­tan­tes no tie­ne des­agüe y que hay casi 15 case­ríos de zonas rura­les que no cono­cen el agua pota­ble. “No que­re­mos eso para nues­tro pue­blo”, concluye.

El diri­gen­te Olme­do Chá­vez, seña­lan­do el lugar don­de se rea­li­za­rían las per­fo­ra­cio­nes para explo­rar mine­ra­les. Foto: Juan Zapata.

Pese a los ries­gos encon­tra­dos en el estu­dio de impac­to ambien­tal, el docu­men­to téc­ni­co del pro­yec­to fue apro­ba­do por la Auto­ri­dad Nacio­nal del Agua, mien­tras que el Minis­te­rio de Ener­gía y Minas auto­ri­zó el ini­cio de las exca­va­cio­nes. Al ente­rar­se, Olme­do que­dó con­fu­so, y un temor esca­lo­frian­te lo inva­dió cuan­do cono­ció más sobre el pasa­do de la mine­ra detrás del proyecto. 

El mor­tal pasa­do de Vale

Tres años antes de lle­gar a Otuz­co, exac­ta­men­te el 5 de noviem­bre del 2015, a las 3:30 de la tar­de, colap­só el gigan­tes­co embal­se Fun­dao de 3,4 millo­nes de metros cua­dra­dos (62 veces más gran­de que el esta­dio del Bar­ce­lo­na), lleno de resi­duos mine­ros que lucía como lodo color ladri­llo y arra­só con el pue­blo Ben­to Rodrí­guez, del esta­do de Minas Gerais, en Brasil.

La estruc­tu­ra colap­sa­da le per­te­ne­cía a la empre­sa Samar­co, con­tro­la­da por las com­pa­ñías BHP Billi­ton y Vale. Solo en la pri­me­ra media hora de la tra­ge­dia ambien­tal, el derra­me car­ga­do de arse­nio, cad­mio, plo­mo, cro­mo, niquel, mer­cu­rio y otros meta­les pesa­dos y tóxi­cos, dejó 19 muer­tos y con­ti­nuó su cur­so por el río Doce, has­ta lle­gar a los pue­blos Para­ca­tu de Bai­xo y Ges­tei­ra. Cien­tos des­apa­re­cie­ron jun­to a sus casas.

Tra­yec­to del derra­me de resi­duos mine­ros que con­ta­mi­nó las aguas de por lo menos tres pue­blos del esta­do de Minas Gerais, en Brasil.

En su momen­to, el gobierno bra­si­le­ño cali­fi­có el acci­den­te como un “catás­tro­fe ambien­tal”. Y pudo evi­tar­se: en 2009, la empre­sa Samar­co encar­gó la ela­bo­ra­ción de un plan de ges­tión de ries­gos a una con­sul­to­ra espe­cia­li­za­da de Sau Pau­lo, para que reali­cen un moni­to­reo dia­rio de la infra­es­truc­tu­ra del embal­se, ela­bo­ren un pro­to­co­lo de aler­tas para las pobla­cio­nes ale­da­ñas, cons­tru­yan diques que deten­gan un posi­ble derra­me, ins­ta­len sire­nas y mon­ten simu­la­cros. El ser­vi­cio, con la excu­sa de redu­cir cos­tos, final­men­te no se concretó.

Dicho desas­tre ambien­tal no fue el úni­co que sal­pi­có sobre el nom­bre de la mine­ra Vale. El 25 de enero del año pasa­do, des­de el medio­día, una ava­lan­cha de 13 millo­nes de tone­la­das del mis­mo color naran­ja ladri­llo y car­ga­do con los mis­mos meta­les pesa­dos, inun­dó el pue­blo de Bru­ma­dinho, tam­bién del esta­do de Minas Gerais.

El desas­tre, que dejó más de 300 víc­ti­mas mor­ta­les, des­apa­re­ci­dos y con­ta­mi­nó el río Para­ope­ba que abas­te­ce a 48 muni­ci­pios, tam­bién pudo evi­tar­se. Según una inves­ti­ga­ción del medio digi­tal The Inter­cept, la mine­ra Vale cono­cía las defi­cien­cias de ese embal­se por un infor­me ela­bo­ra­do en 2015 que enume­ró fallas de segu­ri­dad como grie­tas y ero­sio­nes super­fi­cia­les. Esa infor­ma­ción fue omi­ti­da en el Infor­me de Impac­to Ambien­tal del 2017 de esa represa.

En 2019, otro derra­me de resi­duos mine­ros tam­bién arra­só con otro pue­blo del esta­do de Minas Gerais. Foto: Mau­ro Pimentel/​Getty Images.

El hallaz­go del por­tal bra­si­le­ño es con­tun­den­te: “Lo que des­cu­bri­mos, y está docu­men­ta­do y con­fir­ma­do por el inge­nie­ro res­pon­sa­ble del pro­ce­so de licen­cia, es que la infor­ma­ción impor­tan­te sobre la segu­ri­dad de la pre­sa que­dó fue­ra del docu­men­to publi­ca­do por la com­pa­ñía para la comu­ni­dad afec­ta­da por el proyecto”.

Por ese desas­tre, en enero de este año la Fis­ca­lía pre­sen­tó una acu­sa­ción por homi­ci­dio con dolo y deli­tos ambien­ta­les con­tra 16 altos fun­cio­na­rios e inge­nie­ros de Vale, entre ellos el exdue­ño de la empre­sa, Fabio Sch­var­ts­man, quien sema­nas antes de la tra­ge­dia habría reci­bi­do un correo anó­ni­mo que le aler­tó: “las bal­sas están al lími­te”. Todos ellos podrían ter­mi­nar con 30 años de cárcel.

A la marcha

Des­de Otuz­co, y con una sen­sa­ción de peli­gro pró­xi­mo, Olme­do tomó su moto y reco­rrió los rin­co­nes de su pue­blo has­ta for­mar el Fren­te de Defen­sa del Medio Ambien­te y la Agri­cul­tu­ra del Cerro Urpi­llao y sus Micro­cuen­cas. El 23 de mayo de 2018, Olme­do pudo reu­nir a 20 diri­gen­tes de dife­ren­tes case­ríos de Otuz­co y acor­dar las medi­das que toma­rían con­tra Vale.

Una de las medi­das pac­ta­das fue el envío de car­tas a los minis­te­rios del Ambien­te, Salud, y Ener­gía y Minas, don­de pidie­ron infor­ma­ción sobre los posi­bles ries­gos que el pro­yec­to podría traer a la pobla­ción. Solo el MINEM res­pon­dió, acla­ran­do que la mine­ra Vale haría explo­ra­ción del lugar, mas no la explotaría.

“Pero quién invier­te más de cua­tro millo­nes de dóla­res para solo explo­rar un lugar”, se pre­gun­ta Olmedo.

Otuz­co. Foto: Juan Zapata.

Otuz­co no era el úni­co lugar en la mira de Vale. Solo has­ta el año pasa­do, la empre­sa reali­zó por lo menos 18 pedi­dos para explo­rar mine­ra­les den­tro de áreas con­si­de­ra­das reser­vas bio­ló­gi­cas en Pará y el Ama­zo­nas de Bra­sil, según los repor­tes de la Agen­cia Nacio­nal de Mine­ría de ese país.

El temor de Olme­do se repli­có entre sus pai­sa­nos y dio pie a la pri­me­ra mar­cha con­tra el pro­yec­to a fines de junio de 2018, que reu­nió a cer­ca de 200 agri­cul­to­res de Otuz­co. Recién en la cuar­ta mar­cha, el Fren­te de Defen­sa del Medio Ambien­te y la Agri­cul­tu­ra logró movi­li­zar a más de mil loca­les en con­tra del pro­yec­to has­ta que Vale se reti­ró del pueblo.

Tras cua­tro masi­vas movi­li­za­cio­nes, la pobla­ción de Otuz­co logró que la mine­ra Vale se reti­re del pue­blo. Foto: AMAS.

Sin embar­go, la licen­cia otor­ga­da por el Minis­te­rio de Ener­gía y Minas para explo­rar mine­ra­les en la zona sigue vigen­te. Y las aler­tas de Olme­do y el pue­blo también.

FUENTE: Way​ka​.pe 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *