Colom­bia. Bru­tal repre­sión a cam­pe­si­nos de Gua­via­re y Meta

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de junio de 2020. 

Ante las recla­ma­cio­nes de las comu­ni­da­des de la región Gua­ya­be­ro, el gobierno da res­pues­ta con el incre­men­to del pie de fuer­za mili­tar, la lle­ga­da de refuer­zo del ESMAD, pero de nin­gu­na mane­ra apa­re­cen las soluciones.

La Fun­da­ción por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio del Orien­te y Cen­tro de Colom­bia (DHOC), Orga­ni­za­ción No Guber­na­men­tal, sin áni­mo de lucro, que pro­mue­ve el res­pe­to y la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos (DDHH) y el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio (DIH), denun­cia­mos públi­ca­men­te y recha­za­mos la vio­la­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les de los cam­pe­si­nos en la región del Río Gua­ya­be­ro en los depar­ta­men­tos del Gua­via­re, del Meta.

Aler­ta­mos y lla­ma­mos a las auto­ri­da­des loca­les y depar­ta­men­ta­les, a las auto­ri­da­des nacio­na­les civi­les y mili­ta­res para que se inves­ti­gue y cas­ti­gue las vio­la­cio­nes a los DDHH que se están pre­sen­tan­do con­tra los cam­pe­si­nos de la región del río Gua­ya­be­ro, al igual que a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, el sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das, sus ofi­ci­nas de DDHH en Colom­bia y segun­da misión de veri­fi­ca­ción del acuer­do de paz, a la MAPP-OEA y a las orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de los DDHH para que se veri­fi­que lo siguiente:

Hechos:

El día 3 de junio del pre­sen­te, des­em­bar­ca­ron en la vere­da Ter­cer Mile­nio de la región del Gua­ya­be­ro varios heli­cóp­te­ros, con inte­gran­tes del Escua­drón Anti­dis­tur­bios ESMAD, quie­nes lle­va­ban la orden de disol­ver la con­cen­tra­ción de los más de mil (1.000) cam­pe­si­nos que se encuen­tran ade­lan­tan­do una pro­tes­ta pací­fi­ca en bus­ca de lograr solu­cio­nes eco­nó­mi­cas para el sus­ten­to de sus fami­lias, y quie­nes de mane­ra vio­len­ta fue­ron empu­ja­dos, a lle­gar, has­ta las ori­llas del Río Guayabero.

En los cho­ques que el ESMAD ori­gi­nó con­tra los cam­pe­si­nos, quie­nes espe­ra­ban al gobierno depar­ta­men­tal y nacio­nal y sus ins­ti­tu­cio­nes para con­cer­tar los pla­nes para cam­biar sus cul­ti­vos de uso ilí­ci­to por cul­ti­vos líci­tos, hay con­fir­ma­dos 4 cam­pe­si­nos heri­dos, tam­bién, al pare­cer hay algu­nos cam­pe­si­nos cap­tu­ra­dos, y otros varios des­apa­re­ci­dos, moti­va­do por el ata­que que hizo el escua­drón anti­dis­tur­bios de la fuer­za públi­ca, razón por la cual se requie­re tomar medi­das inme­dia­tas a esta pro­ble­má­ti­ca y se inves­ti­guen los hechos allí ocurridos.

La agre­si­vi­dad de la fuer­za públi­ca, que arre­me­te con­tra el cam­pe­si­na­do, como la solu­ción del gobierno nacio­nal a la pro­ble­má­ti­ca de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y la per­ma­nen­cia de los cam­pe­si­nos en la región, que lle­ga­ron para hacer patria empu­ja­dos por el gobierno en la déca­da de los años 70 del siglo pasa­do, para colo­ni­zar y defen­der los terri­to­rios de la inva­sión extran­je­ra, y que hoy reci­ben como pago la judi­cia­li­za­ción, el des­po­jo, al tra­tar de sacar­los de las tie­rras que han tra­ba­ja­do toda su vida, pero que, ade­más, las recla­ma­cio­nes y pro­pues­tas del cam­pe­si­na­do no han sido aten­di­das, no exis­te nin­gún pro­nun­cia­mien­to, ni solu­cio­nes reales a la pro­ble­má­ti­ca expues­tas por los cam­pe­si­nos de la región.

Ade­más, las tro­pas que se encuen­tran en la región, incum­plen el por­te de los ele­men­tos de pro­tec­ción y bio­se­gu­ri­dad impues­tos por el gobierno nacio­nal, a tra­vés de los decre­tos pre­si­den­cia­les en el mar­co de la decla­ra­ción de emer­gen­cia para evi­tar posi­bles con­ta­gios a las comu­ni­da­des de la región.

Igual­men­te, con­ti­núa la preo­cu­pa­ción entre los líde­res de la pro­tes­ta en la vere­da Ter­cer Mile­nio por la pre­sen­cia de inte­gran­tes de las tro­pas que han lle­ga­do al sitio, posi­ble­men­te con­ta­gia­dos con el virus de la pan­de­mia del covid-19, lo que haría que lle­ga­ra la pan­de­mia a la región y con­ta­mi­na­ra al cam­pe­si­na­do que pro­du­ce los alimentos.

Otros ante­ce­den­tes

El día domin­go 18 a las 02:30 de la maña­na se escu­chan unos dis­pa­ros en ráfa­ga en dos o tres oca­sio­nes en la casa de un vecino, a las 6 de la maña­na se tras­la­da al sitio una comi­sión con el pre­si­den­te de la Jun­ta de Acción Comu­nal encon­tran­do la casa del vecino don­de se habían escu­cha­do los dis­pa­ros, rodea­da de ejér­ci­to. En la casa tam­bién se encon­tra­ban per­so­nas adul­tas y niños.

Ante la pre­gun­ta de la comi­sión al ejér­ci­to sobre los dis­pa­ros escu­cha­dos, este argu­men­tó que habían sido ata­ca­dos y que ellos se habían defen­di­do. Esta situa­ción deja muchas dudas y todo apun­ta a que fue más un mon­ta­je de los militares.

En los mis­mos hechos impac­tan una vaca en la pata delan­te­ra dere­cha. Se pasó el infor­me y mani­fies­tan que ellos res­pon­den por la dro­ga y envían un fras­co de oxi­te­tra­ci­cli­na y un tarro de lepe­si, el vete­ri­na­rio le hace una ciru­gía y entre­ga una fór­mu­la que jun­to con la dro­ga que ya le había apli­ca­do suma el valor de $320.000.

Al día siguien­te, un dele­ga­do de la comi­sión se diri­gió a Puer­to Rico para infor­mar­le al coro­nel Vás­quez sobre la situa­ción, res­pon­dien­do que él man­dó un anti­bió­ti­co y el res­to que le cobre a la gue­rri­lla. La res­pues­ta es algo iló­gi­ca e irres­pe­tuo­sa y de muy mal gus­to, además.

Los cam­pe­si­nos siem­pre han mani­fes­ta­do que «Cul­ti­var la coca para ellos es un pro­ble­ma, pero es lo úni­co que les pro­vee los recur­sos para mal vivir con sus fami­lias, pues sacar un cul­ti­vo de los pro­duc­tos de la región es dema­sia­do cos­to­so, por­que el dine­ro que reci­ben por la ven­ta de sus pro­duc­tos no alcan­za para pagar el trans­por­te de los pro­duc­tos des­de sus fin­cas a los mer­ca­dos cer­ca­nos, es decir, entre­gan la pro­duc­ción y que­dan debiendo.

Lla­ma­mien­to

Hace­mos un lla­ma­do a la defen­so­ría del pue­blo, la ofi­ci­na de DDHH del sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das, a MAPP-OEA, la segun­da misión de ONU, a las comi­sio­nes de paz del con­gre­so de la repú­bli­ca (Sena­do y Cáma­ra) a fin de que se hagan pro­nun­cia­mien­tos en defen­sa de quie­nes recla­man la solu­ción al pro­ble­ma de los cul­ti­vos de uso ilícito.

Soli­ci­ta­mos:

Se inves­ti­guen los hechos ocu­rri­dos en la vere­da Ter­cer Mile­nio duran­te los ope­ra­ti­vos de la fuer­za públi­ca con­tra cam­pe­si­nos des­ar­ma­dos que han deja­do heri­dos a quie­nes defien­den su dere­cho a exis­tir en esa región.

Se con­for­me una comi­sión huma­ni­ta­ria, inte­gra­da por las orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de DDHH, Fun­da­ción DHOC y otras, los orga­nis­mos del sis­te­ma de nacio­nes Uni­das (ONU – DD HH; 2da misión de veri­fi­ca­ción del acuer­do final de paz), la MAPP-OEA, la defen­so­ría del pue­blo, la pro­cu­ra­du­ría gene­ral de la nación y sus dele­ga­das en los depar­ta­men­tos de Meta y Gua­via­re, los Gober­na­do­res de los depar­ta­men­tos del Meta y el Gua­via­re, los alcal­des de los muni­ci­pios de San José del Gua­via­re y Vis­ta Her­mo­sa, entre otros, para que se des­pla­ce al lugar de los hechos a fin de veri­fi­car lo ocu­rri­do allí y reco­ger los tes­ti­mo­nios de los cam­pe­si­nos que se encuen­tran hacien­do resis­ten­cia a la erra­di­ca­ción forzada.

San José del Gua­via­re, junio 4 de 2020.

(*) Fun­da­ción por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y el DIH del Orien­te y Cen­tro Colombiano

* Fuen­te: Pacocol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *