Bra­sil. La dere­cha ha fra­ca­sa­do nue­va­men­te (Opi­nión)

Por Emir Sader. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 6 de junio de 2020. 

La his­to­ria de la dere­cha bra­si­le­ña es una his­to­ria suce­si­va de fra­ca­sos. Bra­sil fue lide­ra­do, inin­te­rrum­pi­da­men­te, por la dere­cha, has­ta la cri­sis de 1929.

La res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis cayó uná­ni­me­men­te en la derecha,
por­que era libe­ral y el libe­ra­lis­mo per­mi­tió que la cri­sis se
exten­die­ra, con su opi­nión de que el mer­ca­do pro­du­ce perió­di­ca­men­te una
cri­sis, pero el mis­mo recons­tru­ye a la eco­no­mía, las empre­sas más
frá­gi­les quie­bran, mien­tras que las más sóli­das sal­drían más fuer­tes y
la eco­no­mía segui­ría ade­lan­te. Pero esa vez la rece­sión fue más profunda
que nun­ca, el des­em­pleo en los Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra alcan­zó el
30%, y el mer­ca­do no pudo res­tau­rar la eco­no­mía y el empleo.

Todas
las reac­cio­nes fue­ron anti­neo­li­be­ra­les, ya sea el fas­cis­mo, la URSS o
el Esta­do del bien­es­tar. Esto, con Roo­se­velt regre­san­do a Key­nes, se
con­vir­tió en el mode­lo de gobierno hege­mó­ni­co duran­te déca­das. Europa
tuvo tres déca­das de pleno empleo. Un pre­si­den­te de dere­cha en los
Esta­dos Uni­dos, como Richard Nixon, lle­gó a decir, a prin­ci­pios de la
déca­da de 1970: «Todos somos key­ne­sia­nos». Quien imple­men­tó el Estado
del bien­es­tar en Euro­pa no fue pre­do­mi­nan­te­men­te la socialdemocracia,
sino la dere­cha, en Ale­ma­nia, Ita­lia, Fran­cia, Ingla­te­rra, por lo que
este tipo de esta­do fue con­sen­sua­do. Duran­te déca­das, no se habló de
edu­ca­ción pri­va­da, sino de edu­ca­ción públi­ca. El libe­ra­lis­mo desapareció
de la esce­na polí­ti­ca, con­si­de­ra­da una ideo­lo­gía exó­ti­ca, que defendía
posi­cio­nes anti­es­ta­ta­les, com­ple­ta­men­te con­tra­rias al consenso
mayoritario.

En Bra­sil, la dere­cha fue derro­ta­da suce­si­va­men­te des­de que fue
derro­ta­da por la revo­lu­ción de Getu­lio Var­tas, en 1930. Su último
pre­si­den­te, antes de 1930, Washing­ton Luis, se des­ta­có por la
decla­ra­ción de que «el pro­ble­ma social es un asun­to de la policía».
Des­pués del gobierno de Var­gas, la dere­cha fue derro­ta­da sucesivamente.
La caí­da de Getu­lio, en 1945, no repre­sen­tó el fin del getu­lis­mo, que
con­ti­nuó con el pro­pio Getu­lio en 1950.

La dere­cha se con­cen­tró en las ofen­si­vas gol­pis­tas, coor­di­na­das por
la Escue­la Supe­rior de Gue­rra, fun­da­da por Gol­bery do Couto e Sil­va y
Cas­te­lo Bran­co ‑los mis­mas que final­men­te lide­ra­ron el gol­pe de 1964-.
El sui­ci­dio de Var­gas en 1954, pos­pu­so la dic­ta­du­ra duran­te diez años,
pero antes de eso, el gobierno de Kubits­chek repre­sen­tó un cambio
estruc­tu­ral impor­tan­te, con la lle­ga­da de inver­sio­nes masi­vas desde
EEUU, con la indus­tria del auto­mo­triz como el pun­to mas avan­za­do, que
cam­bió la direc­ción del desa­rro­llis­mo bra­si­le­ño, aho­ra bajo la hegemonía
del capi­tal extran­je­ro. Gou­lart fue vice pre­si­den­te de Kutitschek,
mos­tran­do cómo los sec­to­res popu­la­res esta­ban subor­di­na­dos en el nuevo
blo­que gubernamental.

La mayor vic­to­ria de la dere­cha en la his­to­ria de Bra­sil no ocurrió
de mane­ra demo­crá­ti­ca, sino a cau­sa del gol­pe de esta­do de 1964, que
ter­mi­nó con un perío­do de ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca y afir­mó un modelo
eco­nó­mi­co que, para el capi­ta­lis­mo bra­si­le­ño, fue efi­cien­te. Afir­mó el
camino bra­si­le­ño como una alter­na­ti­va en Amé­ri­ca Lati­na, alla­nan­do el
camino para otras dic­ta­du­ras, en Uru­guay, Chi­le y Argen­ti­na, que sin
embar­go no tuvie­ron éxi­to, por­que per­die­ron el final del ciclo expansivo
del capi­ta­lis­mo, uti­li­za­do por Bra­sil. La dic­ta­du­ra mili­tar fue el
perío­do más exi­to­so para la dere­cha bra­si­le­ña. En la democratización,
logró derro­tar una sali­da de amplia rede­mo­cra­ti­za­cion del país y puso
en mar­cha un mode­lo eco­nó­mi­co dis­tin­to. El gobierno de Sar­ney fue una
vic­to­ria para la dere­cha, al evi­tar una sali­da hacia la izquier­da de la
dic­ta­du­ra, pero fue un fra­ca­so polí­ti­co como gobierno.

La otra gran vic­to­ria de la dere­cha se dio en el perío­do neoliberal,
con los gobier­nos de Collor y Car­do­so. Se las arre­gla­ron para imponer
la ideo­lo­gía neo­li­be­ral. Polí­ti­ca­men­te derro­ta­ron a Lula y al PT tres
veces segui­das, dos de ellos en la pri­me­ra ron­da. Pare­cía que
ente­rra­rían a la izquier­da y con­sa­gra­rían al neo­li­be­ra­lis­mo, con la
con­de­na del Esta­do, del gas­to públi­co, de los dere­chos de los
tra­ba­ja­do­res, con el ajus­te fis­cal como un valor abso­lu­to. El fin del
ciclo getu­lis­ta, anun­cia­do por FHC, tenía la inten­ción de pasar la
pági­na de la divi­sión dere­cha-izquier­da, de las alter­na­ti­vas de
izquier­da al neo­li­be­ra­lis­mo, del lide­raz­go de Lula, del PT, de los
sin­di­ca­tos y de todos los movi­mien­tos sociales.

Fue una vic­to­ria para la dere­cha cam­biar la cen­tra­li­dad de los
pro­ble­mas socia­les, en el país más des­igual del con­ti­nen­te más
des­igual, a la agen­da neo­li­be­ral: infla­ción, gas­to exce­si­vo e
inefi­cien­te del Esta­do, el mer­ca­do como el mejor asig­na­dor de recursos,
que han per­ma­ne­ci­do en la opi­nión públi­ca has­ta hoy, excep­to en los
años de los gobier­nos del PT. La infla­ción fue con­te­ni­da pero, sin
polí­ti­cas socia­les, la des­igual­dad social aumen­tó, la rece­sión tuvo
lugar, jun­to con el des­em­pleo. La vic­to­ria se con­vir­tió en una derrota.

Los
años de los gobier­nos del PT fue­ron la mayor derro­ta de la derecha
has­ta aho­ra en la his­to­ria de Bra­sil. Bra­sil vivió sus años más
vir­tuo­sos, con desa­rro­llo eco­nó­mi­co, dis­tri­bu­ción del ingre­so, reducción
de las des­igual­da­des, aumen­to de la inclu­sión social. La economía
cre­ció sin una infla­ción incon­tro­la­da o un des­equi­li­brio des­or­de­na­do en
las cuen­tas públi­cas. El défi­cit de la segu­ri­dad social dis­mi­nu­yó, con
la crea­ción de más de 20 millo­nes de empleos for­ma­les. El suel­do mínimo
subió un 70% por enci­ma de la infla­ción. La demo­cra­cia polí­ti­ca se
man­tu­vo ple­na­men­te, al igual que la liber­tad de pren­sa. La ima­gen de
Bra­sil en el mun­do nun­ca ha sido tan bue­na, el país pro­yec­tó a Lula como
el líder polí­ti­co mun­dial más importante.

Derro­ta­da
la dere­cha en cua­tro elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, ha inten­ta­do sabo­tear a
los gobier­nos del PT des­de su ini­cio. Acu­sa­cio­nes de corrupción,
apo­ya­das por accio­nes ile­ga­les de sec­to­res del Poder Judicial,
com­pli­ci­dad silen­cio­sa con otros, cam­pa­ñas en los medios para
des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos, final­men­te movi­li­za­cio­nes para generar
el cli­ma que hizo posi­ble el gol­pe del 2016 en con­tra de Dil­ma Rousseff.

Nue­va y abru­ma­do­ra vic­to­ria para la dere­cha. ¿Que pasó? Hace cuatro
años, pode­mos dar­nos cuen­ta del desas­tre en el que tuvo lugar la acción
con­cer­ta­da de la dere­cha: medios de comu­ni­ca­ción, empre­sas, poder
judi­cial: en el mayor desas­tre de la his­to­ria de Bra­sil, con una
rece­sión y des­em­pleo récord, con un des­cré­di­to mun­dial sin precedentes
en el país, con más de mil bra­si­le­ños ase­si­na­dos dia­ria­men­te, sin
nin­gu­na acción efec­ti­va por par­te del gobierno. Bra­sil se encuen­tra sin
gobierno, sin pre­si­den­te, gene­ran­do la peor cri­sis de su his­to­ria, en
manos de la derecha.

Una vez más, la dere­cha ha falla­do, mos­tran­do lo que tie­ne para ofre­cer al país. Bol­so­na­ro es el resul­ta­do de la acción de dere­cha. El Bra­sil de hoy es el pro­duc­to de lo que la dere­cha tie­ne para ofre­cer al país. La izquier­da ha mos­tra­do, con los gobier­nos del PT, su pro­pues­ta para Bra­sil y la vali­dez de la pola­ri­za­ción entre dere­cha e izquier­da, con pro­yec­tos radi­cal­men­te con­tra­dic­to­rios para nues­tro país.

* Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *