Argen­ti­na. La REDH con­tra el racis­mo y la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal policial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 junio 2020

El capí­tu­lo Argen­ti­na de la Red en Defen­sa de la Huma­ni­dad,
lla­ma a una refle­xión impres­cin­di­ble sobre los dere­chos huma­nos y la
con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca en nues­tro país y el mun­do. Mani­fies­ta su total
recha­zo a toda for­ma de abu­so poli­cial en nues­tro país, se solidariza
con las víc­ti­mas y quie­re acom­pa­ñar polí­ti­cas acti­vas de su erradicación
ins­ti­tu­cio­nal por par­te del gobierno nacio­nal y pro­vin­cia­les . Se une
asi­mis­mo al pue­blo esta­dou­ni­den­se que lucha en estas horas con­tra el
racis­mo y la opre­sión poli­cial ejer­ci­da sobre todo con­tra los colectivos
afro­des­cen­dien­tes y otras minorías.

En Argen­ti­na, la heren­cia antidemocrática,
vela­da­men­te fas­cis­ta y desin­te­gra­do­ra de los dere­chos civi­les que la
ges­tión de Mau­ri­cio Macri dejó al país, se man­tie­ne aún con graves
con­se­cuen­cias sobre los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos y mar­gi­na­les de
nues­tra Patria, como son los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de las etnias Qom
en el Cha­co y Mapu­che en Neu­quén y Río Negro, víc­ti­mas sis­te­má­ti­cas de
tor­tu­ras, ame­dren­ta­mien­to y vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca por par­te de fuerza
poli­cia­les loca­les, con anuen­cia de sus altos man­dos y protección
polí­ti­ca en algu­nos casos.

La recien­te actua­ción de nume­ro­sos agentes
de la Poli­cía del Cha­co que pres­tan ser­vi­cio en la Comi­sa­ría Ter­ce­ra de
Fon­ta­na con­tra una fami­lia qom, segui­da de tor­tu­ras, abu­sos y graves
ame­na­zas de muer­te, no pue­de que­dar impu­ne y debe­ría ser moti­vo de
con­tra­lo­res polí­ti­cos, judi­cia­les y civi­les inme­dia­tos y drás­ti­cos, pues
refle­jan un sta­tu quo repre­si­vo muy enquis­ta­do en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad chaqueña.

Enten­de­mos que estas prác­ti­cas, residuos
putre­fac­tos de tiem­pos dic­ta­to­ria­les y refor­za­dos ‑has­ta estimulados-
duran­te el gobierno de Cam­bie­mos bajo la arqui­tec­tu­ra represiva
de su minis­tra de segu­ri­dad, Patri­cia Bull­rich, no tie­nen cabi­da en la
Argen­ti­na actual, cuyo Gobierno es garan­te y defen­sor de todos los
dere­chos de toda la pobla­ción, fun­da­men­tal­men­te de las víc­ti­mas y
sec­to­res más desfavorecidxs.

La
suce­sión de los gra­ves hechos de repre­sión, tor­tu­ra y muer­te, de Luis
Espi­no­za en Tucu­mán, de Flo­ren­cia Mora­les y de Fan­co Maran­gue­llo en San
Luis y de Lucas Barrios ‑gati­llo fácil en Isla Maciel- remi­te a la la
nefas­ta heren­cia, al dete­rio­ro éti­co y axio­ló­gi­co que Cam­bie­mos prohijó
duran­te cua­tro años, razón por la cual exhor­ta­mos al Gobierno nacional
del Fren­te de Todos, Todas y Todes a no des­cui­dar ni rela­jar la mirada
ante estos suce­sos en este con­tex­to de pan­de­mia, remar­can­do la necesidad
de enca­rar pro­fun­das refor­mas cul­tu­ra­les y demo­crá­ti­cas en la formación
de los y las inte­gran­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad y de lxs
fun­cio­na­rixs del Poder Judi­cial de la Nación y las justicias
provinciales.

Con la memo­ria de la polí­ti­ca de Seguridad
del gobierno macris­ta intac­ta, nece­si­ta­mos repu­diar el oportunismo
polí­ti­co y la caren­cia de éti­ca de la diri­gen­cia del PRO, el ataque
inusi­ta­do al Secre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos Hora­cio Pie­tra­ga­lla por
par­te del dipu­tado Negri y la des­ver­gen­za e impu­ni­dad de la ex ministra
Patri­cia Bullrich.

Con la mis­ma vehe­men­cia, en el mar­co de la
cons­truc­ción de un Esta­do Social de Dere­cho y de Jus­ti­cia, exi­gi­mos una
polí­ti­ca con­ti­nua­da y muy fir­me de las auto­ri­da­des nacio­na­les y
pro­vin­cia­les con­tra el abu­so poli­cial y toda prác­ti­ca aje­na al Esta­do de
Derecho.

Por últi­mo, la REDH se suma a los recla­mos del pue­blo de los Esta­dos Uni­dos que, sumi­do en con­di­cio­nes socia­les devas­ta­do­ras, res­pon­de con un legi­ti­mo y nece­sa­rio levan­ta­mien­to a la vio­len­cia cri­mi­nal des­em­bo­za­da y racis­ta que sufre des­de hace siglos. La muer­te del ciu­da­dano afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd puso de mani­fies­to una vez más la con­ta­mi­na­ción nazi-racis­ta que ver­te­bra sus fuer­zas poli­cia­les y des­nu­dó, nue­va­men­te, la natu­ra­le­za anti­de­mo­crá­ti­ca y bru­tal de la Admi­nis­tra­ción Trump, ejem­plo per­fec­to del dete­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal y éti­co de la mayor poten­cia mun­dial que, mien­tras des­car­ga su furia impe­rial con­tra los pue­blos y nacio­nes inde­pen­dien­tes del mun­do, no pue­de disi­mu­lar ni escon­der la tra­ge­dia y lucha que se des­plie­ga hoy en sus entrañas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *