Esta­do Espa­ñol. Comu­ni­ca­do de la Comu­ni­dad Negra, Afri­ca­na y Afro­des­cen­dien­te de Espa­ña (CNAAE)

CNAAE, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 05 de junio de 2020

Este domin­go 7 de junio, nos vamos a con­cen­trar en Madrid, Bil­bao, Bar­ce­lo­na, Mur­cia, Mála­ga, Zara­go­za, Mallor­ca, islas Cana­rias, Tarra­go­na, Valen­cia, Cór­do­ba y Rota (Cádiz) en dife­ren­tes hora­rios para denun­ciar el ase­si­na­to racis­ta de nues­tro her­mano Geor­ge Floyd a manos de Derek Chau­vin, un supre­ma­cis­ta blan­co per­te­ne­cien­te al cuer­po de poli­cía de Min­nea­po­lis (Min­ne­so­ta).

Noso­tras y noso­tros, la comu­ni­dad negra, afri­ca­na y afro­des­cen­dien­te de Espa­ña, per­so­nas del pue­blo gitano, de Abya Yala, magre­bíes, ára­bes, musul­ma­nas y asiá­ti­cas, jun­to con el res­to de per­so­nas alia­das anti­rra­cis­tas, sabe­mos que este ase­si­na­to no es una cues­tión pun­tual, sino que res­pon­de a la vio­len­cia his­tó­ri­ca y estruc­tu­ral a la que son some­ti­das las per­so­nas negras en Esta­dos Unidos. 

Sin embar­go, el racis­mo ins­ti­tu­cio­nal y social anti-negro no solo es una cues­tión de EE.UU. En dife­ren­tes par­tes del mun­do, de mane­ra diver­sa, vemos cómo este aten­ta con­tra las vidas negras, tan­to de for­ma direc­ta, con el ase­si­na­to físi­co; como de for­ma indi­rec­ta, con las con­di­cio­nes de pobre­za estruc­tu­ral, explo­ta­ción labo­ral y fal­ta de opor­tu­ni­da­des a las que somos some­ti­das. Hemos podi­do ver que el COVID-19, no solo ha ser­vi­do para jus­ti­fi­car la vio­len­cia con­tra los cuer­pos negros, como hemos vis­to en otros terri­to­rios, sino que tam­bién ha gol­pea­do dura­men­te a nues­tras comu­ni­da­des. Son nues­tros cuer­pos negros los que se encuen­tran en los pues­tos de tra­ba­jo más pre­ca­rios, a los cua­les se les nie­ga el acce­so a la sani­dad y a los que se encie­rra en vivien­das pau­pé­rri­mas situa­das en barrios insalubres. 

Esta situa­ción de la comu­ni­dad negra en el mun­do es una heren­cia direc­ta del perio­do de escla­vi­za­ción, secues­tro y comer­cio de per­so­nas negras, del colo­nia­lis­mo y del neo­co­lo­nia­lis­mo. Nues­tra denun­cia va diri­gi­da a todo un sis­te­ma que se cons­tru­ye des­de la mar­gi­na­li­za­ción, explo­ta­ción, cri­mi­na­li­za­ción y ase­si­na­to de nues­tros cuer­pos negros. 

Por todo esto, no pode­mos dejar de rela­cio­nar el ase­si­na­to racis­ta de Geor­ge Floyd con las muer­tes de nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos en el Mar Medi­te­rrá­neo, con las más de 15 per­so­nas negras muer­tas en Tara­jal (Ceu­ta), con las muer­tes de Sam­ba Mar­ti­ne, Lucre­cia Pérez o Mame Mba­ye, con la vio­len­cia con­tra un menor negro y dos muje­res negras por par­te de dos poli­cías loca­les de la Bis­bal d’Empordà (Giro­na), con el res­to de vidas negras arre­ba­tas por el racis­mo ins­ti­tu­cio­nal y social que hay en Espa­ña. Asi­mis­mo, exis­te una rela­ción direc­ta con las con­di­cio­nes de pobre­za y explo­ta­ción labo­ral en las que vivi­mos gran par­te de noso­tras. Muchas sabe­mos que, aun­que es ile­gal, la dis­cri­mi­na­ción en el ámbi­to labo­ral es una prác­ti­ca común en nues­tro mer­ca­do de tra­ba­jo: negar­se a con­tra­tar a per­so­nas negras, dis­cri­mi­na­ción sala­rial, los pla­zos, con­di­cio­nes y pri­vi­le­gios de con­tra­ta­ción o la segre­ga­ción o pri­va­ción de opor­tu­ni­da­des labo­ra­les por cues­tio­nes rela­cio­na­das con la raza, el color, la reli­gión, el géne­ro, la orien­ta­ción sexual o la nacionalidad. 

Lle­va­mos déca­das denun­cian­do el racis­mo ins­ti­tu­cio­nal y social que vive la comu­ni­dad negra, afri­ca­na y afro­des­cen­dien­te en este país. Lo hici­mos en el año 2016 en el Infor­me de la Socie­dad Civil Afri­ca­na y Afro­des­cen­dien­te sobre el racis­mo en Espa­ña, que se remi­tió al Sr. Pas­tor Elías Muri­llo para su estu­dio por par­te del Comi­té de Nacio­nes Uni­das para la Eli­mi­na­ción de la Dis­cri­mi­na­ción Racial en su sesión del 26 de abril de 2016, en la ciu­dad de Nue­va York. Tam­bién se hizo cons­tar en el infor­me que el Gru­po de Tra­ba­jo de Exper­tos para los afro­des­cen­dien­tes de la ONU ela­bo­ró en 2018 sobre la situa­ción de las per­so­nas negras, afri­ca­nas y afro­des­cen­dien­tes de Espa­ña, don­de se manifestó: 

– Que la pobla­ción negra es 42 veces más pro­pen­sa a ser seña­la­da en los puer­tos y el trans­por­te públi­co por par­te de las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad del Esta­do y empre­sas pri­va­das de segu­ri­dad, sim­ple­men­te por el color de su piel. 

– Que la dis­cri­mi­na­ción racial está pre­sen­te en todos los ámbi­tos de la socie­dad, des­de los cen­tros esco­la­res has­ta el mer­ca­do de tra­ba­jo, pasan­do por la vivien­da, la sani­dad y otros ser­vi­cios sociales. 

– Que las per­so­nas migran­tes negras son encar­ce­la­das en los Cen­tros de Inter­na­mien­tos de Extran­je­ros, a pesar de ser ésta una vio­la­ción de dere­chos fundamentales. 

– Tam­bién su preo­cu­pa­ción por las con­di­cio­nes de insa­lu­bri­dad en las que viven los tra­ba­ja­do­res migran­tes afri­ca­nos en los cam­pos, par­ti­cu­lar­men­te los de Almería. 

– Asi­mis­mo, mani­fes­ta­ron que la fal­ta de datos des­glo­sa­dos por ori­gen étni­co o de raza, con­de­na­ba a la comu­ni­dad negra, afri­ca­na y afro­des­cen­dien­te a ser invi­si­bi­li­za­da, impi­dien­do así encon­trar solu­cio­nes efi­ca­ces con­tra el racis­mo, la dis­cri­mi­na­ción racial y la exclu­sión social. 

– Igual­men­te, su preo­cu­pa­ción por la situa­ción de las muje­res negras, disi­den­tes sexua­les, afri­ca­nas y afro­des­cen­dien­tes, dado que ellas se enfren­ta­ban a una tri­ple dis­cri­mi­na­ción: machis­mo, racis­mo y cla­sis­mo. De igual mane­ra, seña­la­ban que las per­so­nas negras en Espa­ña se enfren­tan a des­igual­da­des y a múl­ti­ples for­mas de dis­cri­mi­na­ción por moti­vos de raza, color, géne­ro, orien­ta­ción sexual y creen­cias religiosas. 

– Ade­más, la nece­si­dad de una revi­sión de la Ley de Extran­je­ría con miras a ser más
res­pe­tuo­sa con los dere­chos de las per­so­nas migran­tes y soli­ci­tan­tes de asilo. 

– Del mis­mo modo, el deber del Gobierno espa­ñol de revi­sar asi­dua­men­te los libros de tex­to y otros mate­ria­les edu­ca­ti­vos para ase­gu­rar­se de que refle­jen con pre­ci­sión los hechos his­tó­ri­cos rela­ti­vos a tra­ge­dias y atro­ci­da­des del pasa­do; en par­ti­cu­lar la escla­vi­tud, la tra­ta de per­so­nas afri­ca­nas escla­vi­za­das y el colo­nia­lis­mo. El Gobierno debe dar una mayor visi­bi­li­dad a la his­to­ria y la cul­tu­ra de los afro­des­cen­dien­tes a tra­vés de museos, monu­men­tos, artes visua­les y otros medios. 

– Por últi­mo, reco­men­dó que el Gobierno de Espa­ña se apo­ya­se en un dis­cur­so nacio­nal sobre jus­ti­cia res­tau­ra­do­ra para hacer fren­te a las injus­ti­cias his­tó­ri­cas. En cola­bo­ra­ción con la socie­dad civil, las auto­ri­da­des espa­ño­las deben apli­car ple­na­men­te el pro­gra­ma de acti­vi­da­des del Dece­nio Inter­na­cio­nal, en torno a los tres temas del reco­no­ci­mien­to, la jus­ti­cia y el desa­rro­llo de los afrodescendientes. 

La denun­cia de estas situa­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción racial se amplía en el comu­ni­ca­do que la comu­ni­dad negra, afri­ca­na y afro­des­cen­dien­te en Espa­ña ela­bo­ró sobre la ter­ce­ra sesión Examen Perió­di­co Uni­ver­sal (EPU) del 22 de abril de 2020. 

Como se com­prue­ba, la comu­ni­dad negra, afri­ca­na y afro­des­cen­dien­te de Espa­ña, lle­va años hacien­do inci­den­cia polí­ti­ca para que nues­tros dere­chos sean garan­ti­za­dos. Sin embar­go, nos hemos encon­tra­do con una cla­se polí­ti­ca, tan­to de izquier­das como de dere­chas, que igno­ra nues­tras deman­das, las ter­gi­ver­sa o se pier­den en el ges­to polí­ti­co que no pro­du­ce nin­gún cam­bio estructural. 

Toda legis­la­ción, polí­ti­ca públi­ca o medi­da con­tra el racis­mo que se reali­ce debe con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de las orga­ni­za­cio­nes negras, afri­ca­nas y afro­des­cen­dien­tes. No vamos a per­mi­tir que se siga hacien­do polí­ti­cas públi­cas sin noso­tras y nosotros. 

Hoy, una vez más, nos uni­mos para mani­fes­tar todo nues­tro apo­yo a la fami­lia de Geor­ge Floyd y a toda la comu­ni­dad negra de Esta­dos Uni­dos que está toman­do las calles bajo el gri­to de: «sin jus­ti­cia, no habrá paz».
Noso­tras, la comu­ni­dad negra afri­ca­na, afro­des­cen­dien­te en Espa­ña, sal­dre­mos a las calles para dejar cla­ra una cosa: al igual que dije­ron nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas, los cha­le­cos negros de Fran­cia, «el mie­do tie­ne que cam­biar de bando». 

Las vidas negras impor­tan, no para­re­mos has­ta erra­di­car el racis­mo estruc­tu­ral de nues­tras socie­da­des. Ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción. Poder negro. 

En este link pue­des leer y adhe­rir­te al comu­ni­ca­do de la pla­ta­for­ma: https://​bit​.ly/​3​d​C​G​hB3

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *