EE.UU. Emi­lia Gon­zá­lez, acti­vis­ta inmi­gran­te: “El racis­mo sis­té­mi­co mata len­ta­men­te a nues­tras comu­ni­da­des todos los días”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 5 de junio de 2020.

¿Creer que las negras y los negros segui­mos sien­do escla­vi­za­dos y
estig­ma­ti­za­dos en este siglo? Sí. Nos siguen matan­do, golpeando,
humi­llan­do y dis­cri­mi­nan­do por­que naci­mos con piel negra. La gen­te que
hace uso del poder se ensa­ña. Por eso es muy real ver a un poli­cía de
Esta­dos Uni­dos azo­tar, ase­si­nar bru­tal­men­te o indu­cir la muer­te a un
ciu­da­dano negro y más cuan­do el racis­mo está tan natu­ra­li­za­do en ese
país.

A Geor­ge Floyd lo arres­ta­ron y lue­go le pro­vo­ca­ron la muerte.
Ensa­ñar­se con un negro, hacer­se del poder, cum­plir con el exter­mi­nio y
depu­rar a la huma­ni­dad ente­ra de lo oscu­ro y de lo infe­rior. Toda­vía, en
el siglo XXI, la supre­ma­cía blan­ca logra aca­bar con la gen­te de origen
afro. No impor­ta si vives en el país, posi­cio­na­do en el mun­do, como el
más garan­te de todas las libertades.

Era un hom­bre de 46 años, tenía una hija. Estu­vo pre­so en algún
momen­to. Aca­ba­ba de per­der su empleo como guar­dia de segu­ri­dad en un
res­tau­ran­te de Mineá­po­lis debi­do a la pan­de­mia. A nadie le impor­ta, era
afroamericano.

Había naci­do en Hous­ton, Texas, pero vivía en St. Louis Park,
Min­ne­so­ta. Los medios rese­ñan que Geor­ge fue dete­ni­do por uti­li­zar un
bille­te fal­so de 20 dóla­res en una tien­da de taba­co. Si eres negro
siem­pre esta­rás bajo sospecha.

El 25 de mayo, Geor­ge fue arres­ta­do. Un poli­cía blan­co le cla­vó la
rodi­lla en el cue­llo. Estu­vo ocho minu­tos y 46 segun­dos así, él decía
cons­tan­te­men­te que no podía res­pi­rar. Per­dió la cons­cien­cia. Nadie se
inmu­tó. Qué impor­ta, era negro.

Alba TV pro­fun­di­zó en el tema. Dimos con Emi­lia Gon­zá­lez Avalos,
acti­vis­ta por los dere­chos de los inmi­gran­tes y los negros, mexi­ca­na e
inmi­gran­te de EEUU. Ella es hija y nie­ta de alba­ñi­les mexi­ca­nos que se
ins­ta­la­ron en el país norteamericano.

Con­ver­sa­mos con Emi­lia. Sus opi­nio­nes nos per­mi­tie­ron pul­sar la
reac­ción de la comu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na en Min­ne­so­ta lue­go del asesinato
de Geor­ge. De mino­ría a mino­ría siguen acti­vos en las calles.

¿Cómo se movi­li­za el movi­mien­to negro o afro en EEUU des­pués del ase­si­na­to de Geor­ge Floyd?

Min­ne­so­ta es un lugar pro­gre­sis­ta, polí­ti­ca­men­te hablan­do. El área
don­de el señor Floyd fue ase­si­na­do es un barrio mul­ti­rra­cial, de clase
tra­ba­ja­do­ra y de izquier­da. En esos barrios como Pow­derhorn, Phillips,
Cor­co­ran viven las comu­ni­da­des olvi­da­das por el neoliberalismo
mine­so­tano. Sin embar­go es una comu­ni­dad rica en rela­cio­nes y lazos.
Cuan­do Geor­ge Floyd fue ase­si­na­do el movi­mien­to en las calles fue casi
ins­tan­tá­neo debi­do a la his­to­ria de lucha de esos barrios. La
resis­ten­cia está pro­fun­da­men­te gra­ba­da en la memo­ria his­tó­ri­ca de la
comu­ni­dad negra, de color y de cla­se tra­ba­ja­do­ra de ese lugar. La
efer­ves­cen­cia acu­mu­la­da por años de negli­gen­cia, des­igual­dad y de
racis­mo estalló.

¿Cuál ha sido la acción más con­tun­den­te para exten­der y con­ta­giar la reac­ción de recha­zo a este acto racista?

El levan­ta­mien­to pací­fi­co y la toma de las calles echan­do mano a la
des­obe­dien­cia civil son las tra­di­cio­nes más usa­das en la resistencia
local. Sin embar­go, algu­nos líde­res negros han seña­la­do que ellos
his­tó­ri­ca­men­te habían miti­ga­do la des­truc­ción públi­ca, sin conseguir
resul­ta­dos impor­tan­tes. En esta oca­sión, no se metie­ron en el camino y
deja­ron que la ira colec­ti­va siguie­ra su cur­so natu­ral. Por un lado, se
vio la rebe­lión en actos anar­quis­tas en los esta­ble­ci­mien­tos de las
gran­des cor­po­ra­cio­nes y por el otro, tam­bién se hizo espa­cio para
infil­tra­ción de gru­pos racis­tas nacio­na­lis­tas que apro­ve­cha­ron el
momen­to para ata­car nego­cios de gen­te de color, cla­se tra­ba­ja­do­ra e
inclu­so asal­tar y que­mar hoga­res del área.

¿Es posi­ble que se des­ate una gue­rra civil des­pués de este
hecho, con­si­de­ran­do que la pobla­ción civil está arma­da y ya se han visto
focos de enfren­ta­mien­to en las protestas?

Esa es la agen­da trum­pis­ta, des­atar una gue­rra civil sien­do Minnesota
uno de los esta­dos que ha indi­ca­do en su camino la reelec­ción. Si bien
no será una gue­rra civil con fren­te públi­co en las calles, se está
levan­tan­do una serie de ata­ques supre­ma­cis­tas nacio­na­lis­tas que no
pen­sa­mos que van a parar con el apa­ci­gua­mien­to de las calles o con la
con­so­li­da­ción de las deman­das de la comu­ni­dad negra. Se está detonando
una nue­va era de terror supre­ma­cis­ta que actua­rá cobar­de­men­te bajo las
som­bras y la lega­li­dad de la cuar­ta enmien­da y el cobi­jo polí­ti­co de la
admi­nis­tra­ción trumpista.

¿De qué mane­ra está ins­ti­tu­cio­na­li­za­do el racis­mo? ¿Esto no será otro hecho más que pron­to se olvidará?

El racis­mo está ins­ti­tu­cio­na­li­za­do en toda la vida y ope­ra­ción de
este país. Recor­de­mos que este es el pri­mer Esta­do-Nación que nació
racis­ta y capi­ta­lis­ta con la escla­vi­tud y la pro­pie­dad de los negros, el
geno­ci­dio indí­ge­na y la auto-posi­ción geo­po­lí­ti­ca basa­da en la Doctrina
Mon­roe. Con ello, todos los sis­te­mas están coop­ta­dos inten­cio­nal­men­te o
no, a per­pe­tuar el poder y a la explo­ta­ción labo­ral, cul­tu­ral y
eco­nó­mi­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y multirracial.

Las bre­chas racia­les en Min­ne­so­ta son pro­fun­das y se refle­jan en
todos los sis­te­mas: edu­ca­ción, desa­rro­llo eco­nó­mi­co, salud y bienestar,
segu­ri­dad, vivien­da, etc. El racis­mo sis­té­mi­co mata len­ta­men­te a
nues­tras comu­ni­da­des todos los días.

¿Qué resal­ta­ría más como ejem­plo para el mun­do de su lucha por los dere­chos civiles?

Lo más impor­tan­te es el lide­raz­go y la voz de la gen­te joven negra.
Es impor­tan­te hablar del saqueo his­tó­ri­co y la explo­ta­ción sis­té­mi­ca de
las vidas negras. Los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos y neoliberales
con­de­nan la vio­len­cia con­tra un edi­fi­cio pero hablan poco de la
vio­len­cia his­tó­ri­ca de un país que es un Esta­do racis­ta y neoliberal.

Tam­bién es impor­tan­te recu­pe­rar nues­tras luchas his­tó­ri­cas. Hoy, a
todo el mun­do le gus­ta ves­tir una cami­sa con la ima­gen de Zapa­ta, del
Che o del EZLN y no recuer­dan que fue­ron rebe­lio­nes armadas,
levan­ta­mien­tos mili­tan­tes dis­pues­tos a poner el pelle­jo en la línea.

El neo­li­be­ra­lis­mo nos entre­ga la ver­sión mas­ti­ca­da de Mal­colm X,
Ghan­di y la Madre Tere­sa para ocul­tar el eco­sis­te­ma alza­do en
resis­ten­cia que con­tri­bu­yó recia­men­te al cambio.

¿Con­si­de­ran que este es el comien­zo del colap­so esta­dou­ni­den­se, como dice el edi­to­rial del New York Time? ¿Coin­ci­den

No lo sé. No hay que sub­es­ti­mar. Lo que sí sé es que las generaciones
que vie­nen están ponien­do aten­ción y que la gen­te está can­sa­da de la
explo­ta­ción, la des­truc­ción del pla­ne­ta, las gue­rras capi­ta­lis­tas y los
gobier­nos fas­cis­tas. La dere­cha reli­gio­sa neo­li­be­ral es fuer­te, tiene
recur­sos y no se deja­rá erra­di­car tan fácilmente.


María Mer­ce­des Cobo/​Alba TV

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *