Cuba. El Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Refor­ma Agra­ria cum­ple hoy 61 años de creado

Los cam­pe­si­nos cuba­nos cele­bran este
jue­ves el ani­ver­sa­rio 61 de la crea­ción del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de
Refor­ma Agra­ria (INRA), inmer­sos en los esfuer­zos por incrementar,
diver­si­fi­car la pro­duc­ción y alcan­zar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria de la
nación.

La fun­da­ción del INRA por el Coman­dan­te en Jefe, Fidel Cas­tro, en
1959 per­mi­tió eje­cu­tar las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les relacionadas
con la refor­ma agra­ria y con­ver­tir al cam­pe­si­na­do en pro­pie­ta­rio de sus
tie­rras y pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal del pro­yec­to social ini­cia­do en enero
de ese año.

Seis déca­das des­pués, el com­pro­mi­so asu­mi­do por los trabajadores
agro­pe­cua­rios adquie­re una impor­tan­cia estra­té­gi­ca para la nación
cari­be­ña, en un con­tex­to inter­na­cio­nal mar­ca­do por la cri­sis económica
agra­va­da por la pan­de­mia del Covid-19, y el recru­de­ci­mien­to del bloqueo
de Esta­dos Unidos.

De ahí que Cuba insis­ta en poten­ciar sus pro­pias reser­vas para
pro­du­cir ali­men­tos y dis­mi­nuir las impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos, por lo
que esti­mu­la la siem­bra de cul­ti­vos de dife­ren­tes ciclos, el
auto­abas­te­ci­mien­to local y el máxi­mo apro­ve­cha­mien­to de las tierras
esta­ta­les ocio­sas en usufructo.

La estra­te­gia inclu­ye el fomen­to de orga­no­pó­ni­cos y huer­tos inten­si­vos, así como la agri­cul­tu­ra urba­na, sub­ur­ba­na y familiar.

En un recien­te encuen­tro con los gober­na­do­res de todas las provincias
del país y del muni­ci­pio espe­cial Isla de la Juven­tud, el jefe de
Esta­do cubano, Miguel Díaz-Canel, reite­ró la nece­si­dad de pre­ver la
siem­bra de cul­ti­vos resis­ten­tes a los efec­tos de even­tos meteorológicos.

Insis­tió en la nece­si­dad de poten­ciar esas plan­ta­cio­nes aprovechando
la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por el país que per­mi­te la pro­duc­ción por
bio­tec­no­lo­gía de semi­llas de pro­ba­da calidad.

Sub­ra­yó, asi­mis­mo, la nece­si­dad de dina­mi­zar la comer­cia­li­za­ción de
los pro­duc­tos des­de diver­sas varian­tes, con alter­na­ti­vas que permitan
ges­tio­nar, tam­bién nivel local direc­ta­men­te con los pro­duc­to­res y llevar
los pro­duc­tos al mercado.

El reto está en bus­car cons­tan­te­men­te otras mane­ras de comer­cia­li­zar y
dis­tri­buir pro­duc­tos para que estas acti­vi­da­des sean más eficientes,
apun­tó, al tiem­po que des­ta­có la urgen­cia de agi­li­zar los trá­mi­tes para
con­ce­der las entre­gas de tie­rras soli­ci­ta­das en usufructo.

Cuba des­ti­na anual­men­te mon­tos millo­na­rios para la impor­ta­ción de
ali­men­tos, de ahí que la agri­cul­tu­ra está lla­ma­da a con­ver­tir­se en la
prin­ci­pal fuen­te de ali­men­ta­ción por lo que se esti­mu­la el desarrollo
del sec­tor cam­pe­sino y un mayor enca­de­na­mien­to productivo.

Fuen­te: Pren­sa Lati­na (Cola­bo­ra­ción de RC)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *