Colom­bia. Ins­tru­men­to polí­ti­co de la estra­te­gia de EEUU con­tra Venezuela

Por Martha Orte­ga. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de junio de 2020. 

La
his­to­ria colom­bia­na recien­te debe­mos enten­der­la a par­tir del auge de la
mega indus­tria mun­dial del nar­co­trá­fi­co que cabal­ga sobre el conflicto
arma­do más lar­go de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea, y que con fre­cuen­cia es
pues­to en segun­do plano. Esto ocu­rre, entre otras cosas, para evitar
expli­car sus cau­sas y evi­den­ciar las debi­li­da­des estruc­tu­ra­les de la
ins­ti­tu­cio­na­li­dad del esta­do colom­biano en su conjunto.

Es
una reali­dad inob­je­ta­ble: el nar­co­trá­fi­co es el motor que mue­ve la
polí­ti­ca colom­bia­na y su estre­cha rela­ción con Esta­dos Uni­dos ha sido
deter­mi­na­da por la impor­tan­cia que este fac­tor de pri­mer orden tie­ne en
la agen­da política.

Ha
dado ori­gen al Plan Colom­bia con ingen­tes recur­sos a fuer­zas mili­ta­res y
poli­cia­les para “el com­ba­te con­tra el nar­co­trá­fi­co y la lucha
con­tra­in­sur­gen­te” que en gran medi­da se trans­for­ma en com­pra de equi­pos y
armas.

Tras bas­ti­do­res, la cocaí­na es su prin­ci­pal pro­duc­to de expor­ta­ción cuyo des­tino es Esta­dos Unidos.

Esta­dos Uni­dos dele­ga en Colom­bia el tra­ba­jo sucio

Des­de
la lle­ga­da de Iván Duque al poder el 7 de agos­to de 2018, la élite
colom­bia­na ha inten­ta­do por todas las vías lavar­se la cara
cri­mi­na­li­zan­do al gobierno legí­ti­mo del pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Resal­ta
que duran­te la toma de pose­sión del jefe de Nari­ño, el dis­cur­so de
Ernes­to Macías, pre­si­den­te del Con­gre­so para ese enton­ces, se planteara
la supues­ta preo­cu­pa­ción por el aumen­to del nar­co­trá­fi­co y se ratificara
la impor­tan­cia de con­tar con el apo­yo de EEUU para combatirlo.

Dijo tex­tual­men­te Macías:

“Hoy
reci­be usted un país que tie­ne el des­hon­ro­so récord de ser el primer
pro­duc­tor de cocaí­na del mun­do, más de 210 mil hec­tá­reas sem­bra­das, 921
mil tone­la­das métri­cas de cocaí­na (…) Colom­bia no pue­de que­dar­se con la
dis­cul­pa que recien­te­men­te plan­teó el ex pre­si­den­te San­tos a un medio de
comu­ni­ca­ción, cul­pan­do a los EEUU del aumen­to de los cul­ti­vos ilícitos
por­que los nue­vos con­su­mi­do­res de cocaí­na se incre­men­ta­ron en ese país.
Por el con­tra­rio, debe­mos asu­mir con deci­sión la erra­di­ca­ción y
sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos, eso sí con el apo­yo de ese gran aliado
de Colom­bia, Esta­dos Unidos”.

Un mes des­pués de la toma de pose­sión, The Inter-Ame­ri­can Dia­lo­gue (tan­que de pen­sa­mien­to nor­te­ame­ri­cano diri­gi­do a posi­cio­nar las per­cep­cio­nes esta­dou­ni­den­ses sobre temas en Amé­ri­ca Lati­na) orga­ni­zó un even­to con el can­ci­ller desig­na­do por Iván Duque, Car­los Hol­mes Tru­ji­llo, don­de tam­bién­par­ti­ci­pa­ron Fran­cis­co Carrión, emba­ja­dor de Ecua­dor en Esta­dos Uni­dos; Andrew Selee, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Polí­ti­cas Migra­to­rias; y Pedro Bure­lli, ex direc­tor externo de PDVSA.

Ex can­ci­ller y actual minis­tro de Defen­sa colom­biano, Car­los Hol­mes Tru­ji­llo. Foto: The Dialogue

El
even­to estu­vo cen­tra­do en la con­so­li­da­ción del rela­to de cómo “la
cri­sis de Vene­zue­la afec­ta a la región” y las accio­nes polí­ti­cas que
debían empren­der­se en conjunto.

Más
allá de la cono­ci­da repe­ti­ción de la narra­ti­va anti­ve­ne­zo­la­na, este
con­ver­sa­to­rio resul­tó ser una espe­cie de ofi­cia­li­za­ción de la entra­da en
esce­na del gobierno de Iván Duque en su rol de arma­dor polí­ti­co de
Esta­dos Uni­dos y su plan de inter­ven­ción con­tra Venezuela.

Duran­te
el con­ver­sa­to­rio, el mode­ra­dor Michael Schif­ter (quien tam­bién fue
direc­tor del pro­gra­ma lati­no­ame­ri­cano de la Natio­nal Endow­ment for
Demo­cracy) seña­ló que el recién elec­to pre­si­den­te Duque toma­ba su
man­da­to con preo­cu­pa­ción por la “renar­co­ti­za­ción” de las relaciones
colom­bo-esta­dou­ni­den­ses, y pre­gun­tó a Hol­mes Tru­ji­llo sobre la
“preo­cu­pan­te” posi­bi­li­dad de que, nue­va­men­te, el tema de la dro­ga fuese
la prio­ri­dad de las rela­cio­nes bila­te­ra­les, en des­me­dro del abor­da­je de
otros asun­tos, en cla­ra refe­ren­cia al con­flic­to venezolano.

Por
otra par­te, el emba­ja­dor ecua­to­riano Fran­cis­co Carrión afir­mó que su
país ha sido gene­ro­so con Colom­bia al aco­ger a 300 mil colombianos
víc­ti­mas de la vio­len­cia, y que debi­do a esta situa­ción a Ecua­dor le
resul­ta­ba casi impo­si­ble reci­bir a los migran­tes venezolanos.

La
res­pues­ta del can­ci­ller Hol­mes Tru­ji­llo fue que esta­ban dis­pues­tos a
dis­cu­tir con Ecua­dor las mejo­res sali­das a estas inquie­tu­des, pero dio
por con­clui­da la dis­cu­sión seña­lan­do que “este tipo de desacuerdos
podría afec­tar la cohe­sión polí­ti­ca nece­sa­ria entre sus paí­ses para
coor­di­nar ata­ques de dis­tin­ta índo­le con­tra Venezuela”.

Cla­ra­men­te
el can­ci­ller colom­biano deja­ba saber que la fina­li­dad de dicho evento
era pen­sar una coa­li­ción de paí­ses con­tra Vene­zue­la. Los “otros asuntos”
a los que se refe­ría Schifter.

El
infal­ta­ble momen­to “sor­pre­sa” del even­to ocu­rrió cuan­do un participante
anó­ni­mo que se iden­ti­fi­có como “habi­tan­te colom­biano del Cho­có” se
comu­ni­có vía tele­fó­ni­ca para denun­ciar que su región “sir­ve de corredor
para el paso de cuba­nos y vene­zo­la­nos que lo usan como puen­te para el
nar­co­trá­fi­co hacia Cen­troa­mé­ri­ca y EEUU, lo cual ha gene­ra­do en esta
zona un foco de violencia”.

Un con­ve­nien­te tes­ti­mo­nio a la medi­da de las inten­cio­nes anti­ve­ne­zo­la­nas de Hol­mes Tru­ji­llo y el Inter-Ame­ri­can Dialogue.

Con­trol de daños pen­sa­do des­de Washington

El
fra­ca­so de la Ope­ra­ción Gedeón lle­va­da a cabo a prin­ci­pios de mayo dejó
en cla­ra evi­den­cia el rol de Colom­bia y su papel de van­guar­dia de la
“coa­li­ción mul­ti­la­te­ral” con­tra Venezuela.

Iván
Duque y su men­tor Álva­ro Uri­be han acep­ta­do su rol como arma­do­res de la
estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos, dejan­do al des­nu­do la debilidad
ins­ti­tu­cio­nal de todo el esta­do colom­biano cuan­do su gobierno, por un
lado, ase­gu­ra no tener nada que ver con la falli­da ope­ra­ción mercenaria,
y por otro, denun­cia públi­ca­men­te la fuga de infor­ma­ción des­de sus
apa­ra­tos de segu­ri­dad que ter­mi­na­ron con­fir­man­do su participación
direc­ta en la incur­sión falli­da por las cos­tas venezolanas.

Pero
la baja más impor­tan­te de esta ope­ra­ción es la legi­ti­mi­dad del
inte­ri­na­to ima­gi­na­rio de Juan Guai­dó. ¿Cómo negar sus víncu­los con el
narcotráfico?

No obs­tan­te, los inten­tos por resu­ci­tar la estra­te­gia Guai­dó con­ti­núan des­de el think tank The Inter-Ame­ri­can Dialogue.

El 18 de mayo dicha ins­ti­tu­ción nue­va­men­te orga­ni­zó un even­to de cor­te anti­ve­ne­zo­lano deno­mi­na­do “Con­ver­sa­cio­nes con Juan Guaidó”,en el cual de nue­vo Michael Schif­ter tra­zó la línea dis­cur­si­va al afir­mar que “bus­car la mane­ra de poner fin a la pesa­di­lla que están vivien­do los vene­zo­la­nos ha sido y sigue sien­do la más urgen­te prio­ri­dad de diá­lo­go interamericano”.

Foto: The Dialogue

El
foro orga­ni­za­do por Schif­ter tuvo la par­ti­ci­pa­ción espe­cial de la ex
pre­si­den­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla, cuyas pri­me­ras palabras
expre­sa­ron “el gran honor que muy pocos jefes de esta­do han podido
tener”en refe­ren­cia al reci­bi­mien­to que le hicie­ra Donald Trump a Juan Guai­dó en la Casa Blan­ca a prin­ci­pios de febrero.

Impo­si­bi­li­ta­da
para eva­dir el tema de la falli­da Ope­ra­ción Gedeón, Chin­chi­lla se
refi­rió a lo suce­di­do el 3 de mayo como “una situa­ción a la que el
régi­men ha logra­do sacar pro­ve­cho”, sugi­rien­do a Juan Guai­dó que este
inci­den­te lo lle­va­ba nece­sa­ria­men­te a replan­tear o
recon­si­de­rar el uso de la fuer­za como uno de los esce­na­rios para
resol­ver la situa­ción en Venezuela”.

Chin­chi­lla no tuvo repa­ros en repe­tir el des­gas­ta­do man­tra de la
cul­pa es de Madu­ro” al refe­rir­se a la situa­ción nacio­nal, participando
como una pie­za menor en el anda­mia­je de con­trol de daños llevado
ade­lan­te por la mal lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal” des­pués del
fra­ca­so de la operación.

El últi­mo capí­tu­lo de la ya men­cio­na­da manio­bra de con­trol de daños para tapar la con­tun­den­cia del fra­ca­so de la Ope­ra­ción Gedeón tuvo lugar con la orga­ni­za­ción de la lla­ma­da “Con­fe­ren­cia de Donan­tes”, que se reali­zó con el supues­to obje­ti­vo de reca­bar 2 mil 800 millo­nes de dóla­res para los migran­tes vene­zo­la­nos en paí­ses latinoamericanos.

Josep Borrell, jefe de la diplo­ma­cia de la Unión Euro­pea, en la Con­fe­ren­cia de Donan­tes. Foto: EFE

En
el even­to, en nin­gún momen­to se con­si­de­ró a los miles de venezolanos
que están regre­san­do al país, huyen­do del colap­so pro­vo­ca­do por el
Covid-19 en estos paí­ses, así como de la mar­gi­na­ción, la xeno­fo­bia y la
estigmatización.

El
retorno de los vene­zo­la­nos a su país des­mo­ta un esfuer­zo dis­cur­si­vo de
varios años, per­fec­ta­men­te fabri­ca­do des­de estos tan­ques de pensamiento
con sede en Washington.

Vale
la pena pre­gun­tar­nos, des­pués de Gedeón, ¿cómo se arti­cu­la de nue­vo a
la lla­ma­da “comu­ni­dad inter­na­cio­nal”? La res­pues­ta es cla­ra: organizando
una con­fe­ren­cia de donan­tes don­de cada país exi­ge su par­te de dicho
dine­ro para for­mar par­te de la “cohe­sión mul­ti­la­te­ral con­tra el
régimen”.

Sin sor­pre­sa algu­na duran­te la con­fe­ren­cia, Iván Duque seña­ló que:

“…si
bien esta es una reu­nión don­de esta­mos hablan­do esen­cial­men­te de la
aten­ción a los refu­gia­dos, esta tie­ne que ser una opor­tu­ni­dad para
mani­fes­tar con con­tun­den­cia que si no ter­mi­na rápi­da­men­te esa dictadura
en Vene­zue­la, esa situa­ción se va agra­var”, sen­ten­cian­do tam­bién que
debía “cesar la usur­pa­ción, hacer una tran­si­ción amplia, elecciones
libres y reconstrucción”.

Que­da
en evi­den­cia que si algo tie­nen en común Guai­dó y Duque es que rinden
hono­res a los mis­mos padres fun­da­do­res, los mis­mos que aca­ban de mandar
un con­tin­gen­te de más de 800 efec­ti­vos mili­ta­res para la supues­ta lucha
anti­dro­gas en el Cata­tum­bo colombiano.

No hace fal­ta acla­rar las inten­cio­nes reales de este movimiento.

La
migra­ción vene­zo­la­na de ida o de vuel­ta, la supues­ta cri­sis humanitaria
y “la dic­ta­du­ra de Madu­ro” segui­rán sien­do las excu­sas per­fec­tas de la
oli­gar­quía colom­bia­na para no ver­se el ombli­go, para que otros no vean
su debi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, su gue­rra y su indus­tria del narcotráfico
des­ple­ga­do por la región.

Des­pués de todo, has­ta las lan­chas que se des­ama­rran allá ter­mi­nan aquí en la tie­rra de Bolívar.

* Fuen­te: Misión Ver­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *