Boli­via iría a elec­cio­nes gene­ra­les el pró­xi­mo 6 de septiembre

Por Veró­ni­ca Zapa­ta*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 junio 2020

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral de Boli­via, Sal­va­dor Rome­ro anun­cio final­men­te que envia­rá un pro­yec­to de ley a la Asam­blea Legis­la­ti­va que fija­ra un nue­vo pla­zo para rea­li­zar las elec­cio­nes gene­ra­les has­ta el 6 de sep­tiem­bre. El can­di­da­to pre­si­den­cial por el M.A.S. Luis Arce Cata­co­ra infor­mó que su fuer­za polí­ti­ca via­bi­li­zó un acuer­do con las demás fuer­zas polí­ti­cas para con­cer­tar que la fecha de elec­cio­nes sea el pró­xi­mo 6 de septiembre.

El T.S.E. Infor­mo que en las pró­xi­mas sema­nas se definirán
los pro­to­co­los para que en las acti­vi­da­des pre­pa­ra­to­rias y la mis­ma jornada
elec­to­ral se cum­pla con las debi­das medi­das de pro­tec­ción, tan­to de distanciamiento
social como de equi­pa­mien­to, a par­tir de reco­men­da­cio­nes de auto­ri­da­des nacionales
y exper­tos inter­na­cio­na­les. Por otra par­te, el secre­ta­rio gene­ral de la O.N.U.
reali­zo un pedi­do a los par­ti­dos y auto­ri­da­des para que coope­ren con el T.S.E.
en la cele­bra­ción de elec­cio­nes pací­fi­cas, tras­pa­ren­tes e inclu­si­vas: “A
soli­ci­tud del T.S.E. y con el apo­yo de la Unión Euro­pea, Sue­cia, Cana­dá y el
Rei­no Uni­do, las Nacio­nes Uni­das segui­rán brin­dan­do asis­ten­cia téc­ni­ca al
Órgano Elec­to­ral Plu­ri­na­cio­nal, inclu­so sobre las medi­das de miti­ga­ción que
per­mi­tan que las elec­cio­nes se lle­ven a cabo en las mejo­res condiciones
sani­ta­rias posi­bles”, sostuvo.

La lucha del pue­blo boli­viano para exi­gir elecciones
generales.

El 3 de mayo pasado
se pos­ter­ga­ron las elec­cio­nes gene­ra­les en el país por la emer­gen­cia sanitaria.
De esta mane­ra, por segun­da vez se ven­ció el pla­zo del man­da­to del llamado
“gobierno de tran­si­ción” de Áñez. El pri­mer ven­ci­mien­to fue el 22 de enero
cuan­do la pre­si­den­ta de fac­to, se auto pro­rro­gó el man­da­to jun­to a la asamblea
legis­la­ti­va has­ta el 3 de mayo, en un accio­nar de ava­sa­lla­mien­to al derecho
jurí­di­co. La inten­ción de los gol­pis­tas es de vol­ver a auto pro­rro­gar­se el
man­da­to, pero esta vez, de mane­ra inde­fi­ni­da uti­li­zan­do la pan­de­mia como estrategia
para man­te­ner­se de mane­ra inde­fi­ni­da en el poder, lo que fue recha­za­do por las
orga­ni­za­cio­nes sociales. 

El pue­blo boliviano
exi­ge la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes gene­ra­les para ele­gir un gobierno legítimo
y con lide­raz­go para con­vo­car a cada sec­tor de la socie­dad con el fin de
enfren­tar en con­jun­to la situa­ción dra­má­ti­ca de cri­sis sani­ta­ria y económica
que atra­vie­sa el país. Has­ta el momen­to el gobierno de fac­to no ha podido
garan­ti­zar los ele­men­tos bási­cos para enfren­tar el Covid-19, reac­ti­vos y
res­pi­ra­do­res mecá­ni­cos, des­atan­do el colap­so sani­ta­rio en Beni y San­ta Cruz. El
país se ha endeu­da­do vía F.M.I. y B.M., pero no se cono­ce el des­tino de los
fon­dos, pues no se obser­van en inver­sión en sis­te­ma sanitario. 

El 29 de abril se realizó
el pri­mer cace­ro­la­zo y petar­da­zo masi­vo a nivel nacio­nal en ple­na cuarentena
para exi­gir al T.S.E. que fije fecha de elec­cio­nes. Tras la pre­sión del pueblo,
el 30 de abril se san­cio­nó la Ley 1.297 de Pos­ter­ga­ción de las Elec­cio­nes Generales
que dio un pla­zo de 90 días para que el tri­bu­nal elec­to­ral fija­ra la fecha de las
elec­cio­nes gene­ra­les has­ta el 3 de agos­to. Áñez recha­zo la medi­da y pre­sen­tó un
ampa­ro de incons­ti­tu­cio­na­li­dad al Tri­bu­nal cons­ti­tu­cio­nal, y diferentes
gol­pis­tas siguie­ron la mis­ma línea y fue­ron rechazados.

Para lograr que se
vuel­va a retor­nar el tema elec­to­ral y reen­cau­zar al país en la vía democrática,
el pue­blo boli­viano sos­tu­vo una fuer­te lucha con medi­das de pre­sión en plena
cua­ren­te­na. Se rea­li­za­ron cua­tro cace­ro­la­zos y petar­da­zos con acatamiento
abso­lu­to, mar­chas de pro­tes­tas y nume­ro­sos blo­queos en dife­ren­tes regio­nes del
país. El pri­mer cace­ro­la­zo fue el miér­co­les 29 de abril, y los domin­gos 10, 24 y 31 de mayo a las 19 horas. Duran­te el
pri­mer y exi­to­so cace­ro­la­zo, en UNITEL el prin­ci­pal medio de comu­ni­ca­ción funcional
al gol­pe de esta­do, dis­tor­sio­na­ban la reali­dad y afir­ma­ban que el contundente
recla­mo tenía el obje­ti­vo de exi­gir la anu­la­ción de la per­so­ne­ría jurí­di­ca del
M.A.S. Uno de los blo­queos más impor­tan­tes se lle­vó a cabo en kara kara, ciudad
situa­da al sur de Cocha­bam­ba don­de se des­ató una fuer­te repre­sión con gases
lacri­mó­ge­nos y bali­nes. Tam­bién, en El Alto se repri­mió y los mili­ta­res manosearon
a una mujer mien­tras era detenida.

Ante el éxi­to de
los cace­ro­la­zos que se vivie­ron como una “noche de fes­te­jo de año nue­vo” en
Boli­via, el gobierno de fac­to deci­dió des­ple­gar a los mili­ta­res en las principales
ciu­da­des para ame­dren­tar y hacer gala de su fuer­za. Diver­sos recla­mos se fueron
suma­do a las pro­tes­tas, entre ellos, la fle­xi­bi­li­za­ción de la cua­ren­te­na para
poder ini­ciar las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas para sobre­vi­vir en medio de la
pan­de­mia del Covid.19, el recha­zo a los nume­ro­sos casos de corrup­ción del
gobierno de fac­to, el cese de la per­se­cu­ción polí­ti­ca y encar­ce­la­mien­tos, la
dero­ga­ción del decre­to que per­mi­te el uso de semi­llas trans­gé­ni­cas, etc., fue­ron cal­dean­do den­sa­men­te el cli­ma polí­ti­co y
social en el país las últi­mas semanas.

Ante la lucha del
pue­blo boli­viano, el gru­po para­mi­li­tar “Resis­ten­cia Juve­nil Cocha­la”, se
reor­ga­ni­zó y lla­mó a ata­car a los movi­mien­tos socia­les si estos con­ti­nua­ban con
los blo­queos, el pedi­do de elec­cio­nes, y como con­tra­de­man­da exi­gie­ron el cierre
de la asam­blea legis­la­ti­va y la pos­ter­ga­ción de las elecciones.

Por otro lado, una ins­ti­tu­ción que en el pasa­do apo­yó a Áñez como la iglesia
le reali­zó fuer­tes cri­ti­cas. El 10 de mayo el pre­si­den­te de la conferencia
epis­co­pal de Boli­via (C.E.B.) Mon­se­ñor Ricar­do Cen­te­llas cri­ti­co a Áñez por “preo­cu­par­se
dema­sia­do” en repar­tir car­gos a fami­lia­res y pro­rro­gar su man­da­to y no
dedi­car­se con efi­cien­cia a cui­dar la
salud de las y los bolivianos. 

Ofen­si­va mili­tar a la asam­blea legis­la­ti­va para evitar
elecciones.

La situa­ción
polí­ti­ca y social de cri­sis tuvo su pico el 21 de mayo cuan­do el coman­dan­te en
jefe de las F.F.A.A. de Boli­via general
Ser­gio Ore­lla­na ingre­só a la asam­blea legis­la­ti­va para dar un ulti­má­tum con pla­zo de una sema­na con
el fin de que se aprue­be una lis­ta de ascen­sos de mili­ta­res pre­sen­ta­da a la
asam­blea por Áñez en febre­ro pasa­do, y que la cáma­ra recha­zó el 18 de mayo siguiendo
la nor­ma­ti­va cons­ti­tu­cio­nal que esta­ble­ce que: “La pro­pues­ta de ascen­sos debe
ser envia­da por el eje­cu­ti­vo al sena­do para que esta cáma­ra en sesión reservada
aprue­be o recha­ce la pro­po­si­ción”. Eva Copa, la pre­si­den­ta del sena­do rechazó
las ame­na­zas, sos­tu­vo que no era indis­pen­sa­ble tra­tar ascen­sos en plena
pan­de­mia del Covid-19, y que ello debe­ría rea­li­zar­se pos­te­rior a la elec­ción de un gobierno democrático.

Evo Mora­les definió
a esta situa­ción como el ter­cer gol­pe, el pri­me­ro con­tra su per­so­na el 10 de
noviem­bre del 2019, el segun­do el 22 de enero cuan­do Áñez se auto pro­rro­gó el
man­da­to, no con­vo­có a elec­cio­nes gene­ra­les, se man­tu­vo en el poder y se
pre­sen­to como can­di­da­ta pre­si­den­cial para una pró­xi­ma elec­ción. Y un tercer
gol­pe o “auto­gol­pe” ante la ame­na­za de cerrar la Asam­blea Legis­la­ti­va y
gober­nar por la vía mili­tar como úni­ca opción con cie­rre de la asamblea
legis­la­ti­va de la cual dos ter­cios per­te­ne­cen al M.A.S., la dero­ga­ción de la Constitución
Polí­ti­ca de Esta­do, retro­tra­yén­do­la la de 1994 con el obje­ti­vo de evi­tar el
pro­ce­so elec­to­ral. Vol­ver a la cons­ti­tu­ción de 1994 impli­ca­ría disol­ver el Estado
Plu­ri­na­cio­nal y res­ta­ble­cer la Repú­bli­ca, con la con­si­guien­te exclu­sión de la vida polí­ti­ca y de la
dis­tri­bu­ción de la rique­za del país a los indí­ge­nas y a las mujeres.

Ante­rior­men­te el 10
de mayo Evo Mora­les reali­zó una gra­ve acu­sa­ción y exi­gió por Twitter
expli­ca­cio­nes al jefe de las F.F.A.A. que ame­na­zó a los asam­bleís­tas: “El
coman­dan­te en jefe Ore­lla­na, debe infor­mar al país por qué y para qué los nor­te­ame­ri­ca­nos entre­ga­ron en el estado
mayor el pasa­do 14 de abril, paque­tes de dine­ro y con qué fin los comandantes
reci­ben 50 mil dóla­res por día”.

Esta situa­ción de ofensiva
mili­tar a la asam­blea legis­la­ti­va, últi­mo bas­tión demo­crá­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal en pie den­tro del país pos golpe
d esta­do, se lle­vó a cabo con el silen­cio cóm­pli­ce de Áñez y su gabi­ne­te, de los
fuer­zas polí­ti­cas de dere­cha de Fer­nan­do Cama­cho y Car­los Mesa, principalmente,
y de los sec­to­res civi­les empre­sa­ria­les, medios de comu­ni­ca­ción, etc., que
apo­ya­ron el gol­pe de esta­do del 10 de noviem­bre del 2019. Por otro lado, fue
fuer­te el repu­dio a nivel mun­dial por el accio­nar anti­de­mo­crá­ti­cos del jefe de
las F.F.A.A. Ser­gio Ore­lla­na a quien se
le pidió la renun­cia y se le exi­gió res­pe­tar la cons­ti­tu­ción nacio­nal que en su
Art. 245 afir­ma: “Las F.F.A.A. son una ins­ti­tu­ción esen­cial­men­te obe­dien­te, no
deli­be­ra, no rea­li­za acción polí­ti­ca, y está suje­to a órde­nes del presidente”.

(*)Veró­ni­ca Zapata,
perio­dis­ta y psi­có­lo­ga boliviana.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *