Argen­ti­na. Ata­que a fami­lia qom: El Comi­té con­tra la Tor­tu­ra pedi­rá la deten­ción de los policías

Por Adria­na Meyer. 4 junio 2020

No hay nin­gún impu­tado en la cau­sa y la fami­lia no tie­ne abogado

Foto: Elsa Fer­nán­dez y su hijo Cris­tian, víc­ti­mas de la vio­len­cia poli­cial en Chaco. 

A pesar de las pro­fu­sión de imágenes 
sobre el ata­que, los tes­ti­mo­nios y la denun­cia urgen­te del Comi­te de
Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra en Cha­co no hay nin­gún poli­cía impu­tado por lo
suce­di­do el domin­go a la madru­ga­da en el barrio Ban­de­ra Argen­ti­na, cerca
de Resis­ten­cia. La fis­ca­lía de Dere­chos Huma­nos aún está en eta­pa de
«iden­ti­fi­ca­ción» de los uni­for­ma­dos que ingre­sa­ron a la fuer­za a la casa
de Elsa Fer­nán­dez, gol­pea­ron a sus hijos y sobrino, los lle­va­ron a la
comi­sa­ría y allí los some­tie­ron a tor­men­tos y abu­sos, entre ellos
mano­seo a una chi­ca menor de edad. «Es una bar­ba­ri­dad, ya ten­drían que
estar dete­ni­dos, están los nom­bres de los que apa­re­cen en el video, el
OCI (Organo de Cons­trol Ins­ti­tu­cio­nal) y el Minis­te­rio de Jus­ti­cia está
apor­tan­do docu­men­ta­ción, pidió ofi­cio urgen­te al hos­pi­tal donde
cer­ti­fi­ca­ron las lesio­nes de las víc­ti­mas y a la jefa­tu­ra poli­cial el
libro de la comi­sa­ría, y piden que se acer­quen tes­ti­gos que hayan visto
lo suce­di­do», expli­có a Página/​12 Sil­vio del Bal­zo, pre­si­den­te del Comité. 

«No hay impu­tados, la fis­ca­lía dicen que son seis
los poli­cías iden­ti­fi­ca­dos pero que tie­ne que ter­mi­nar de determinar
res­pon­sa­bi­li­da­des y recién enton­ces pedi­rán las inda­ga­to­rias
«,
agre­gó. De Bal­ze con­fir­mó que a los sos­pe­cho­sos de los delitos
gra­ví­si­mos que denun­cia­ron Elsa Fer­nán­dez, Cris­tian Fer­nán­dez, Alejandro
Sara­via y Rebe­ca Garay se les qui­tó la «cha­pa» y el arma, y están en sus casas
sus­pen­di­dos en el car­go. En teo­ría no pue­den salir por el aislamiento
social obli­ga­to­rio, pero algu­nos de sus com­pa­ñe­ros fue­ron vis­tos por el
barrio Fon­ta­na, ame­dren­tan­do a tes­ti­gos. La fami­lia sería asis­ti­da por
la Defen­so­ría Públi­ca, has­ta aho­ra no tie­nen repre­sen­ta­ción legal
oficial.

«El domin­go a la maña­na toma­mos cono­ci­mien­to de lo que pasó a tra­vés de la Mesa Mul­ti­sec­to­rial Femi­nis­ta, hubo unas fami­lias tiran­do pie­dras con­tra la comi­sa­ría 3ra, y un par de poli­cías salie­ron a correr­los. Inclu­so hubo un for­ce­jeo, pero las per­so­nas agre­di­das lue­go no tenían nada que ver con los que per­se­guía la poli­cía. Y pasó lo que todos vimos», indi­có De Bal­ze al refe­rir­se a las imá­ge­nes del ingre­so a la fuer­za en la casa de estas fami­lias qom, a las que el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez cali­fi­có de «inacep­ta­bles» . 

En las pri­me­ras horas tras­cen­dió que esta­ba interviniendo
la secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos pro­vin­cial, de modo que el Comi­té se
haría a un cos­ta­do por­que con­si­de­ró que sus fun­cio­na­rios harían la
denun­cia y darían asis­ten­cia a las víc­ti­mas con el órgano dis­pues­to para
esa tarea. Sin embar­go, en el barrio sólo esta­ban las mili­tan­tes de la
Mesa Mul­ti­sec­to­rial Femi­nis­ta y la APDH (Asam­blea Per­ma­nen­te por los
Dere­chos Huma­nos). Así, la úni­ca denun­cia for­mal pre­sen­ta­da has­ta el momen­to fue la de ese orga­nis­mo, que depen­de del Esta­do pero es autó­no­mo del mismo.

«El
infor­me con­tie­ne fotos, lo envia­mos a la fis­ca­lía de Dere­chos Humanos
por correo ofi­cial con carác­ter de urgen­te, tam­bién fui­mos a la
comi­sa­ría por­que esta­mos auto­ri­za­dos a ingre­sar por la ley 17.098 que
creó este meca­nis­mo de pre­ven­ción de la tor­tu­ra a nivel nacio­nal, es
como el equi­va­len­te a un Defen­sor del Pue­blo», expli­có De Bal­zo. Chaco
fue el pri­mer lugar en que se creó a raíz del ase­si­na­to de Juan Ángel Gre­co,
un arte­sano de 24 años que falle­ció tras ser dete­ni­do ile­gal­men­te y
alo­ja­do en una cel­da que lue­go fue incen­dia­da, el 4 de julio de 1990 en
la Comi­sa­ría de Puer­to Vilelas. 

Más allá de la que­re­lla de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos, el Comi­té final­men­te deci­dió pre­sen­tar­se tam­bién en la cau­sa para pedir la deten­ción de los poli­cías invo­lu­cra­dos,
que son muchos más que seis, inclu­so por­que algu­nos actua­ron vestidos
de civil, algo ile­gal pero que, según De Bal­ze, es común en Cha­co. «No
se están hacien­do bien las cosas, el gobierno pro­vin­cial debío con­vo­car a todos los organismos
para bajar los deci­be­les de la situa­ción, están salien­do a reclamar
otros sec­to­res de la socie­dad que dicen que son ‘lacras’, enton­ces la
fami­lia tie­ne que saber que se va a hacer jus­ti­cia», dijo el presidente
del Comi­té en diá­lo­go con este diario. 

El gober­na­dor Jor­ge Capi­ta­nich no hizo nin­gún pro­nun­cia­mien­to públi­co,
a pesar de que sí hubo decla­ra­cio­nes a nivel nacio­nal. «Salió la
minis­tra de Segu­ri­dad, que anun­ció sobre las accio­nes de la secretaría
de Dere­chos Huma­nos, pero sin la secre­ta­ria pre­sen­te, es poco serio», se
que­jó De Bal­ze. A su cri­te­rio, la minis­tra Glo­ria Zala­zar «no cree en
los orga­ni­mos ni el comi­té ni en las defensorías». 

De Bal­zo des­ta­có que tam­po­co fue acep­ta­do por la justicia
pro­vin­cial el hábeas cor­pus que pre­sen­tó por las denun­cias de abusos
poli­cia­les en los pro­ce­di­mien­tos por el con­trol del cum­pli­mien­to de la
cua­ren­te­na. «No esta­mos en con­tra de los ope­ra­ti­vos, pero con­tro­len a la poli­cía por­que se les está yen­do la mano»,
fue el men­sa­je del Comi­té por­que en Cha­co imple­men­ta­ron el operativo
satu­ra­ción y el toque de que­da sani­ta­rio por el cual lue­go de las 20
nadie pue­de circular. 

«La poli­cía ya está enva­len­to­na­da, le qui­sie­ron poner el lazo y se rebe­la­ron», inter­pre­tó De Bal­zo. «Con­vi­vi­mos con tres pue­blos ori­gi­na­rios, qom, wichí y moco­ví. En todos los epi­so­dios de abu­sos y apre­mios, siem­pre hay un ses­go de dis­cri­mi­na­ción por su con­di­ción étni­ca.
Es un cho­que cul­tu­ral per­ma­nen­te, y enci­ma aho­ra los acu­san de haber
traí­do el virus, cuan­do los pri­me­ros casos de coro­na­vi­rus fue­ron por
gen­te que vino del exte­rior. El poli­cía asus­ta­do moni­to­rean­do esto,
suma­do al racis­mo, deri­va en un desas­tre. Muchos tes­ti­mo­nios de chicos
que sufren hos­ti­ga­mien­to refie­ren que los poli­cías están ebrios». 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *