Vene­zue­la: resis­ten­cia heroi­ca! (Opi­nión)

Por Nar­ci­so Isa Con­de. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 04 de junio de 2020. 

El tris­te­men­te céle­bre “pri­mer mun­do”, la pode­ro­sa “demo­cra­cia occi­den­tal y cris­tia­na”, des­ti­la pus y san­gre de la cabe­za a los pies.

Vene­zue­la boli­va­ria­na, la patria de Chá­vez, ha resis­ti­do de mane­ra ejem­plar las embes­ti­das de EE.UU y fuer­zas alia­das y/​o subor­di­na­das. Las embes­ti­das de un impe­rio en deca­den­cia, pero toda­vía con capa­ci­dad de blo­quear, agre­dir y des­ple­gar nue­vas moda­li­da­des de gue­rras en el mar­co de los que los ideó­lo­gos del Pen­tá­gono, CÍA, DEA, OTAN… lla­man el com­ple­jo de la GUERRA DE QUINTA GENERACIÓN: gue­rra eco­nó­mi­ca, mediá­ti­ca, ciber­né­ti­ca, bio­ló­gi­ca, para­mi­li­tar, terrorista…

Tan duro ha sido el aco­so como dig­na la acti­tud del Esta­do y del pue­blo chavista.

Irán: soli­da­ri­dad ejemplar

En días recien­tes el aho­go económico
por fal­ta de com­bus­ti­ble pudo deve­nir en colap­so, pero la fir­me­za propia
y la ries­go­sa, intré­pi­da y audaz soli­da­ri­dad de Irán impi­die­ron la
con­su­ma­ción del pro­pó­si­to imperial.

Un res­pal­do iné­di­to dio lugar a una
vic­to­ria estra­té­gi­ca, tan señe­ra y tras­cen­den­te como lo fue la cubana
duran­te la cri­sis de los cohe­tes sovié­ti­cos en octu­bre de 1962.

Esta­dos Uni­dos se pro­pu­so bloquear
mili­tar­men­te los bar­cos ira­níes que fue­ron car­ga­dos de com­bus­ti­bles para
repo­ner reser­vas ago­ta­das y de cata­li­za­do­res y repues­tos para
reha­bi­li­tar refi­ne­rías semiparalizadas.

Se tra­ta­ba de una coope­ra­ción de lar­go alien­to, de impac­to vital.

Irán recha­zó el chan­ta­je y ame­na­zó con devol­ver­le con la mis­ma mone­da por allá por el Estre­cho de Hormust.

Irán se la jugó como Esta­do, sentando
un pre­ce­den­te de extra­or­di­na­rio valor en mate­ria de soli­da­ri­dad. Corrió
el ries­go de ser bru­tal­men­te agre­di­do por quie­nes des­tru­ye­ron a Libia.
Puso su acu­mu­la­do para defen­der a una Nación situa­da a miles de
kiló­me­tros de sus fron­te­ras, sis­te­má­ti­ca­men­te aco­sa­da por la principal
poten­cia mili­tar del Hemis­fe­rio Occidental.

Desa­fió en su “patio tra­se­ro”, jun­to al
bra­vo pue­blo de Vene­zue­la, al agre­si­vo impe­ria­lis­mo estadounidense;
pasan­do por alto los con­sa­bi­dos “intere­ses de Esta­do”, que
his­tó­ri­ca­men­te han fre­na­do res­pal­dos cru­cia­les a favor de procesos
revo­lu­cio­na­rios embes­ti­dos por la reac­ción mundial.

Un pre­ce­den­te de extra­or­di­na­rio valor en esta hora de los hornos.

Vale tam­bién des­ta­car, en otra dimen­sión, el res­pal­do de Chi­na y de Rusia a Vene­zue­la en ese deli­ca­do momento.

Esa suma de fac­to­res obli­gó a recular
al otro­ra Colo­so del Nor­te, evi­den­cian­do que con­tra Vene­zue­la –y en
otros casos pare­ci­dos- ya no es posi­ble hacer impu­ne­men­te lo que
hicie­ron a Libia, Irak y Afga­nis­tán, por­que las con­se­cuen­cias pue­den ser
mayo­res que sus logros militares.

¿Camino a la insur­gen­cia global?

Una vic­to­ria de valor incal­cu­la­ble para des­mon­tar fata­lis­mos y temo­res res­pec­to a la supues­ta omni­po­ten­cia de esa superpotencia.

Un triun­fo que reve­la que a EE.UU se le pue­de desa­fiar en mate­ria de defen­sa de sobe­ra­nía y cam­bios socia­les de profundidad.

Y aho­ra mas, cuan­do un amplio y
ague­rri­do sec­tor de su pro­pio pue­blo ‑has­tia­do de abu­sos centenarios,
empo­bre­ci­do y mal­tra­ta­do- en pocas horas se trans­for­ma en un pueblo
insur­gen­te a lo lar­go y ancho de su con­vul­sio­na­do territorio.

Las calles de sus urbes son
estre­me­ci­das por una suma de rebel­días afro­ame­ri­ca­nas, latinas,
“ter­cer­mun­dis­tas”, de diver­sas pro­bre­cias, des­nu­da­das las lacras y
agra­va­das la cri­sis con el agre­ga­do del COVID 19 a un dete­rio­ro integral
acu­mu­la­do duran­te décadas.

El tris­te­men­te céle­bre “pri­mer mundo”,
la pode­ro­sa “demo­cra­cia occi­den­tal y cris­tia­na”, des­ti­la pus y san­gre de
la cabe­za a los pies.

No es toda­vía el fin del capitalismo,
ni tam­po­co de su ver­sión gringa…pero si la insur­gen­cia sigue creciendo…
si se tor­na espi­ral y la insur­gen­cia apun­ta hacia lo glo­bal, ese fin
tien­de acer­car­se; siem­pre y cuan­do las pro­tes­tas, las insur­gen­cias, sean
dota­das de pro­pues­tas trans­for­ma­do­ras y nue­vo socialismo.

En esta cri­sis en tiem­po de Covid 19,
cuan­do los pode­res cons­ti­tui­dos del deca­den­te y gans­te­ri­za­do capitalismo
esta­dou­ni­den­se y sus socios occi­den­ta­les, car­gan sobre los pue­blos el
peso bru­tal de su des­plo­me y dete­rio­ro, mues­tran sus perversidades
mayo­res y gene­ran indig­na­cio­nes explo­si­vas, la ten­den­cia predominante
pare­ce ser hacia una serie de levan­ta­mien­tos, esta­lli­dos e
insu­bor­di­na­cio­nes popu­la­res con­tra gobier­nos y domi­na­cio­nes cada vez más
repu­dia­das e ilegitimadas.

Esa ruta va a exi­gir, más que nun­ca antes, capa­ci­dad de resis­ten­cia, de insur­gen­cia y soli­da­ri­dad internacionalista.

* Fuen­te: Kaos en la Red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *