Pales­ti­na. Joven pales­ti­na; gol­pea­da, des­nu­da­da y tor­tu­ra­da, fue con­de­na­da a 16 meses de cárcel

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de junio de 2020 — -

La joven Mais Abu Gush, estu­dian­te del últi­mo cur­so de perio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de Bir­zet (sita a unos 15 kms. de Jeru­sa­lén), ha sido con­de­na­da a 16 meses de cár­cel por exi­gir el fin del “apartheid” y con­tac­tar vir­tual­men­te con “los enemi­gos” de Israel que exi­gen el regre­so al país de los refu­gia­dos pales­ti­nos, unos sie­te millo­nes, de los cua­les 3,5 viven en Jor­da­nia y el res­to repar­ti­dos entre varios continentes.

La sen­ten­cia, pro­nun­cia­da el pasa­do 3 de mayo por el Tri­bu­nal Mili­tar de Ofer, “aun­que por el coro­na­vi­rus se ha dado a cono­cer aho­ra”, tie­ne efec­to a par­tir del día en el que fue arres­ta­da, el 29 de agos­to de 2019, por lo que la chi­ca per­ma­ne­ce­rá entre rejas has­ta febre­ro del 2021.

El juez cas­tren­se “halló cul­pa­ble” a Mais de dos car­gos que pre­sen­tó la fis­ca­lía: Pri­me­ro, “Su per­te­nen­cia a una aso­cia­ción ile­gal, La Unión de Estu­dian­tes Demo­crá­ti­cos, y su acti­vis­mo polí­ti­co en la uni­ver­si­dad de Bir­zet; y segun­do, su par­ti­ci­pa­ción en un encuen­tro vir­tual con “un par­ti­do enemi­go” y en otro “on line” con Hiz­bu­llah duran­te La con­fe­ren­cia sobre el dere­cho pales­tino al retorno que tuvo lugar en Bei­rut en 2018.

El abo­ga­do defen­sor de Mais Abu Gush argu­yó a su favor que la chi­ca fue bru­tal­men­te tor­tu­ra­da y que podría demos­trar­lo ense­ñan­do las heri­das que toda­vía tie­ne en la espal­da. Al haber una vio­la­ción fla­gran­te de los Dere­chos Huma­nos, pidió bene­vo­len­cia para la joven. Sin embar­go, el juez mili­tar des­es­ti­mó las ale­ga­cio­nes ‑como si el asun­to de los DDHH nada tuvie­ran que ver con Israel- y orde­nó su rein­gre­so en la pri­sión de Damon (1) don­de debe­rá cum­plir el res­to de la condena.

Mais Abu Gush había infor­ma­do tam­bién a su letra­do de que los “inte­rro­ga­do­res” le habían arro­ja­do una enor­me rata en su cel­da para ate­rro­ri­zar­la, que no la per­mi­tían ir al baño y que per­ma­nen­te­men­te fue veja­da, gol­pea­da y ridi­cu­li­za­da, lo que es habi­tual con las chi­cas y muje­res que pasan por las cár­ce­les israelíes.

El espan­to­so rela­to de Mais Abu Gush, de 22 años, se remon­ta al verano pasa­do. Su deten­ción (y pos­te­rior tor­tu­ra) tuvo lugar en su casa del cam­pa­men­to de refu­gia­dos de Qalan­dia, sito al nor­te de Jerusalén.

“El 29 de agos­to de 2019 su vivien­da fue alla­na­da por sol­da­dos israe­líes, que des­tru­ye­ron las puer­tas, los mue­bles y todo lo que encon­tra­ron a su paso. La chi­ca fue ata­da con los ojos ven­da­dos y lue­go tras­la­da­da a una ins­ti­tu­ción mili­tar cer­ca­na, don­de fue insul­ta­da y gol­pea­da. Las heri­das que deja­ron en su cuer­po son de una extre­ma cruel­dad”, infor­mó Pales​ti​na​li​bre​.org. median­te su corres­pon­sal en Jeru­sa­lén ocupada.

La fuen­te agre­gó que lue­go fue tras­la­da­da para su inte­rro­ga­to­rio al sinies­tro cen­tro de “Al-Mas­kou­bia”, tris­te­men­te céle­bre por sus méto­dos espu­rios, “don­de fue obli­ga­da a des­nu­dar­se para ser cacheada”.

“Duran­te los tres días que pasó allí, (varias veces) fue ama­rra­da de pies y manos y col­ga­da de unas vigas (tor­tu­ra cono­ci­da como El Fan­tas­ma y el Plá­tano), para que man­tu­vie­ra los bra­zos exten­di­dos como ´los fan­tas­mas´ y el cuer­po cur­va­do ´como un plá­tano´. Fue gol­pea­da, abo­fe­tea­da y pri­va­da del sue­ño”, agre­gó la fuente.

Al pare­cer, en un momen­to de des­cui­do Mais inten­tó esca­par de aque­llas veja­cio­nes, pero “los inves­ti­ga­do­res la atra­pa­ron y la obli­ga­ron a sen­tar­se en una de las esqui­nas de su celda.

“Allí el cas­ti­go fue horri­ble. La gol­pea­ron su cabe­za con­tra la pared. La die­ron fuer­tes pata­das y puñe­ta­zos. Los agre­so­res, a pesar de los gri­tos que daba Mais, se dedi­ca­ron a hacer obs­ce­ni­da­des. Ade­más, los tor­tu­ra­do­res lle­va­ron ante su pre­sen­cia a un her­mano y a sus padres para chan­ta­jear­la y obli­gar­la a con­fe­sar deli­tos que no había come­ti­do”, sub­ra­yó el cita­do repor­te­ro, que omi­te su nom­bre por razo­nes obvias.

El chan­ta­je, la ame­na­za de encar­ce­lar o matar a los fami­lia­res o ami­gos, es algo habi­tual en las cár­ce­les israe­líes, según decla­ró a la pren­sa la acti­vis­ta Ahed Tami­mi, quien pasó ocho meses en pri­sión tras abo­fe­tear a un sol­da­do israe­lí inme­dia­ta­men­te des­pués de ente­rar­se de que los ocu­pan­tes habían dis­pa­ra­do a boca­ja­rro en la cara a un pri­mo suyo, menor de edad, que actual­men­te sufre una gra­ve defor­ma­ción cra­neal. “La chi­ca que vale más que mil hom­bres”, como la defi­nie­ron en su día los medios, actual­men­te estu­dia dere­cho para defen­der la cau­sa pales­ti­na en los tri­bu­na­les internacionales.

En las cár­ce­les israe­líes hay unos 6.500 pre­sos polí­ti­cos, de los que unos 400 son muje­res y meno­res de edad, según orga­ni­za­cio­nes como Amnis­tía Internacional.

La sen­ten­cia con­tra Mais Abu Gush coin­ci­de con el jui­cio por corrup­ción que se ini­ció el pasa­do domin­go con­tra el pri­mer minis­tro israe­lí, el ultra­de­re­chis­ta Ben­ja­min Netan­yahu que, según los exper­tos, podría alar­gar­se duran­te varios años.

Netan­yahu, con el res­pal­do y empu­je de Donald Trump ha tras­la­da­do la capi­tal de Israel de Tel Aviv a Jeru­sa­lén (don­de en la par­te Este los pales­ti­nos aspi­ra­ban a esta­ble­cer la suya) y ya tie­ne una fría y defi­ni­da hoja de ruta para ane­xio­nar­se gran par­te de la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da des­de 1967 (Judea y Sama­ria para los judíos, y un rega­lo que les hizo Dios según los orto­do­xos que siguen al pie de la letra la Biblia).

A cam­bio, el pode­ro­so lobby judío AIPAC (Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee), con­si­de­ra­do el gru­po de pre­sión más influ­yen­te de Esta­dos Uni­dos, brin­da­rá su apo­yo al 666 de la Casa Blan­ca para que sea reele­gi­do pre­si­den­te en noviem­bre de 2020 “el homúncu­lo que reco­mien­da inyec­tar­se lejía en los pul­mo­nes” para matar al Covid-19.

-1- La pri­sión de Damon se encuen­tra cer­ca de la ciu­dad por­tua­ria de Hai­fa (nor­te de Israel). La OLP ha denun­cia­do, entre otras cosas, que en esa cár­cel per­sis­ten altos nive­les de hume­dad, repen­ti­nos cor­tes de ener­gía y la fal­ta de puer­tas en los baños.

Fuen­te: Javier Cor­ti­nes, Contrainformación

Ver

Mais Abu Gosh, la estu­dian­te pales­ti­na tor­tu­ra­da y encar­ce­la­da por resis­tir la ocu­pa­ción mili­tar de su país

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *