Colom­bia. Duque vio­la la Cons­ti­tu­ción y lame la bota gringa

Por Luis Alfon­so Mena S. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 04 de junio de 2020. 

Para los pri­me­ros días de junio se anun­cia el arri­bo de la “Bri­ga­da de Asis­ten­cia de Fuer­za de Segu­ri­dad, Sfab”, de las Fuer­zas Arma­das de EE.UU., otro jue­go de siglas muy en el tono eufe­mís­ti­co de los grin­gos, que no es más que un gru­po de tro­pas inter­ven­cio­nis­tas y vio­la­do­ras de nues­tra sobe­ra­nía nacional.

Aun­que algu­nos sos­tie­nen que es un gru­po éli­te de “solo 50 ase­so­res”, ana­lis­tas infor­ma­dos –como León Valen­cia– denun­cian que se tra­ta de 800 mili­ta­res, que se suma­rán a las sie­te bases mili­ta­res dise­mi­na­das a lo lar­go del terri­to­rio colom­biano, diz­que para “com­ba­tir el narcotráfico”.

Todo indi­ca que lle­gan es a refor­zar la cons­pi­ra­ción con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en la que están com­pro­me­ti­dos el gobierno de Iván Duque, las cla­ses diri­gen­tes del esta­ble­ci­mien­to y sus medios de comu­ni­ca­ción serviles.

Ese gru­po de inva­so­res no tie­ne otra expli­ca­ción: 800 sol­da­dos grin­gos para seguir apun­tan­do con­tra la sobe­ra­nía, la inde­pen­den­cia y la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo y del Gobierno venezolanos.

Hace par­te de una esca­la­da de agre­sio­nes, que pare­ce inter­mi­na­ble: des­pués de su fra­ca­so en las cos­tas vene­zo­la­nas, cuan­do fue­ron derro­ta­dos en su inten­to de incur­sión con mer­ce­na­rios y terro­ris­tas el 3 de mayo, Tump (el jefe del impe­rio), su bufón Guai­dó (el gran ladrón) y el gobierno de Iván Duque, ali­ma­ñas de un mis­mo loda­zal, min­tie­ron negan­do su par­ti­ci­pa­ción en el gol­pe fallido.

Vinie­ron, enton­ces, una tras otras, las siguien­tes agresiones:

-Un nue­vo sabo­ta­je eléc­tri­co, que se pro­yec­ta­ría sobre el sumi­nis­tro de agua.

-El ata­que de AT&T y Directv para dejar sin tele­vi­sión a los vene­zo­la­nos, obe­de­cien­do órde­nes de Trump.

-Las ame­na­zas de bom­bar­deos esta­dou­ni­den­ses en alta mar a los cin­co buques que traían gaso­li­na des­de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán. Los buques (For­tu­ne, Forest, Petu­nia, Faxon y Cla­vel) lle­ga­ron exi­to­sa­men­te, cul­mi­nan­do así un acto de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de enor­me sig­ni­fi­ca­do para enfren­tar el blo­queo grin­go al sumi­nis­tro de repues­tos y adi­ti­vos para el pro­ce­sa­mien­to del com­bus­ti­ble y mate­ria­li­zan­do una nue­va y estruen­do­sa derro­ta a la Casa Blanca.

-El robo de Cit­go, un acto seu­do­ju­rí­di­co de pira­te­ría en el que el impe­rio usa a su dese­cha­ble Guai­dó para que­dar­se con los bie­nes del Esta­do boli­va­riano en el país del norte.

-Las manio­bras de la Unión Euro­pea y su fal­so inte­rés huma­ni­ta­rio en los migran­tes vene­zo­la­nos, en momen­tos en que éstos, aban­do­na­dos a su suer­te por los que aupa­ron su éxo­do indu­ci­do con fines des­es­ta­bi­li­za­do­res, regre­san a su país con la ayu­da del pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

-La ofen­si­va del hipó­cri­ta José Miguel Vivan­co y su mam­pa­ra, Human Rights Watch, para tra­tar de des­acre­di­tar el exi­to­so cubri­mien­to de la pan­de­mia de la cobid-19 por par­te del Gobierno vene­zo­lano. En su labor de des­in­for­ma­ción y men­ti­ras, Vivan­co ha con­ta­do con toda la ayu­da de los medios colom­bia­nos, que no han cues­tio­na­do sus denues­tos y alucinaciones.

-Y, aho­ra, el anun­cio de tro­pas “éli­tes” para ase­so­rar a las Fuer­zas Arma­das colombianas.

No cabe nin­gu­na duda de que el obje­ti­vo no es el “com­ba­te al nar­co­trá­fi­co”, cons­ti­tui­do en señue­lo y enga­ño, sino seguir acu­mu­lan­do pre­pa­ra­ti­vos para una inter­ven­ción ile­gal y vio­len­ta en la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, con la com­pli­ci­dad y par­ti­ci­pa­ción del régi­men de Duque, del uri­bis­mo y de sus conniventes.

LA CARTA VIOLADA

Al per­mi­tir el trán­si­to y la per­ma­nen­cia en el terri­to­rio nacio­nal de tro­pas extran­je­ras, Duque vio­la la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de Colom­bia de la siguien­te manera:

-Trans­gre­de un pre­cep­to fun­da­men­tal, el Artícu­lo 9, que reza: “Las rela­cio­nes exte­rio­res del Esta­do colom­biano se fun­da­men­tan en la sobe­ra­nía nacio­nal, en el res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y en el reco­no­ci­mien­to de los prin­ci­pios del dere­cho inter­na­cio­nal* acep­ta­dos por Colom­bia”. Cada uno de los tres ítems son vio­la­dos por el régi­men uri­bis­ta, y que­da de relie­ve la subor­di­na­ción del Esta­do colom­biano a los intere­ses grin­gos, lo cual tipi­fi­ca ausen­cia de sobe­ra­nía, inde­pen­den­cia y autodeterminación.

-En el inci­so del mis­mo Artícu­lo 9 se seña­la: “De igual mane­ra, la polí­ti­ca exte­rior de Colom­bia se orien­ta­rá hacia la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y del Cari­be”, todo lo con­tra­rio de lo que está ocu­rrien­do, fun­gien­do el Gobierno de Duque como el Caín de Amé­ri­ca, alia­do del poder impe­rial en con­tra de sus her­ma­nos. No de otra for­ma se pue­de inter­pre­tar la par­ti­ci­pa­ción del régi­men uri­bis­ta en la agre­sión a Vene­zue­la, Cuba y Nicaragua. 

-Ese con­tin­gen­te inva­sor lle­ga­rá sin nin­gu­na auto­ri­za­ción del Sena­do de la Repú­bli­ca, como lo exi­ge el nume­ral 4 del Artícu­lo 173 de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de Colom­bia, en épo­cas en las que sesio­na el Con­gre­so, como lo está hacien­do, supues­ta­men­te, en línea.

-El Artícu­lo 237 tam­bién es vio­la­do. Él esti­pu­la: “En los casos de trán­si­to de tro­pas extran­je­ras por el terri­to­rio nacio­nal, de esta­ción o de trán­si­to de buques o aero­na­ves extran­je­ros de gue­rra, en aguas o en terri­to­rio o en espa­cio aéreo de la Nación, el Gobierno debe oír pre­via­men­te al Con­se­jo de Esta­do. Este artícu­lo con­ca­te­na con el nume­ral 7 del Artícu­lo 189.

Es decir, el Esta­do oli­gár­qui­co no duda en vio­lar su pro­pia juri­di­ci­dad, dis­fra­zan­do la inva­sión grin­ga con el remo­que­te de “comi­sión de ayu­da”, con tal de arro­di­llar­se y lamer las botas del amo del norte.

Como ya lo había­mos hecho en artícu­lo que publi­ca­mos el 4 de abril del pre­sen­te año, insis­ti­mos en que es fun­da­men­tal que la ban­ca­da alter­na­ti­va y de opo­si­ción en las cáma­ras legis­la­ti­vas con­vo­quen sesio­nes de con­trol polí­ti­co a Hol­mes Tru­ji­llo, el engo­mi­na­do y reac­cio­na­rio minis­tro de Defen­sa, lo mis­mo que a Clau­dia Blum, la intras­cen­den­te y sumi­sa can­ci­ller, para que expli­quen el ser­vi­lis­mo de la polí­ti­ca exte­rior colom­bia­na fren­te al impe­rio estadounidense.

Y, ade­más, para que resuel­van las nume­ro­sas pre­gun­tas que han que­da­do flo­tan­do sobre la denun­cia­da com­pli­ci­dad del actual régi­men uri­bis­ta en el inten­to de incur­sión de mer­ce­na­rios en cos­tas vene­zo­la­nas, su entre­na­mien­to en tres hacien­das del depar­ta­men­to de La Gua­ji­ra, su tras­la­do con armas al her­mano país y el extra­ño caso de las tres lan­chas arti­lla­das que zar­pa­ron y se des­pla­za­ron “solas” des­de terri­to­rio colom­biano por el río Ori­no­co has­ta el terri­to­rio venezolano.

Es pre­ci­so, enton­ces, impul­sar un gran movi­mien­to nacio­nal y popu­lar con­tra la pre­sen­cia de tro­pas grin­gas en nues­tro país, exi­gien­do el res­pe­to a nues­tra sobe­ra­nía y recha­zan­do que Colom­bia sir­va de pla­ta­for­ma para agre­dir a la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

EL ENEMIGO DE LA HUMANDIDAD

Y a pro­pó­si­to del impe­ria­lis­mo, al cual el Esta­do colom­biano le sir­ve de mane­ra tan obse­cuen­te, no pode­mos dejar de refe­rir­nos en este artícu­lo al espan­to­so ase­si­na­to come­ti­do por un poli­cía grin­go con­tra un ciu­da­dano negro en el esta­do de Mine­so­ta, pues es toda una repre­sen­ta­ción de la esen­cia del poder segre­ga­cio­nis­ta del país del norte.

El vil homi­ci­dio de Geor­ge Floyd, ocu­rri­do en Mineá­po­lis, el lunes 25 de mayo de 2020, fue come­ti­do por un agen­te de la Poli­cía con la com­pli­ci­dad de otros tres que no hicie­ron nada por evi­tar­lo y cons­ti­tu­ye un ale­ve acto que no es ais­la­do, sino que hace par­te de los manua­les con los que son for­ma­dos estos cri­mi­na­les de la ley de los hal­co­nes nazifascistas.

Los videos y las fotos que le han dado la vuel­ta al mun­do mues­tran al infa­me poli­cía asfi­xian­do deli­be­ra­da­men­te al ciu­da­dano negro ponien­do su rodi­lla con­tra el cue­llo de Floyd, a pesar de que éste cla­ma­ba: “¡No pue­do res­pi­rar, no pue­do respirar!”

Fue un ase­si­na­to a san­gre fría, como ha ocu­rri­do miles de veces en la his­to­ria de este país y de los pue­blos del mundo.

Racis­mo, xeno­fo­bia, dis­cri­mi­na­ción, segre­ga­ción, des­igual­dad, deshumanización.

Per­se­cu­ción, deten­cio­nes arbi­tra­rias, abu­sos, tor­tu­ras, vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, ase­si­na­tos. masacres.

Cons­pi­ra­cio­nes, inter­ven­cio­nis­mo, robo de recur­sos natu­ra­les y teso­ros, pira­te­ría, cer­cos eco­nó­mi­cos, inva­sio­nes, gue­rras, crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal, genocidios.

Eso y más es el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, el peor enemi­go de toda la humanidad.

Eso y más es el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano: la tira­nía de los blan­cos ‘supre­ma­cis­tas’ y sus cóm­pli­ces, nego­cian­tes del terror, sobre los pue­blos del mundo.

Y pen­sar que estos geno­ci­das son los que les dan “lec­cio­nes de dere­chos huma­nos y demo­cra­cia” a los demás pue­blos del mundo.

¡Bas­ta ya, aquí y allá!

Cali, Colom­bia, jue­ves 28 de mayo de 2020.

* Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *