Boli­via. El peli­gro de la narrativa

Por Nata­lia Rodri­guez Blan­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de junio de 2020.

La socie­dad boli­via­na atra­vie­sa actual­men­te una doble cri­sis: sani­ta­ria y polí­ti­ca. Los últi­mos meses estu­vi­mos estric­ta­men­te con­fi­na­dos y sobre­ex­pues­tos a los medios de comu­ni­ca­ción y a las redes sociales.

Ambos fac­to­res influ­yen direc­ta­men­te en nues­tra inter­pre­ta­ción de la coyun­tu­ra y del rela­to que la engloba.

La narra­ti­va pro­po­ne que el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas está guia­do por las his­to­rias en las que creen sobre los even­tos de los que son par­te. Estu­dio­sos de la narra­ti­va pos­tu­lan que ésta se rela­cio­na al impul­so de mora­li­zar la reali­dad, si no es des­de ya una fun­ción de dicho impul­so (Whi­te, 1981). De esta for­ma, se reto­ma el poder retó­ri­co para hacer creí­ble la ver­sión del narra­dor sobre la situa­ción narrada.

Por tan­to, cabe pre­gun­tar­nos quién narra nues­tro pre­sen­te. Por un lado, los por­ta­vo­ces del dis­cur­so ofi­cia­lis­ta. Por otro, los medios de comu­ni­ca­ción que fun­gen como canal de difu­sión masi­va, pero tam­bién como engra­na­je para que tal dis­cur­so sea socia­li­za­do, ins­ti­tu­cio­na­li­za­do y legi­ti­ma­do en la opi­nión públi­ca. Esta narra­ti­va abun­da en pre­cep­tos reli­gio­sos. Mues­tra de ello es el lla­ma­do reite­ra­ti­vo a la ora­ción y ayuno des­de la cabe­za guber­na­men­tal como prin­ci­pal medi­da para con­te­ner la pan­de­mia. La igle­sia encar­na, así, una impo­si­ción fren­te a la lai­ci­dad del estado.

Asi­mis­mo, dicha narra­ti­va se mani­fies­ta bajo una lógi­ca bina­ria que pro­po­ne tres dimen­sio­nes: moral, prag­má­ti­ca y elu­si­va. La dimen­sión moral se repre­sen­ta como una mano dadi­vo­sa y bene­fac­to­ra, es mater­nal. Esta es la que nos ben­di­ce, nos pro­te­ge y se sacri­fi­ca por noso­tros. Su par, la otra mano, es beli­cis­ta, para ella pri­man la puni­ción y el seña­la­mien­to. Esta mano cri­mi­na­li­za, divi­de, domi­na y cas­ti­ga, es incues­tio­na­ble mien­tras viva­mos bajo su techo. Se apli­ca la una o la otra mano según sea­mos obe­dien­tes o des­obe­dien­tes, decen­tes o sal­va­jes, lim­pios o infec­cio­sos, redi­mi­bles o culpables.

La dimen­sión prag­má­ti­ca corres­pon­de al esta­ble­ci­mien­to de la fal­sa dico­to­mía: salud o elec­cio­nes. Mien­tras unos son por­ta­do­res de salud y buen jui­cio, los otros piden elec­cio­nes, en supues­to detri­men­to de la salud nacio­nal. Tal fala­cia se disuel­ve al exis­tir pro­to­co­los para la rea­li­za­ción de pro­ce­sos elec­to­ra­les en situa­cio­nes de cri­sis (como el del IIDH) o al haber­se recien­te­men­te cele­bra­do comi­cios en Suri­nam. Igual­men­te, cabe seña­lar que el pro­yec­to de ley para tal efec­to fue pro­pues­to por el pro­pio TSE, ente ges­tor elec­to­ral y técnico.

La dimen­sión elu­si­va englo­ba las dos pre­vias y suma el inten­to de elu­dir la fal­ta de datos vero­sí­mi­les y trans­pa­ren­tes sobre los prés­ta­mos y dona­cio­nes del BCB y de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, de su eje­cu­ción y de la res­pues­ta guber­na­men­tal ante la coyun­tu­ra sani­ta­ria. Fren­te a esta noción difu­sa del queha­cer esta­tal, cimien­tan en la pobla­ción un cul­pa­ble tan­gi­ble. Se cons­tru­ye al chi­vo expia­to­rio a fin de des­lin­dar la res­pon­sa­bi­li­dad de las auto­ri­da­des inte­ri­nas en actos de corrup­ción, esta­ble­cien­do un enemi­go común e interno. Esa cul­pa­bi­li­za­ción es a la vez moralizadora.

Pues bien, este entra­ma­do dis­cur­si­vo nos empla­za a dos momen­tos. Pri­me­ro, nos ate­mo­ri­za y des­po­ja de nues­tra capa­ci­dad de agen­cia, nos indi­vi­dua­li­za y neu­tra­li­za como comu­ni­dad. Lue­go, una vez natu­ra­li­za­do, cede­mos ante este rela­to. Es decir, acep­ta­mos la ben­di­ción aérea des­de nues­tra pro­fun­da vulnerabilidad.

Cla­ra­men­te, una bue­na narra­ti­va es más efec­ti­va que un con­jun­to de datos y aná­li­sis. Se debe saber con­tar­la y crear los cana­les sufi­cien­tes para que ésta se ancle en la socie­dad. Ejem­plo de ello son los exiguos bonos que no ter­mi­nan de mate­ria­li­zar­se o las entre­gas de ali­men­tos a diver­sos sec­to­res socia­les, que más pare­cen migajas.

En ese sen­ti­do, el obje­ti­vo prin­ci­pal de esta narra­ti­va es neu­tra­li­zar la disi­den­cia polí­ti­ca a tra­vés de los siguien­tes meca­nis­mos: la cri­mi­na­li­za­ción del ham­bre, impo­nien­do ras­gos étni­cos a la enfer­me­dad; la poli­ti­za­ción de la legí­ti­ma deman­da por con­di­cio­nes duran­te el con­fi­na­mien­to y por trans­pa­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal; y la inti­mi­da­ción sis­te­má­ti­ca median­te decre­tos mor­da­za a títu­lo de des­in­for­ma­ción. Recar­ga­do de ima­gi­na­rios racis­tas y estig­ma­ti­za­do­res, este obje­ti­vo narra­ti­vo esca­mo­tea los temas de fon­do: negli­gen­cia, corrup­ción, mili­ta­ri­za­ción, des­man­te­la­mien­to del esta­do, abu­so de poder y, prin­ci­pal­men­te, res­tric­ción de dere­chos fundamentales.

En la otra vere­da pri­ma el doble rase­ro pues­to que las auto­ri­da­des vier­ten hoy con­te­ni­dos des­in­for­ma­ti­vos sin mayor repre­sa­lia. Mien­tras escri­bía esta nota, el res­pon­sa­ble de migra­cio­nes tui­tea­ba que “el MAS” no deja­ba ingre­sar equi­pa­mien­to médi­co al Beni, uti­li­zan­do mate­rial foto­grá­fi­co de dos años atrás. Inclu­so, un vice­mi­nis­tro lan­zó fal­sas acu­sa­cio­nes sobre la pre­si­den­ta de la Asam­blea Legis­la­ti­va hace dos sema­nas. Si bien el des­con­ten­to es gene­ral, abun­dan ejem­plos simi­la­res para implan­tar el supues­to aten­ta­do a la salud públi­ca de par­te de un sec­tor específico.

Enton­ces, una vez com­pren­di­dos los pro­pó­si­tos del narra­dor, corres­pon­de ver su efec­to como recep­to­res del men­sa­je. La repe­ti­ción arbi­tra­ria y caren­te de asi­de­ro de sedi­ción, terro­ris­mo o des­in­for­ma­ción hace que asu­ma­mos esa narra­ti­va y así dis­mi­nu­ya nues­tro cues­tio­na­mien­to sobre lo hechos que se nos pre­sen­ta. Anu­la nues­tros fil­tros fren­te a la infor­ma­ción, por ejem­plo, para notar que care­ce­mos de sufi­cien­tes datos pros­pec­ti­vos sobre el Covid a nivel nacio­nal. A la vez, gene­ra que rela­ti­vi­ce­mos los acon­te­ci­mien­tos y nos ena­je­ne­mos de las reali­da­des de otros. En suma, nos con­fir­ma­mos como obe­dien­tes o desobedientes.

Finalmente,habiendo esta­do con­fi­na­dos, col­ga­dos del rela­to ofi­cial vali­da­do por un cer­co mediá­ti­co, vigi­la­dos y en vigi­lia per­ma­nen­te, ¿cómo esca­pa­mos de esa narrativa?Debemos, pues, re-narrar­nos des­de nues­tros pun­tos comu­nes en tan­to pobla­ción: des­de el har­taz­go y en recha­zo al abu­so, a la mili­ta­ri­za­ción y su efec­to opre­si­vo en noso­tros, a la natu­ra­li­za­ción del dis­cur­so vio­len­to, racis­ta y alie­nan­te. Tam­bién, debe­mos reco­no­cer­nos capa­ces de aso­ciar­nos, saber­nos sobe­ra­nos y pací­fi­cos, saber que nues­tra hon­da tra­di­ción agrí­co­la mere­ce más que trans­gé­ni­cos y su pro­pa­gan­da insul­tan­te y cha­ta­rra. Debe­mos saber­nos huma­nos y con dere­chos fun­da­men­ta­les inalie­na­bles, capa­ces de empa­ti­zar fren­te a la ham­bru­na, la enfer­me­dad y la repre­sión que, hoy, enfren­ta­mos como sociedad.

Nata­lia Rodri­guez Blan­co, lin­güis­ta e inves­ti­ga­do­ra social

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *