Argen­ti­na. De la orga­ni­za­ción social al Esta­do: tres muje­res de barrios popu­la­res que lle­ga­ron a la fun­ción pública

Por Jonathan Raed – 3 de Junio de 2020 

De la orga­ni­za­ción social al Esta­do. Tres mujeres
que vie­nen de los sec­to­res popu­la­res más exclui­dos, se orga­ni­za­ron para
luchar por dere­chos colec­ti­vos y ocu­pan hoy car­gos de ges­tión pública
des­de dón­de pla­nean eje­cu­tar polí­ti­cas que mejo­ren la situa­ción de esos
sectores.

La car­to­ne­ra María Cas­ti­llo es la direc­to­ra Nacio­nal de Reci­cla­do, la
cam­pe­si­na Elsa Yana­je es la direc­to­ra Nacio­nal de Comer­cia­li­za­ción y la
docen­te de Villa La Cava Fer­nan­da Miño es secre­ta­ria de Integración
Socio Urba­na. Todas comen­za­ron a mili­tar en lo que hoy es la UTEP, se
enmar­can en el Fren­te Patria Gran­de, lle­ga­ron a los car­gos públi­cos a
par­tir del triun­fo del Fren­te de Todos en las últi­mas elecciones
nacio­na­les y habla­ron con Tiem­po sobre su tra­yec­to­ria y objetivos.

María Cas­ti­llo tie­ne hoy 43 años, tres hijos, un nie­to y una
nie­ta en camino. Naci­da y cria­da en Villa Fio­ri­to, Lomas de Zamora,
comen­zó a car­to­near hace 20 años, cuan­do el esta­lli­do de 2001 condicionó
su vida para siem­pre. “Esta­ba tra­tan­do de ter­mi­nar el secun­da­rio porque
antes había que­da­do emba­ra­za­da de mi hijo más gran­de y tuve que dejar.
Cuan­do todo se com­pli­có, empe­zó el padre de mi hijo y lue­go me sumé yo”,
rela­ta María.

María comen­zó a cono­cer en ese enton­ces lo que es el reci­cla­do. “Uno
se acos­tum­bra, pero los pri­me­ros tiem­pos fue­ron muy difí­ci­les. Cuesta
enten­der cómo uno lle­ga a eso”. La mili­tan­cia no fue una opción hasta
2003, “cuan­do cono­ci­mos a Juan (Gra­bois) y se empe­zó a orga­ni­zar el
Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Exclui­dos (MTE) con los car­to­ne­ros. Lo
úni­co que pen­sá­ba­mos era tra­ba­jar y a medi­da que pasó el tiem­po uno se
empe­zó a con­cien­ti­zar”. Sin embar­go, su pare­ja se encar­ga­ba de la
mili­tan­cia; ella tenía la cabe­za en el tra­ba­jo. “Me fui metien­do de a
poco. La mili­tan­cia fuer­te la empe­cé en 2013, tra­tan­do de traer a Lomas
ese mode­lo que el MTE tenía en la Ciu­dad”, cuenta.

Una vez que arran­có, no paró. Pron­to tuvo un rol impor­tan­te como
res­pon­sa­ble de la uni­dad de CTEP en Lomas. “Lomas fue la primera
regio­nal y fui la pri­me­ra mujer en con­du­cir el sin­di­ca­to. Es difí­cil que
la mujer ten­ga la posi­bi­li­dad de tener roles de impor­tan­cia. Entonces,
era tam­bién demos­trar que las muje­res podía­mos ocu­par esos lugares;
sen­tar­nos a la par de nues­tros compañeros”.

María odia el mote de “pla­ne­ros” por­que entien­de que no lo
mere­cen. “Que­re­mos cons­truir orga­ni­za­ción popu­lar y con­quis­tar derechos.
Somos trabajadores”.

Fer­nan­da Miño tie­ne 44 años, es madre de 4 hijas y vive en Villa La
Cava, la par­te de San Isi­dro que no sale en las fotos ofi­cia­les. Allí,
fue docen­te y comen­zó su acti­vis­mo social, que la lle­vó a pelear la
inter­na del Fren­te de Todos en la can­di­da­tu­ra a inten­den­te. Hoy, está a
car­go de la secre­ta­ría de Inte­gra­ción Socio Urba­na y plan­tea: “Por la
pan­de­mia, esta­mos tra­ba­jan­do a media máqui­na, pero fuer­te­men­te con las
muni­ci­pa­li­da­des. Ape­nas empie­ce a aflo­jar la cua­ren­te­na, arran­ca­mos con
todo”, asegura.

Elsa Yana­je nació en Jujuy, pero vivió bue­na par­te de su vida en una
zona rural de La Pla­ta; el lla­ma­do cin­tu­rón fru­tihor­tí­co­la. Sus padres y
cin­co her­ma­nos son tra­ba­ja­do­res rura­les golon­dri­na y esa labor la llevó
a reco­rrer muchos pun­tos del país y cono­cer muchas reali­da­des de la
acti­vi­dad rural. “En el cam­po, las injus­ti­cias se dupli­can. En 2015,
cuan­do empe­za­mos a escu­char que había orga­ni­za­cio­nes mi papá decidió
sumar­se”, relata.

“La idea de cor­tar rutas no era lo mío. Cuan­do final­men­te fui,
encon­tré un lugar para poder expre­sar­me. Era muy calla­da, pero hoy veo
que era por cues­tio­nes patriar­ca­les. A par­tir de la mili­tan­cia, mi papá
empe­zó tam­bién a tener visio­nes más abier­tas, a pre­gun­tar otras cosas”,
recuerda.

Entre 2015 y 2016, falle­ció el padre y uno de los her­ma­nos. En 2017,
comen­zó su carre­ra polí­ti­ca siguien­do el lega­do del padre y se postuló
como con­ce­jal en La Pla­ta, en repre­sen­ta­ción del cam­pe­si­na­do. “Empe­cé a
ver y visi­tar barrios popu­la­res, caren­cia­dos, olvi­da­dos. Empe­cé a tener
más cone­xión con ellos y a tener otra mira­da”. En 2019, repitió
can­di­da­tu­ra y logró el ter­cer puesto.

“Deci­dí seguir for­mán­do­me, tra­ba­jan­do. Se empie­zan a concretar
algu­nos pro­yec­tos como el gal­pón de valor agre­ga­do. Entre tantas
char­las, sur­gió la Direc­ción. En prin­ci­pio, pen­sé que era algo más de
acom­pa­ña­mien­to. Cos­tó meter­se en un lugar tan mar­ca­do por hom­bres. Estoy
con una com­pa­ñe­ra, que es sub­se­cre­ta­ria y yo con la direc­ción. Todos
los demás son hom­bres”, resume.

En el cam­po, cuen­ta Elsa, las injus­ti­cias se dupli­can tam­bién en
códi­go machis­ta. “A la hora de arran­car una asam­blea, toma­ban la palabra
los hom­bres, habla­ban por las muje­res, sabien­do que las compañeras
tra­ba­jan a la par e inclu­so se dupli­ca por las tareas de cui­da­do. Las
com­pa­ñe­ras han mos­tra­do tener más noción de la reali­dad en cuan­to a la
eco­no­mía del hogar. Es ahí cuan­do empe­za­mos a impul­sar­las. Arma­mos un
meren­de­ro casi como excu­sa para que las madres nos jun­te­mos; que vengan
las madres a escu­char y a colaborar”.

...

De la orga­ni­za­ción a la política

María Cas­ti­llo con­fie­sa que la polí­ti­ca “es un mun­do que yo
cri­ti­ca­ba”, pero aho­ra reco­no­ce que “no es fácil ser fun­cio­na­rio”. María
cono­ce de pri­me­ra mano todo lo que pade­ce el sec­tor del reci­cla­do, pero
tuvo que hacer un cur­so ace­le­ra­do para enten­der todo el entramado
admi­nis­tra­ti­vo de la ges­tión públi­ca. “Uno va enten­dien­do un mon­tón de
cosas, pero tam­po­co es tan difí­cil. Estoy todo el tiem­po pen­dien­te de
los pro­yec­tos. No dejo que sola­men­te los téc­ni­cos labu­ren en los
pro­yec­tos, sino que estoy preo­cu­pa­da todo el tiem­po por cómo se avanza.
Tam­bién des­de lo humano, lo que hace más fácil el tra­ba­jo en equi­po. Si
nos equi­vo­ca­mos, afec­ta­mos un mon­tón de gente”.

En ese camino, tam­bién lle­vó a los téc­ni­cos y abo­ga­dos a cono­cer el
mun­do car­to­ne­ro. “Hay que poner­se en la piel del com­pa­ñe­ro. Logré que me
acom­pa­ñen a cada una de las visi­tas y les cam­bió la visión. Lo ven con
otros ojos. Es mos­trar ‘por esto, tene­mos que luchar’”.

En la prác­ti­ca, María entien­de que la orga­ni­za­ción es la base de
cual­quier avan­ce. “Empie­za un gru­po con­for­man­do una coope­ra­ti­va. Tienen
una tarea impor­tan­te para ver cómo se orga­ni­zan. El vecino empie­za a
enten­der que es par­te de una cons­truc­ción social; que es par­te de una
dig­ni­dad eco­nó­mi­ca y social. Una vez que están orga­ni­za­dos y
pro­du­cien­do, ahí pode­mos entrar. Esto debe ser una coges­tión del
tra­ba­ja­dor con el muni­ci­pio y la Nación. Una vez que se sien­tan con el
muni­ci­pio, lle­ga­mos para ver qué se pue­de hacer para mejo­rar la labor.
Una vez que hay arti­cu­la­ción, se pue­de hacer una construcción
impre­sio­nan­te”, resume.

Fer­nan­da Miño con­tó que está “en con­tac­to per­ma­nen­te con Carla
Viz­zot­ti, avan­zan­do con el pro­gra­ma Detec­tar”. Sin embar­go, también
advier­te las limi­ta­cio­nes. “Esta­mos tenien­do algún atra­so por­que hay
mucha buro­cra­cia en el Esta­do. Tene­mos la inten­ción de cam­biar esa
reali­dad y las for­mas de lle­gar a los barrios. Sobre todo, en el marco
de la pan­de­mia, que deja en evi­den­cia la inequi­dad en los barrios
populares”.

“Tene­mos ple­na con­fian­za de des­an­dar esos cami­nos que fueron
equi­vo­ca­dos y que­da­ron expues­tos con la pan­de­mia. Que­re­mos apun­ta­lar a
los com­pa­ñe­ros en los terri­to­rios y tene­mos la deman­da de todos los
barrios. Tam­bién, a veces uno tie­ne la fan­ta­sía de poder hacer más y la
reali­dad es que está muy limi­ta­do”, asegura.

...
(Foto: Mariano Martino)

Con todo, Miño entien­de que “el tra­ba­jo que haga­mos des­de acá va
a ser impor­tan­te por­que vemos en la eco­no­mía popu­lar un gran desa­fío de
tra­ba­jar arti­cu­la­do, brin­dan­do las for­mas posi­bles de tra­ba­jo y creemos
que será un gran aporte”.

Elsa Yana­je cuen­ta que des­de la direc­ción de Comercialización
“empe­za­mos a tra­ba­jar y a reor­ga­ni­zar­nos; a revi­sar pro­gra­mas, que son
bue­nos, pero que no con­tem­pla­ban la par­ti­ci­pa­ción de pequeños
pro­duc­to­res y mucho menos de indí­ge­nas, por lo cual tene­mos ahí un
desa­fío muy grande”.

“Estoy acá gra­cias a mis com­pa­ñe­ros y ten­go una fun­ción espe­cí­fi­ca que es faci­li­tar solu­cio­nes vien­do las difi­cul­ta­des de cada sec­tor. Haber tran­si­ta­do por varias pro­vin­cias me dio tam­bién una visión más amplia. Me lle­na de orgu­llo poder lle­var ade­lan­te este tra­ba­jo. Vamos a paso len­to, pero vamos”, finaliza.

fuen­te: Tiem­po Argentino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *