Por unos ser­vi­cios dig­nos y efi­cien­tes | BERRI OTXOAK

Denun­cia­mos la pasi­vi­dad de Lan­bi­de duran­te la cri­sis del covid-19 y el aumen­to de la pobreza

Ini­cia­ti­va ante el ini­cio de la aten­ción pre­sen­cial tras estar cerra­das las ofi­ci­nas de Lan­bi­de duran­te 2 meses y medio.·Movilización con­tra los recor­tes y la fal­ta de actua­cio­nes por par­te de Lan­bi­de para redu­cir las con­se­cuen­cias de la actual cri­sis socio-económica.

● El Ser­vi­cio Vas­co de Empleo empie­za a aten­der pre­sen­cial­men­te tres sema­nas des­pués de la aper­tu­ra de la terra­zas de los bares
● El núme­ro de per­so­nas para­das se ha dis­pa­ra­do en más de 1.000 en los dos pri­me­ros meses de la cua­ren­te­na
● La pobre­za obli­ga a más de 3.000 bara­kal­de­ses a pedir comi­da en el Ban­co de Alimentos

Lan­bi­de­ren «gel­do­ta­su­na» sala­tu dute Berri Otxoak pla­ta­for­ma­ko kideek Bara­kal­don 
Pro­tes­tan con care­tas de virus por la pasi­vi­dad de Lan­bi­de duran­te el covid19

Bara­kal­do, 1 de junio de 2020.

Acti­vis­tas de la pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak se han con­cen­tra­do dis­fra­za­dos de virus ante las ofi­ci­nas del Ser­vi­cio Vas­co de Empleo-Lan­bi­de en Bara­kal­do para denun­ciar “su pasi­vi­dad e insu­fi­cien­cia de las actua­cio­nes fren­te al incre­men­to de la pobre­za gene­ra­da por la cua­ren­te­na del coro­na­vi­rus covid-19”.

La movi­li­za­ción, que ha coin­ci­di­do con la reanu­da­ción de aten­ción pre­sen­cial, se ha desa­rro­lla­do en la sede del ser­vi­cio de empleo en el barrio de Beur­ko, en don­de la pla­ta­for­ma ha recor­da­do que “en los dos pri­me­ros meses de ais­la­mien­to obli­ga­to­rio se han des­trui­do un millar de pues­tos de tra­ba­jo de bara­kal­de­ses mien­tras Lan­bi­de sólo ha tra­mi­ta­do el acce­so a la Ren­ta Garan­tía de Ingre­sos (RGI) a 42 personas”.

Al res­pec­to, Berri-Otxoak ha des­ta­ca­do que las ofi­ci­nas del ser­vi­cio depen­dien­te del Gobierno Vas­co han per­ma­ne­ci­do cerra­das al públi­co des­de media­dos de mar­zo y han espe­ra­do has­ta el 1 de junio para reanu­dar la aten­ción en per­so­na. “Des­de el 11 de mayo se pue­de ir a com­prar taba­co, tomar una caña, tra­ba­jar o ir a un vela­to­rio, pero Lan­bi­de ha tar­da­do tres sema­nas en abrir sus puer­tas, mien­tras se agra­va­ba la pobre­za”, han des­ta­ca­do los activistas.

“Mien­tras, han exi­gi­do a per­so­nas que no tie­nen recur­sos y has­ta depen­den del Ban­co de Ali­men­tos para comer, que usen un orde­na­dor o un telé­fono inte­li­gen­te conec­ta­do a inter­net para hacer los trá­mi­tes de la RGI. Y, por si fue­ra poco, han teni­do las líneas tele­fó­ni­cas colap­sa­das y han tar­da­do días en con­tes­tar las con­sul­tas por correo electrónico”.

Por ello, el colec­ti­vo bara­kal­dés ha mos­tra­do su “recha­zo a la actua­ción de Lan­bi­de” y ha exi­gi­do que, “mien­tras siga la cua­ren­te­na y las res­tric­cio­nes, reali­ce la “apro­ba­ción auto­má­ti­ca y pro­vi­sio­nal­men­te de todas las soli­ci­tu­des de fami­lias en situa­ción de pobre­za afec­ta­das por la actual cri­sis sociosanitaria”.

La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak ha recor­da­do que en la actua­li­dad el núme­ro ofi­cial de per­so­nas para­das ascien­de a 7.535 y que en abril se pro­du­jo el mayor incre­men­to de des­em­plea­dos al menos des­de hace 15 años. Ade­más, los datos del Ban­co de Ali­men­tos seña­lan que, con la cri­sis del covid-19, se han tri­pli­ca­do las fami­lias que nece­si­tan comi­da y son alre­de­dor de 3.400 per­so­nas las que tie­nen que ser atendidas.


Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *