Méxi­co. Méxi­co vive una pan­de­mia de desapariciones

Fabio­la Mén­dez y Damián Men­do­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de junio de 2020

Las muje­res que tie­nen fami­lia­res des­apa­re­ci­dos expe­ri­men­tan ago­bio y deses­pe­ra­ción cuan­do por lar­gos perio­dos se tie­nen que que­dar en casa a la espe­ra de nue­vas bri­ga­das de búsqueda

El con­fi­na­mien­to gene­ra mie­do, incer­ti­dum­bre y ansie­dad. Pro­vo­ca due­lo, ago­bio, impo­ten­cia y la muer­te en vida (aun­que no se esté con­ta­gia­do) de los fami­lia­res de per­so­nas desaparecidas.

De acuer­do con cifras de la Comi­sión Nacio­nal de Bús­que­da de Per­so­nas de la Secre­ta­ría de Gober­na­ción (Segob), en Méxi­co hay 61 mil 637 per­so­nas des­apa­re­ci­das. Se reco­no­ce la exis­ten­cia de tres mil 631 fosas clan­des­ti­nas y más de 30 mil cuer­pos sin iden­ti­fi­car en los ser­vi­cios forenses.

En Méxi­co tene­mos una pan­de­mia deli­ca­da y no es la COVID-19, es una pan­de­mia de des­apa­ri­cio­nes, afir­mó Kar­la Sala­zar Ser­na, Doc­to­ra en Filo­so­fía del Tra­ba­jo Social con Orien­ta­ción en Polí­ti­cas Com­pa­ra­das de Bien­es­tar Social del Cen­tro Regio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Mul­ti­dis­ci­pli­na­rias (CRIM) de la UNAM.

De acuer­do con la inves­ti­ga­do­ra, los fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos enfren­tan el reto de recons­truir­se de mane­ra psí­qui­ca, pero tam­bién viven con incer­ti­dum­bre y la cons­tan­te pre­gun­ta de dón­de están. Men­cio­nó que para las auto­ri­da­des mexi­ca­nas repre­sen­ta un gran desa­fío, no hay capa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal para ini­ciar pro­ce­sos de bús­que­da y reco­no­ci­mien­to foren­se efec­ti­vos. “Los pro­pios fami­lia­res son los que rea­li­zan las bús­que­das, quie­nes ini­cian brigadas”.

Las muje­res que tie­nen fami­lia­res des­apa­re­ci­dos expe­ri­men­tan ago­bio y deses­pe­ra­ción cuan­do por lar­gos perio­dos se tie­nen que que­dar en casa a la espe­ra de nue­vas bri­ga­das de bús­que­da, cuan­do no hay acti­vi­da­des gene­ran impo­ten­cia y su salud físi­ca se ve afec­ta­da pues a raíz de la situa­ción desa­rro­llan dia­be­tes e hiper­ten­sión. “El con­fi­na­mien­to ha repre­sen­ta­do una pro­fun­da deso­la­ción que ha inci­di­do en su salud físi­ca, dete­ner las bús­que­das sig­ni­fi­ca un hecho trá­gi­co, para ellas salir a bus­car a sus hijos sig­ni­fi­ca vivir, es como el agua que bebe el ser humano, es indispensable”.

La acti­vi­dad de bús­que­da tam­bién la han migra­do al espa­cio vir­tual, por­que ante esta vul­ne­ra­bi­li­dad gene­ra­li­za­da, la espe­cia­lis­ta refi­rió que sí es posi­ble que las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­dan a la deman­da de aten­ción y bús­que­da de per­so­nas des­apa­re­ci­das en tiem­pos de pandemia.

Las auto­ri­da­des pue­den rea­li­zar revi­sión y actua­li­za­ción de expe­dien­tes, sobre todo aque­llos don­de se pre­sen­tan incon­sis­ten­cias, entre­vis­tas vir­tua­les a tes­ti­gos poten­cia­les a tra­vés de apli­ca­cio­nes en cali­dad de tes­ti­mo­nio; revi­sar, imple­men­tar y mejo­rar las bases de datos, etc. “Demos­trar más que volun­tad polí­ti­ca para ata­car el pro­ble­ma, se requie­re de accio­nes en con­jun­to que res­pon­dan a una estruc­tu­ra com­pro­me­ti­da y eficiente”.

Los fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos no han asu­mi­do un papel de víc­ti­ma, se han orga­ni­za­do en colec­ti­vos y cada paso que se da que sir­va para encon­trar al fami­liar es ali­men­to para su alma, para seguir cami­nan­do. “De bus­car a sus des­pa­re­ci­dos han pasa­do a bus­car a todos y gene­rar accio­nes para evi­tar que te pase a ti lo que les pasó a ellos”.

La cri­sis sani­ta­ria es una opor­tu­ni­dad para refle­xio­nar sobre situa­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad más gra­ves de las que nadie habla, “todos pode­mos des­apa­re­cer en este país por­que la vio­len­cia sigue vigen­te. Estas situa­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad pue­den miti­gar­se fomen­tan­do una cul­tu­ra de soli­da­ri­dad, empa­tía y com­pa­sión. En tiem­pos de la COVID-19 no deje­mos de mirar a quie­nes enfren­tan pro­ble­mas más com­ple­jos, tene­mos la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para crear una comu­ni­dad resiliente”.

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *