Fran­cia. Inci­den­tes en París en una mar­cha con­tra la vio­len­cia policial

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 junio 2020

La pro­tes­ta fue repri­mi­da con gases y balas de goma

Los mani­fes­tan­tes mar­cha­ron para pedir jus­ti­cia por Ada­ma Trao­ré, un joven negro de 24 años que fue ase­si­na­do en 2016 en una comi­sa­ría, dos horas des­pués de ser detenido.

Una
movi­li­za­ción en París con­tra la vio­len­cia poli­cial y el racis­mo derivó
en la noche del mar­tes en inci­den­tes entre los mani­fes­tan­tes y la
poli­cía, que repri­mió la pro­tes­ta con gases lacri­mó­ge­nos y balas de
goma. Alre­de­dor de 20 mil fran­ce­ses copa­ron las calles de la capital
para pedir jus­ti­cia por Ada­ma Trao­ré, un joven negro de 24 años
ase­si­na­do en 2016 en una comi­sa­ría, dos horas des­pués de ser dete­ni­do.
La
pre­fec­tu­ra había prohi­bi­do la mani­fes­ta­ción debi­do a la emergencia
sani­ta­ria por el coro­na­vi­rus, que no per­mi­te las con­cen­tra­cio­nes de más
de diez per­so­nas, y tam­bién por el ries­go de «alter­ca­dos». El lla­ma­do a
la mani­fes­ta­ción en París coin­ci­dió con la ola de pro­tes­tas en Estados
Uni­dos tras la muer­te de Geor­ge Floyd, el joven de 46 años asfi­xia­do por
un poli­cía en Min­nea­po­lis. A dife­ren­cia de lo que pasó en Fran­cia, en
ciu­da­des como Ams­ter­dam, Ber­lín, Toron­to o Sid­ney se desa­rro­lla­ron actos
pací­fi­cos en los últi­mos días.

«Inci­den­tes al mar­gen de la mani­fes­ta­ción prohibida
por los cua­les las fuer­zas de segu­ri­dad están inter­vi­nien­do», twitteó
por la noche la pre­fec­tu­ra de poli­cía, en rela­ción a la con­cen­tra­ción a
la que acu­die­ron miles de per­so­nas en las inme­dia­cio­nes del Pala­cio de
Jus­ti­cia y que fue repri­mi­da por las fuer­zas de seguridad. 

La
mani­fes­ta­ción, que empe­zó al final de la tar­de en la expla­na­da delante
del tri­bu­nal del nor­des­te de París, se vio per­tur­ba­da por el uso de
gases lacri­mó­ge­nos por par­te de la poli­cía.
Los mani­fes­tan­tes se
dis­per­sa­ron por las calles ale­da­ñas y en el bule­var que rodea a la
capi­tal fran­ce­sa, don­de cien­tos de ellos blo­quea­ron par­cial­men­te el paso
de vehículos.

En ese sec­tor se pro­du­je­ron varios
enfren­ta­mien­tos, en los que la poli­cía recu­rrió a dis­pa­ros de balas de
goma mien­tras los mani­fes­tan­tes inten­ta­ban defen­der­se lanzando
pro­yec­ti­les.
En las calles se levan­ta­ron barri­ca­das y algu­nas bici­cle­tas fue­ron incendiadas. 

Al comien­zo de la pro­tes­ta, Assa Traeo­ré, her­ma­na mayor de Ada­ma, expre­só: «Hoy no se tra­ta solo del com­ba­te de la fami­lia Trao­ré, se tra­ta del com­ba­te de todos uste­des. Hoy, cuan­do pelea­mos por Geor­ge Floyd, pelea­mos por Ada­ma Trao­ré». Fren­te a la joven, voce­ra del Colec­ti­vo Ada­ma, los mani­fes­tan­tes gri­ta­ban «Revo­lu­ción» o «Jus­ti­cia para Adama».

En
otro tra­mo de su dis­cur­so impro­vi­sa­do, Assa mani­fes­tó: «Mi hermano
murió en su cum­plea­ños. Se puso su cami­sa, tomó su bici­cle­ta y salió a
dar un paseo. Pero en Fran­cia, un hom­bre negro no pue­de salir a dar un
paseo en bici­cle­ta», 
antes de acu­sar a la Jus­ti­cia fran­ce­sa de «encu­brir a los agen­tes que mata­ron a mi hermano». 

El caso de Ada­ma Trao­ré se con­vir­tió en un sím­bo­lo de la vio­len­cia poli­cial en Fran­cia. El 19 de julio de 2016, el joven de 24 años falle­ció en una comi­sa­ría de las afue­ras de París, dos horas des­pués de haber sido arres­ta­do. El arres­to se pro­du­jo tras una per­se­cu­ción por par­te de gen­dar­mes que fue­ron exo­ne­ra­dos la sema­na pasa­da por la jus­ti­cia fran­ce­sa. Los agen­tes que lo atra­pa­ron lo redu­je­ron en el sue­lo con una téc­ni­ca poli­cial que, según la fami­lia, le cau­só la muer­te horas des­pués, al con­tra­rio de lo que afir­man los peri­ta­jes rea­li­za­dos por la justicia. 

Esta
tar­de, los abo­ga­dos de la fami­lia Trao­ré pre­sen­ta­ron las conclusiones
de un nue­vo infor­me médi­co, que fue rea­li­za­do al mar­gen del
pro­ce­di­mien­to judi­cial. Yas­si­ne Bouz­rou, uno de los letra­dos, aseguró
en decla­ra­cio­nes al canal BFMTV que «los gen­dar­mes que lo detu­vie­ron lo
mata­ron» y que el juez de ins­truc­ción «hace todo lo posi­ble para
pro­te­ger a los gendarmes». 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *