Colom­bia. ¿Los sol­da­dos grin­gos vie­nen a ase­so­rar la lucha con­tra el narcotrafico?

Por Lilia Solano. Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 2 junio 2020 

Sie­te con­si­de­ra­cio­nes que hay que tener en cuen­ta a la hora de exi­gir la sali­da de una fuer­za mili­tar extranjera.

El Coman­do Sur del ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos, ase­gu­ran­do que busca
“ase­so­rar” al gobierno colom­biano en su lucha con­tra el narcotráfico,
anun­cia la pre­sen­cia en el terri­to­rio nacio­nal de un con­tin­gen­te de la
bri­ga­da de Asis­ten­cia de Fuer­za de Segu­ri­dad (SFAB).

Al menos sie­te con­si­de­ra­cio­nes hay que tener en cuen­ta a la hora de exi­gir la sali­da de una fuer­za mili­tar extranjera:

1. El nar­co­trá­fi­co, ha gene­ra­do innu­me­ra­bles gru­pos cri­mi­na­les con
un poder eco­nó­mi­co y mili­tar sin pre­ce­den­tes, y que lograron
con­ver­tir­lo en un poder polí­ti­co que les per­mi­tió ele­gir congresistas,
alcal­des, gober­na­do­res, etc. Su enor­me poder mili­tar orga­ni­zó alianzas
en casi todo el terri­to­rio nacio­nal con gamo­na­les y polí­ti­cos para
ejer­cer la vio­len­cia a su anto­jo y ase­si­nar perio­dis­tas, jueces,
polí­ti­cos y muchos otros que se han atre­vi­do a cri­ti­car­los. Por otro
lado, se han alia­do con el poder ins­ti­tu­cio­nal influ­yen­do en una agenda
que, en todos los ámbi­tos del terri­to­rio nacio­nal, res­pon­de a los
intere­ses del nar­co­trá­fi­co. El gobierno nor­te­ame­ri­cano no solo cono­ce en
deta­lle la alian­za de los gober­nan­tes y nar­co­tra­fi­can­tes, sino que
apo­ya en for­ma deci­di­da y acom­pa­ña el poder de turno.

2. La gue­rra resul­tan­te ha teni­do la capa­ci­dad de mul­ti­pli­car la
corrup­ción en el ente judi­cial, las fuer­zas arma­das y, en par­ti­cu­lar, un
sec­tor de la cla­se polí­ti­ca colom­bia­na que se rin­dió a sus pies. Este
fenó­meno, a su vez, ha tor­ci­do el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país que se
nutre de una fal­sa bonan­za eco­nó­mi­ca y teje una red en la que se
entre­cru­zan sus intere­ses con la cri­mi­na­li­dad. Con las leyes de
“extin­ción de domi­nio,” los nar­co­tra­fi­can­tes deja­ron de inver­tir sus
capi­ta­les y los depo­si­ta­ron en ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos don­de las leyes
pro­te­gen el capi­tal. Cuan­do los nar­cos se some­ten a la justicia
nor­te­ame­ri­ca­na entre­gar los capi­ta­les que ya tie­nen allá guardados.

3. El Esta­do colom­biano ha deci­di­do con­sa­grar sus fuer­zas de
segu­ri­dad ‑ejér­ci­to, poli­cía, ser­vi­cios secre­tos, adua­nas etc- a una
lucha que no tie­ne lími­te finan­cie­ro y que es inú­til. Bajo el dis­fraz de
la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, las fuer­zas colom­bia­nas de seguridad
se dedi­can prin­ci­pal­men­te a per­se­guir cam­pe­si­nos y campesinas
cul­ti­va­do­res de las “matas” de uso ilí­ci­to, es decir, los cultivadores
de coca, ama­po­la y marihuana.

4. Este nego­cio de deman­da sin lími­tes, con un mer­ca­do cau­ti­vo por
estar prohi­bi­do, gene­ra recur­sos eco­nó­mi­cos inago­ta­bles que han nutrido
en gran medi­da y for­ta­le­ci­do el con­flic­to en Colom­bia. En particular,
los gru­pos para­mi­li­ta­res en alian­za con los mili­ta­res acre­cen­ta­ron su
capa­ci­dad para la vio­len­cia que se mul­ti­pli­có aún más, gra­cias a la
“ayu­da” eco­nó­mi­ca que el gobierno nor­te­ame­ri­cano entre­ga para librar la
gue­rra anti­dro­gas. Los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses ter­mi­nan financiando
una gue­rra en Colom­bia que bus­ca eli­mi­nar for­mas alter­na­ti­vas de
orga­ni­za­ción social.

5. Esta gue­rra incu­rre en un gas­to eco­ló­gi­co impa­ga­ble. Des­de hace
déca­das son arra­sa­dos, año tras años, sel­vas y ríos en la
imple­men­ta­ción de estra­te­gias de fumi­ga­ción aérea que bus­ca des­truir los
cul­ti­vos ilí­ci­tos. A muchos de estos ríos se les ha reco­no­ci­do un
esta­tus jurí­di­co que bus­ca pro­te­ger sus dere­chos, pero el cui­da­do del
ambien­te no es de inte­rés alguno para quie­nes impo­nen y con­du­cen las
fumi­ga­cio­nes que es otra de las prio­ri­da­des de la agen­da antinarcóticos
gringa.

6. El cam­pe­si­na­do fue nue­va­men­te enga­ña­do, pues se les ofre­ció un
pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos a lo que miles de
cam­pe­si­nos res­pon­die­ron afir­ma­ti­va­men­te. Sin embar­go, la respuesta
guber­na­men­tal fue la de incre­men­tar la erra­di­ca­ción for­za­da y perseguir
el cam­pe­si­na­do. Como lo admi­ten los agen­tes guber­na­men­ta­les, es más
bara­to fumi­gar que desa­rro­llar el cam­po, pues la gue­rra antinarcóticos
es más rentable.

7. La DEA se ha con­ver­ti­do en otro car­tel que nego­cia con
nar­co­tra­fi­can­tes, extra­di­ta a los que quie­re, nego­cia con los más
gran­des mafio­sos, logra entram­par a los que pue­de, todo eso, con el
vis­to bueno de una cla­se diri­gen­te que, en un peque­ño por­cen­ta­je, es
pro­pie­ta­ria de la rique­za y que ha logra­do con­ver­tir el país en una
bom­ba de tiem­po a pun­to de esta­llar; una cas­ta con la fuer­za para
repre­sen­tar eli­tes eco­nó­mi­cas y eli­tes políticas.

¿Obe­de­ce la pre­sen­cia de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia a un afán por exter­mi­nar el nego­cio de dro­gas ilí­ci­tas? el gobierno de Iván Duque nos debe una expli­ca­ción seria, pues la matan­za de líde­res socia­les se va a mul­ti­pli­car con esta “ase­so­ría” gringa.

* Fuen­te: Las 2 Orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *