Bra­sil. Un pozo sin fon­do. ¿Has­ta cuándo?

* Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de junio de 2020 

La ver­dad es que mi país vive días monó­to­nos, exhaus­ti­va­men­te monó­to­nos. Has­ta la ten­sión cre­cien­te que vivi­mos es total­men­te previsible.

Sabe­mos todos, por ejem­plo, que los exabrup­tos del pre­si­den­te ultra­de­re­chis­ta y des­equi­li­bra­do irán superan­do su ame­na­za­do­ra agre­si­vi­dad. ¿Has­ta cuándo?

Sabe­mos que la ausen­cia abso­lu­ta de un pro­gra­ma coor­di­na­do y efi­caz para hacer frente
a la más trá­gi­ca cri­sis sani­ta­ria de los últi­mos 120 años seguirá
lle­van­do vidas y vidas mien­tras el pre­si­den­te segui­rá opo­nién­do­se a
cual­quier medi­da lógi­ca.
Sabe­mos que el gobierno a la deri­va está nau­fra­gan­do el país. 

El sába­do se alcan­zó un total de 498.440.contaminados por el
covid-19. Y se supo que en las últi­mas 24 horas murie­ron 956 per­so­nas. En total, 28.834 vidas se fue­ron para siem­pre por la pandemia.

Sabe­mos
que los núme­ros reales son muy supe­rio­res: fal­ta tes­teo, faltan
noti­fi­ca­cio­nes con­fir­ma­das. Fal­ta todo, esa es la verdad.

¿Y qué
hace el pre­si­den­te? Sigue des­po­tri­can­do con­tra medi­das de aislamiento
social y exi­ge la inme­dia­ta vuel­ta «a la nor­ma­li­dad». El apren­diz de
geno­ci­da insis­te: quie­re el pue­blo en las calles. 

La eco­no­mía nau­fra­ga mien­tras Pau­lo Gue­des, el eco­no­mis­ta medio­cre cuya glo­ria úni­ca fue haber sido fun­cio­na­rio de Pinochet
en la dic­ta­du­ra chi­le­na, sigue per­di­do entre pro­pues­tas hue­cas y
sin­ce­ri­da­des abyec­tas. Dice, por ejem­plo, que el gobierno debe ayu­dar a
las gran­des empre­sas para más ade­lan­te «ganar dine­ro», y que ayu­dar a peque­ñas y media­nas es «per­der dinero». 

Nos acos­tum­bra­mos, con una pasi­vi­dad inex­pli­ca­ble y obs­ce­na, a que en ple­na pan­de­mia des­tro­za­do­ra de vidas no haya un minis­tro de Salud. Hay un gene­ral acti­vo del Ejér­ci­to como inte­ri­no, y su úni­ca ini­cia­ti­va ha sido espar­cir cole­gas uni­for­ma­dos en pues­tos antes ocu­pa­dos por médi­cos, inves­ti­ga­do­res y espe­cia­lis­tas en salud pública.

Rom­pien­do
esa mono­to­nía asus­ta­do­ra, monó­to­na­men­te asus­ta­do­ra, la cor­te supre­ma de
Jus­ti­cia empe­zó a inves­ti­gar el esque­ma que se cons­ti­tu­yó en uno de los
pila­res bási­cos de la elec­ción del ultra­de­re­chis­ta des­equi­li­bra­do en
2018: la difu­sión abru­ma­do­ra por las redes socia­les de noti­cias fal­sas y
acu­sa­cio­nes sin base, y que per­sis­te bajo su mandato. 

Per­sis­te y se pro­pa­ga, con ata­ques y ame­na­zas de vio­len­cia inau­di­ta a
inte­gran­tes del Con­gre­so, de la mis­ma cor­te supre­ma, opo­si­to­res y
perio­dis­tas. O con­vo­can­do mar­chas y mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras para rei­vin­di­car un gol­pe mili­tar.

La reac­ción de Bol­so­na­ro ha sido explo­si­va. En la maña­na del jue­ves, hablan­do a la pren­sa, voci­fe­ró un «¡se aca­bó, carajo!»
al refe­rir­se a las ini­cia­ti­vas de la cor­te supre­ma. Y el diputado
Eduar­do, uno de sus tres hijos rabio­sos que actúan en la polí­ti­ca, fue
explí­ci­to: dijo que ya no se tra­ta de si habrá una rup­tu­ra del Ejecutivo
n el con­gre­so y el Poder Judi­cial , sino de cuándo. 

La reac­ción
de la cor­te supre­ma fue pro­fun­di­zar las inves­ti­ga­cio­nes, exten­dién­do­las a
gen­te muy cer­ca­na a Bol­so­na­ro. Se bus­ca com­pro­bar lo sabi­do: que en la
cam­pa­ña elec­to­ral hubo dis­tri­bu­ción, clan­des­ti­na e ile­gal, de millones
de dóla­res para finan­ciar las redes socia­les, y que esa distribución
per­sis­te aho­ra para ofen­der, agre­dir y ame­na­zar opositores. 

El
esque­ma invo­lu­cra Car­los, otro hijo rabio­so, quien con­tro­la el llamado
«gabi­ne­te del odio» ins­ta­la­do en el pala­cio presidencial.

Para con­cre­tar su sue­ño muchas veces expli­ci­ta­do de un
auto-gol­pe que le pro­pi­cie pode­res abso­lu­tos, Bol­so­na­ro nece­si­ta­rá apoyo
entre los mili­ta­res acti­vos. Los reti­ra­dos ya le ase­gu­ra­ron respaldo,
anun­cian­do inclu­si­ve el ries­go inmi­nen­te de una «gue­rra civil». En
tér­mi­nos prác­ti­cos y con­cre­tos, ese res­pal­do y nada son lo mismo. 

Fren­te al esce­na­rio arma­do por el clan pre­si­den­cial, ¿cuál la reac­ción de los cuar­te­les? Puro silencio. 

Se
insi­nuó a algu­nos perio­dis­tas de con­fian­za que hay «cier­to malestar»
entre las fuer­zas acti­vas. Pero de decla­ra­cio­nes públi­cas, fundamentales
para expo­ner su posi­ción, nada.

Por estos días, mien­tras en mi
país vidas huma­nas siguen sien­do lle­va­das por doquier, una detallada
cró­ni­ca dis­tri­bui­da por la agen­cia bri­tá­ni­ca de noti­cias Reuters rehizo
todo lo que ocu­rrió en Bra­sil a par­tir de media­dos de mar­zo, cuan­do la
Orga­ni­za­ción Mun­dial de Salud decla­ró la pandemia.

En ese entonces
el país tenía ela­bo­ra­do un pro­gra­ma cohe­ren­te y con­cre­to de com­ba­te y
con­trol de la situa­ción. Pero el titu­lar de la car­te­ra, Luiz Hen­ri­que Man­de­lla, tuvo
que retro­ce­der al ser pre­sio­na­do por los mili­ta­res ani­da­dos en el
pala­cio pre­si­den­cial, cóm­pli­ces de la acti­tud geno­ci­da de Bolsonaro. 

El res­to de la his­to­ria es cono­ci­do: Man­det­ta resis­tió mien­tras pudo, fue cata­pul­ta­do y todo su tra­ba­jo fue destartalado. 

La
des­truc­ción voraz de mi país – el medioam­bien­te, las artes, la cultura,
las cien­cias, las uni­ver­si­da­des, el sis­te­ma públi­co de salud, todo,
todo – es par­te de esa tene­bro­sa monotonía.

La úni­ca cer­te­za es que hoy ha sido peor que ayer y que maña­na será peor que hoy. El pozo al que fui­mos empu­ja­dos no tie­ne fondo. 

Y nadie hace nada. ¿Has­ta cuándo?

* Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *