Argen­ti­na. Docu­men­to Colec­ti­vo NiUnaMenos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 02 de junio de 2020

Nos sos­tie­nen las redes feministas 

Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos queremos

En estos días de ais­la­mien­to y de incer­ti­dum­bre por el
futu­ro fren­te a la pan­de­mia glo­bal, fren­te al aumen­to de las violencias
machis­tas, los femi­ci­dios, tra­ves­ti­ci­dios y trans­fe­mi­ci­dios, cuan­do las
com­pa­ñe­ras trans y tra­ves­tis son des­alo­ja­das de sus vivien­das en hote­les por la
vora­ci­dad inmo­bi­lia­ria, cuan­do llo­ra­mos por la muer­te evi­ta­ble de Ramona
Medi­na, com­pa­ñe­ra mili­tan­te de la villa 31, cuan­do exi­gi­mos por las niñas que
en San­tia­go del Este­ro y Corrien­tes nece­si­tan abor­to legal y por las violaciones
de niñas y jóve­nes, veni­mos a insis­tir en que nos sos­te­ne­mos en las redes
femi­nis­tas, inter­na­cio­na­lis­tas y trans­fron­te­ri­zas, afro­fe­mi­nis­tas e indígenas,
por­que son nues­tra fuer­za, y des­de ahí veni­mos a insis­tir que la deu­da es con
noso­tras y nosotres.

Que­re­mos poner en pri­mer lugar la deu­da con la historia
trá­gi­ca del colec­ti­vo trans, tra­ves­ti, lle­na de muer­tes evi­ta­bles por la falta
de una deci­sión polí­ti­ca, que se resu­me en tres pala­bras: trein­ta y cin­co años
de pro­me­dio de vida. Aún hoy segui­mos murien­do en la cama de algún hotel de
cuar­ta, enfer­mas de injus­ti­cia y sin un sis­te­ma de salud que nos atien­da, mal
comi­das y mal vivi­das, en la espan­to­sa mise­ria a la que nos con­de­nan todos los
días por lo que somos. Hemos pedi­do, roga­do y has­ta supli­ca­do al esta­do argentino
que pon­ga fin a este genocidio.

Pero no logra­mos que nos escu­chen. Se con­for­ma­ron con una
ley que nos abrió las puer­tas a la civi­li­za­ción , pero nadie nos invi­tó a comer
en su mesa. Exi­gi­mos el dere­cho a una vida dig­na, una vida en paz, al fin y al
cabo… ¡una vida! Nece­si­ta­mos polí­ti­cas públi­cas con­cre­tas, no par­ches, ni
sali­das de urgen­cia, exi­gi­mos todos los dere­chos que nos nega­ron: salud,
edu­ca­ción, vivien­da y tra­ba­jo. Lle­gó la hora de empe­zar por las últi­mas, ¡cupo
Labo­ral Trans/​travesti ya!

Por­que la deu­da es con noso­tras y noso­tres exi­gi­mos que se
aprue­be de mane­ra urgen­te el impues­to a las gran­des for­tu­nas y que se
inves­ti­gue la deu­da exter­na, frau­du­len­ta e ile­gí­ti­ma, por­que que­re­mos que la
cri­sis la paguen los res­pon­sa­bles del saqueo y del endeu­da­mien­to de los últimos
años de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, los ban­cos y las empre­sas bene­fi­cia­das por el
agro­ne­go­cio que enve­ne­nan nues­tros terri­to­rios. Las mis­mas que hoy presionan
con des­pi­dos y sus­pen­sio­nes para levan­tar la cua­ren­te­na y no resig­nar ni un ápice
de sus millo­na­rias ganan­cias. Si no, ¿quién va a pagar la cri­sis des­ata­da por
este nue­vo virus cuyas cau­sas sin duda hay que bus­car­las en la depre­da­ción del
pla­ne­ta por la ambi­ción capi­ta­lis­ta? Para que la tie­rra y nues­tros cuerpos
dejen de ser terri­to­rio de con­quis­ta, para que las semi­llas y el agua sean un
bien común, para poner en el cen­tro la vida deci­mos ¡Ni Una Menos!

Lo que nos mues­tra esta cri­sis es que las vio­len­cias que veni­mos denun­cian­do hace años se pro­fun­di­zan y tirar aba­jo el patriar­ca­do se tor­na inne­go­cia­ble. Lo que esta­mos vivien­do no es más que la mues­tra más visi­ble de un sis­te­ma hete­ro­cis­win­ka­pa­triar­cal que se sos­tie­ne con la des­car­ga cada vez más bru­tal de explo­ta­ción sobre noso­tres. Por eso sen­ti­mos esta cri­sis, que es eco­nó­mi­ca, sani­ta­ria, habi­ta­cio­nal y eco­ló­gi­ca, en la sobre­car­ga del tra­ba­jo domés­ti­co en las casas y del tra­ba­jo terri­to­rial. El 90% de los espa­cios comu­ni­ta­rios que tie­nen a car­go la ali­men­ta­ción de les veci­nes son sos­te­ni­dos por mujeres.

Mien­tras las enti­da­des finan­cie­ras tri­pli­ca­ron ganan­cias millo­na­rias en los últi­mos meses, se tri­pli­ca­ron las tareas comu­ni­ta­rias. ¡Por eso nece­si­ta­mos una refor­ma tri­bu­ta­ria ya! Recla­ma­mos polí­ti­cas públi­cas de alcan­ce terri­to­rial y pre­su­pues­to ade­cua­do y pla­nes de vivien­da con pers­pec­ti­va de géne­ro y etni­ci­dad que garan­ti­cen el pleno acce­so a este dere­cho para todxs, para lxs que esta­mos en las villas y en los barrios, en situa­ción de calle y en ries­go de estar­lo, para lxs inter­nadxs, lxs presxs, y otrxs en situa­cio­nes de encie­rro, ¡aho­ra!

Que­re­mos que se haga efec­ti­va la prohi­bi­ción de des­alo­jos, que se dis­cu­ta una nue­va Ley de Alqui­le­res, que se sus­pen­dan los des­pi­dos en todo el terri­to­rio y que no sal­ga­mos más endeu­da­des de esta cri­sis por cubrir nece­si­da­des vita­les. Por­que la cua­ren­te­na sin acce­so a Inter­net es ais­la­mien­to, exi­gi­mos la ple­na demo­cra­ti­za­ción de la tec­no­lo­gía enten­dien­do que en esta era la conec­ti­vi­dad digi­tal es un dere­cho humano.

Sen­ti­mos la sobre­car­ga las docen­tes y las enfer­me­ras, las
cui­da­do­ras domi­ci­lia­rias y las que debe­mos aho­ra entre­nar­nos en el teletrabajo.
Lo sabe­mos las vie­jas que sufri­mos una dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca, pero hoy se ve
aún más acen­tua­da, por que este sis­te­ma pro­duc­ti­vis­ta, capa­ci­tis­ta y machista
nos posi­cio­na al final de las jerar­quías de las vidas que mere­cen ser vivi­das. Lo
sabe­mos las tra­ba­ja­do­ras de la eco­no­mía popu­lar que segui­mos sosteniendo
come­do­res y meren­de­ros en los barrios, las tareas de cui­da­do se acu­mu­lan, sin
ser reco­no­ci­das ni remu­ne­ra­das, sin que se res­pe­ten nues­tros derechos
labo­ra­les. Somos las que teje­mos redes y acom­pa­ña­mos. A nues­tros espacios
recu­rren muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia, se hacen talle­res, se brinda
asis­ten­cia, se da apo­yo esco­lar, se vacu­na, se fes­te­ja, se hacen velo­rios. Hoy
gri­ta­mos fuer­te, todas jun­tas, por­que no que­re­mos llo­rar­nos, queremos
fes­te­jar­nos. No que­re­mos aplau­sos para quie­nes ponen el cuer­po, queremos
sala­rio uni­ver­sal y dere­chos con­tra la pre­ca­ri­za­ción de nues­tras vidas.
Noso­tras, las tra­ba­ja­do­ras esen­cia­les, que­re­mos sala­rios dig­nos que no nos
obli­guen al plu­ri­em­pleo por­que nues­tra pre­ca­rie­dad es la pre­ca­rie­dad tam­bién de
las polí­ti­cas públi­cas que hoy atien­den a la pobla­ción más expues­ta al contagio.

Que­re­mos dere­chos para las tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Exi­gi­mos políticas
inte­gra­les para per­so­nas en situa­ción de explo­ta­ción sexual que garan­ti­cen el
dere­cho al tra­ba­jo. Exi­gi­mos el pleno cum­pli­mien­to de la ley de cupo labo­ral de
per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en el empleo públi­co. Que­re­mos niñe­ces trans
con­te­ni­das con amo­ro­si­dad y dere­chos. Tam­bién las migran­tas y disidencias
migran­tes debe­mos ser inclui­das den­tro de las ayu­das guber­na­men­ta­les: es
fun­da­men­tal que el IFE lle­gue tam­bién a las fami­lias migran­tes, así como la AUH
y el AUE sin res­tric­cio­nes, muchas de noso­tras somos madres y esta­mos a cargo
del cui­da­do de nues­tras fami­lias. ¡Somos suje­tes de dere­chos de los paí­ses que
habi­ta­mos! Segui­mos exi­gien­do la dero­ga­ción del DNU 702017 anti­mi­gran­te, así
como la reuni­fi­ca­ción de las fami­lias que fue­ron sepa­ra­das a cau­sa de este
decre­to y exi­gi­mos la regu­la­ri­za­ción migra­to­ria urgen­te. ¡Ni una migrante
menos!

En las villas, don­de están explo­tan­do las cifras de con­ta­gios, segui­mos con las mis­mas urgen­cias. Nece­si­ta­mos que se tome como prio­ri­ta­rio lo que está pasan­do en las barria­das y terri­to­rios. No es un gobierno par­ti­cu­lar, es una vio­len­cia racis­ta que es estruc­tu­ral e ins­ti­tu­cio­nal. Noso­tras esta­mos har­ta de llo­rar­nos. ¡Ni Una Ramo­na Menos! Para eso hay que hablar de Ramo­na y de su femi­nis­mo ville­ro, de los días que pasó sin agua, de su fuer­za mili­tan­te que la lle­vó a denun­ciar, a expo­ner­se, a tra­mar con otres. Y por eso aho­ra cono­ce­mos su nom­bre. Como cono­ci­mos el de Bea­triz Mecha­to Flo­res, la ven­de­do­ra ambu­lan­te migran­te que murió esca­pan­do de la coti­dia­na per­se­cu­ción de la Agen­cia Guber­na­men­tal de Con­trol de Lunes­se (ex UCEP) y de la poli­cía por­te­ña de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta para que no le saquen su mer­ca­de­ría, ape­nas empe­za­da la cuarentena.

Para hacer reali­dad la con­sig­na Ni Una Menos, recla­ma­mos que se aprue­be la Emer­gen­cia Nacio­nal en Vio­len­cia de Géne­ro. Que­re­mos 100 mil pro­mo­to­ras en pre­ven­ción de vio­len­cia, para que se reco­noz­ca y se remu­ne­re el tra­ba­jo de acom­pa­ña­mien­to que día a día rea­li­za­mos, sien­do un nexo con los dis­po­si­ti­vos del Esta­do que son los que deben dar res­pues­tas. Tam­bién recla­ma­mos por las pro­mo­to­ras rura­les que lle­gan a los terri­to­rios don­de el Esta­do no lle­ga. Por la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y habi­ta­cio­nal, por una red de refu­gios en todo el terri­to­rio. Urge que en los Comi­té de Cri­sis incor­po­ren la pers­pec­ti­va de géne­ro y el tra­ba­jo de las pro­mo­to­ras. Que se inter­ven­ga en los terri­to­rios garan­ti­zan­do dere­chos, antes que des­ple­gan­do fuer­zas de segu­ri­dad. Recla­ma­mos mayor pre­su­pues­to para el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diversidad.

Sabe­mos que la vio­len­cia machis­ta se incre­men­ta en
cua­ren­te­na: el con­fi­na­mien­to se con­vir­tió en un infierno para miles que deben
pasar las 24 hs del día con sus agre­so­res. Exi­gi­mos la pro­tec­ción para las
muje­res, trans, tra­ves­tis, les­bia­nas y no bina­ries, muje­res con dis­ca­pa­ci­dad e
hijes víc­ti­mas y el ais­la­mien­to de los vio­len­tos. Segui­mos pidiendo
acom­pa­ña­mien­to, que se tomen las denun­cias, que les pro­fe­sio­na­les que nos
atien­den estén capa­ci­ta­des, no nos pre­sio­nen y no nos expon­gan. No queremos
ins­ti­tu­cio­nes patriar­ca­les que nos juz­gan y revictimizan.

Que­re­mos poder sen­tir­nos segu­ras cuan­do pedi­mos ayu­da. Por
eso segui­mos luchan­do con­tra la jus­ti­cia hete­ro­cis­pa­triar­cal, y no nos
olvi­da­mos los dis­ci­pli­na­mien­tos que ejer­cen sobre nues­tras liber­ta­des, seguimos
fir­mes alzan­do nues­tra voz por Higui, Marian Gómez y Luz Aime. ¡Ni una menos!

Por­que la deu­da es con noso­tras y noso­tres, la Campaña
Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to ha cum­pli­do quince
años de mili­tar su pro­yec­to de IVE y exi­gi­mos su apro­ba­ción ¡ya! y saque de la
clan­des­ti­ni­dad de una vez a todas a las deci­sio­nes vita­les que solo noso­tras y
noso­tres pode­mos tomar sobre nues­tros cuer­pos. Deci­mos ¡Ni Una Menos! por­que ya
no se pue­de tole­rar que se tome a las infan­cias de rehe­nes para que sigan
ges­tan­do como si fue­ran incu­ba­do­ras, por­que el chi­neo sigue sien­do la for­ma en
que el patriar­ca­do colo­nial eje­cu­ta de for­ma más bru­tal, la domi­na­ción sobres
las niñas y ado­les­cen­tes indí­ge­nas, por­que la Inte­rrup­ción Legal del Embarazo
ya es un dere­cho y nadie se los pue­de negar, ni en San­tia­go del Este­ro ni en
Corrien­tes, que tie­nen que sus­cri­bir ¡ya! el pro­to­co­lo de ILE, ni en ningún
otro terri­to­rio, hos­pi­tal o cen­tro de salud. El abor­to es una cues­tión de salud
públi­ca y no pue­den seguir murien­do per­so­nas con capa­ci­dad de ges­tar por no
acce­der a este derecho.

Que­re­mos res­pe­to a la auto­no­mía e inte­gri­dad de los cuer­pos gor­dos, pato­lo­gi­za­dos y estig­ma­ti­za­dos des­de la infan­cia. Que­re­mos acce­so a la salud sin vio­len­cia: bas­ta de dis­cri­mi­na­ción, no somos un índi­ce ni un ries­go. Exi­gi­mos la imple­men­ta­ción de la Ley Nacio­nal de Talles: ves­tir­nos no pue­de ser un pri­vi­le­gio, nues­tro cuer­po no pue­de ser cas­ti­ga­do eco­nó­mi­ca­men­te por su diferencia.

Afir­ma­mos el dere­cho de todas las per­so­nas inter­sex a la
inte­gri­dad cor­po­ral, a la ver­dad y la repa­ra­ción. Exi­gi­mos el cese inme­dia­to de
todas las for­mas de vio­len­cia médi­ca con­tra los cuer­pos inter­sex y el acce­so de
todas las per­so­nas inter­sex a nues­tras his­to­rias clí­ni­cas, nues­tras par­ti­das de
naci­mien­to y a la cober­tu­ra de salud. La diver­si­dad cor­po­ral no es una
pato­lo­gía a ser tra­ta­da, cura­da o eliminada.

Para que la pre­ven­ción de la vio­len­cia machis­ta sea efectiva
y sos­te­ni­da en el tiem­po, exi­gi­mos que la Edu­ca­ción Sexual Inte­gral tenga
pers­pec­ti­va femi­nis­ta y no se fre­ne por el poder de lobby de las Igle­sias y los
dog­mas fun­da­men­ta­lis­tas. Y nos pro­nun­cia­mos con­tra los gol­pes de esta­do en
Boli­via y Hon­du­ras, con­tra el terro­ris­mo de esta­do ase­si­nan­do a lide­re­sas y
líde­res socia­les en Colom­bia y con­tra la fas­cis­ti­za­ción de la polí­ti­ca en
Chi­le, Bra­sil y Ecua­dor. Exi­gi­mos liber­tad inme­dia­ta a Mila­gro Sala, Mirta
Gue­rre­ro, Gra­cie­la López, Gladys Díaz, Patri­cia Caba­na, María Con­do­ri, Adriana
Con­do­ri, Mir­ta Aiza­ma y Ange­li­na Lesieux. Con pre­sas polí­ti­cas no hay
demo­cra­cia. Libres las que­re­mos. No más pre­sas por luchar.

Las muje­res, les­bia­nas, tra­ves­tis y trans cui­da­do­ras que
cul­ti­va­mos marihua­na para la salud, no que­re­mos que se nos cri­mi­na­li­ce ni a
noso­tras, ni a nues­tras plan­tas. El can­na­bis es esen­cial en tiem­pos de pandemia
don­de nues­tra úni­ca for­ma de acce­der a nues­tra medi­ci­na es autocultivo.
Soli­ci­ta­mos su adhe­sión en la ley 27350 ¡ya!

Recla­ma­mos que ni una mujer más sea sepa­ra­da de sus hijes
por su con­di­ción de dis­ca­pa­ci­dad y que se garan­ti­cen lxs asis­ten­tes de apo­yo a
la mater­ni­dad cuan­do sea nece­sa­rio. Exi­gi­mos que no se per­mi­ta ni una sola
este­ri­li­za­ción for­zo­sa más con­tra muje­res y niñas con dis­ca­pa­ci­dad. Tenemos
dere­cho a ele­gir si que­re­mos o no ser madres. Exi­gi­mos ser teni­das en cuen­ta en
la ESI que com­pren­da las pers­pec­ti­vas de géne­ro y dis­ca­pa­ci­dad. Recla­ma­mos que
las medi­das para pro­te­ger­nos de la vio­len­cia machis­ta ten­gan accesibilidad.

Nece­si­ta­mos poder acu­dir por ayu­da y encon­trar len­gua­je sen­ci­llo, que las apps sean acce­si­bles con lec­to­res de pan­ta­lla y que haya ser­vi­cios de video­lla­ma­das con intér­pre­tes de len­gua de señas y toda vía de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va para que nin­gu­na se que­de fue­ra. Muchas para mater­nar y cola­bo­rar con sus hijes en las tareas esco­la­res se encuen­tran con mate­ria­les inac­ce­si­bles. No que­re­mos ser invi­si­bi­li­za­des, ase­xua­des ni anu­la­des. Cuan­do deci­mos que vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos, sabe­mos que otras gar­gan­tas se ten­san en el mis­mo gri­to y eso nos da fuer­za, nos esti­mu­la el deseo, nos ofre­ce la cer­te­za de que vamos a cam­biar­lo todo. Que somos capa­ces de parar el mun­do en huel­gas femi­nis­tas que tras­cien­den las fron­te­ras y se extien­den des­de las mon­ta­ñas del Kur­dis­tán has­ta las sel­vas tro­pi­ca­les de nues­tra Abya Yala, hacien­do visi­ble que nues­tra poten­cia y nues­tros tra­ba­jos sos­tie­nen el mun­do y que que­re­mos y exi­gi­mos que gire en otro sen­ti­do, con­tra­rio a la extrac­ción capi­ta­lis­ta, con­tra el racis­mo estruc­tu­ral e ins­ti­tu­cio­nal, la xeno­fo­bia y de los cla­sis­mos que aho­ra agi­tan la pan­de­mia, con­tra las ope­ra­cio­nes finan­cie­ras que expro­pian nues­tro tiem­po, nues­tro ali­men­to, nues­tra salud. Por esto, abra­za­mos a nuestrxs her­manxs afro­ame­ri­canxs y latinxs que se han levan­ta­do con­tra el racis­mo y el fas­cis­mo en Esta­dos Uni­dos para decir ¡ya basta!. 

Que­re­mos y esta­mos cons­tru­yen­do, con estas redes femi­nis­tas, un mun­do otro en el que todas las exis­ten­cias ten­gan espa­cio, en el que la memo­ria viva de nues­tras ances­tras, de las lucha­do­ras de otros tiem­pos, nos renue­ve la fuer­za y la ima­gi­na­ción, en el que las niñe­ces y las veje­ces sean dig­nas, sin vio­len­cias ni este­reo­ti­pos, y en el que poda­mos pen­sar las crian­zas y los cui­da­dos como una rela­ción recí­pro­ca y comunitaria.

Hoy tene­mos que salir con la boca tapa­da, pero nada tapa
nues­tro gri­to y las muchas mane­ras de decir­lo: Ni una tra­ves­ti menos, Ni una
tra­ba­ja­do­ra menos, Ni una tra­ba­ja­do­ra sin sala­rio menos, Ni una afro menos, Ni
una indí­ge­na menos, Ni una migran­te menos, Ni una negra menos, Ni una sin
tie­rra, Ni una sin vivien­da, Ni una muer­ta más por abor­to clan­des­tino. Y todas
las otras mane­ras en que esta con­sig­na que se con­vir­tió en un movi­mien­to de
trans­for­ma­ción en cada terri­to­rio, en cada lugar de tra­ba­jo, en cada casa, en
cada lugar de estu­dio y de acti­vis­mo pue­da ser dicha. Deci­mos Ni Una Menos,
vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos y lo deci­mos jun­tas y juntes.

Deci­mos, hoy más que nun­ca, que las redes feministas,
trans­fron­te­ri­zas, afro­fe­mi­nis­tas e indí­ge­nas, son nues­tra fuerza.

Fir­mas: Colec­ti­vo NiU­na­Me­nos ‚Femi­nis­mo Ville­ro La Pode­ro­sa Colec­ti­vo, NiU­na­Mi­gran­te, Menos Colec­ti­vo Inter­sex Plurinaciona,l Movi­mien­to Trans Nadia Echa­zú, Gru­po Matam­ba, Colum­na Anti­rra­cis­ta, Asam­blea Femi­nis­ta Villa 31 y 31 bis, Red de Muje­res y Disi­den­cias de la Villa 21-­24 y Zava­le­ta Red Femi­nis­ta Villa Sol­da­ti, Femi­nis­tas de Abya Yala Movi­mien­to Pero­nis­ta Trans y siguen las firmas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *