Vene­zue­la. Memo­ria, a 58 años de «El Porteñazo»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de junio de 2020

Este hecho mar­có un antes y un des­pués en la his­to­ria vene­zo­la­na, pues El Por­te­ña­zo es con­si­de­ra­do como el ini­cio de la lucha revo­lu­cio­na­ria que lue­go se afian­zó con el pre­si­den­te Hugo Chá­vez (1999−2013).

El 2 de junio de 1962 se lle­vó a cabo un movi­mien­to que cala­ría en la his­to­ria vene­zo­la­na, cono­ci­do como El Por­te­ña­zo, un acto de suble­va­ción por par­te de un gru­po de estu­dian­tes y mili­ta­res en con­tra del Gobierno lide­ra­do por el pre­si­den­te Rómu­lo Betan­court. Dejó 400 falle­ci­dos y al menos 700 heridos. 

El alza­mien­to en con­tra de una admi­nis­tra­ción oli­gár­qui­ca y
subor­di­na­da hacia la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos (EE.UU.) se lle­vó acabo
en la ciu­dad de Puer­to Cabe­llo, capi­tal del muni­ci­pio Puer­to Cabe­lloen el esta­do Carabobo.

La maña­na del 2 de junio, ofi­cia­les y sol­da­dos de la mari­na, apo­ya­dos por el pue­blo, arres­ta­ron a los coman­dan­tes de la base naval de Puer­to Cabe­llo, libe­ra­ron a los pre­sos polí­ti­cos que Betan­court man­te­nía encar­ce­la­dos y envia­ron tro­pas arma­das para con­tro­lar las calles de esa ciudad.

¿Por qué ocurrió?

Esta suble­va­ción fue la expre­sión arma­da que sur­ge de la frus­tra­ción popu­lar ante la nega­ti­va del Gobierno de Rómu­lo Betan­court de pro­du­cir las trans­for­ma­cio­nes demo­crá­ti­cas que espe­ra­ba el país, lue­go de la caí­da de la dic­ta­du­ra de Mar­cos Pérez Jimé­nez el 23 de enero de 1958.

Betan­court pre­ten­día aca­bar con los logros obte­ni­dos por la unión cívi­co-mili­tar tras la sali­da de Pérez Jimé­nez con una dis­gre­ga­ción que va des­de cam­biar los man­dos de las fuer­zas mili­ta­res has­ta el lla­ma­do a gen­te que era de su entorno para repri­mir al pueblo.

El man­da­ta­rio per­dió el apo­yo del pue­blo por­que pre­ten­día impo­ner polí­ti­cas dise­ña­das por Gobier­nos forá­neos, las cua­les más que bene­fi­ciar al pue­blo dic­ta­ban una impo­si­ción de mando.

«Rómu­lo Betan­court fue un hom­bre repre­si­vo, que empleó la vio­len­cia peor que el pro­pio Pérez Jimé­nez. A sólo cua­tro meses de estar gober­nan­do, repri­mió una mani­fes­ta­ción de des­em­plea­dos a dos cua­dras de la Pla­za Bolí­var, en Cara­cas, con sal­do de cua­tro muer­tos y una dece­na de heri­dos”, el pue­blo no pen­sa­ba sopor­tar un nue­vo régi­men, dijo el exca­pi­tán de cor­be­ta Víc­tor Hugo Mora­les.

Las víc­ti­mas

Tras el des­en­vol­vien­do de este levan­ta­mien­to, Betan­court orde­nó un ata­que con­tun­den­te y recu­pe­rar el con­trol a san­gre y fue­go: «Dis­pa­ren pri­me­ro y ave­ri­güen después”.

De esta repre­sión resul­ta­ron al menos 400 muer­tos y 700 heri­dos, los cuer­pos de los falle­ci­dos eran reco­gi­dos con palas mecá­ni­cas y trans­por­ta­dos en camio­nes has­ta fosas comunes. 

El 4 de junio ter­mi­nó el levan­ta­mien­to, los cap­tu­ra­dos fue­ron tor­tu­ra­dos sin contemplación. 

Este even­to mar­có un antes y un des­pués en la his­to­ria vene­zo­la­na, pues El Por­te­ña­zo es con­si­de­ra­do como el ini­cio de la lucha revo­lu­cio­na­ria que lue­go se afian­zó con el pre­si­den­te Hugo Chá­vez (1999−2013).

* Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *