Colec­ti­vos denun­cian orden anti-abor­tis­ta del gobierno PP‑C’s‑Vox – La otra Andalucía

Aso­cia­cio­nes de muje­res y colec­ti­vos femi­nis­tas de toda Anda­lu­cía han sus­cri­to un mani­fies­to con­jun­to en el que denun­cian que el gobierno de la Jun­ta (PP‑C’s‑Vox), en la diná­mi­ca de gober­nar des­de la ideo­lo­gía, la moral y la reli­gión, anun­cia una orden para sub­ven­cio­nar a enti­da­des y aso­cia­cio­nes que apo­yen y ase­so­ren a muje­res “que deseen con­ti­nuar con su emba­ra­zo”. La medi­da vie­ne de la Con­se­je­ría de Salud y Fami­lias, cuyo máxi­mo repre­sen­tan­te, el Con­se­je­ro Jesús Agui­rre, afir­ma cosas como que “lo fácil es lle­gar y el chu­pe­tón” para defen­der medi­das como la que se propone. 

El mani­fies­to ‑impul­sa­do por la Asam­blea Femi­nis­ta Uni­ta­ria de Gra­na­da, PETRA Mater­ni­da­des Femi­nis­tas , Muje­res Libres y Café Femi­nis­ta Gra­na­da y que ha sido sus­cri­to por orga­ni­za­cio­nes como Nación Anda­lu­za, Muje­res de Negro Con­tra la Gue­rra y mul­ti­tud de colec­ti­vos loca­les- apun­ta a que estas sub­ven­cio­nes se des­ti­na­rán a enti­da­des que sean correa de trans­mi­sión del idea­rio que sos­tie­ne como legí­ti­ma la vul­ne­ra­ción del dere­cho de las muje­res a deci­dir sobre su maternidad. 

Lo repro­du­ci­mos a continuación:

¡Las muje­res deci­den, el esta­do garan­ti­za, las igle­sias res­pe­tan y la socie­dad apoya!

Esta era una de las con­sig­nas que en la aler­ta femi­nis­ta de fina­les del 2013 se gri­ta­ron en las calles de todo el esta­do por cau­sa de la Con­tra­rre­for­ma de la Ley del Abor­to, que anun­ció el PP a pri­me­ros de 2012, y que supo­nía un gra­ve retro­ce­so para los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las muje­res. El esta­lli­do social que supu­so cul­mi­nó con la dimi­sión del minis­tro mejor valo­ra­do del gobierno de enton­ces, el minis­tro de Jus­ti­cia Alber­to Ruiz Gallardón.

Pare­ce que de este fra­ca­so no apren­die­ron nada y des­de el eje­cu­ti­vo anda­luz se pre­ten­de un nue­vo inten­to de regre­so al pasa­do, de nue­vo los par­ti­dos del trío de Colón (PP, Ciu­da­da­nos Y Vox) aten­tan con­tra la liber­tad de las muje­res, tra­tán­do­nos como meno­res de edad para deci­dir sobre nues­tros cuerpos 

Esta vez el gobierno anda­luz, en una vuel­ta de tuer­ca más y en la diná­mi­ca de gober­nar des­de la ideo­lo­gía, la moral y la reli­gión, anun­cia una orden para sub­ven­cio­nar a enti­da­des y aso­cia­cio­nes que apo­yen y ase­so­ren a muje­res ¨que deseen con­ti­nuar con su emba­ra­zo¨. Esta medi­da vie­ne de la mis­ma Con­se­je­ría, la de Salud y Fami­lias, que recien­te­men­te nom­bró como coor­di­na­do­ra de la Estra­te­gia para la Salud Sexual y Repro­duc­ti­va a la direc­to­ra del secre­ta­ria­do para los Cris­tia­nos Per­se­gui­dos en la dió­ce­sis de Cór­do­ba, alto car­go del Obis­pa­do de la ciu­dad y abier­ta­men­te con­tra­ria al dere­cho al abor­to. Una con­se­je­ría cuyo máxi­mo repre­sen­tan­te, el Con­se­je­ro Jesús Agui­rre, afir­ma cosas como que “lo fácil es lle­gar y el chu­pe­tón” para defen­der medi­das como la que se pro­po­ne. Por lo tan­to, todo pare­ce indi­car que estas sub­ven­cio­nes se des­ti­na­rán a enti­da­des que sean correa de trans­mi­sión de un idea­rio ran­cio que vul­ne­ra el dere­cho de las muje­res a deci­dir sobre su maternidad. . 

En Anda­lu­cía la tra­mi­ta­ción de ayu­das como la ren­ta míni­ma de inser­ción, depen­den­cia o pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas tie­nen una media de retra­so de 18 meses, un alto núme­ro de los barrios y muni­ci­pios más pobres de Espa­ña se encuen­tran en nues­tra tie­rra, esta­mos a la cabe­za en cuan­to a feminicidios. 

Ayu­dar a las fami­lias no es garan­ti­zar el perío­do de ges­ta­ción, es dar las con­di­cio­nes para que se pue­da desa­rro­llar una crian­za segu­ra y dig­na , si así se deci­de. La mejor for­ma de garan­ti­zar la nata­li­dad es la lucha con­tra la pobre­za y la violencia.

Des­de el movi­mien­to femi­nis­ta veni­mos mucho tiem­po insis­tien­do en la nece­si­dad de situar los cui­da­dos en el cen­tro, lo que impli­ca nece­sa­ria­men­te racio­na­li­zar hora­rios, redu­cir la jor­na­da labo­ral sin recor­tar los sala­rios, pro­mo­ver un empleo de cali­dad con per­mi­sos más amplios y pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas para la crian­za, y garan­ti­zar unos ser­vi­cios públi­cos que posi­bi­li­ten la corres­pon­sa­bi­li­dad social en el cui­da­do de las niñas y niños; polí­ti­cas que sin duda con­tri­bui­rían de for­ma deci­si­va a que todas aque­llas per­so­nas que libre­men­te deseen tener hijas e hijos pudie­sen hacer­lo con garan­tías de futu­ro. Lejos de ello, las muje­res com­pro­ba­mos cada día cómo la mater­ni­dad nos dis­cri­mi­na y nos envía al paro en un mer­ca­do labo­ral que es ajeno a los cui­da­dos, mien­tras se afir­ma una y otra vez que la nata­li­dad des­cien­de peli­gro­sa­men­te en Espa­ña por deba­jo de 1,3. Pues este índi­ce de nata­li­dad es el mejor indi­ca­dor de cómo tra­ta el mer­ca­do labo­ral a las muje­res. Para­dó­ji­co e hipó­cri­ta a la vez. 

Los mis­mos que recor­tan pre­su­pues­to en ser­vi­cios públi­cos o que defien­den una refor­ma labo­ral que pre­ca­ri­za el empleo, dicen que­rer pro­te­ger a las muje­res que quie­ran ser madres. Sabe­mos que ese no es el obje­ti­vo de la medi­da que pro­po­nen, si no cri­mi­na­li­zar la deci­sión de inte­rrum­pir la ges­ta­ción y cues­tio­nar nues­tro dere­cho a hacer­lo de for­ma libre, segu­ra y gratuita. 

Des­de lue­go no cabe sor­pre­sa algu­na, es un gobierno esco­ra­do a la ultra­de­re­cha para poder gober­nar, secues­tra­dos por los que nie­gan la vio­len­cia de géne­ro, por los que se sitúan en los már­ge­nes de la demo­cra­cia, por los que a tra­vés del dis­cur­so del odio y envuel­to en una fal­sa cari­dad cris­tia­na gobier­nan solo para unos pocos pri­vi­le­gia­dos y ahí no esta­mos las muje­res, ni la ciu­da­da­nía más desfavorecida.

Pero esta vez van más allá por­que lo hacen con el dine­ro de todas, crean­do redes clien­te­la­res con el dine­ro públi­co y sal­tán­do­se a la tore­ra las reco­men­da­cio­nes que en mate­ria de dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos hacen orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud “Las polí­ti­cas deben orien­tar­se a res­pe­tar, pro­te­ger y cum­plir los dere­chos de las muje­res para alcan­zar resul­ta­dos de salud posi­ti­vos” y eso éste eje­cu­ti­vo pare­ce igno­rar­lo. Aun­que el dere­cho a deci­dir sobre la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo se reco­ge en la ley, aún nos que­da camino que reco­rrer para que se garan­ti­ce de for­ma efec­ti­va para todas las muje­res. Aun­que el gobierno cen­tral ya ha anun­cia­do su inten­ción de cam­biar­lo, lo cier­to es que aún hoy, las muje­res meno­res, con 16 y 17 años, nece­si­tan el con­sen­ti­mien­to paterno para poder abor­tar, lo que a menu­do les obli­ga a recu­rrir a prác­ti­cas clan­des­ti­nas e inse­gu­ras. Por otro lado, en la mayor par­te de los casos, las IVE no se rea­li­zan en cen­tros sani­ta­rios públi­cos y se sigue deri­van­do a las muje­res a clí­ni­cas pri­va­das, lo que en Anda­lu­cía oca­sio­na impor­tan­tes des­igual­da­des entre pro­vin­cias y en oca­sio­nes, inclu­so obli­ga a las muje­res a tener que des­pla­zar­se a otra pro­vin­cia para poder abor­tar. Ade­más, aún hoy en muchas oca­sio­nes las muje­res tie­nen que sopor­tar la coac­ción y el hos­ti­ga­mien­to de gru­pos ultras que se con­cen­tran en las puer­tas de las clínicas.

Des­de el movi­mien­to femi­nis­ta segui­re­mos defen­dien­do nues­tros dere­chos, no sólo para evi­tar que con­ti­nue­mos dan­do pasos hacia atrás, sino tam­bién para que el dere­cho al abor­to libre, gra­tui­to, segu­ro y en la red sani­ta­ria públi­ca sea ple­na­men­te garan­ti­za­do para todas las mujeres.

Por todo lo ante­rior, todos los colec­ti­vos y las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes, aho­ra como enton­ces segui­mos exi­gien­do:
¡Las muje­res deci­den, el esta­do garan­ti­za, las igle­sias res­pe­tan y la socie­dad apoya! 

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *