Car­ta de Patxi Ruiz des­de la cár­cel de Mur­cia II

Eus­kal­dun herria­ri , pri­sión de Mur­cia IItik!!

Tam­bién diri­gi­da a [email protected] los [email protected] [email protected], sin dis­tin­cio­nes en cuan­to a la orga­ni­za­ción en la que mili­ta­ba, o siguen mili­tan­do, así como a [email protected] acti­vis­tas socia­les [email protected][email protected] socia­les. Las impo­si­cio­nes que, tan­to ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias como la pri­sión de Mur­cia 2, han toma­do en con­tra de los dere­chos (algu­nas impo­si­cio­nes que vul­ne­ran dere­chos fun­da­men­ta­les reco­gi­dos en su pro­pia cons­ti­tu­ción española)de los [email protected], con moti­vo de la lla­ma­da pan­de­mia del coro­na­vi­rus .(Que no es más que otro ata­que impe­ria­lis­ta con­tra la pobla­ción). No nos vamos a enga­ñar, la pri­sión está eri­gi­da para ence­rrar en ella a aque­llas per­so­nas que, vic­ti­mas del mons­truo lla­ma­do capi­ta­lis­mo, han naci­do y “se han cria­do” en gue­tos y zonas mar­gi­na­les, con todo lo que ello con­lle­va de modo de vida: delin­cuen­cia, con­su­mo de dro­gas etc.; pero tam­bién la pri­sión fue crea­da para ence­rrar en ella a todo tipo de disi­den­cia polí­ti­ca que lucha y/​o ha lucha­do con­tra el capi­ta­lis­mo, median­te la lucha de masas, median­te nues­tra lucha arma­da, o sin­di­cal, polí­ti­ca y social, cons­tru­yen­do los muros que nos encie­rran para que vues­tra podri­da socie­dad ten­ga más fácil el olvi­do de [email protected] que nos encon­tra­mos [email protected] den­tro de los muros del olvi­do y del exterminio.

Sin alar­gar­me más y, a raíz de las impo­si­cio­nes apli­ca­das en el con­jun­to de las pri­sio­nes dis­per­sas a lo lar­go y ancho de la penín­su­la ibé­ri­ca, e islas Balea­res y Cana­rias, sin olvi­dar el total aban­dono por la cri­mi­nal Admi­nis­tra­ción Peni­ten­cia­ria, un gru­po de pre­sos que nos encon­trá­ba­mos en el modulo‑8 de la pri­sión de Mur­cia 2 tan­teá­ba­mos la posi­bi­li­dad de rea­li­zar algún tipo de pro­tes­ta que denun­cia­ra nues­tra situa­ción de total aban­dono por par­te de la Admi­nis­tra­ción Peni­ten­cia­ria, pro­tes­ta que, a la mis­ma vez, sir­vie­ra para denun­ciar y rei­vin­di­car los dere­chos vul­ne­ra­dos y que, según el regla­men­to peni­ten­cia­rio así como la CE, nos corres­pon­den de la mis­ma mane­ra que corres­pon­den a la socie­dad que vive, y sobre­vi­ve, en “liber­tad rela­ti­va”, ahí fue­ra en la calle.

El pasa­do 3 de Mayo, en el cor­cho del modu­lo 8 don­de de mane­ra legal los pre­sos ponen anuncios(y otro tipo de cuestiones)aparecieron 2 car­te­les, de tama­ño DIN-A4 cada uno, don­de se hacía un lla­ma­mien­to a con­cen­trar­se dia­ria­men­te en el patio de la pri­sión, de 09:15 a 09:30 horas, SIEMPRE de mane­ra PACIFICA, RESPETUOSA y en SILENCIO, pudien­do leer­se en dichos car­te­les las rei­vin­di­ca­cio­nes tales como:

  • Excar­ce­la­ción de aque­llas per­so­nas pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles, así como la de aque­llas per­so­nas pre­sa que esta­ban cer­ca de extin­guir su condena.

  • La rea­li­za­ción de test que detec­tan el coro­na­vi­rus a toda la pobla­ción reclu­sa como al colec­ti­vo de car­ce­le­ros y carceleras(ya que has­ta la fecha no se han realizado)

  • Que cuan­do un fami­liar de un pre­so falle­cie­ra a con­se­cuen­cia del coro­na­vi­rus, fue­ra per­mi­ti­da la sali­da del fami­liar pre­so al cemen­te­rio para des­pe­dir­se, con dig­ni­dad de su ser querido.

– Que se nos pro­por­cio­na­ra los medios nece­sa­rios para evi­tar el con­ta­gio del coro­na­vi­rus pro­por­cio­nán­do­se guan­tes, mas­ca­ri­llas, gel desin­fec­tan­te etc.

-Que se toma­ran las medi­das ade­cua­das para poder vol­ver a estar con nues­tros fami­lia­res, res­tau­ran­do las visi­tas y vis a vises sus­pen­di­das des­de Mar­zo. (Si a los fun­cio­na­rios no se les rea­li­zan los test de detec­ción del coro­na­vi­rus y esta­mos en con­tac­to con­ti­nuo con ellos las 24h del día, ¿Por qué no pode­mos estar con nues­tros familiares?!

El día 4 de Mayo se reali­zo en el patio der la pri­sión, tal y como se esta­ble­cía en el car­tel antes cita­do, dicha con­cen­tra­ción que fue lle­va­da a cabo en silen­cio, con el debi­do res­pe­to y de for­ma pací­fi­ca, por­tan­do varios pre­sos car­te­les rei­vin­di­ca­ti­vos, sin que se pro­du­je­ra INCIDENTE alguno. Dichas con­cen­tra­cio­nes se repi­tie­ron los días 5, 6, 7, 8 de la mis­ma mane­ra que ha sido explicada.

Pero el sába­do día 9, el car­ce­le­ro y mal­tra­ta­dor jefe de modu­lo 8, jun­to a la car­ce­le­ra que pres­ta­ba ser­vi­cio dicho día, ya se encon­tra­ban en el patio para las 9:00 de la maña­na, como evi­den­te for­ma de coac­ción. A pesar de ello, unos 70 pre­sos tuvi­mos el cora­je de salir a con­cen­trar­nos como venía­mos hacien­do, sin caer en las pro­vo­ca­cio­nes por par­te de los cita­dos carceleros.

Esa mis­ma maña­na, des­pués de comer y cuan­do pro­ce­día­mos a subir a las cel­das, la cita­da car­ce­le­ra retu­vo sola­men­te a los 2 pre­sos polí­ti­cos del modu­lo con la inten­ción de requi­sar nues­tros car­te­les rei­vin­di­ca­ti­vos. El com­pa­ñe­ro no lo tenía enci­ma y yo lo tenía guar­da­do en mi bol­sa de depor­te, como así se lo indi­qué. Ella pro­ce­dió a abrir la bol­sa de depor­te y requi­so dicho car­tel. En ese momen­to le indi­que que, pre­sun­ta­men­te, esta­ba actuan­do al mar­gen de la ley, vul­ne­ran­do pre­sun­ta­men­te artícu­los fun­da­men­ta­les de la cons­ti­tu­ción Espa­ño­la por lo que, pro­ce­dí a pedir­le su núme­ro de iden­ti­fi­ca­ción (que por su obli­ga­to­rie­dad debe por­tar a la vis­ta, median­te su pren­de­dor) .Ello ocu­rrió sobre las 13:45 apro­xi­ma­da­men­te. Todo ello que­do gra­ba­do por las cáma­ras de video-vigi­lan­cia ubi­ca­das en la ofi­ci­na cen­tral y en los pasi­llos de la sala común del modu­lo 8.

Una vez todos los pre­sos estu­vi­mos ence­rra­dos en las cel­das que ocu­pa­mos, sobre las 14:05 apro­xi­ma­da­men­te, se pro­du­jo la aper­tu­ra de la cel­da que ocu­po en soli­ta­rio, pre­sen­tán­do­se en ella los antes cita­dos car­ce­le­ros, por­tan­do en la mano, ambos, las tar­je­tas iden­ti­fi­ca­ti­vas. Yo me limi­té a tomar la iden­ti­fi­ca­ción de la car­ce­le­ra que pro­ce­dió a la requisa

del car­tel rei­vin­di­ca­ti­vo, indi­cán­do­le al car­ce­le­ro jefe del modu­lo 8 que la suya no la nece­si­ta­ba. Pero éste, de mane­ra ame­na­za­do­ra, me exi­gió que toma­ra tam­bién su iden­ti­fi­ca­ción, ”por ser él quien había dado la orden de requi­sa del cartel”.

Pro­ce­dí a ano­tar su núme­ro iden­ti­fi­ca­ti­vo y, a con­ti­nua­ción pro­ce­dió a ame­na­zar mi inte­gri­dad físi­ca. Al pedir­le expli­ca­cio­nes sobre las ame­na­zas ver­ti­das con­tra mi per­so­na, con por­te ame­na­zan­te vol­vió a enca­rar­se pro­fi­rien­do mas ame­na­zas con­tra mi inte­gri­dad físi­ca. Acto segui­do se fue­ron y que­de ence­rra­do en la cel­da que ocu­pa­ba, la nº71.Todo lo ocu­rri­do que­do gra­ba­do por la cáma­ra de video-vigi­lan­cia ubi­ca­da en la segun­da plan­ta de cel­das, a esca­sos 5 metros de la cel­da nº71.

Como medio de pro­tes­ta polí­ti­ca, NO DE COACCIÓN, uti­li­cé sobre las 17:00 una cuchi­lla de afei­tar para auto­le­sio­nar­me y denun­ciar el tra­to ame­na­zan­te del car­ce­le­ro antes cita­do, pro­vo­cán­do­me 3 cor­tes en mi bra­zo izquier­do de unos 67 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud; minu­tos des­pués fui lle­va­do a la enfer­me­ría de la pri­sión don­de una enfer­me­ra pro­ce­dió a la cura y satu­ra­ción de las heri­das por medio de 9 gra­pas metá­li­cas (agra­pa­jes).

El médi­co pre­sen­te en ese momen­to, sobre las 17:15, se negó a aten­der­me, ni siquie­ra pro­ce­dió a la obser­va­ción de las heri­das. Yo le soli­ci­té que rea­li­za­ra el corres­pon­dien­te infor­me médi­co ante lo cual se negó, indi­cán­do­le al fun­cio­na­rio pre­sen­te en la sala de curas de la enfer­me­ría que me lle­va­ra de vuel­ta al módu­lo. En ese momen­to le soli­ci­te me faci­li­ta­ra su nº iden­ti­fi­ca­ti­vo a lo cual se negó, indi­can­do nue­va­men­te al fun­cio­na­rio de enfer­me­ría “Llé­ve­se a este mier­da lejos de mi vis­ta”. Todo que­do gra­ba­do por la cáma­ra ubi­ca­da en la sala de curas de la enfermería.

Me devol­vie­ron al modu­lo 8 y me ence­rra­ron en la cel­da que ocu­pa­ba, has­ta las 19:00 apro­xi­ma­da­men­te en la que se pro­du­jo la aper­tu­ra de la cel­da para que pudie­ra bajar a cenar. En ese momen­to me diri­gí al car­ce­le­ro jefe del modu­lo 8 para entre­gar­le una ins­tan­cia don­de se expli­ca­ba que las auto­le­sio­nes rea­li­za­das tuvie­ron una moti­va­ción de denun­cia polí­ti­ca y no de coac­ción de nin­gún tipo. Dicho car­ce­le­ro mal­tra­ta­dor se negó a recep­cio­nar dicha ins­tan­cia, por­que en ella hacia cons­tan­cia de las ame­na­zas ver­ti­das con­tra mi persona.

Des­pués de cenar, nue­va­men­te vol­vi­mos a subir a cel­das sobre las 20:00 apro­xi­ma­da­men­te; dado que me encon­tra­ba ner­vio­so y can­sa­do me metí en la cama con inten­ción de des­can­sar. Pero nue­va­men­te, sobre las 21:00 (no recuer­do con exac­ti­tud) la puer­ta de la cel­da que ocu­po vol­vió a abrir­se, con el evi­den­te sobre­sal­to para mi per­so­na, per­so­nán­do­se un car­ce­le­ro y una car­ce­le­ra para indi­car­me que debía bajar a la sala don­de edu­ca­do­res y tra­ba­ja­do­res socia­les rea­li­zan ”su tra­ba­jo” siem­pre en con­tra de de los derechos

de [email protected] [email protected] En un prin­ci­pio me negué a bajar por­que esa sala tam­bién es uti­li­za­da para ame­na­zar y gol­pear a los pre­sos, pues­to que dicha sala no hay cáma­ras de video vigi­lan­cia. Así se lo hice saber, pero me res­pon­die­ron que endi­cha sala me espe­ra­ba el DIRECTOR de la pri­sión. Enton­ces acce­dí a bajar.

Para entrar en dicha sala hay que atra­ve­sar un peque­ño pasi­llo don­de sí hay cáma­ras de video vigi­lan­cia, por ello solo pue­de pro­bar­se que yo entra­ba en la sala ante­rior­men­te cita­da. En ella se encon­tra­ba, ade­más del Direc­tor, el sub direc­tor de segu­ri­dad y un jefe de servicios.

Man­tu­vi­mos una con­ver­sa­ción que dura­ría unos 20 minu­tos en los que solo habló el direc­tor de la prisión.

En dicha con­ver­sa­ción el Direc­tor pro­fi­rió vela­das ame­na­zas con­tra mi per­so­na, dicién­do­me que yo era el cabe­ci­lla de las con­cen­tra­cio­nes, que dichas con­cen­tra­cio­nes podrían ser con­si­de­ra­das como inten­tos de pro­vo­car moti­nes, hacién­do­me ver las con­se­cuen­cias per­so­na­les que pudie­ran recaer en mi situa­ción peni­ten­cia­ria (me han teni­do 15 años ence­rra­dos en módu­los de régi­men cerra­do y en gale­rías de ais­la­mien­to, siem­pre cla­si­fi­ca­do en 1er gra­do). Yo le reba­tí sus vela­das ame­na­zas hacién­do­le enten­der que las con­cen­tra­cio­nes que rea­li­zá­ba­mos los pre­sos son dere­chos que vie­nen reco­gi­dos en la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la, tales como el de dere­cho de reu­nión, liber­tad de expre­sión y otros.

Me indi­có que pusie­ra fin a dichas con­cen­tra­cio­nes a lo que yo le res­pon­dí que esa peti­ción no esta­ba en mis manos, pero hacién­do­le saber que yo, aun­que fue­ra el úni­co, segui­ría salien­do al patio a con­cen­trar­me. En ese momen­to el Direc­tor dio por con­clui­da la reu­nión, y yo cuan­do pro­ce­día a subir las esca­le­ras hacia la cel­da que ocu­po, des­co­noz­co que car­ce­le­ro fue y des­de que lugar se pro­du­jo (a mis espal­das, ¿des­de den­tro de la ofi­ci­na de car­ce­le­ros?) escu­ché per­fec­ta­men­te pro­fe­ría lo siguien­te: ”Este mier­da no sabe que a veces los pre­sos se echan a dor­mir y ya NO des­pier­tan nun­ca más”. Tras oír seme­jan­te expre­sión me tum­be en la cama, pero a los 15 minu­tos, nue­va­men­te se pro­du­jo la aper­tu­ra de la cel­da que ocu­po, como pue­de com­pro­bar­se por la cáma­ra de video vigi­lan­cia ubi­ca­da en la 2ºplanta, a esca­sos metros de la cel­da que ocu­po, pre­sen­tán­do­se 2 car­ce­le­ros, una car­ce­le­ra y el jefe de ser­vi­cios de nom­bre Patri­cio, indi­cán­do­me que reco­gie­ra mis per­te­nen­cias por­que iba a ser cam­bia­do de modu­lo. Sobre las 22:00 horas, o minu­tos antes, fui tras­la­da­do al modu­lo 6 don­de me encuen­tro en la actualidad.

Ante la expre­sión antes cita­da ”Este mier­da no sabe que a veces los pre­sos se echan a dor­mir y ya NO des­pier­tan nun­ca más”, ten­go que acla­rar que en los casi 15 años de reclu­sión de régi­men cerra­do y gale­rías de ais­la­mien­to, he com­pro­ba­do en per­so­na como varios pre­sos han ama­ne­ci­do muer­tos en sus res­pec­ti­vas cel­das, he vis­to como se per­so­na­ba el juez para el levan­ta­mien­to del cadá­ver y TENGO LA CLARA CONCLUSIÓN que en algu­nos casos los muer­tos se han sui­ci­da­do por no sopor­tar las ame­na­zas con­tra su vida, que a veces he sido tes­ti­go, que en otras oca­sio­nes se han sui­ci­da­do por pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, y en otras oca­sio­nes hemos teni­do el pre­sen­ti­mien­to de que han sido res­pon­sa­bles direc­tos los pro­pios car­ce­le­ros. Las gale­rías y cel­das de ais­la­mien­to son autén­ti­cos luga­res de impu­ni­dad con­tra [email protected] [email protected]

Inclu­so dichas dudas han exis­ti­do cuan­do han apa­re­ci­do pre­sos polí­ti­cos muer­tos. Ante esta situa­ción las razo­nes antes cita­das serán diri­gi­das al Sr Cas­tro titu­lar del juz­ga­do cen­tral de vigi­lan­cia penitenciaria.

Yo ten­go una amatxo de 73 años y nun­ca deja­ría que tor­tu­ra­ra su men­te en los años que le que­dan, pre­gun­tán­do­se si yo mis­mo me he qui­ta­do la vida o han sido los car­ce­le­ros. Por ello escri­bo esta car­ta para que se haga públi­ca y se sepa la reali­dad que se vive en las cár­ce­les, la lucha del módu­lo 8 ante las no medi­das de la cár­cel con­tra el coro­na­vi­rus y las ame­na­zas con­tra mi per­so­na. Por últi­mo, expre­sar todo mi amor a [email protected] [email protected] que siguen en pie.

ESPETXEAK APURTU!!!!

GORA EUSKAL HERRIA INTERNAZIONALISTA ETA SOZIALISTA

Jato­rria /​Ori­gen

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *