Argen­ti­na. ¿Por qué la nega­ción de ali­men­tos es vio­len­cia económica?

Por Die­go Ortiz*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de junio 2020

El incum­pli­mien­to ali­men­ta­rio como vio­len­cia eco­nó­mi­ca no solo debe ana­li­zar­se des­de el pun­to de vis­ta de la limi­ta­ción mate­rial de recur­sos que pade­ce el niño, niña y ado­les­cen­te sino tam­bién des­de la asun­ción de res­pon­sa­ble exclu­si­va que asu­me la pro­ge­ni­to­ra dado el incum­pli­mien­to del otro progenitor.

El art 5
inc. c de la ley 26.485 esta­ble­ce como supues­to del tipo la limi­ta­ción de los
recur­sos eco­nó­mi­cos des­ti­na­dos a satis­fa­cer sus nece­si­da­des o pri­va­ción de los
medios indis­pen­sa­bles para vivir una vida dig­na. El decre­to 10112010 que
regla­men­ta este inci­so plan­tea que en los casos en que las muje­res víc­ti­mas de
vio­len­cia ten­gan hijos/​as y éstos/​as vivan con ellas, las nece­si­da­des de los/​as
meno­res de edad se con­si­de­ra­rán com­pren­di­das den­tro de los medios
indis­pen­sa­bles para que las muje­res ten­gan una vida dig­na. Este supues­to no es
lo mis­mo que cual­quier deman­da de ali­men­tos, sino que se inten­ta pro­te­ger los
dere­chos ali­men­ta­rios no solo del niño, niña y ado­les­cen­te sino tam­bién los de
la madre en un con­tex­to de vio­len­cia de géne­ro carac­te­ri­za­do por una relación
des­igual de poder que afec­ta la inte­gri­dad eco­nó­mi­ca y/​o patri­mo­nial del
bino­mio materno filial.

El
incum­pli­mien­to con­ti­nuo, deli­be­ra­do e inten­cio­nal de las obligaciones
ali­men­ta­rias muchas veces con­fi­gu­ra situa­cio­nes de vio­len­cia eco­nó­mi­ca. La
con­ti­nui­dad, se refie­re a la per­sis­ten­cia en el tiem­po, al aban­dono pal­ma­rio de
las obli­ga­cio­nes ali­men­ta­rias. Lo deli­be­ra­do alu­de a un acto volun­ta­rio y con
liber­tad de incum­plir con las obli­ga­cio­nes ali­men­ta­rias. Por últi­mo la
inten­cio­na­li­dad, tra­ta del áni­mo de incum­plir, a pesar de saber que se debe
cumplir.

Otro de los
aspec­tos es la con­duc­ta pro­ce­sal del denun­cia­do y/​o deman­da­do por
incum­pli­mien­to des­de que se lo inti­ma a cum­plir has­ta la eta­pa de eje­cu­ción de
sen­ten­cia de ali­men­tos. Algu­nos ejem­plos que con­fi­gu­ran esta acti­tud renuente,
de des­gano y de inten­cio­na­li­dad de incum­plir, es la incom­pa­re­cen­cia a las
audien­cias, la no con­tes­ta­ción de escri­tos, decla­rar­se en rebel­día, reclamos
incon­du­cen­tes y super­fluos, la nega­ción rotun­da a reci­bir noti­fi­ca­cio­nes, el
incum­pli­mien­to de acuer­dos homo­lo­ga­dos, el cam­bio repen­tino y cons­tan­te de
domi­ci­lio, fal­tas de res­pe­to en las audien­cias, etc.

El
ver­da­de­ro desa­fío es detec­tar los supues­tos de vio­len­cia eco­nó­mi­ca por negación
de ali­men­tos por vía de fon­do o inci­den­tal (aumen­to, reduc­ción, cese, etc.).
Para lograr la detec­ción hay que ana­li­zar los supues­tos y com­pa­rar­los con los
con­cep­tos ver­ti­dos de este tipo.

* Abo­ga­do, Pro­fe­sor Uni­ver­si­ta­rio en Cien­cias Jurí­di­cas, Espe­cia­lis­ta en Vio­len­cia Fami­liar, autor de obras y artícu­los de su especialidad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *