Argen­ti­na. La Villa 31 gri­ta: “¡Bas­ta de maquillaje!”

Por Mateo Bre­glia /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano /​2 junio 2020

Foto: PÁGINA/12 (Pablo Cuarterolo)
Foto: PÁGINA/​12 (Pablo Cuarterolo)

La reali­dad de la Villa 31 o Barrio Padre Mugi­ca, como se lo denomina
des­de hace un tiem­po a esta par­te, en un cla­ro inten­to de dis­fra­zar de
“urba­ni­za­ción”, una nota­ble ausen­cia del Esta­do. La cual es igual de
deses­pe­ran­te que siem­pre. Sola­men­te que aho­ra, se le aña­de el con­di­men­to mor­tal del Coro­na­vi­rus.

Y es igual, por ejem­plo, en la Zaba­le­ta y la 1−11−14. En
CABA, el 51% de los casos de COVID-19 está con­cen­tra­do en estos barrios o
villas que com­par­ten un deno­mi­na­dor común: la asis­ten­cia esta­tal no
lle­gó o fue mal apli­ca­da o, de míni­ma, lle­gó dema­sia­do tarde. 

La lle­ga­da de la pan­de­mia a los sec­to­res más humil­des del AMBA se
tra­du­jo en un cre­ci­mien­to expo­nen­cial de los con­ta­gios, y un aumen­to de
la som­bra de la muer­te sobre esos luga­res, que ya sue­le estar presente
por otros moti­vos. El cóc­tel virus sin cura + hacinamiento +
con­di­cio­nes poco higié­ni­cas + ausen­cia de agua x ausen­cia del estado,
arro­ja como sal­do una autén­ti­ca catás­tro­fe.
Si bien en el
últi­mo repor­te que entre­ga­ron jun­tos Fer­nán­dez y Larre­ta, se dejó en
cla­ro que los con­ta­gios en CABA subie­ron un 46% en aque­llos barrios no
con­si­de­ra­dos “humil­des” o de “bajos recur­sos”, el ries­go en
estos luga­res es mucho mayor y la con­cen­tra­ción de casos mucho más
den­sa, gra­cias, sobre todo, al haci­na­mien­to y a las pési­mas condiciones
de higie­ne
. Y todos lo sabían. El Esta­do, pri­me­ro que nadie. 

La muer­te de Ramo­na Medi­na, quien denun­ció en “La Garganta
Pode­ro­sa” que con la ausen­cia de agua, el GCBA esta­ba con­de­nan­do a la
muer­te a varios de sus veci­nes en el barrio. Hoy es el emble­ma de la
lucha de los que tie­nen voz, pero no eco. De los que gri­tan y patalean,
pero son sis­te­má­ti­ca­men­te aca­lla­dos por una igno­ran­cia que, ade­más de
las­ti­mar, en el con­tex­to de una pan­de­mia glo­bal, mata.

Y no es en sen­ti­do figu­ra­do. Al día de hoy, se acu­mu­lan más de mil
casos en el Padre Mugi­ca y más de vein­te muer­tes. Y la situa­ción en
otras zonas igual de ende­bles es simi­lar, solo varían los núme­ros de
con­ta­gios y muer­tes, pero el virus lle­gó para que­dar­se y empe­zó a hacer
estragos. 

Solo en CABA se suman el Barrio Padre Ric­ciar­de­lli (ex Villa
1−11−14), el Barrio 21 – 24, el Barrio 20, Ciu­dad Ocul­ta, Barrio Cildañez,
Los Pile­to­nes, Barrio Ramón Carri­llo, Barrio Fáti­ma, Rodri­go Bueno,
Villa 13 bis, Zava­le­ta, Barrio Inta, Asen­ta­mien­to Sal­días, Asentamiento
El Trián­gu­lo y Asen­ta­mien­to Luján – Bosch. Y eso sin cru­zar la General
Paz o el Ria­chue­lo, don­de empie­zan a dar­se situa­cio­nes como la de Villa
Azul de Quil­mes, que encien­de todas las alar­mas. Pues no sola­men­te es la
pobre­za la cul­pa­ble del cre­ci­mien­to expo­nen­cial de los con­ta­gios, más
bien son el olvi­do, el aban­dono y los oídos sor­dos. Y, si a ellos, le
suma­mos las fake new, ¡bin­go!

“Rock
‘N Ball” habló con Nora Flo­res, veci­na y refe­ren­te del Barrio 31, con
el obje­ti­vo de visi­bi­li­zar un recla­mo, que per­sis­te allí y debe
per­sis­tir en los medios.

Rock And Ball: ¿Hace cuán­to sos veci­na del barrio? ¿Vivís
sola o por cuán­tos miem­bros se com­po­ne tu gru­po habi­ta­cio­nal? ¿En qué
con­di­cio­nes se encuen­tra tu vivienda? 

Nora Flo­res: Vivo acá hace más de vein­ti­séis años, vivo con mi
fami­lia. Ten­go ocho hijos y cin­co de ellos, cada uno jun­to con sus
res­pec­ti­vas fami­lias, viven con­mi­go. Mi casa es de mate­rial, muy
pre­ca­ria. Por­que esta­mos en obra, tra­tan­do de hacer lo que podemos.

RNB: ¿Tenés empleo? ¿Cola­bo­ras con algu­na organización
social, ONG, meren­de­ro o come­dor? ¿Qué sig­ni­fi­ca para vos el barrio
Padre Car­los Mugica?

NF: Soy edu­ca­do­ra, tra­ba­jo en una coope­ra­ti­va tex­til y un
meren­de­ro. Soy refe­ren­te de la Orga­ni­za­ción MILES, Orga­ni­za­ción La
Terri­to­rial, Casa Abier­ta, CTA Barrial y Fren­te Migran­tes Organizados.
El meren­de­ro per­te­ne­ce a La Terri­to­rial, y tan­to la coope­ra­ti­va textil
como el bachi­lle­ra­to popu­lar, don­de doy cla­ses, a Casa Abier­ta. Somos
muchos edu­ca­do­res, egre­sadxs de la pri­me­ra cama­da del bachi­lle­ra­to
, lxs que damos cla­ses ahí. El
bachi se encuen­tra apro­ba­do por el G9, el Minis­te­rio de Edu­ca­ción nos
ava­la, pero por algu­na razón que des­co­no­ce­mos, las auto­ri­da­des no nos
tie­nen en cuen­ta. Hecho que impi­de que nos lle­guen los bol­so­nes de
ali­men­tos para lxs chicxs.

Me encan­ta vivir en el barrio, me gus­ta, por­que es mi barrio y
hace muchí­si­mos años que estoy. Sin embar­go, el barrio cam­bió mucho, lo
pre­fie­ro como esta­ba antes. Por­que aho­ra es puro maqui­lla­je. Nos mienten
mucho, a los veci­nos nos hacen creer que nos vamos a poder que­dar a
vivir para siem­pre. Pero es fal­so, la reali­dad es que te endeu­dan, a
tra­vés de una hipo­te­ca frau­du­len­ta, para qui­tar­te la casa. El Estado
ter­mi­na que­dán­do­se con nues­tras vivien­das, por eso te hablo de
maqui­lla­je. La reali­dad es que nos enga­ñan, nos con­fun­den, para luego
poder echar­nos. Nos quie­ren afue­ra del barrio.

La oriun­da de Jujuy, Nora Flo­res (51) es madre, veci­na del Barrio 31, tra­ba­ja­do­ra y mili­tan­te popular. 

RNB: ¿Cómo ves al barrio hoy? ¿Cuá­les
son los recla­mos más recu­rren­tes, por par­te de sus habitantes? 

NF: Hoy esta­mos sufrien­do mucha vio­len­cia, mucha dis­cri­mi­na­ción a
raíz de la pan­de­mia. Por­que no se está sos­te­nien­do como corres­pon­de la
situa­ción a tra­vés de los Minis­te­rios. Ya que hacen ope­ra­ti­vos de salud,
pero no los hacen bien. Arman equi­pos con gen­te que ni siquie­ra es del
barrio. Por empe­zar no hay agua, la luz va y vie­ne, aho­ra que arran­ca el
frío se va a empe­zar a cor­tar, como se cor­ta cuan­do hace mucho calor.
Los ten­di­dos eléc­tri­cos no están hechos como debe­rían. Cuando
urba­ni­za­ron, los cables se reven­ta­ban y nos decían que no podíamos
recla­mar­le a nadie, por­que no paga­mos. Nadie se hizo car­go de nada.
Nece­si­ta­mos que Nación nos de una mano, por­que los hos­pi­ta­les de Ciu­dad no están abas­te­ci­dos para sos­te­ner este desastre. 

Des­gra­cia­da­men­te, tene­mos que decir que en una ciu­dad tan rica,
el sis­te­ma de salud no está pre­pa­ra­do para afron­tar esta reali­dad tan
dura que nos toca atra­ve­sar. La for­ma de mane­jar­se de los hos­pi­ta­les es
inefi­cien­te. Ni den­tro ni fue­ra del barrio fun­cio­nan ade­cua­da­men­te. El
tra­ba­jo es pési­mo o nulo direc­ta­men­te. No están capa­ci­ta­dos ni les
intere­sa capa­ci­tar­se, por­que hacen las cosas mal. Fal­ta voluntad
polí­ti­ca, ¿A dón­de va la pla­ta que dan? ¿Y los decre­tos que firmaron
para libe­rar fon­dos para la salud? No veo que se cum­pla nada de lo
pro­me­ti­do. Hay fal­tan­tes en todos lados, en todos los sec­to­res. Por eso,
recla­ma­mos que la salud debe estar primero. 

Supues­ta­men­te te dicen que­da­te en casa, que si estu­vis­te en
con­tac­to con alguien que tuvo COVID-19, te acer­can la mer­ca­de­ría. Pero
yo no veo que le lle­gue mer­ca­de­ría a nadie: ni a las emba­ra­za­das, ni las
per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, ni a los enfer­mos, ni a los fami­lia­res de
gen­te de la ter­ce­ra edad, a nadie. No hubo ni hay aten­ción ni
asis­ten­cia, como debe­ría haber. Enci­ma no hay agua. Ni acá ni en ningún
lado. Des­co­noz­co cómo lo van a solu­cio­nar. Pare­ce ser que ahora,
mági­ca­men­te, se acor­da­ron de empe­zar a hacer las obras. Para colmo,
recien­te­men­te nos ente­ra­mos que nues­tros recla­mos fue­ron desoí­dos, ni
siquie­ra hicie­ron cosas bási­cas, ele­men­ta­les. Es decir, al final las
obras eran para ellos. Esto, sin dudas, hizo que el virus avance.

Fiel a su esti­lo, Nora al fren­te de un recla­mo en la Legis­la­tu­ra por­te­ña, ocu­rri­do el año pasado.

RNB: ¿Qué es lo que más te preocupa,
en rela­ción a la cua­ren­te­na? ¿Cómo te sen­tís al respecto?

NF: Es alta­men­te ries­go­so vivir con el nivel haci­na­mien­to que
vivi­mos. Nos amon­to­na­mos por­que no con­ta­mos con la infraestructura
míni­ma e indis­pen­sa­ble, para tener nues­tras casas en condiciones.
Sen­ti­mos que no impor­ta­mos. La fal­ta de res­pues­tas es espan­to­sa. El
aban­dono por par­te del Esta­do, se ve en cada esqui­na del barrio.

Foto: CLARÍN

RNB: ¿Qué opi­nión te mere­ce el caso
de Ramo­na Medi­na, recien­te­men­te falle­ci­da, pro­duc­to de la difí­cil situa­ción que
atra­vie­sa la Villa 31? ¿Crees que la pan­de­mia agra­vó pro­ble­má­ti­cas preexistentes
en el barrio?

NF: Bueno lo de Ramo­na pasó por esto del fal­tan­te de agua
jus­ta­men­te, recla­ma­ba eso. Ella vivía deba­jo de la auto­pis­ta, y de ahí
se iba has­ta la ave­ni­da a pedir­le agua a los camio­nes de AYSA. Por­que no
pue­den entrar al barrio, debi­do a que las calles son muy angos­tas. Hoy
por hoy no la tene­mos al lado nues­tro. En fin, solo Dios sabe lo que
está pasan­do. Y no lo digo sola­men­te por Ramo­na, sino tam­bién por el Oso
Gira­coy y por tantxs otrxs com­pa­nerxs y vecinxs del barrio. A quienes
toda­vía sus fami­lia­res y seres que­ri­dos, no han podi­do des­pe­dir como
ellxs mere­cen. Es ver­da­de­ra­men­te muy tris­te lo que está pasan­do. Es
insos­te­ni­ble todo esto, no sé qué están espe­ran­do para actuar.

Foto: PRI​ME​RAE​DI​CION​.COM​.AR

RNB: ¿Qué sería lo pri­me­ro que te
gus­ta­ría que cam­bia­ra en el barrio? ¿Por qué?

NF: Si tuvie­ra que cam­biar algo en el barrio, cam­bia­ría a la Secre­taría
de Inclu­sión Social, a car­go de Die­go Fer­nán­dez. Quien no solo hace muy
mal las cosas, sino que ade­más debe­ría renun­ciar. Debe dar un paso al
cos­ta­do, por­que la cri­sis le que­dó gran­de. No va a poder con lo que se
vie­ne.
La Secre­ta­ría no es bue­na para noso­tros. Por­que no somos
un barrio pri­va­do, somos un barrio como cual­quier otro. La sacaría
por­que nos pri­va de todo, inclu­so de algo tan ele­men­tal como el hecho de
que pue­dan entrar los bom­be­ros. Por­que te rom­pen las calles, no entran
bom­be­ros. Te rom­pen las vere­das, no pasan las ambu­lan­cias. No sir­ve su
tra­ba­jo, por­que no es orde­na­da para hacer­lo. Por eso la que­re­mos fuera
del barrio. 

Foto: RADIO​GRA​FI​CA​.ORG​.AR

RNB: Si maña­na tuvie­ras una
entre­vis­ta con el Jefe de Gobierno de la Ciu­dad, Hora­cio Rodrí­guez Larreta,
¿qué le dirías? ¿Por qué?

NF: Le pre­gun­ta­ría ¿qué somos noso­tres para él?, por­que se cansó
de hacer cam­pa­ña con el barrio. Y supues­ta­men­te ganó por­que fue a Mirtha
Legrand a decir que va a urba­ni­zar nues­tro barrio. Pero no fue así,
para nada fue así. Si bien cuen­ta a su favor con la Ley esa que hicieron
ellos, lo cier­to es que no han hecho nada de fon­do.

Pero, ¿qué le hici­mos a él?, si noso­tres somos los emplea­dos que
van a la casa de ellos a lim­piar. Vivi­mos acá, no tene­mos la posibilidad
de ser como ellos. Que están lle­nos de pla­ta y en su gran mayoría
hicie­ron esa pla­ta roban­do, por­que lo que hacen es robar, son ladrones
de guan­te blan­co, como se sue­le decir. Sin embar­go, noso­tros nos
esfor­za­mos para no ser como ellos. Tra­ba­ja­mos para tener buenas
fami­lias, y las vamos a seguir teniendo. 

Por­que eso es lo que le vamos a dejar como lega­do a nues­tros hijos: pri­me­ro está el otro y des­pués está uno, por­que es así. Si que­rés que estén feli­ces, hacé las cosas bien, empe­zá por urba­ni­zar. Ya que si vos no tenés a tu pue­blo con­ten­to, ¿a quié­nes tenés con­ten­tos? Me pare­ce que todo esto se debe­ría tener en cuen­ta. Es momen­to de revi­sar a fon­do todo lo que no se hizo y todo lo malo que se está hacien­do. Pien­so que estas cosas tie­nen que ana­li­zar­se seria­men­te, de una bue­na vez”.

fuen­te: Rock and Ball

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *