Vene­zue­la. Juan Guai­dó, moni­go­te yanqui

Por Ben­ja­mín For­cano /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 1 junio 2020

“Hay una solu­ción para Vene­zue­la!”, era el títu­lo con que Juan Guaidó,pretendía acla­rar a los lec­to­res de El Pais (26/Mayo-2020),lo que
está ourrien­do en Vene­zue­la.
De Juan Guia­dó, un per­fec­to des­co­no­ci­do, cabe espe­rar cual­quier
cosa, pero no el gra­do de desin­te­rés, de igno­ran­cia y de omi­sión que
mues­tra al tra­tar de su pais Vene­zue­la.
Comien­za, en su artícu­lo, por aco­tar esa reali­dad a par­tir del año

  1. Y la radio­gra­fía que ofre­ce, dis­ta mil leguas de la reali­dad.
    Pero, él sabe que la gen­te, sin tiem­po para con­tras­tar infor­ma­ción,
    la acep­ta­rá ínte­gra por venir del pres­ti­gio­so perió­di­co El Pais.
    A Guai­dó beca­do, gene­ro­sa­men­te tra­ta­do y paga­do por EE.UU., le
    impor­ta un comino si en su pais hay demo­cra­cia y liber­tad o dic­ta­du­ra y escla­vi­tud. A él, esa cues­tión no le incum­be.
    Su come­ti­do, a par­tir del 5 de enero de 20019, en que se
    auto­pro­cla­ma coor­di­na­dor de EE.UU. en Vene­zue­la, “Con­sis­te en anun­ciar y per­sua­dir a la gen­te de que los vene­zo­la­nos se hallan muy cas­ti­ga­dos por la mise­ria y repre­sión, que deben huir de su país sin nada y refu­giar­se en otros pue­blos por la dic­ta­du­ra terro­ris­ta y nar­co­tra­fi­can­te de Madu­ro, agra­va­da por el CORONA VIRUS,que nada de ello se debe a una gue­rra inte­rior o a un desas­tre natu­ral sino a un régi­men incom­pe­ten­te y corrup­to” .
    El, ha asis­ti­do a la “Con­fe­ren­cia de Soli­da­ri­dad de la Unión
    Euro­pea con los Migran­tes y Refu­gia­dos” para agra­de­cer a Pue­blos y Esta­dos her­ma­nos su soli­da­ri­dad y reco­no­cer­les que todo eso es bueno, pero que no es sufi­cien­te, deben avan­zar y unir­se has­ta aca­bar con la dic­ta­du­ra de Madu­ro, gene­ra­do­ra del ham­bre, de la mise­ria y de la vio­la­ción de los der­chos huma­nos.
    “En ape­nas 5 años,recalca, se ha implan­ta­do una dic­ta­du­ra infer­nal
    en la que unos cuan­tos roban, per­si­guen, encar­ce­lan y ase­si­nan”.
    Su men­sa­je es níti­do y por allí anda tra­tan­do de abrir los ojos a
    los vene­zo­la­nos extra­via­dos y mani­pu­la­dos: “Todo el mun­do sabe que la catás­tro­fe de Vene­zue­la irá a peor si Madu­ro per­ma­ne­ce en el poder, yo ven­go a poner fin al sufri­mien­to de los vene­zo­la­nos, res­ti­tuir la dem­co­cra­cia y alcan­zar nues­tra liber­tad” .
    No es posi­ble espe­rar de per­so­nas robots que actuen con liber­tad.
    Guai­dó, con una cegue­ra más que de naci­mien­to, reitera:la
    Vene­zue­la ante­rior al 2015 no cuen­ta, no cuen­ta lo que fue­ron los 70 años de des­igual­dad y empo­bre­ci­mien­to ante­rio­res a la revo­lu­ción boli­va­ria­na, no cuen­tan los cam­bios que Cha­véz plas­mó en logros con­cre­tos para las mayo­rías pos­ter­ga­das:
    ‑La eco­la­ri­za­ción pasó de 6 a 13 millones;las uni­ver­si­da­des
    se dupli­ca­ron lle­gan­do a ser el quin­to pais con más alto núme­ro de
    uni­ve­si­ta­rios; la pobre­za se redu­jo de un 49,4 % a un 27,8 %; los
    pen­so­nis­tas pasa­ron de 387.000 a 2.100.000; lo médi­cos por cada 210.000 habi­tan­tes de 18 a 58; el incre­meno de calo­rías subió has­ta un 50 %; el sala­rrio míni­mo pasó de 16 $ a 320 $; se engre­ga­ron más de 900.000 vivien­das. Todo esto con otros capí­tu­los más, hizo que el índi­ce de des­igua­lad en Vene­zue­la fue­ra el más bajo de Amé­ri­ca Lati­na (según el coefi­cien­te de Gini).
    Guai­dó, no se ave­güen­za de decir que en el año 2012, la opo­si­ción se
    unió toda ella, segu­ra de que gana­ba las elec­cio­nes, pero las per­dió con una dife­ren­cia de tres millo­nes de votos.
    Enton­ces, la opo­si­ción, deses­pe­ra­da pero aupa­da en todo por 
  2. EE UU.,decidió pasar a la vio­len­cia, los des­abas­te­ci­mien­tos, las movi­li­za­cio­nes calle­je­ras, los saqueos, los mal­tra­tos e inclu­so muer­tes, hacien­do cir­cu­lar por todo el orbe que todo esto era resul­ta­do de la injus­ti­cia y repre­sión del Gobierno Cha­vis­ta.
    Aún hoy, Guai­dó robo­ti­za­do esta­dou­ni­den­se, sigue sin saber nada de
    eso, para él nada de eso ocu­rrió en su país: la rui­na, el cer­co eco­nó­mi­co, la calum­nia sis­te­má­ti­ca, la impu­tación de todos los males a la dic­ta­du­ra cha­vis­ta y al repe­len­te Madu­ro, han sur­gi­do como con­se­cuen­cia de su horri­ble dic­ta­du­ra.
    Guai­dó ‚recon­ver­ti­do anti­pa­trio­ta, ase­gu­ra dis­po­ner del cam­bio que
    su pais nece­si­ta para el bien , pros­pe­ri­dad y libe­ra­ción de todos los
    vene­zo­la­nos.
    Lo más gra­ve en esta colo­sal men­ti­ra , ‑natu­ral en este mun­do de la
    post­ver­dad-renom­bra­dos gobier­nos y gran­des perió­di­cos, muy “demo­crá­ti­cos” según con­fie­san, aplau­dién­do­le por el insó­li­to cora­je de hacer valer por enci­ma de todo la dig­ni­dad y sobe­ra­nía de su que­ri­da Venezuela. 
  • Fran­cis­co For­cano, es cura, teó­lo­go, vive en España

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *