Méxi­co. Por dón­de va la 4T

Por Gerar­do Fer­nán­dez Casa­no­va, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 mayo 2020.-

De repen­te a la his­to­ria le da por aco­mo­dar los acon­te­ci­mien­tos como bolas de billar para una serie exi­to­sa de caram­bo­las. Tal pare­ce ser la cir­cuns­tan­cia por la que atra­vie­sa Méxi­co. Coexis­ten tres con­flic­tos; el sani­ta­rio, el eco­nó­mi­co y el polí­ti­co, en una imbri­ca­ción que sacu­de a todo el anda­mia­je ins­ti­tu­cio­nal de mane­ra deter­mi­nan­te para una nue­va con­for­ma­ción de la socie­dad. En tér­mi­nos reales se tra­ta de una revo­lu­ción que dise­ña­da para ser pací­fi­ca, reco­rre cami­nos insó­li­tos hacia algo des­co­no­ci­do, aun­que muy anhe­la­do, el esta­do de bienestar.

El meo­llo del asun­to radi­ca en el con­flic­to polí­ti­co que se com­pli­ca con la emer­gen­cia del sani­ta­rio y, ambos, deri­van en el con­flic­to eco­nó­mi­co. El sani­ta­rio es un acci­den­te que ele­va expo­nen­cial­men­te a los otros dos y que por aza­ro­so pue­de defi­nir el resul­ta­do ven­tu­ro­so o funes­to del proceso.

El con­flic­to polí­ti­co es de vie­jo cuño, des­de cuan­do el régi­men post revo­lu­cio­na­rio dejó de ser inclu­yen­te. Un tra­yec­to de frau­des elec­to­ra­les y con el neo­li­be­ra­lis­mo en pleno auge de agra­vios al pue­blo, se lle­ga al 2018 con el encono popu­lar en su máxi­ma expre­sión y da lugar al triun­fo arro­lla­dor del pro­yec­to alter­na­ti­vo de AMLO. Nace un nue­vo régi­men com­pro­me­ti­do con la trans­for­ma­ción pro­fun­da de la reali­dad, pero el vie­jo régi­men man­tie­ne su real poder eco­nó­mi­co y mediá­ti­co, inclu­yen­do a una bue­na par­te del poder polí­ti­co anqui­lo­sa­do en guber­na­tu­ras y estruc­tu­ras for­ma­das al ampa­ro de la corrup­ción. El cri­men orga­ni­za­do es par­te esen­cial de ellas. La trans­for­ma­ción se topa con el las­tre de esas vie­jas estructuras.

López Obra­dor opta por una fór­mu­la en la que prio­ri­za la con­so­li­da­ción de la base popu­lar del pro­yec­to muy cen­tra­da en el pres­ti­gio per­so­nal y su per­ma­nen­te pre­sen­cia ante el pue­blo, median­te la con­fe­ren­cia de pren­sa de todas las maña­nas y las giras con actos masi­vos por todo el país. Son prio­ri­ta­rios los pro­gra­mas socia­les de apo­yo eco­nó­mi­co a sec­to­res vul­ne­ra­bles, a estu­dian­tes, cam­pe­si­nos y pes­ca­do­res. Al mis­mo tiem­po con­tem­po­ri­za con el poder eco­nó­mi­co, sin dejar de mar­car el abso­lu­to des­lin­de res­pec­to de las prác­ti­cas corrup­tas del pasa­do. Se apli­ca al des­man­te­la­mien­to del gobierno sun­tua­rio, one­ro­so e inú­til, para dar lugar a la aus­te­ri­dad repu­bli­ca­na, tan­to por con­vic­ción ideo­ló­gi­ca como para dotar­se de auto­ri­dad para gene­ra­li­zar­lo en toda la socie­dad, sanean­do el sis­te­ma tri­bu­ta­rio por la eli­mi­na­ción de pre­ben­das enquis­ta­das. Varias medi­das impli­ca­ron una ciru­gía con hacha, lle­ván­do­se entre las patas a gen­te ino­cen­te, inclu­so afín al proyecto.

Por su par­te, la oli­gar­quía tuvo que ape­chu­gar el triun­fo elec­to­ral, sin dejar su pro­fun­da con­tra­dic­ción con el nue­vo gobierno. En prin­ci­pio inten­tó domi­nar y aco­tar al Pre­si­den­te y juga­ron a ofre­cer su par­ti­ci­pa­ción con inver­sio­nes de gran enver­ga­du­ra; algu­nos de ellos man­tie­nen visio­na­ria­men­te su afán de cola­bo­rar, aun­que la mayo­ría geren­cial se apli­ca a la ges­ta­ción de movi­mien­tos ten­dien­tes a fre­nar, inclu­so derro­car al Pre­si­den­te, suman­do a sus cóm­pli­ces de la pren­sa tradicional.

Esta acti­tud coin­ci­de con el dete­rio­ro de la eco­no­mía mun­dial, expre­sión del fra­ca­so neo­li­be­ral, con obvios efec­tos sobre la mexi­ca­na tan depen­dien­te del exte­rior, aumen­tan­do el con­flic­to eco­nó­mi­co con­tra el nue­vo pro­yec­to popu­lar. La irrup­ción de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y sus efec­tos devas­ta­do­res sobre la eco­no­mía mun­dial colo­can al gobierno en con­di­ción crí­ti­ca, la que es cri­mi­nal­men­te capi­ta­li­za­da por sus adver­sa­rios que lo bom­bar­dean con ata­ques y noti­cias fal­sas todos los días y por todos los medios, crean­do un esta­do de terror y des­con­fian­za, pro­pi­cio a sus afa­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res. El Pre­si­den­te, por su par­te, hace fren­te a la cri­sis sani­ta­ria con abso­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad; la atien­de con la orto­do­xia de la cien­cia médi­ca epi­de­mio­ló­gi­ca y apli­ca su poder de con­vo­ca­to­ria para pro­ce­sar­la con pleno res­pe­to a los dere­chos huma­nos y la mayor trans­pa­ren­cia y abun­dan­cia infor­ma­ti­va. La recon­ver­sión hos­pi­ta­la­ria y la amplia­ción de la capa­ci­dad huma­na y físi­ca de aten­ción han per­mi­ti­do la sufi­cien­cia para la aten­ción de los casos de infec­ción. Al día de hoy todo indi­ca que se está logran­do domar la pan­de­mia y se comien­za a ins­tru­men­tar el acce­so a la nue­va nor­ma­li­dad. No obs­tan­te, el tema ha sido usa­do con vile­za extre­ma por los adver­sa­rios del régi­men, sin parar en mien­tes en el noci­vo efec­to de sus fecho­rías sobre la salud de la gente.

Por ahí va el pro­yec­to de la 4T, mul­ti­pli­can­do los recur­sos públi­cos des­ti­na­dos a la mayo­ría de la pobla­ción en con­di­ción de pobre­za. Se recha­za la vie­ja fór­mu­la de res­ca­tar a las empre­sas median­te endeu­da­mien­to, de mane­ra que sean ellas con sus recur­sos y su cré­di­to quie­nes se apli­quen a su sal­va­ción. Obvia­men­te esto ele­va el encono empre­sa­rial y se apres­tan a redo­blar la gue­rra híbri­da, afi­lan­do mache­tes para bus­car la ven­gan­za judicial.

El con­flic­to está en su esplen­dor. Es tiem­po para cerrar filas y defen­der con todo el pro­yec­to de recons­truc­ción del país, con paz, jus­ti­cia y bien­es­tar. Sólo el pue­blo pue­de sal­var al pueblo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *