Esta­dos Uni­dos. El racis­mo nor­te­ame­ri­cano es un dia­man­te puro

Por Ser­gio Kier­nan, Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 31 mayo 2020.-

Por qué el poli­cía de Min­nea­po­lis pudo matar de un modo tan casual, tan frío.

Les dicen Karen, un nom­bre que indi­ca cier­ta edad y que, en el con­tex­to nor­te­ame­ri­cano, avi­sa que es blan­ca. La Karen más famo­sa de estos días es una mujer que el lunes pasea­ba el perro por Cen­tral Park sin correa, como es obli­ga­to­rio. Un negro que anda­ba por ahí con bino­cu­la­res le pidió que le pusie­ra la correa. La Karen no dudó, le dijo que de nin­gu­na mane­ra, sacó el celu­lar y lla­mó a la poli­cía. El negro, mien­tras, la fil­ma­ba. Como si fue­ra un artis­ta, la mujer agre­gó la línea fatal: «les voy a decir que un negro me está ame­na­zan­do». Resul­tó que el hom­bre, Chris­tian Cooper, era poli­tó­lo­go gra­dua­do en Har­vard, esta­ba impe­ca­ble­men­te ves­ti­do y se expli­có con faci­li­dad a los agen­tes, sim­ple­men­te mos­tran­do el video de la dis­cu­sión. La mujer no fue arres­ta­da pero le toma­ron los datos y pue­de ser acu­sa­da por fal­sa denun­cia. El video se hizo viral y para el mar­tes la echa­ban de su pues­to en una financiera.

Las Karen son la nue­va ver­sión del vie­jo per­so­na­je que
siem­pre ve a los negros, marro­nes y ama­ri­llos como peli­gro­sos. En otros
esta­dos estas seño­ras has­ta abren fue­go con­tra los peli­gro­sos, o llaman
al mari­do para que ven­ga con el AR-15 auto­má­ti­co. Las Karen son señoras
que ade­más se creen que pue­den lla­mar a la poli­cía para que les haga
ganar cual­quier dis­cu­sión. Es que las Karen saben algo, saben que son
blan­cas y que en Esta­dos Uni­dos los blan­cos tie­nen razón. Lo raro del
inci­den­te en Cen­tral Park es que por una vez, le salió mal.

Esta
Karen sin armas y urba­na reci­bió crí­ti­cas y bur­las, y has­ta tuvo que
devol­ver el perro a la socie­dad pro­tec­to­ra de ani­ma­les, por­que se está
yen­do de Nue­va York. En infi­ni­tos pro­gra­mas de radio y tele­vi­sión la
ana­li­za­ron sin parar, has­ta que ali­via­dos de tener algo de que hablar
que no fue­ra el coro­na­vi­rus. Se habló de racis­mo, de la alti­vez de la
cla­se media, de tan­tas cosas. Has­ta que apa­re­ció el video en el que, ese
mis­mo lunes, un poli­cía de Min­nea­po­lis mata­ba casi sin que­rer, casi sin
notar lo que hacía, al tam­bién negro Geor­ge Floyd. Esta­dos Unidos
empe­zó a arder.

Las pro­tes­tas vio­len­tas son una vie­ja tradición
nor­te­ame­ri­ca­na y cada ciu­dad del país está mar­ca­da por el recuer­do de
vas­tos incen­dios furio­sos. Detroit y Newark ardie­ron por la muer­te de
Mar­tin Luther King, arran­can­do el perío­do moderno de este tipo de
pro­tes­ta en 1967. Por algo el lúci­do James Bald­win titu­ló uno de sus
ensa­yos más duros «La pró­xi­ma vez, el fue­go». Bald­win sabía, su libro es
de 1963. Y tam­bién sabía que el racis­mo, el anti­ne­gro en par­ti­cu­lar, es
el dia­man­te inal­te­ra­ble que pare­ce estar en el cen­tro de la identidad
nor­te­ame­ri­ca­na. Se pue­de ser racis­ta, se pue­de ser anti­rra­cis­ta, se
pue­de estar har­to del tema, pero no se pue­de ser indiferente.

Es
una de las pri­me­ras lec­cio­nes al inmi­gran­te, que de acuer­do a su color
tie­ne que apren­der su lugar. Los afri­ca­nos miran con des­con­cier­to la
situa­ción en que se encuen­tran al pasar la esta­tua de al liber­tad: de
gol­pe son de segun­da, cues­tio­na­bles, peli­gro­sos, mal vis­tos o
invi­si­bles. El blan­co tie­ne que apren­der que es blan­co, lo que parece
una ton­te­ra pero impli­ca tan­to que uno reci­be el resen­ti­mien­to de
algu­nos como el poder de ser una Karen, si que­rés. Te lo demuestran
has­ta en el aero­puer­to, don­de uno ve filas inmó­vi­les de morenos,
asiá­ti­cos y cen­tro­ame­ri­ca­nos que son revi­sa­dos con lupa, mien­tras los
blan­cos de cla­se media pasan con un par de pre­gun­tas for­ma­les. Si se
tra­ta de más que unas vaca­cio­nes, el men­sa­je es cla­ro: adap­ta­te, tomá tu
lugar.

Esta enfer­me­dad nor­te­ame­ri­ca­na, como la lla­ma­ron más de
uno, ganó un valor nota­ble por su via­bi­li­dad polí­ti­ca. En cual­quier país
que no sea per­fec­ta­men­te homo­gé­neo el racis­mo es cosa de todos los
días. Es lo que hace que nues­tras poli­cías con­si­de­ren correc­to y
fun­cio­nal levan­tar a los ven­de­do­res ambu­lan­tes con cual­quier gra­do de
vio­len­cia ya que son afri­ca­nos o moro­chos de por acá. Y es lo que hace
que tan­tos resuel­van la menor dis­cu­sión con un «negro de mier­da», que
exis­ta la cate­go­ría onto­ló­gi­ca de «negra­da» ‑un sinó­ni­mo es «cosa de
ville­ros»- y que vio­lar chi­cas pobres se lla­me «chi­ni­tear». El racismo
es muy con­cre­to y se basa en memo­rias reales, que en Esta­dos Uni­dos unos
fue­ron escla­vos de los otros, y que aquí unos caye­ron bajo el Remington
y otros metie­ron bala.

La dife­ren­cia es que en Esta­dos Unidos
alguien jun­tó en 1910 un millón de afi­lia­dos para una organización
fla­man­te lla­ma­da El Impe­rio Invi­si­ble de los Caba­lle­ros del Ku Klux
Klan, dedi­ca­da exclu­si­va­men­te a poner a los negros en «su lugar». ¿Qué
lugar? El que tenían antes de la gue­rra civil, de escla­vos, de propiedad
mue­ble, de no-gen­te. En 1787, los fla­man­tí­si­mos Esta­dos Unidos
con­vi­nie­ron a nivel legal que un negro, libre o escla­vo, equi­va­lía a
«tres quin­tas par­tes de un hom­bre» a fines del pri­mer cen­so, en 1790. A
los negros esto no les iba ni venía, a menos que alguien les con­ta­ra que
en el tex­to de la ley se decía que «aun­que degra­da­dos en su esta­ción de
vida, son huma­nos». Este segun­do Klan ‑el pri­me­ro fue una guerrilla
sure­ña- ter­mi­nó sien­do una for­mi­da­ble fuer­za polí­ti­ca en el sur y el
oes­te, ator­ni­llan­do racis­tas pro­ba­dos en gobier­nos, legis­la­tu­ras y
jefa­tu­ras de poli­cía. Lo que des­cu­brie­ron era que el racis­mo era una
herra­mien­ta electoral.

Polí­ti­ca, pre­jui­cio, iden­ti­dad se entre­la­zan y crean algo
per­du­ra­ble, difí­cil de cam­biar. Algo que, y esto es lo que da miedo,
resul­ta natu­ral, habi­tual. Lo más tene­bro­so del video que mues­tra cómo
el ofi­cial de poli­cía blan­co Derek Chau­vin mató al sos­pe­cho­so negro
Geor­ge Floyd es la fal­ta de toda pasión. Floyd se deja espo­sar, resiste
pasi­va­men­te, no empu­ja, no se eno­ja, sim­ple­men­te se deja caer al suelo
para que no lo metan en el patru­lle­ro. Lo redu­cen, lo tiran al piso boca
aba­jo, Chau­vin le pone la rodi­lla en el cue­llo y lo igno­ra. Floyd avisa
que se asfi­xia, rue­ga que lo libe­ren, lla­ma a su mamá. Chau­vin ni lo
regis­tra, está en otra, no se eno­ja, no le pega, no le gri­ta. Todo es
ruti­na y para cuan­do se dan cuen­ta que se murió Chau­vin está tan
ins­ta­la­do que no levan­ta la rodi­lla por tres minu­tos más. Sus colegas
le tie­nen que avi­sar que el dete­ni­do está muer­to para que levan­te la
pierna.

Esta bana­li­dad en el mal es para­li­zan­te. Chau­vin fue
inme­dia­ta­men­te des­pe­di­do y lo acu­sa­ron penal­men­te de homi­ci­dio en tercer
gra­do. Es una des­crip­ción meri­dia­na de lo que pasó, una muer­te sin
pre­me­di­ta­ción, con negli­gen­cia, con des­ca­so. Que es exac­tamn­te como se
tra­ta a alguien que no es del todo un ser humano, que es tres quintas
par­tes de un ser humano, alguien a quien cues­ta tomar­se en serio como un
par. Chau­vin, naci­do y cria­do en Esta­dos Uni­dos, apren­dió bien las
lec­cio­nes que se le ense­ñan a todos los inmigrantes.

A todo esto,
Min­ne­so­ta es un esta­do pro­gre, demó­cra­ta, y el inten­den­te de Minneapolis
es insos­pe­cha­ble de ser un racis­ta. De hecho, la dere­cha que al
prin­ci­pio se que­dó calla­da por la frial­dad inde­fen­di­ble del video, ya lo
está acu­san­do de inci­tar la vio­len­cia en las calles por su rigor con
los poli­cías invo­lu­cra­dos. Esto del racis­mo es mucho más duro que una
sim­ple cues­tión de repu­bli­ca­nos y demócratas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *