Cuba. Decla­ra­ción del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res: Con­de­na el terro­ris­mo y la mani­pu­la­ción política.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 junio 2020 

El
Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res expre­sa su enér­gi­co recha­zo a la
calum­nio­sa inclu­sión de la Repú­bli­ca de Cuba en una lis­ta del
Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos refe­ri­da a paí­ses que
supues­ta­men­te no coope­ran ple­na­men­te con los esfuer­zos estadounidenses
con­tra el terro­ris­mo, hecha públi­ca el 13 de mayo de 2020, que fue
con­tun­den­te­men­te recha­za­da por el Pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Se
tra­ta de un lis­ta­do uni­la­te­ral y arbi­tra­rio, sin fun­da­men­to, auto­ri­dad o
res­pal­do inter­na­cio­nal alguno y que, como se sabe, solo sir­ve a
pro­pó­si­tos de difa­ma­ción y coer­ción con­tra paí­ses que se nie­gan a acatar
la volun­tad del gobierno de los Esta­dos Uni­dos en sus decisiones
soberanas. 

El prin­ci­pal argu­men­to uti­li­za­do por el gobierno de
los Esta­dos Uni­dos fue la pre­sen­cia en el terri­to­rio nacio­nal cubano de
miem­bros de la dele­ga­ción de paz del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacional
(ELN) de Colombia. 

Como es amplia­men­te cono­ci­do, la dele­ga­ción de
paz del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) de Colom­bia está en
nues­tro terri­to­rio por­que, en vir­tud del aban­dono repen­tino de Ecuador
de su con­di­ción de sede y a soli­ci­tud del gobierno colom­biano y del ELN,
el pro­ce­so de paz se tras­la­dó a La Haba­na en mayo del 2018.
Este
diá­lo­go de paz había comen­za­do el 7 de febre­ro del 2017 en Qui­to. Cuba,
jun­to a Bra­sil, Chi­le, Ecua­dor, Vene­zue­la y Norue­ga, ha fun­gi­do como
Garan­te del pro­ce­so de paz, por peti­ción de las partes. 

A
par­tir de la lle­ga­da del Sr. Iván Duque Már­quez a la Pre­si­den­cia de
Colom­bia el 7 de agos­to del 2018, repre­sen­tan­tes de ese gobierno
sos­tu­vie­ron, des­de el 8 de agos­to de ese año, has­ta enero del 2019,
varios inter­cam­bios con Cuba y con la dele­ga­ción de paz del ELN con el
pro­pó­si­to de con­ti­nuar los diá­lo­gos que habían comen­za­do duran­te el
man­da­to del Pre­si­den­te San­tos, pro­ce­so en el cual nues­tro país actuó con
la debi­da dis­cre­ción y rigu­ro­so aca­ta­mien­to de su papel de garante. 

Tras
el aten­ta­do en la Escue­la de Cade­tes de Poli­cía de Bogo­tá, del 17 de
enero de 2019, el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Cuba y el Minis­tro de
Rela­cio­nes Exte­rio­res expre­sa­ron de inme­dia­to sus con­do­len­cias al
gobierno y pue­blo colom­bia­nos, en par­ti­cu­lar a los fami­lia­res de las
víc­ti­mas del aten­ta­do, y reite­ra­ron la fir­me posi­ción de nues­tro país de
recha­zo y con­de­na a todos los actos, méto­dos y prác­ti­cas terro­ris­tas en
todas sus for­mas y manifestaciones.

El gobierno colom­biano tomó
enton­ces accio­nes polí­ti­cas y lega­les con­tra la dele­ga­ción de paz del
ELN que se encon­tra­ba en terri­to­rio cubano y rom­pió el diá­lo­go de paz.
Adi­cio­nal­men­te, deci­dió des­co­no­cer el Pro­to­co­lo de Rup­tu­ra, en franco
aban­dono y quie­bre de los com­pro­mi­sos adqui­ri­dos por ese Esta­do con
otras seis nacio­nes fir­man­tes del mismo. 

El Pro­to­co­lo de Ruptura
se fir­mó en el mar­co de las nego­cia­cio­nes de paz por el Gobierno de
Colom­bia, el ELN y los paí­ses Garan­tes, el 5 de abril de 2016. En él se
esta­ble­ce el regre­so segu­ro de la dele­ga­ción gue­rri­lle­ra a Colom­bia en
caso de rom­per­se el diálogo.

El gobierno cubano sos­tu­vo y sostiene
hoy que lo que corres­pon­de, según los docu­men­tos acor­da­dos, es la
apli­ca­ción del Pro­to­co­lo. Esta pos­tu­ra, res­pal­da­da amplia­men­te por la
comu­ni­dad inter­na­cio­nal y sec­to­res com­pro­me­ti­dos con la bús­que­da de una
solu­ción nego­cia­da al con­flic­to arma­do colom­biano, es una práctica
uni­ver­sal reco­no­ci­da y rati­fi­ca­da reite­ra­da­men­te por ape­gar­se al Derecho
Inter­na­cio­nal y a los com­pro­mi­sos del País Garan­te y Sede de los
diá­lo­gos. Debi­do a la no apli­ca­ción de este Pro­to­co­lo, es que aún
per­ma­ne­cen en el país los miem­bros de la dele­ga­ción de paz del ELN.

El
gobierno colom­biano ha incur­sio­na­do en una serie de accio­nes hostiles
con­tra Cuba, que inclu­yen decla­ra­cio­nes públi­cas, ame­na­zas y
empla­za­mien­tos, median­te la mani­pu­la­ción, ingra­ta y políticamente
moti­va­da, de nues­tra inob­je­ta­ble con­tri­bu­ción a la paz en Colombia.
Entre estas accio­nes, se regis­tró la modi­fi­ca­ción de la postura
his­tó­ri­ca de Colom­bia de apo­yo a la Reso­lu­ción que cada año aprue­ba la
Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das en deman­da del fin del bloqueo
eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de los Esta­dos Uni­dos que provoca
daños y sufri­mien­to al pue­blo cubano. Esta acción cam­bió ostensiblemente
la posi­ción con­sis­ten­te e inva­ria­ble de todos los gobier­nos colombianos
des­de 1992. 

El mis­mo día que EE.UU. anun­ció la inclu­sión de Cuba
en la lis­ta de paí­ses que supues­ta­men­te no coope­ran ple­na­men­te con los
esfuer­zos esta­dou­ni­den­ses con­tra el terro­ris­mo, el Alto Comi­sio­na­do para
la Paz del gobierno de Colom­bia, Sr. Miguel Ceba­llos Aré­va­lo declaró
públi­ca­men­te que la deci­sión del Depar­ta­men­to de Esta­do de incluir a la
isla era un “espal­da­ra­zo” al Gobierno de Colom­bia y a su “insis­ten­te
soli­ci­tud” para que Cuba le entre­ga­ra a los miem­bros de la dele­ga­ción de
paz del ELN.

Estas decla­ra­cio­nes del Sr. Ceba­llos han sido
cri­ti­ca­das en Colom­bia por amplios sec­to­res com­pro­me­ti­dos con la paz y
varios polí­ti­cos colom­bia­nos han deman­da­do del gobierno una explicación
sobre las mis­mas y acer­ca del des­co­no­ci­mien­to del Pro­to­co­lo de Ruptura.

El Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res recha­za, en tér­mi­nos enér­gi­cos, las decla­ra­cio­nes del alto fun­cio­na­rio colombiano.

Lo
que se des­pren­de de los comen­ta­rios del Alto Comi­sio­na­do para la Paz es
que la con­duc­ta del gobierno de Colom­bia ha ser­vi­do y faci­li­ta­do los
argu­men­tos para los pro­pó­si­tos agre­si­vos de los Esta­dos Uni­dos contra
nues­tra Nación y que ha brin­da­do su “espal­da­ra­zo” a las infamias
esta­dou­ni­den­ses con­tra una nación de Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe. 

La
pre­sen­cia de repre­sen­tan­tes del ELN en nues­tro terri­to­rio, en la que
des­can­sa la acu­sa­ción esta­dou­ni­den­se, no es más que un pre­tex­to ende­ble y
des­ho­nes­to, caren­te de sen­ti­do y faci­li­ta­do por la acti­tud ingra­ta del
gobierno de Colom­bia, si es que algún cré­di­to mere­cen las declaraciones
del Sr. Ceballos.

En cual­quier caso y aún con esa supues­ta ayuda
del gobierno de Colom­bia, la acu­sa­ción de los Esta­dos Uni­dos es
total­men­te infun­da­da. Exis­ten evi­den­cias con­cre­tas, algu­nas de ellas muy
recien­tes, de nues­tra cola­bo­ra­ción bila­te­ral con los Esta­dos Uni­dos en
el com­ba­te con­tra el terro­ris­mo y en esfuer­zos con­jun­tos de apli­ca­ción y
cum­pli­mien­to de la ley, en accio­nes de par­ti­cu­lar inte­rés para este, lo
que con­vier­te la cali­fi­ca­ción anun­cia­da por el Depar­ta­men­to de Estado
en un acto deli­be­ra­do de dis­tor­sión de la verdad.

Debe recor­dar­se
que Cuba es un país que ha sido víc­ti­ma de nume­ro­sos actos terroristas
orga­ni­za­dos, finan­cia­dos y eje­cu­ta­dos des­de terri­to­rio de los Estados
Uni­dos, por par­te de gru­pos e indi­vi­duos que han dis­fru­ta­do allí de
tole­ran­cia y pro­tec­ción guber­na­men­tal, reali­dad que es de dominio
públi­co. Fue víc­ti­ma tam­bién, en el pasa­do, del terro­ris­mo de Estado
per­pe­tra­do direc­ta­men­te por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos, que actuó
en oca­sio­nes en con­tu­ber­nio con el cri­men orga­ni­za­do de ese país. Por
accio­nes de este tipo han muer­to 3478 cuba­nos y 2099 sufren o han
sufri­do algún tipo de discapacidad.

El pasa­do 30 de abril, nuestra
Emba­ja­da en los Esta­dos Uni­dos fue obje­to de una agre­sión terrorista.
 El gobierno esta­dou­ni­den­se man­tie­ne des­de enton­ces un silencio
cóm­pli­ce, sin con­de­nar o siquie­ra recha­zar el hecho, y se abs­tie­ne de
tomar accio­nes con­tra per­so­nas y gru­pos terro­ris­tas radi­ca­dos en
terri­to­rio esta­dou­ni­den­se que inci­tan a la vio­len­cia con­tra Cuba y sus
instituciones. 

Como con­se­cuen­cia, tras el aten­ta­do terrorista
con­tra nues­tra Misión Diplo­má­ti­ca en Washing­ton, se han producido
ame­na­zas con­tra la inte­gri­dad de diplo­má­ti­cos y Emba­ja­das cuba­nas en los
pro­pios Esta­dos Uni­dos, así como en Méxi­co, Cos­ta Rica, Anti­gua y
Bar­bu­da, Cana­dá, Chi­pre, Aus­tria y Ango­la, todo lo cual se ha infor­ma­do a
los res­pec­ti­vos gobiernos. 

La acti­tud de mani­fies­ta complicidad
del gobierno de los Esta­dos Uni­dos con­lle­va el peli­gro de ser asumida
como un endo­so al terro­ris­mo. Es con­se­cuen­te con la inten­si­fi­ca­ción de
la polí­ti­ca de agre­sión e ins­ti­ga­ción a la vio­len­cia con­tra Cuba,
lle­va­da inclu­so a los paí­ses don­de labo­ra per­so­nal cubano de la salud en
pro­gra­mas bila­te­ra­les de cooperación.

El com­pro­mi­so de nuestra
Nación con la actua­ción enér­gi­ca y la con­de­na del terro­ris­mo está
reco­gi­do en la Cons­ti­tu­ción. Es abso­lu­to y cate­gó­ri­co con­tra cualquiera
de sus for­mas y mani­fes­ta­cio­nes, en par­ti­cu­lar el terro­ris­mo de Esta­do, y
está res­pal­da­do por la debi­da legis­la­ción. Exis­ten sobra­das razones
para dudar de que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos pue­da emi­tir una
afir­ma­ción tan cate­gó­ri­ca sobre su posi­ción fren­te al terrorismo.

Cuba
ha man­te­ni­do de mane­ra inva­ria­ble su apo­yo a la paz de Colom­bia y ha
tra­ba­ja­do des­de su con­di­ción de Garan­te en la imple­men­ta­ción del Acuerdo
de paz entre el Gobierno de Colom­bia y las Fuer­zas Armadas
Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP), a pesar de
que el Gobierno colom­biano no ha garan­ti­za­do la pro­tec­ción de dicho
Acuer­do y no ha ase­gu­ra­do su estric­to cumplimiento. 

Como se ha
plan­tea­do por vías diplo­má­ti­cas, el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exteriores
soli­ci­ta al gobierno de Colom­bia cono­cer cuál es su pos­tu­ra sobre la
con­di­ción de los Garan­tes en el pro­ce­so de Paz de Colom­bia, en
par­ti­cu­lar el de Cuba. 

Igual­men­te, requie­re cono­cer cuál es la
posi­ción del gobierno sobre la apli­ca­ción y el cum­pli­mien­to del Acuerdo
de Paz entre el Gobierno de Colom­bia y la FARC-EP. 

El Minis­te­rio
de Rela­cio­nes Exte­rio­res ins­ta al Gobierno de Colom­bia a que decla­re su
posi­ción ofi­cial acer­ca de las razo­nes que le ata­ñen para la inclusión
de Cuba en la lis­ta ela­bo­ra­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do de los
Esta­dos Uni­dos y acla­re cuál fue el papel y la pos­tu­ra de sus
fun­cio­na­rios en los inter­cam­bios pre­vios rea­li­za­dos con los Estados
Uni­dos al respecto.

Como país que ha sido víc­ti­ma del terrorismo,
Cuba deplo­ra toda mani­fes­ta­ción de mani­pu­la­ción y opor­tu­nis­mo político
al tra­tar un asun­to tan sensible.

La Haba­na, 1 de junio del 2020. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *