Colom­bia. Las FARC y 56 años de lucha

Por Hugo Mol­diz Mer­ca­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de junio de 2020 

Hace 56 años, un 27 de mayo de 1964, irrum­pían las Fuer­zas Armadas
Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), en el his­tó­ri­co terri­to­rio liberado
de la lla­ma­da “Repú­bli­ca de Mar­que­ta­lia”. Como res­pues­ta a la urgente
nece­si­dad de dar­le mayor cohe­ren­cia y orga­ni­za­ción a la lucha
revo­lu­cio­na­ria que espe­ra­ban los humil­des de ese país, principalmente
cam­pe­si­nos, para resis­tir la repre­sión físi­ca des­ple­ga­da por el Esta­do y
enfren­tar, así mis­mo, las cau­sas estruc­tu­ra­les de la explo­ta­ción y la
dominación.

El naci­mien­to de las FARC no estu­vo deter­mi­na­do por la desesperación
polí­ti­ca o roman­ti­cis­mo de algún núcleo peque­ño­bur­gués urbano o rural,
ni por la ansie­dad de ver san­gre derra­ma­da —como a menu­do se distorsiona
pre­me­di­ta­da­men­te la expe­rien­cia gue­rri­lle­ra de esta fuer­za insurgente — ,
sino por un lar­go pro­ce­so de acu­mu­la­ción polí­ti­ca y de acciones
arma­das, de natu­ra­le­za defen­si­va, con­tra la bru­tal arremetida
con­ser­va­do­ra que se vol­vió más inten­sa tras el ase­si­na­to, en 1948, del
libe­ral Elie­cer Gai­tán, quien des­de su ingre­so a la polí­ti­ca siem­pre se
puso a lado de los más humildes.

Las per­se­cu­cio­nes polí­ti­cas y las deten­cio­nes de lucha­do­res sociales,
y los ase­si­na­tos de sus cua­dros más impor­tan­tes, no detu­vie­ron el
pro­gre­si­vo des­per­tar popu­lar con­tra las injus­ti­cias, cuya expre­sión más
inten­sa se dio en el Bogo­ta­zo, una suble­va­ción popu­lar que con­de­nó el
cri­men del polí­ti­co nacio­na­lis­ta y que lla­mó a seguir luchando.
Vio­len­cia esta­tal con­tra los humil­des y resis­ten­cia popu­lar en sus
diver­sas for­mas, inclu­yen­do la arma­da, son las dos características
cen­tra­les de ese lar­go perio­do de lucha social en Colombia.

Duran­te la déca­da de los 50 —deno­mi­na­do el perío­do de la vio­len­cia en
Colom­bia— sur­gie­ron y se desa­rro­lla­ron gru­pos gue­rri­lle­ros conformados
por libe­ra­les y mar­xis­tas en la Cor­di­lle­ra Cen­tral como for­ma de
auto­de­fen­sa con­tra las cri­mi­na­les incur­sio­nes del ejér­ci­to en esa
región, orien­ta­das a des­po­jar a los cam­pe­si­nos de sus tie­rras a favor de
los terra­te­nien­tes y de aho­gar cual­quier posi­bi­li­dad de materialización
de los dere­chos políticos.

En una de esas zonas, en el depar­ta­men­to de Toli­ma, los campesinos
lide­ra­dos por Manuel Maru­lan­da Velez, cono­ci­do años des­pués como el
coman­dan­te Tiro­fi­jo [por su increí­ble pun­te­ría con el fusil],
cons­ti­tu­ye­ron un terri­to­rio libe­ra­do, al que se lla­mó la Repú­bli­ca de
Mar­que­ta­lia, y que, como era de espe­rar­se, fue uno de los objetivos
prin­ci­pa­les del plan Las­so (Latin Ame­ri­can Secu­rity Ope­ra­tion), diseñado
de mane­ra con­jun­ta por los gobier­nos de Colom­bia y EEUU, y ejecutado
por el ejér­ci­to del país sud­ame­ri­cano en el mar­co de la «Doc­tri­na de
Segu­ri­dad Nacio­nal» que, para cor­tar de raíz el peli­gro de la expansión
de la revo­lu­ción cuba­na, con­ce­bía la exis­ten­cia del enemi­go interno y
levan­ta­ba como con­cep­to de vic­to­ria la eli­mi­na­ción físi­ca del
adver­sa­rio. Es decir, tra­du­ci­do para el caso colom­biano: el ase­si­na­to de
los cam­pe­si­nos rebel­des y de los tra­ba­ja­do­res en las ciudades.

En estas líneas no se pre­ten­de hablar de his­to­ria ni mucho menos
hacer un amplio aná­li­sis de ese perío­do de Colom­bia. Pero, eso sí,
deli­mi­tar de mane­ra escue­ta el con­tex­to his­tó­ri­co que expli­ca el
naci­mien­to de las FARC, que a la pos­tre lle­ga­ría a ser reco­no­ci­da, por
el Esta­do colom­biano y por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, como la fuerza
insur­gen­te más gran­de de Amé­ri­ca Lati­na. Mucha agua ha corri­do desde
aquel enton­ces y un balan­ce obje­ti­vo del papel de ese gru­po guerrillero
en la his­to­ria de las cla­ses subal­ter­nas colom­bia­nas, con sus acier­tos y
des­acier­tos, debe ser hecho con una mira­da lar­ga y des­po­ja­da de
prejuicios.

Por lo pron­to, de mane­ra pre­li­mi­nar, a los 56 años de su fun­da­ción, sería un acto de injus­ti­cia alu­dir a la vida de ese gru­po gue­rri­lle­ro, con­ver­ti­do en par­ti­do polí­ti­co: Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común (FARC), como con­se­cuen­cia de la imple­men­ta­ción de los [supues­tos] «acuer­dos de paz», sus­cri­tos en 2017, sin hacer refe­ren­cia a su inde­cli­na­ble com­pro­mi­so con los intere­ses de los más humil­des, prin­ci­pal­men­te cam­pe­si­nos; y a su acti­tud con­se­cuen­te con los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios, mar­xis­ta-leni­nis­tas, de luchar por la cons­truc­ción de una socie­dad con paz y jus­ti­cia social, que no es otra que el socialismo. 

Des­de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos del Esta­do (públi­cos o pri­va­dos) bajo
hege­mo­nía bur­gue­sa, se ha demo­ni­za­do y cri­mi­na­li­za­do a las FARC, como si
sus com­ba­tien­tes hubie­ran desa­rro­lla­do actos de fe al cul­to de la
vio­len­cia. Inclu­so algu­nos par­ti­dos de izquier­da y diri­gen­tes sindicales
(que tam­bién son apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de la socie­dad civil), han
com­par­ti­do y difun­di­do ese este­reo­ti­po, lo que cier­ta­men­te representa
una injus­ti­cia y una fal­ta a la ver­dad his­tó­ri­ca que, en su complejidad,
más bien mues­tra como ese gru­po hizo suyo el con­cep­to leni­nis­ta de
desa­rro­llar todas las for­mas y méto­dos de lucha en fun­ción de la
reali­dad histórico-concreta.

Para ejem­pli­fi­car el carác­ter dia­léc­ti­co de la acción colec­ti­va de las FARC se debe hacer refe­ren­cia a:

Pri­me­ro: la lucha arma­da como res­pues­ta a un lar­go perio­do de la
his­to­ria colom­bia­na carac­te­ri­za­do por una demo­cra­cia apa­ren­te en la que
libe­ra­les y con­ser­va­do­res se dispu­taban el poder, con bala de por medio,
pero con el obje­ti­vo, en el cual sí coin­ci­dían ambos par­ti­dos, de
man­te­ner cerra­do cual­quier espa­cio, el más peque­ño que fue­se, a la
par­ti­ci­pa­ción popu­lar. Esta fuer­za insur­gen­te nun­ca dejó de luchar, como
apun­tó Fidel Cas­tro, quien tenía obser­va­cio­nes de fon­do a la estrategia
mili­tar de ese grupo.

Segun­do, su apues­ta por la lucha elec­to­ral, por mayo­res limitaciones
que esta ofre­cie­se en un país don­de muchas veces, por la violencia
físi­ca des­ple­ga­da des­de el Esta­do y sus gru­pos para­mi­li­ta­res, es más
fácil estruc­tu­rar una orga­ni­za­ción arma­da que un sin­di­ca­to. Tan es así
que, en un esfuer­zo por encon­trar el camino a la paz, las FARC-EP y
otros gru­pos gue­rri­lle­ros, con­for­ma­ron la Unión Patrió­ti­ca para
par­ti­ci­par de las elec­cio­nes de 1986, cuan­do obtu­vie­ron un tercer
his­tó­ri­co lugar en una demo­cra­cia con­tro­la­da por el bipar­ti­dis­mo, aunque
tam­bién tuvie­ron que lamen­tar el ase­si­na­to de más de 4 000 militantes
de ese fren­te polí­ti­co-elec­to­ral. Esta reali­dad no ha cambiado
sus­tan­cial­men­te a pesar de los «acuer­dos de paz», ya que des­de 2016 a la
fecha han sido ase­si­na­dos más de 1000 líde­res y lide­re­sas socia­les, de
los que un 20 por cien­to están den­tro de la cate­go­ría de ex combatientes
de esa fuer­za guerrillera.

Ter­ce­ro, la lucha por la paz. Este es qui­zá uno de los apor­tes más
sig­ni­fi­ca­ti­vos que las FARC-EP le hicie­ron al pue­blo colom­biano. Con la
mis­ma fir­me­za con que empu­ña­ron las armas, nun­ca renun­cia­ron a bus­car la
paz a tra­vés de una sali­da polí­ti­ca [aun­que con prin­ci­pios socialistas]
al lar­go con­flic­to arma­do. La pro­pues­ta de alcan­zar la paz fue
tra­ba­ja­da con los gobier­nos de Beli­sa­rio Betan­cur (1982−1986), Virgilio
Bar­co 1986 – 1990), Cesar Gavi­ria (1990−1994), Andrés Pas­tra­na 1998 – 2002),
Álva­ro Uri­be (2002−2010) y con Juan Manuel San­tos (2010−2016). En todos
estos diá­lo­gos por la paz, con avan­ces y retro­ce­sos, las FARC-EP no
aban­do­na­ron su ori­gen agra­rio y su com­pro­mi­so con los humildes.

La idea más difun­di­da por la dere­cha es que las FARC-EP se vieron
obli­ga­das a fir­mar la paz en 2016, tras cua­tro años de dia­lo­go público
en La Haba­na, aun­que la “fase secre­ta” es de al menos dos años antes de
2012, debi­do a que corre­la­ción de fuer­zas mili­tar le era favo­ra­ble al
gobierno colom­biano. Lo cier­to es que esa es una inter­pre­ta­ción parcial
que no toma en cuen­ta que los diá­lo­gos de paz en los 80 y 90 se dieron
en un con­tex­to polí­ti­co de vigen­cia de un movi­mien­to guerrillero
poderoso.

La apli­ca­ción de los «acuer­dos de paz» —cuyo des­en­la­ce no hubiera
sido posi­ble sin el incan­sa­ble apo­yo de Fidel Cas­tro y Hugo Chá­vez de
mane­ra par­ti­cu­lar, y de Cuba y Vene­zue­la de mane­ra gene­ral — , enfrentan
gra­ves y peli­gro­sos obs­tácu­los. De las dos gran­des expe­rien­cias de «paz»
en la región (Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor), el Esta­do colombiano,
con­tro­la­do hege­mó­ni­ca­men­te por quie­nes aman la gue­rra, bus­ca que las
FARC siga el camino de la pri­me­ra expe­rien­cia, don­de la UNRG sal­tó a
peda­zos y las posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­pa­ción y de vic­to­ria polí­ti­ca del
pue­blo son fran­ca­men­te reducidas.

Pero el ries­go del debi­li­ta­mien­to polí­ti­co por una erró­nea estrategia
polí­ti­ca [como la del actual par­ti­do polí­ti­co FARC] no es el úni­co. La
«paz» está ame­na­za­da todos los días, como aho­ra por el anun­cio que este
27 de mayo hizo la emba­ja­da de EEUU en Bogo­tá sobre el arri­bo de una
bri­ga­da espe­cia­li­za­da del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se “para apo­yar desde
junio la paz y la lucha con­tra el narcotráfico”.

No que­da duda —a pesar del ries­go emi­nen­te que ace­cha a la vida del par­ti­do de la Rosa si no ter­mi­na de cono­cer y mover­se den­tro de las com­ple­jas leyes de la polí­ti­ca [y sobre todo si no se vuel­ca hacia la dere­cha. Por algo muchos de sus coman­dan­tes han aban­do­na­do el par­ti­do y han vuel­to a la gue­rri­lla] — , que las FARC-EP le hicie­ron al pue­blo colom­biano un apor­te valio­so que, vaya para­do­ja, están cose­chan­do prin­ci­pal­men­te otros polí­ti­cos pro­gre­sis­tas y no ellos, como ocu­rrió en las elec­cio­nes de 2017, cuan­do Gus­ta­vo Petro rom­pió el bipar­ti­dis­mo y estu­vo cer­ca de ganar las elec­cio­nes. Sin los diá­lo­gos de «paz» eso no habría sido posible.

* Fuen­te: Cuba­de­ba­te

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *