Esta­dos Uni­dos. Otro cri­men racis­ta: Siem­pre repu­dia­ble, pero no el único

Por Henry Bois­ro­lin, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 31 de mayo de 2020

Una vez más, el lunes 25 de mayo últi­mo pasa­do, unas imá­ge­nes extre­ma­da­men­te dolo­ro­sas y paté­ti­cas pro­ve­nien­tes de los EE.UU. han reve­la­do el com­por­ta­mien­to cri­mi­nal y pro­fun­da­men­te racis­ta, que carac­te­ri­za a bue­na par­te de los miem­bros de los apa­ra­tos repre­si­vos de dicho país. En este caso, fue­ron las de 4 miem­bros de la poli­cía de la ciu­dad de Min­nea­po­lis en el Esta­do de Minnesota. 

Gra­cias a las redes socia­les, reco­rrie­ron el pla­ne­ta las imá­ge­nes de un poli­cía blan­co (Derek Chau­vin) apre­tan­do con su rodi­lla y el peso de casi todo su cuer­po el cue­llo de un ciu­da­dano negro de 46 años, Geor­ge Floyd, ya dete­ni­do y espo­sa­do en el sue­lo, has­ta pro­vo­car­le poco des­pués la muer­te. Y duran­te varios segun­dos, Floyd decía en repe­ti­das oca­sio­nes que no podía res­pi­rar. Tam­bién mos­tra­ron la acti­tud cóm­pli­ce, desa­fian­te y cri­mi­nal de los otros tres poli­cías blan­cos que acom­pa­ña­ban a Chau­vin pre­ten­dien­do inti­mi­dar a los tran­seún­tes que pro­tes­ta­ban y fil­ma­ban la espan­to­sa esce­na. Fue­ron esce­nas terri­bles en todo sentido. 

Afor­tu­na­da­men­te, y de mane­ra ins­tan­tá­nea, se des­ata­ron: bron­ca, indig­na­ción, estu­por, repu­dio e ira, entre todos los seres huma­nos que toda­vía poseen la capa­ci­dad de rebe­lar­se en con­tra de toda for­ma de injus­ti­cia en cual­quier lugar don­de se pro­duz­ca. En este sen­ti­do, el esta­lli­do de la vio­len­cia en varias ciu­da­des de los EE.UU. adqui­rien­do carác­ter de rebe­lión popu­lar en con­tra de la poli­cía exi­gien­do jus­ti­cia y cas­ti­go a los res­pon­sa­bles, reve­la que en este país exis­ten tam­bién esos seres huma­nos con dig­ni­dad.

Reac­ción com­pren­si­ble, no sólo por el cri­men, sino tam­bién por­que sola­men­te fue­ron des­pe­di­dos esos 4 ase­si­nos y el úni­co dete­ni­do has­ta aho­ra es Chau­vin debi­do a la pre­sión popu­lar. Y éste fue acu­sa­do por el fis­cal Mike Free­man de homi­ci­dio en ter­cer gra­do, es decir, para él, Chau­vin no tenía inten­ción de pro­vo­car la muer­te de Floyd. Tam­bién esta­lló como una bom­ba cuan­do, a pesar de la difu­sión de imá­ge­nes tan evi­den­tes y escan­da­lo­sas de ese nue­vo cri­men racis­ta, el fis­cal gene­ral, William Barr, decla­ró: “El Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia y el FBI lle­van ade­lan­te una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te para deter­mi­nar si se vio­la­ron dere­chos civiles”. 

Tam­po­co se pue­de olvi­dar que este cri­men ocu­rrió en un momen­to muy deli­ca­do, explo­si­vo y cru­cial, don­de la pan­de­mia pro­vo­ca­da por el COVID-19 está demos­tran­do a dia­rio la exis­ten­cia de pro­fun­das des­igual­da­des en la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, como así tam­bién de dife­ren­cias racia­les. El enor­me empo­bre­ci­mien­to de una bue­na par­te de la pobla­ción afro­nor­te­ame­ri­ca­na resul­tó mayor de lo que se pensaba. 

Situa­ción, enton­ces, deter­mi­nan­te a la hora de res­pon­der a la siguien­te pre­gun­ta: ¿por qué la mayo­ría de las víc­ti­mas de dicha pan­de­mia per­te­ne­cen a este gru­po étni­co? Inclu­si­ve, su impor­tan­cia es indu­da­ble al tra­tar de com­pren­der este gigan­tes­co movi­mien­to popu­lar muy vio­len­to de recha­zo a la bru­ta­li­dad poli­cial y a la idea de la “supre­ma­cía blanca”. 

Aho­ra bien, al igual que tan­tos otros a lo lar­go de la his­to­ria de los EE.UU., no fue casual, como tam­po­co pro­duc­to del com­por­ta­mien­to demen­cial de 4 ener­gú­me­nos de la poli­cía de Min­nea­po­lis. En este sen­ti­do, hace fal­ta pre­ci­sar algu­nos datos o aspec­tos de esa lar­ga his­to­ria que ayu­dan a aprehen­der toda la com­ple­ji­dad de esos hechos. 

En pri­mer lugar, es impor­tan­te recor­dar que se tra­ta de un país cuyos varios diri­gen­tes de los que lla­man “Padres Fun­da­do­res” de la Nación poseían escla­vos. Entre ellos figu­ran los nom­bres de Washing­ton, Jef­fer­son y Madi­son. Lue­go, no se pue­de igno­rar que el sis­te­ma escla­vis­ta no fue abo­li­do con la pro­cla­ma­ción de la inde­pen­den­cia en 1776, sino des­pués de la cruen­ta gue­rra civil entre el nor­te y el sur, cono­ci­da como “Gue­rra de Sece­sión” (1861−1865).

Entre 1870 y 1950, se cal­cu­la que más de 4.000 afro­nor­te­ame­ri­ca­nos fue­ron lin­cha­dos duran­te esa épo­ca cono­ci­da como la “era de los lin­cha­mien­tos”. De hecho, se tra­ta de un país cons­trui­do a par­tir de la idea no cien­tí­fi­ca de la exis­ten­cia de razas huma­nas para divi­dir la humanidad. 

Una divi­sión que deter­mi­na una supues­ta supre­ma­cía de la lla­ma­da “raza blan­ca” don­de la deno­mi­na­da “raza negra” se encuen­tra en el últi­mo esca­lón de esa jerar­qui­za­ción racial. Así, prác­ti­ca­men­te, todo el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes en el país, se hace a par­tir de la idea hege­mó­ni­ca de esta supues­ta supre­ma­cía de la “raza blan­ca”.

Esto sigue vigen­te has­ta aho­ra, más allá de algu­nos cam­bios pro­du­ci­dos, sobre todo como con­se­cuen­cia de la ardua lucha de los afro­nor­te­ame­ri­ca­nos duran­te la déca­da de los ´60 por sus dere­chos civi­les en con­tra del racis­mo y toda for­ma de discriminación. 

Así, en algu­nos infor­mes de orga­nis­mos de defen­sa de los Dere­chos Huma­nos esta­dou­ni­den­ses, se con­sig­na que las dis­pa­ri­da­des “racia­les” impreg­nan todos las par­tes del sis­te­ma de jus­ti­cia penal de este país. En efec­to, si bien los/​as afronorteamericanos/​as repre­sen­tan el 13% de la pobla­ción, pero son cer­ca del 40% en las cár­ce­les. De hecho, su tasa de encar­ce­la­mien­to es casi 5 veces mayor que la de los “blan­cos”. El pro­pio dia­rio nor­te­ame­ri­cano el Washing­ton Post, al infor­mar acer­ca de la vio­len­cia poli­cial, publi­có que des­de enero has­ta prin­ci­pios de octu­bre de 2018, la poli­cía nor­te­ame­ri­ca­na había dis­pa­ra­do y mata­do a 876 per­so­nas. Entre éstas, 22% eran afronorteamericanos. 

Sin duda algu­na, una de las ins­ti­tu­cio­nes más mar­ca­das por esa idea “supre­ma­cis­ta blan­ca” es la poli­cía. Sus miem­bros, ‑sal­vo algu­nas excep­cio­nes- cual­quie­ra sea su color de piel están imbui­dos y mar­ca­dos por esa estu­pi­dez huma­na. Inclu­si­ve, varios inte­gran­tes de esta fuer­za repre­si­va que se reco­no­cen como afro­nor­te­ame­ri­ca­nos se com­por­tan como lo hacían aque­llos que cas­ti­ga­ban a sus pro­pios her­ma­nos duran­te la épo­ca de la escla­vi­tud siguien­do las órde­nes del amo.

En la actua­li­dad, la mayo­ría de la pobla­ción afro­nor­te­ame­ri­ca­na apo­ya de mane­ra abru­ma­do­ra a los demó­cra­tas en cada con­tien­da elec­to­ral. Los can­di­da­tos repu­bli­ca­nos obtie­nen como máxi­mo un 10% de su adhe­sión. Donald Trump en 2016 sólo logró un 8%. Varios ana­lis­tas pien­san que Trump es uno de los pre­si­den­tes que más gene­ró divi­sión racial en su país en las últi­mas décadas. 

Cabe recor­dar, por ejem­plo, sus fuer­tes crí­ti­cas y comen­ta­rios racis­tas a 4 legis­la­do­ras, afro­nor­te­ame­ri­ca­nas y de diver­sos orí­ge­nes: Ale­xan­dria Oca­so-Cor­tez (Nue­va York), Ilhan Omar (Min­ne­so­ta), Ayan­na Press­ley (Mas­sa­chu­setts) y Rashi­da Tlaib (Michi­gan). En aque­lla oca­sión, Trump les dijo: “Debe­rían vol­ver a sus paí­ses de ori­gen, total­men­te que­bra­dos e infes­ta­dos de deli­tos”. Tam­bién ata­có a depor­tis­tas afro­nor­te­ame­ri­ca­nos tan­to de la NFL (Liga Nacio­nal de Fút­bol Ame­ri­cano) como de la NBA (Liga Nacio­nal de Bás­quet Ame­ri­cano), lue­go de que algu­nos de ellos en 2017 se arro­di­lla­ron cuan­do se ento­na­ba el himno de los EE.UU. Ese ges­to fue inter­pre­ta­do como una for­ma de pro­tes­ta por el mal­tra­to que la poli­cía les da a las per­so­nas de ori­gen afro. Inme­dia­ta­men­te des­pués, en una reu­nión en Ala­ba­ma, el man­da­ta­rio dijo tex­tual­men­te: “¿No les encan­ta­ría a uste­des ver (actuar) a uno de estos pro­pie­ta­rios de la NFL, cuan­do alguien le fal­ta el res­pe­to a nues­tra ban­de­ra? Uno diría: Saquen a ese hijo de p… fue­ra del cam­po de inme­dia­to. ¡Fue­ra! Está despedido”». 

En 2018, al refe­rir­se a los hai­tia­nos vivien­do en los EE.UU, Trump decla­ró que pro­ve­nían de un país que es un “shit hole” (una letri­na, un agu­je­ro de mier­da). De ahí es com­pren­si­ble que 8 de cada 10 afro­nor­te­ame­ri­ca­nos con­si­de­ran a Trump como racis­ta y 9 de cada 10 des­aprue­ban su desem­pe­ño en la Casa Blan­ca.

Sin embar­go, tam­bién es menes­ter seña­lar que hay reco­no­ci­dos líde­res afro­nor­te­ame­ri­ca­nos tales como el ex “lobb­yist” (lobis­ta) Her­man Cain de Geor­gia y can­di­da­to para las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les del Par­ti­do Repu­bli­cano de 2012; Can­da­ce Owens, comen­ta­ris­ta y acti­vis­ta con­ser­va­do­ra afro­nor­te­ame­ri­ca­na; Alve­da King, acti­vis­ta y nada más y nada menos que sobri­na del líder de los dere­chos civi­les Mar­tín Luther King ase­si­na­do el 4 de abril de 1968 en Memphis (Tenes­see); la escri­to­ra Carol M. Swain; y Bru­ce LeVell, el direc­tor del Con­se­jo de Diver­si­dad crea­do por Trump, que pien­san y actúan a favor de las tesis racis­tas. Todos ellos apo­ya­ron la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump, y lo con­si­de­ran como un líder que “per­mi­tió recu­pe­rar el país”. 

Es que el colo­nia­lis­mo men­tal no des­apa­re­ce por arte de magia. Y, de algu­na mane­ra, se pue­de con­si­de­rar que el racis­mo en los EE.UU. sigue sien­do ins­ti­tu­cio­na­li­za­do y has­ta normalizado. 

Por otra par­te, hay otro aspec­to de esta reali­dad com­ple­ja y cruel que tam­bién ha de mere­cer la aten­ción de todos. Es el hecho de que en los EE.UU. hay enemi­gos de la pobla­ción “negra” que son fácil­men­te iden­ti­fi­ca­bles. Por ejem­plo, los miem­bros de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta y “supre­ma­cis­ta blan­ca” Ku Klux Klan (KKK), crea­da des­de el siglo XIX des­pués de la “Gue­rra de Sece­sión”, como así tam­bién diri­gen­tes polí­ti­cos tal como el actual pre­si­den­te Donald Trump. Pues ellos con sus dis­cur­sos y com­por­ta­mien­tos no escon­den su posi­ción racis­ta y xenó­fo­ba. Sin embar­go, hay otros que se decla­ran en con­tra de los actos racis­tas y que cla­man no ser racis­tas, pero son tam­bién enemi­gos. Así, se rodean de algu­nos fun­cio­na­rios afro­nor­te­ame­ri­ca­nos. Eso ocu­rrió, por ejem­plo, con los Bush o con el mis­mo matri­mo­nio Clinton. 

La hipo­cre­sía de esa gen­te es tan monu­men­tal y cal­cu­la­da que enga­ña a más de uno. Es en este mar­co, que adquie­re impor­tan­cia esta refle­xión de la filó­so­fa y mili­tan­te afro­nor­te­ame­ri­ca­na Ange­la Davis: “En una socie­dad racis­ta no bas­ta no ser racis­ta, es nece­sa­rio ser anti­rra­cis­ta”. Tam­bien es de lec­tu­ra obli­ga­to­ria: Los con­de­na­dos de la tie­rra, de Franz Fanon.

Henry Bois­ro­lin
Coor­di­na­dor del Comi­té Demo­crá­ti­co Hai­tiano en Argentina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *