Colom­bia. ¡Qué­da­te en casa! ¿Pero, cuál casa?

Por Nelly Ale­jan­dra Gar­cía. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mayo de 2020. 

Debi­do a la COVID19, en el mun­do se adop­tó el lema de “qué­da­te en casa y láva­te las manos”,
des­co­no­cien­do las con­di­cio­nes de una gran par­te de la pobla­ción que no
tie­ne acce­so a ser­vi­cios bási­cos como el agua o una una vivien­da digna.
En Amé­ri­ca Lati­na más de 111 millo­nes de per­so­nas viven en tugurios[1] y
en Colom­bia alre­de­dor del 12% de la pobla­ción urba­na vive en zonas
precarias[2].

A raíz del Decre­to Legis­la­ti­vo 579 del 15 de abril de 2020, en el
país se sus­pen­dió la orden o eje­cu­ción de cual­quier acción de desalojo,
que ten­ga como fin la res­ti­tu­ción de inmue­bles arren­da­dos; deci­sión que
tomó el Gobierno Nacio­nal como ejem­plo de solidaridad[3] pero no
espe­cí­fi­co la prohi­bi­ción de las órde­nes de des­alo­jo de las autoridades
Dis­tri­ta­les (expro­pia­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas por razo­nes de uti­li­dad públi­ca o inte­rés social).

La soli­da­ri­dad de la que habla el pre­si­den­te y en gene­ral los
man­da­ta­rios loca­les, no se tuvo en cuen­ta para las fami­lias que vivían
en asen­ta­mien­tos infor­ma­les, ni para aque­llas fami­lias que al no
can­ce­lar él pago dia­rio, se vie­ron obli­ga­das a ocu­par edificios
aban­do­na­dos y fue­ron des­alo­ja­das de mane­ra violenta.

A la Admi­nis­tra­ción Dis­tri­tal se le olvi­dó que la vivien­da es un Dere­cho y con­lle­va ampa­ro con­tra des­alo­jos forzosos.

La Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca, en el artícu­lo 51 dice: “Todos los colom­bia­nos tie­nen dere­cho a vivien­da dig­na”; este dere­cho se encuen­tra con­sa­gra­do en ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les como la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos[4] y el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Culturales[5].

En 1991, en la Obser­va­ción Gene­ral No. 4, el Comi­té de Naciones
Uni­das de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les, dijo que “el
dere­cho a una vivien­da ade­cua­da con­sis­te en vivir en segu­ri­dad, paz y
tran­qui­li­dad en algu­na par­te”, debi­do a que la vivien­da garan­ti­za el
pleno ejer­ci­cio de dere­chos, como la dig­ni­dad huma­na e inclu­so la vida
misma.

El hecho de que la vivien­da, sea un dere­cho reco­no­ci­do en la
Cons­ti­tu­ción y en Ins­tru­men­tos Inter­na­cio­na­les, obli­ga al Esta­do a
cum­plir con unos míni­mos, que con­sis­ten en:

La pro­tec­ción con­tra el des­alo­jo for­zo­so y la
des­truc­ción y demo­li­ción arbi­tra­rias del hogar; El dere­cho de ser libre
de inje­ren­cias arbi­tra­rias en el hogar, la pri­va­ci­dad y la fami­lia; El
dere­cho de ele­gir la resi­den­cia y deter­mi­nar dón­de vivir y el dere­cho a
la liber­tad de cir­cu­la­ción (…) La segu­ri­dad de la tenen­cia; La
res­ti­tu­ción de la vivien­da, la tie­rra y el patri­mo­nio; El acce­so no
dis­cri­mi­na­to­rio y en igual­dad de con­di­cio­nes a una vivien­da ade­cua­da; Y
la par­ti­ci­pa­ción en la adop­ción de deci­sio­nes vin­cu­la­das con la vivienda
en el plano nacio­nal y en la comu­ni­dad
”[6].

Los des­alo­jos for­zo­sos se han defi­ni­do como “el hecho de
hacer salir a per­so­nas, fami­lias y/​o comu­ni­da­des de los hoga­res y/​o las
tie­rras que ocu­pan, en for­ma per­ma­nen­te o pro­vi­sio­nal, sin ofrecerles
medios apro­pia­dos de pro­tec­ción legal o de otra índo­le ni per­mi­tir­les su
acce­so a ellos
”[7].

La Cor­te Constitucional[8] en múl­ti­ples fallos, para garan­ti­zar el
dere­cho a una vivien­da ade­cua­da y cum­plir con la pro­tec­ción con­tra los
des­alo­jos for­zo­sos, ha sen­ta­do una posi­ción en la cual se con­si­de­ra que
la vivien­da es un dere­cho fun­da­men­tal para pobla­ción vulnerable,
per­so­nas en esta­do de debi­li­dad mani­fies­ta o suje­tos de especial
pro­tec­ción cons­ti­tu­cio­nal, y por lo tan­to, pro­ce­de la acción de Tutela
para pro­te­ger este derecho.

En cuan­to los des­alo­jos for­zo­sos, la Cor­te ha resal­ta­do la
impor­tan­cia de la garan­tía al debi­do pro­ce­so, la obli­ga­ción de siempre
tener pre­sen­te cri­te­rios de razón y pro­por­cio­na­li­dad y el res­pe­to de
los dere­chos huma­nos de
las per­so­nas que son víc­ti­mas de las expro­pia­cio­nes. Ade­más, con
fun­da­men­to en linea­mien­tos internacionales[9], para que los des­alo­jos se
ten­gan como legí­ti­mos, ha dicho que estos deben cum­plir con una serie
de requi­si­tos a saber: (i) que atien­da prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les; (ii)
sea nece­sa­rio, pues no es posi­ble lograr el mis­mo fin por medios
dife­ren­tes y (iii) debe uti­li­zar­se el míni­mo de fuer­za nece­sa­rio con el
obje­ti­vo de evi­tar vul­ne­ra­ción de los dere­chos de los desalojados.

Final­men­te, si las per­so­nas que se van a des­alo­jar son suje­tos de
espe­cial pro­tec­ción cons­ti­tu­cio­nal (muje­res, niños, per­so­nas de la
ter­ce­ra edad, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, muje­res emba­ra­za­das, afros,
indí­ge­nas y víc­ti­mas del con­flic­to interno arma­do, como las víc­ti­mas de
des­pla­za­mien­to for­za­do, o víc­ti­mas de desas­tres natu­ra­les), o se
encuen­tran en esta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad o debi­li­dad manifiesta,
fina­li­za­do el des­alo­jo, se les debe garan­ti­zar una vivien­da tran­si­to­ria y
a futu­ro una solu­ción dura­de­ra de vivien­da digna.

Taboola – Body

Cada
día son más y más las per­so­nas que se ven obli­ga­das a ocu­par por vías
de hecho inmue­bles aje­nos o a vivir en asen­ta­mien­tos infor­ma­les, por
cau­sa del mode­lo eco­nó­mi­co que ha hecho de la vivien­da un nego­cio muy
ren­ta­ble para unos pocos.

Hacer que el dere­cho a una vivien­da dig­na, sea una reali­dad y no
solo un sue­ño, será el resul­ta­do de la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción de
los sec­to­res popu­la­res, y el avan­zar en el camino de cons­truir una
socie­dad jus­ta, libre y solidaria.

[1]ONU HABITAT. 2012. Esta­do de las ciu­da­des de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be 2012

[2] ONU HABITAT. 2015. 1ER REPORTE DEL ESTADO DE LAS CIUDADES DE COLOMBIA: CAMINO HACIA LA PROSPERIDAD URBANA.

[3] Revis­ta Sema­na. 31 de mar­zo de 2020. Ni des­alo­jos ni aumen­to de arrien­dos duran­te cuarentena

[4] Art. 25. Toda per­so­na tie­ne dere­cho a un nivel de vida adecuado
que le ase­gu­re, así como a su fami­lia, la salud y el bien­es­tar, y en
espe­cial la ali­men­ta­ción, el ves­ti­do, la vivien­da, la asis­ten­cia médi­ca y
los ser­vi­cios socia­les nece­sa­rios; tie­ne asi­mis­mo dere­cho a los seguros
en caso de des­em­pleo, enfer­me­dad, inva­li­dez, viu­dez, vejez u otros
casos de pér­di­da de sus medios de sub­sis­ten­cia por circunstancias
inde­pen­dien­tes de su voluntad.

[5] Art. 11. Los Esta­dos Par­tes en el pre­sen­te Pac­to reco­no­cen el
dere­cho de toda per­so­na a un nivel de vida ade­cua­do para sí y su
fami­lia, inclu­so ali­men­ta­ción, ves­ti­do y vivien­da ade­cua­dos, y a una
mejo­ra con­ti­nua de las con­di­cio­nes de exis­ten­cia. Los Esta­dos Partes
toma­rán medi­das apro­pia­das para ase­gu­rar la efec­ti­vi­dad de este derecho,
reco­no­cien­do a este efec­to la impor­tan­cia esen­cial de la cooperación
inter­na­cio­nal fun­da­da en el libre consentimiento.

[6] Nacio­nes Uni­das Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do para los Dere­chos Huma­nos. Folle­to Infor­ma­ti­vo No. 21. Dere­cho a una Vivien­da Adecuada

[7] Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do para los Dere­chos Huma­nos. Folle­to Infor­ma­ti­vo No. 25. Des­alo­jos forzosos

[8] Sen­ten­cias de tute­la: T74012; T18816; T‑002 – 19 entre otras

[9] Nacio­nes Uni­das Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do para los Dere­chos Huma­nos. Des­alo­jos forzosos

* Fuen­te: Tro­chan­do sin fronteras

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *