Colom­bia. Agre­sio­nes a Vene­zue­la: los chis­tes de la ONU

Por Anto­nio Torres. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mayo de 2020. 

El 20 de mayo se reu­nió, por soli­ci­tud de Rusia, el Con­se­jo de
Segu­ri­dad de la ONU, para tra­tar el tema de la agre­sión arma­da a
Vene­zue­la del 3 de mayo, cuan­do mer­ce­na­rios veni­dos des­de la Gua­ji­ra, en
Colom­bia, incur­sio­na­ron en terri­to­rio del vecino país, con el objetivo
de rea­li­zar aten­ta­dos y secues­trar al pre­si­den­te Madu­ro. Este hecho, de
una gra­ve­dad extre­ma, ha pasa­do de aga­che en Colom­bia, por dos razones
prin­ci­pa­les: mien­tras la aten­ción se cen­tra en el Covid-19, el
des­go­bierno del sub­pre­si­den­te Iván Duque apro­ve­cha para imple­men­tar su
polí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da, tan­to en Colom­bia, como en la fron­te­ra con
Vene­zue­la; y la ter­gi­ver­sa­ción y silen­cio cóm­pli­ce de los medios de
des­in­for­ma­ción del país, han con­du­ci­do a que la agre­sión sea presentada,
las pocas veces que se men­cio­na, como algo anec­dó­ti­co y sin
impor­tan­cia. El cinis­mo y la men­ti­ra han carac­te­ri­za­do la actua­ción del
régi­men de Iván Duque y de sus ému­los incon­di­cio­na­les de la “gran
pren­sa” en este caso, como en todo lo refe­ri­do a Venezuela.

Eso mis­mo es lo que se ha rati­fi­ca­do en la sesión del Con­se­jo de
Segu­ri­dad de la ONU en las decla­ra­cio­nes del Emba­ja­dor de Colombia,
Gui­ller­mo Fer­nán­dez de Soto, que pue­de con­si­de­rar­se como una pie­za de
pési­mo humor. Antes de con­si­de­rar­la, recor­de­mos que el Emba­ja­dor de
Rusia, Dmitry Pol­yans­kiy, sos­tu­vo: “Nos gus­ta­ría cues­tio­nar el rol que
el vecino Colom­bia tuvo en esta his­to­ria”, por­que “es difí­cil imaginar
que esta ope­ra­ción clan­des­ti­na, ori­gi­na­da des­de su sue­lo, haya sido
con­du­ci­da sin nin­gún cono­ci­mien­to sobre ella». En for­ma direc­ta se
plan­teó el cen­tro neu­rál­gi­co del asun­to, que fue rati­fi­ca­do por el
Emba­ja­dor de Vene­zue­la, Samuel Mon­ca­da, al seña­lar: «Los gobier­nos de
los EEUU y Colom­bia faci­li­ta­ron la pla­ni­fi­ca­ción, el entre­na­mien­to, la
finan­cia­ción y, aún hoy, están pro­te­gien­do a gru­pos de mer­ce­na­rios y
terro­ris­tas que eje­cu­ta­ron un ata­que arma­do con el obje­ti­vo de perpetrar
ase­si­na­tos indis­cri­mi­na­dos de pobla­ción civil ino­cen­te; asesinatos
selec­ti­vos con­tra altos fun­cio­na­rios de mi gobierno; y el ase­si­na­to del
pre­si­den­te Nico­lás Maduro”.

Estas no son afir­ma­cio­nes sin fun­da­men­to o seña­la­mien­tos calumniosos,
sino que se basan en las múl­ti­ples evi­den­cias exis­ten­tes, entre ellas
un ver­gon­zo­so con­tra­to fir­ma­do entre Juan Guai­dó y la empre­sa de
mer­ce­na­rios Sil­ver­corp USA del exmi­li­tar esta­dou­ni­den­se Jor­dan Goudreau,
y cuyo docu­men­to ori­gi­nal fue dado a cono­cer por The Washing­ton Post.
Dicho docu­men­to, una ver­da­de­ra infa­mia, lle­va la rubri­ca de Juan
Guai­dó, el auto­pro­cla­ma­do “pre­si­den­te inte­ri­no” de Vene­zue­la, y
reco­no­ci­do por el régi­men de Duque y por los amos de Washington.
Adi­cio­nal­men­te, en sus decla­ra­cio­nes los mer­ce­na­rios, entre ellos dos
esta­dou­ni­den­ses, sos­tie­nen en for­ma reite­ra­da que la agre­sión se preparó
en Colom­bia, con par­ti­ci­pa­ción de miem­bros de la CIA, la DEA,
fun­cio­na­rios de la Emba­ja­da de EEUU en Colom­bia y el régi­men de Duque.
Por las dudas, los entre­na­mien­tos y pre­pa­ra­ti­vos de la agre­sión se
lle­va­ron a cabo en terri­to­rio de Colom­bia, en el Depar­ta­men­to de la
Guajira.

Esta fue el momen­to serio de la reu­nión del Con­se­jo de Segu­ri­dad, en
el cual se denun­cia­ron las sucias manio­bras con­tra la sobe­ra­nía de
Vene­zue­la y que­dó en evi­den­cia ante los gobier­nos del mun­do la
par­ti­ci­pa­ción de EEUU y su mario­ne­ta incon­di­cio­nal, el régi­men de Iván
Duque. Poco des­pués lle­gó la hora de los cuen­ta­chis­tes, cuan­do hablaron
los Emba­ja­do­res de EEUU y al final el de Colom­bia. Con el antecedente
del año ante­rior, cuan­do Iván Duque en la Asam­blea Gene­ral de la ONU
dijo una sar­ta de men­ti­ras con­tra Vene­zue­la, que res­pal­do con pruebas
fal­sas, entre ellas varias foto­gra­fías, por supues­to no sor­pren­den las
“nue­vas” men­ti­ras de por Fer­nán­dez de Soto, que demues­tra el nivel
ras­tre­ro al que ha lle­ga­do la diplo­ma­cia colom­bia­na, como consecuencia
de haber con­ver­ti­do al país en un títe­re incon­di­cio­nal de los EEUU.

El chis­te más céle­bre de la jor­na­da se pre­sen­tó cuan­do el Embajador
de Colom­bia afir­mó con toda solem­ni­dad que “Colom­bia nun­ca ha sido un
país agre­sor”, lo cual debió haber sido pre­sen­ta­do como en las series de
tele­vi­sión de los EEUU que pre­ten­den ser humo­rís­ti­cas, con carcajadas
arti­fi­cia­les de fon­do. Este si que es un extra­or­di­na­rio chis­te, una
ver­da­de­ra ocu­rren­cia, un autén­ti­co dis­pa­ra­te que deja en paña­les a
Can­tin­flas. Se basa en el pre­su­pues­to de que todos en el mundo
des­co­no­cen la lar­ga cade­na de agre­sio­nes que Colom­bia vie­ne librando
des­de hace años con­tra paí­ses veci­nos y algu­nos más dis­tan­tes y cuyo
hecho más cri­mi­nal fue el ata­que del 1 de mar­zo de 2008 en territorio
ecua­to­riano, cuan­do fue­ron masa­cra­das 26 per­so­nas. A ese hecho hay que
agre­gar los secues­tros, segui­mien­tos y espio­na­je rea­li­za­do en países
como Méxi­co, Espa­ña, Argen­ti­na des­de el pri­mer gobierno de Álva­ro Uribe
Vélez, agre­sio­nes que no se han dete­ni­do des­de enton­ces, como lo revela
inves­ti­ga­cio­nes recien­tes sobre el com­por­ta­mien­to de la “inte­li­gen­cia”
de las Fuer­zas Armadas.

Para no ir tan lejos, en los últi­mos 18 años las agre­sio­nes contra
Vene­zue­la se han con­ver­ti­do en algo coti­diano, entre las cua­les debe
resal­tar­se la par­ti­ci­pa­ción en aten­ta­dos con­tra altos dig­na­ta­rios del
país vecino, entre ellos el de agos­to de 2018 con­tra el presidente
Nico­lás Madu­ro. O la pre­ten­di­da “ayu­da huma­ni­ta­ria” que el 23 de febrero
de 2019 se qui­so intro­du­cir a la fuer­za, con la par­ti­ci­pa­ción de
para­mi­li­ta­res colom­bia­nos y gua­rim­be­ros vene­zo­la­nos. Sobre este hecho el
régi­men del sub­pre­si­den­te Duque sigue min­tien­do sin son­ro­jo, pues­to que
su Emba­ja­dor ante la ONU afir­mó el 20 de mayo: “el régi­men de Maduro
res­pon­dió con vio­len­cia y los gru­pos arma­dos para­mi­li­ta­res conocidos
como ‘colec­ti­vos’ frus­tra­ron la entre­ga de las pro­vi­sio­nes”. Para que se
vea el nivel de serie­dad de la diplo­ma­cia colom­bia­na, se repi­te la
mis­ma men­ti­ra que se inven­tó el mis­mo día en que fra­ca­só el inten­to de
“ayu­da huma­ni­ta­ria” made in USA y que fue des­men­ti­da por la pro­pia pren­sa de los EEUU.

En con­cre­to, The New York Times en su edi­ción del 10 de
mar­zo de 2019 seña­ló, con un len­gua­je sibi­lino para no reconocer
direc­ta­men­te los infun­dios sobre los suce­sos del 23 de febre­ro, que todo
indi­ca­ba que los camio­nes fue­ron pren­di­dos por fue­go lan­za­do des­de el
lado colom­biano por miem­bros de las gua­rim­bas, apo­ya­das por Duque.
Recor­de­mos que, como lo seña­la el mis­mo perió­di­co de los EEUU, “El día
del incen­dio el gobierno de Colom­bia estu­vo entre quie­nes pro­mo­vie­ron la
teo­ría de que Madu­ro era res­pon­sa­ble de orde­nar el incen­dio. La
vice­pre­si­den­ta Mar­ta Lucía Ramí­rez publi­có una foto­gra­fía de lo que
lla­mó “uno de los camio­nes inci­ne­ra­dos por los colec­ti­vos por orden de
Madu­ro”. (https://​www​.nyti​mes​.com/​e​s​/​2​0​1​9​/​0​3​/​1​0​/​e​s​p​a​n​o​l​/​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​a​y​u​d​a​-​i​n​c​e​n​d​i​a​d​a​.​h​tml).

El régi­men de Duque alcan­za tales cotas de des­ca­ro que no le impor­ta seguir sos­te­nien­do una men­ti­ra, des­pués de haber sido des­men­ti­da por el NYT. Y con las mis­mas pala­bras fal­sas de la vice­pre­si­den­ta se vuel­ve a men­tir en el seno del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. ¡Esta es una mues­tra de la cre­di­bi­li­dad inter­na­cio­nal del régi­men de Iván Duque!

Entre otros de los gran­dio­sos chis­tes de Fer­nán­dez de Soto en el
Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU se encuen­tra el siguien­te: «Per­mí­tan­me
expre­sar cla­ra­men­te nues­tro recha­zo enér­gi­co a cual­quier acu­sa­ción que
pre­ten­da vin­cu­lar a mi gobierno con accio­nes en con­tra del derecho
inter­na­cio­nal». En un ambien­te menos con­ven­cio­nal que el de la ONU esta
afir­ma­ción haría des­tor­ni­llar de la risa a quie­nes la escu­cha­ron, por el
cinis­mo para men­tir. Y eso no solo por la his­to­ria recien­te sino por lo
que acon­te­ce en estos mis­mos momen­tos, lo cual, por supues­to, es todo
menos risi­ble, como es el des­co­no­ci­mien­to de los acuer­dos fir­ma­dos con
garan­tes inter­na­cio­na­les (Cuba y Norue­ga), incum­plien­do los protocolos
fir­ma­dos por el Esta­do colom­biano con refe­ren­cia a las conversaciones
con el ELN. Sobre este asun­to los voce­ros del régi­men de Duque se
rela­men de satis­fac­ción por­que EEUU vol­vió a incluir a Cuba en el
lis­ta­do de paí­ses que no apo­yan la lucha con­tra el terrorismo,
sos­te­nien­do que eso se debe a la insis­ten­cia de Duque, acti­tud que es
una abier­ta vio­la­ción de ele­men­ta­les prin­ci­pios del derecho
inter­na­cio­nal, como es el cum­pli­mien­to estric­to de los acuer­dos firmados
con otros países.

Y el ter­cer mal chis­te, de muy mal gus­to, que dijo el representante
de Colom­bia en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU fue este: “Mi país ha
reco­no­ci­do his­tó­ri­ca­men­te la impor­tan­cia de las rela­cio­nes con
Vene­zue­la, y ha pro­cu­ra­do las mejo­res rela­cio­nes de vecin­dad, partiendo
del hecho incues­tio­na­ble de que somos nacio­nes her­ma­nas”. Cla­ro, que
gran­des rela­cio­nes de her­man­dad, con el apo­yo direc­to del estado
colom­biano a para­mi­li­ta­res con­fe­sos, como los ras­tro­jos, para
trans­por­tar ile­gal­men­te a Juan Guai­dó a terri­to­rio colom­biano en febrero
de 2019; o el res­pal­do, bajo la direc­ción de los EEUU, a venezolanos,
cons­pi­ra­do­res, gua­rim­be­ros y gol­pis­tas en Bogo­tá, Cúcu­ta y otras
ciu­da­des de Colom­bia; o el tra­to dado a los vene­zo­la­nos en Colom­bia, a
los cua­les se están matan­do todos los días y con­tra los cua­les des­de las
altas esfe­ras se ha exa­cer­ba­do el cho­vi­nis­mo y la xenofobia.

Sobre esto últi­mo es indi­ca­ti­vo un solo dato, para mos­trar el buen
tra­to que en este país de les da a los vene­zo­la­nos de a pie: diariamente
son ase­si­na­dos por lo menos dos vene­zo­la­nos y des­de 2017 han sido
ase­si­na­dos 2061. Para dar­se cuen­ta de la “her­man­dad” con la que se trata
a los vene­zo­la­nos, bas­te recor­dar que la alcal­de­sa de Bogo­tá dijo que
los vene­zo­la­nos eran una car­ga para la ciu­dad. En Colom­bia ‒un país que
nun­ca ha aco­gi­do migran­tes y que antes expul­sa población‒ se humilla,
per­si­gue y mata a los vene­zo­la­nos humil­des, median­te una acti­tud racista
y xenó­fo­ba, impul­sa­da des­de las altas esfe­ras del régi­men y
ampli­fi­ca­das por fal­si­me­dia crio­lla. Jus­ta­men­te, por ese tra­to tan
fra­ter­nal y huma­ni­ta­rio es que muchos vene­zo­la­nos están regre­san­do a su
país. ¡Tal es el sen­ti­mien­to de her­man­dad y soli­da­ri­dad del que se
enor­gu­lle­ce el régi­men de Duque!, lo cual solo pue­de ver­se como un
chis­te de muy mal gusto.

Y el últi­mo mal chis­te del Emba­ja­dor de Colom­bia en la ONU fue
enun­cia­do de la siguien­te mane­ra: “Des­de hace más de vein­te años, tanto
Chá­vez como Madu­ro, han con­ver­ti­do la cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te con­tra su
régi­men, los pre­sun­tos aten­ta­dos (todos falli­dos), o los ata­ques a la
sobe­ra­nía de Vene­zue­la (todos con­tro­la­dos), en el bas­tión de su
pro­pa­gan­da”. De tal mane­ra, que el gol­pe de 2002, los levantamientos
arma­dos (como el del 30 de abril del año ante­rior), la pre­ten­di­da ayuda
huma­ni­ta­ria, la ope­ra­ción de los ras­tro­jos en aso­cio con Juan Guai­dó y
el des­em­bar­co del 3 de mayo son inven­tos del gobierno vene­zo­lano, nunca
han suce­di­do. Son “supues­tos” como no se can­san de repe­tir los medios de
des­in­for­ma­ción, que en Colom­bia son el 99.9% de los existentes.

Ampa­ra­do en esta lógi­ca nega­cio­nis­ta, la mis­ma de los EEUU y de los
medios de des­in­for­ma­ción del mun­do ente­ro, el gobierno de Duque piensa
que no debe expli­car nada de lo acon­te­ci­do el 3 de mayo y de los
ante­ce­den­tes inme­dia­tos. Por eso, cree que no debe res­pon­der a estas
pre­gun­tas: ¿por qué, duran­te sema­nas o meses, se pre­pa­ra­ron mercenarios
en terri­to­rio colom­bia­na para ata­car a otro esta­do?, ¿por qué nun­ca se
aten­die­ron las denun­cias con­cre­tas, con coor­de­na­das geográficas
pre­ci­sas, hechas por el gobierno de Vene­zue­la sobre pre­pa­ra­ti­vos de
ata­ques terro­ris­tas y agre­sio­nes arma­das que se esta­ban orga­ni­zan­do en
Colom­bia?, o ¿por qué en los mis­mos ins­tan­tes de la agre­sión mercenaria
se des­li­za­ron en for­ma mis­te­rio­sa tres naves de la mari­na colombiana
hacia aguas juris­dic­cio­na­les de Venezuela?

La pre­gun­ta cen­tral que for­mu­ló el Emba­ja­dor de Rusia no fue ni
media­na­men­te con­si­de­ra­da en el dis­cur­so de Fer­nán­dez de Soto, quien
antes por el con­tra­rio y para demos­trar lo que es la inje­ren­cia indebida
en los asun­tos de otro país, pre­ten­de dar cáte­dras de demo­cra­cia al
vecino país, como si eso fue­ra incum­ben­cia del gobierno colom­biano, que
bien debe­ría dedi­car­se a res­pon­der sobre los ase­si­na­tos dia­rios contra
líde­res socia­les y ex gue­rri­lle­ros, o por la corrup­ción de las Fuerzas
Arma­das y su espio­na­je den­tro y fue­ra del país, o por los nexos directos
de Iván Duque con nar­co-tra­que­tos como el Neñe Her­nán­dez, quien
con­tri­bu­yó a finan­ciar la cam­pa­ña elec­to­ral del actual sub-presidente.

En la úni­ca men­ción de Fer­nán­dez de Soto a hechos rela­cio­na­dos con
agre­sio­nes a Vene­zue­la tam­bién mien­te y dis­tor­sio­na lo acontecido,
por­que con refe­ren­cia a Cli­ver Alca­lá dice que se incau­tó el armamento
que se iba a usar en aten­ta­dos en Vene­zue­la, pero no se expli­ca por qué
si ese indi­vi­duo que vivía hace varios años en Barran­qui­lla y que
reco­no­ció ser due­ño de las armas, no fue apre­sa­do en Colom­bia y se le
ini­ció un jui­cio y en cam­bio se per­mi­tió sin nin­gún tra­mi­te que fuera
reco­gi­do en un avión de la DEA y lle­va­do a los EEUU.

En con­clu­sión, en la ONU el régi­men de Duque esce­ni­fi­có una parodia
de mal gus­to, con unos chis­tes de quin­ta cate­go­ría, que solamente
pro­du­ci­rían risa si no fue­ra por­que escon­den la per­fi­dia, el enga­ño, la
vio­len­cia y la muer­te, que carac­te­ri­zan a Colom­bia, ese rei­no maca­bro de
la simu­la­ción en que las cla­ses domi­nan­tes han con­ver­ti­do al país.

* Fuen­te: La Hai­ne

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *