Colom­bia. A pocos kiló­me­tros de base mili­tar bina­cio­nal fun­cio­na­ría una pis­ta del nar­co­trá­fi­co en Chocó

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mayo de 2020. 

Según infor­ma­ción obte­ni­da tras el aná­li­sis de la Ope­ra­ción Bastón,
que inves­ti­ga diver­sos casos de corrup­ción y vin­cu­la­ción con la
cri­mi­na­li­dad por par­te de inte­gran­tes acti­vos de las FFMM, se ha
esta­ble­ci­do que en medio de la sel­va del Darien exis­ti­ría una pista
clan­des­ti­na des­de la que des­pe­gan aero­na­ves del narcotráfico,
pre­sun­ta­men­te con des­tino a Esta­dos Unidos.

Según la Comi­sión Inter­ecle­sial de Jus­ti­cia y Paz,
el lugar que esta­ría sien­do usa­do para fines del nar­co­trá­fi­co estaría
en zonas con­tro­la­dos por las ope­ra­cio­nes de la Fuer­za Públi­ca, y
coin­ci­di­ría con los luga­res «que des­de 1997 han sido epi­cen­tro de
bom­bar­deos y de tomas de los para­mi­li­ta­res de las Auto­de­fen­sas Uni­das de
Colom­bia (AUC), en los terri­to­rios colec­ti­vos del Cacari­ca y el
Salaquí».

Igual­men­te, seña­la que serían terri­to­rios con­tro­la­dos por las
auton­de­no­mi­na­das Auto­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Colom­bia (AGC), «estruc­tu­ra
arma­da que se cali­fi­ca a sí mis­ma como actor político».

En con­tex­to: Ope­ra­ción Bas­tión, el ‘wiki­leaks‘ del Ejér­ci­to colombiano

El pasa­do 19 de mayo la Ofi­ci­na en Washing­ton para Asuntos
Lati­no­ame­ri­ca­nos (WOLA, por su sigla en inglés) reali­zó un Webinar
titu­la­do «Espio­na­je Mili­tar Colom­biano: Un ata­que con­tra los refor­mis­tas del post-con­flic­to y la pren­sa libre» en el que, entre otras per­so­nas, par­ti­ci­pó el sena­dor Iván Cepeda.

En dicho even­to, Cepe­da recor­dó que en 2017, cuan­do Colom­bia decide
soli­ci­tar el ingre­so de su Ejér­ci­to a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del
Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) vino la exi­gen­cia de que se hicie­ra una operación
de con­tra inte­li­gen­cia para «depu­rar» la ins­ti­tu­ción por­que había
infor­mes sobre corrup­ción y otros hechos. Dicha ope­ra­ción pri­me­ro se
lla­mó Dan­te y lue­go Ope­ra­ción Bastión.

Según el Sena­dor, la mis­ma con­sis­tió en 20 misio­nes que lograron
detec­tar que 16 gene­ra­les de la repú­bli­ca y 250 sub­ofi­cia­les y oficiales
esta­rían invo­lu­cra­dos en gra­ves hechos de corrup­ción, así como tendrían
víncu­los con orga­ni­za­cio­nes del nar­co­trá­fi­co y paramilitares.

Con esta infor­ma­ción se pro­du­jo un infor­me de 5 mil pági­nas «que se
ha deno­mi­na­do como el wiki­leaks del Ejér­ci­to», pero Cepe­da ase­gu­ró que
cuan­do el gene­ral Nica­cio Mar­tí­nez asu­mió como coman­dan­te del Ejército
la ope­ra­ción se para­li­zó y quie­nes la lle­va­ban a cabo fue­ron removidos
de sus cargos.

Gra­cias
a que medios de infor­ma­ción han teni­do acce­so a algu­nas de las páginas
de la ope­ra­ción, se han cono­ci­do de denun­cias de corrup­ción en la Cuarta
Bri­ga­da del Ejér­ci­to, accio­nes de uni­for­ma­dos con dis­tin­tos grupos
arma­dos ile­ga­les y la denun­cia de una de las pis­tas al ser­vi­cio del
nar­co­trá­fi­co que fun­cio­na­ría entre Sala­quí y Cacari­ca, en Chocó.

Habría con­ni­ven­cia entre arma­dos lega­les e ile­ga­les en Ura­bá y Bajo Atrato

En el recuen­to his­tó­ri­co sobre lo que ocu­rre en el terri­to­rio, la Comi­sión de Jus­ti­cia y Paz recuer­da que en 2014
se ins­ta­ló una base de las Fuer­zas Mili­ta­res de Colom­bia y Pana­má, que
no fue con­sul­ta­da con las comu­ni­da­des, «mien­tras como lo refle­ja hoy, se
iban con­so­li­dan­do ope­ra­cio­nes aéreas para el trá­fi­co de droga».

Por su par­te, la Comi­sión expli­ca que las ope­ra­cio­nes paramilitares
por par­te de las auto­de­no­mi­na­das AGC se inten­si­fi­ca­ron en 2016,
«logran­do un con­trol social terri­to­rial casi total que se extien­de hacia
el nor­te, hacia Unguía y Acan­dí, y hacía el occi­den­te con Pana­má, donde
ejer­cen con­trol des­de hace más de 10 años».

Ade­más de hacer pre­sen­cia de for­ma con­tun­den­te en el terri­to­rio, la
Orga­ni­za­ción mani­fies­ta que la vin­cu­la­ción de sec­to­res mili­ta­res con la
cade­na del nar­co­trá­fi­co en el Ura­bá antio­que­ño y el bajo Atra­to ha sido
denun­cia­do hace más de sie­te años dado el trán­si­to de elementos
nece­sa­rios para la cade­na de pro­duc­ción de las dro­gas, «inclu­so el paso
de camio­nes de cocaí­na» por rete­nes mili­ta­res o policiales.

Igual­men­te, por el trán­si­to que hacen tan­to insu­mos como producto
final «has­ta las ribe­ras del Atra­to, don­de cru­zan, todo ello en medio de
la coin­ci­den­te omi­sión de uni­da­des del bata­llón flu­vial». Por último,
la Comi­sión seña­la que algu­nos car­ga­men­tos de cocaí­na son alma­ce­na­dos en
pre­dios des­po­ja­dos de comu­ni­da­des afro e indí­ge­nas que habi­tan en los
terri­to­rios de Pede­gui­ta Man­ci­lla, Cur­ba­ra­dó y Jigua­mian­dó mientras
hacen su trán­si­to al otro lado del Atra­to, hacía el occidente.

El efec­to sobre la pobla­ción de la ope­ra­ción de los ile­ga­les no se limi­ta al des­po­jo, la Orga­ni­za­ción Defen­so­ra de DD.HH. con­clu­ye dicien­do que el silen­cio de líde­res y lide­re­sas de las comu­ni­da­des «es casi total debi­do al con­trol arma­do y la frag­men­ta­ción que ha ido logran­do la cri­mi­na­li­dad para sus pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos eco­nó­mi­cos lega­les e ilegales».

* Fuen­te: Con­ta­gio Radio

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *