Argen­ti­na. El sis­te­ma de jus­ti­cia penal argen­tino gene­ra con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas para sus reclu­sos (Opi­nión)

Por Fri­da Jaz­mín Vigliec­ca, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mayo 2020.

Que el encie­rro no nuble tu empatía. 

Cró­ni­ca a par­tir de una expe­rien­cia personal.

En
el 2018 expe­ri­men­té una de las viven­cias más movi­li­zan­te de mi
exis­ten­cia, dar cla­ses de artes en unaPenitenciaría
de jóve­nes adul­tos y menores.

El
tra­ba­jo con­sis­tía en ir duran­te 15 días con­se­cu­ti­vos a la
ins­ti­tu­ción car­ce­la­ria y pasar ocho horas dia­rias allí para dar
cla­ses de tea­tro a los chi­cos, alre­de­dor de 25 en su totalidad.

Me
toma­ba el bon­di a las 6:15hs que tras­la­da­ría mi cuer­po has­ta el
lugar don­de vivi­ría un acto inusual, iné­di­to y has­ta podría
cali­fi­car­se como perturbador. 

Lle­ga­ba
al sitio siem­pre con ner­vio­sis­mo y con una sen­sa­ción de leve
angus­tia aun­que com­pren­die­ra que mi labor allí era nece­sa­ria y
gra­ti­fi­can­te por su valor sim­bó­li­co den­tro de la reso­cia­li­za­ción de
aque­llas personas.

Los
encuen­tros de tea­tro fue­ron devi­nien­do en cla­se de expresión
cor­po­ral, yoga, tai­chí, poe­sía, artes visua­les, cine y manualidades
según la dis­po­si­ción de los asistentes.

Estar
allí, no ver el sol ni saber del paso del tiem­po, des­co­no­cer los
afec­tos, reco­no­cer los efec­tos, extra­ñar el con­tac­to físi­co, una
cari­cia, un mimo, una pala­bra de con­sue­lo o una mira­da cóm­pli­ce, fue
com­pren­der que estar ence­rra­do es el peor castigo.

Uno
de los jóve­nes al que lla­ma­re­mos A, me obse­quió una serie de
poe­mas, uno decía así:

Me aso­mo a una ven­ta­na /​y miran­do la calle /​sola­men­te pue­do pen­sar /​en el calor de esas bal­do­sas /​en esa vere­da des­pro­li­ja /​en ese perri­to muy cul­pa­ble /​de mear en la esqui­na. /​Pero segu­ra­men­te/​con ganas de des­co­no­cer /​al due­ño por poner­le /​la correa

muy
segu­ro de que no

desea
ser para nada como el”

Corría
el mes de Julio y con él todo el frio inver­nal inci­pien­te, los pibes
ese día baja­ron casi todos enfer­mos. Uno de ellos tenía gri­pe y
con­ta­gió al res­to. Ya se deli­nea­ba una jor­na­da fule­ra: mal humor,
tris­te­za y dolen­cias físicas.

Muchos
de ellos no tenían la indu­men­ta­ria de invierno nece­sa­ria para
afron­tar dicho cli­ma y has­ta des­co­no­cían la mane­ra de poder paliar
míni­ma­men­te la afec­ción dán­do­le calor al cuer­po. Ade­más, no
con­ta­ban con la asis­ten­cia médi­ca nece­sa­ria has­ta que la enfermedad
no se vie­ra avan­za­da y real­men­te su esta­do de salud sea crítico.

“Están
revol­to­sos y eno­ja­dos” nos decían los coor­di­na­do­res y los
guar­dia­cár­ce­les, mos­trán­do­se más enco­le­ri­za­dos que los
pro­ta­go­nis­tas. “No los escu­chen por­que empie­zan con sus recla­mos y
no paran”, nos adver­tían, algu­nos entre risas. 

La esce­na era un pén­du­lo que se tras­la­da­ba de lo tene­bro­so a lo gro­tes­co. Nun­ca me sen­tí cómo­da con las auto­ri­da­des de dicho lugar ni le fes­te­jé un chis­te para que­dar bien, ni por mie­do ni por deseo. Pen­sa­ba en la legi­ti­mi­dad de los recla­mos de los reclu­sos y en la posi­bi­li­dad de brin­dar­les un espa­cio para que se comu­ni­quen aun­que no me deja­ran, aun­que me cen­su­ra­ran y aun­que haya una cla­ra regla­men­ta­ción que decía de qué hablar y de qué no. 

Por
lo gene­ral no nos esta­ba per­mi­ti­do acer­car­les infor­ma­ción en
rela­ción a sus dere­chos como ciu­da­da­nos y como niños en este caso,
no podía­mos tener con­tac­to físi­co con ellos, ni brin­dar­les un
abra­zo si es que esta­ban tris­tes o tener una con­ver­sa­ción a solas
con alguno.

Otro
tex­to de A se quie­bra en un sollozo:

Espe­ran­zas
no me fal­tan me sien­to un ilu­so al tra­tar de con­fiar toda­vía en
alguien, acá en el pla­ne­ta de la hipo­cre­sía. A veces pien­so ¿qué
tan pro­fun­da­men­te dor­mi­do estoy? por­que sien­to que estoy en una
pesa­di­lla y me quie­ro des­per­tar o reaccionar 

Espe­ran­zas
no me fal­tan de ganar todas las peleas, de que lle­gue mi liber­tad, de
saber cómo enfren­tar mi situa­ción. De que lle­gue mi visi­ta y me
diga: ¡A todo está bien! Ese es mi letargo.”

Recuer­do
que el día de la gri­pe masi­va tam­bién esta­ban con­trac­tu­ra­dos por
dor­mir mal, por lo tan­to guié una serie de ejer­ci­cios de tai­chí y
des­pués hici­mos otra serie de rela­ja­ción don­de sen­ta­dos en una
silla un com­pa­ñe­ro masa­jea­ba al otro para des­con­trac­tu­rar los
músculos. 

La
pri­me­ra par­te de la acti­vi­dad lla­mó sor­pre­si­va­men­te la aten­ción de
los guar­dia­cár­ce­les, mira­ban ano­na­da­dos dichos movi­mien­tos y entre
risas (de nue­vo) y comen­ta­rios se bur­la­ban de aquel al que no le
salía una pos­tu­ra. Fue muy difí­cil con­ti­nuar con la cla­se por lo
que tuve que pedir­les por favor que res­pe­ta­ran el momen­to y se
man­tu­vie­ran calla­dos para no gene­rar un cli­ma ten­so. Obvia­men­te que
mi deman­da fue­ra aca­ta­da resul­tó ser una com­ple­ta uto­pía, por lo
tan­to tam­bién fui toma­da por bur­la, por ser una exter­na inex­per­ta y
por ser mujer lógi­ca­men­te, por­que demás estar decir que le sistema
penal y car­ce­la­rio es pura­men­te patriarcal. 

Sin
embar­go, eso no fue todo, cuan­do comen­za­mos con los masa­jes y el
con­tac­to cor­po­ral la agu­de­za cómi­ca homo­fó­bi­ca de los
guar­dia­cár­ce­les y de los ope­ra­do­res aumen­tó, tan­to que algu­nos de
los mucha­chos aban­do­na­ron la acti­vi­dad que les esta­ba resultado
placentera. 

De
mane­ra que tuve que ace­le­rar el final del encuen­tro para dar origen
al cie­rre o pues­ta en común del acon­te­ci­mien­to, lo que les
habi­li­ta­ba un espa­cio de diá­lo­go para que digan lo que ten­gan ganas
o lo que refle­xio­na­ron mien­tras tenían esta expe­rien­cia expresiva. 

Fue
enton­ces en ese ins­tan­te don­de una cata­ra­ta secre­tos, ver­da­des y
pedi­dos inun­da­ron la sala: con­ta­ron que en el pabe­llón era simi­lar a
un free­zer y que las fra­za­das no alcan­za­ban, que las saba­nas no
exis­tían y que los cale­fac­to­res esta­ban inha­bi­li­ta­dos por no tener
gas, ade­más de que no sabían cómo dor­mir por­que el cie­lo raso se
les caía enci­ma. Algu­nos no podían res­pi­rar por el pol­vi­llo y el
moho que impreg­na­do en las pare­des se esta­ba con­vir­tien­do en una
con­ti­nua pesa­di­lla. Implo­ra­ban la auto­ri­za­ción de con­sul­tas médicas
y asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca e inclu­so el recla­mo sobre un tra­to más
humano y empá­ti­co de los tra­ba­ja­do­res del penal hacia ellos.

Releo
a A como quien reza una ora­ción de estam­pi­ta, y recuer­do su voz:

Tras­la­do,
ahí es cuan­do que­re­mos que la suer­te esté de nues­tro lado.

Quién
sabe qué nos espe­ra más allá de esa puer­ta. Las horas pasan y
fal­ta poco para irme, y no sé a dón­de. Sien­to en este momen­to sólo
inse­gu­ri­dad y mucho mie­do. Una cosa que pien­so siem­pre des­de hace
unos mese es que “aun­que tra­ten de enca­de­nar­me yo segui­ré libre.
Me pre­gun­tan qué quie­ro y quién soy. Yo me hago la mis­ma pregunta”.

Tener
un paso fugaz por una ins­ti­tu­ción de encie­rro te mar­ca a fue­go, deja
una hue­lla imbo­rra­ble, en mi caso hizo que cono­cie­ra de cer­ca las
pro­ble­má­ti­cas de las per­so­nas que se encuen­tran allí den­tro, me
hizo enfren­tar con mis pre­jui­cios y dar­me cuen­ta de la extrema
vul­ne­ra­bi­li­dad que afec­ta a los suje­tos que están en ese lugar, pero
tam­bién logré com­pren­der la impe­rio­sa nece­si­dad de que el estado
con su inefi­cien­te Poder Judi­cial1
tome medi­das ante los encar­ce­la­mien­tos arbi­tra­rios, el creciente
pedi­do de pri­sio­nes pre­ven­ti­vas y las injus­tas políticas
peni­ten­cia­rias, que sólo pro­du­cen: haci­na­mien­to, fal­ta de
con­di­cio­nes de salu­bri­dad, caren­cia de ali­men­tos y sobre­po­bla­ción en
las cár­ce­les argentinas. 

Los
repen­ti­nos recla­mos y las revuel­tas en las diver­sas instituciones
car­ce­la­rias del país que hemos obser­va­do últi­ma­men­te ori­gi­na­das por
la pan­de­mia, lo úni­co que hace es vol­ver visi­bi­li­zar un con­jun­to de
sen­ti­mien­tos his­tó­ri­cos: la insen­si­bi­li­dad y el des­pre­cio a la
vida, la hipo­cre­sía de una socie­dad que exi­ge segu­ri­dad y caretea
solidaridad. 

Por
eso aho­ra que todos esta­mos en con­fi­na­mien­to y que com­par­ti­mos un
ápi­ce de simi­li­tud con los reos por com­par­tir la fal­ta par­cial de
liber­tad, refle­xio­ne­mos un momen­to, no nos deje­mos cegar por el odio.

Siem­pre
A, un últi­mo poema:

“Un atar­de­cer es un momen­to /​en el que el cie­lo /​cam­bia de color /​y de ambien­te /​de naran­ja a negro. /​Es un momen­to /​en que hue­le /​a dis­tur­bio /​un momen­to /​en que si /​sali­mos a ese /​atar­de­cer /​vamos a encon­trar /​gen­te a la /​que le gus­ta lo mismo./ Un momen­to caluroso/​fres­co que hue­le /​a liber­tad. /​Es el momen­to /​en el que el sol /​te da a la cara /​y que­rés estar /​allá arriba.

NOTA AL PIE

1
Poder Judi­cial

La inde­pen­den­cia del res­to de los pode­res es la con­di­ción rec­to­ra para su correc­to fun­cio­na­mien­to. Lo ejer­cen la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, y los jue­ces y tri­bu­na­les de las diver­sas ins­tan­cias y juris­dic­cio­nes. Ade­más, el Jura­do de Enjui­cia­mien­to y el Con­se­jo de la Magis­tra­tu­ra son orga­nis­mos per­ma­nen­tes del Poder Judi­cial. Sus prin­ci­pa­les com­po­nen­tes son:

Cor­te
Supre­ma de Jus­ti­cia: está for­ma­da por nue­ve jue­ces. El tribunal
–como cabe­za del Poder Judi­cial de la Nación– es la instancia
jurí­di­ca final tan­to para los asun­tos en los que tie­ne competencia
ori­gi­na­ria como en aque­llos que plan­tean cues­tio­nes de
inconstitucionalidad.

Jura­do
de Enjui­cia­mien­to: es el órgano a car­go del juz­ga­mien­to de los
jue­ces de los tri­bu­na­les infe­rio­res. For­ma­do por nue­ve miembros,
está inte­gra­do por un minis­tro de la Cor­te Supre­ma, dos jue­ces de
cáma­ra, tres legis­la­do­res y tres abo­ga­dos de la matrí­cu­la federal.

Con­se­jo
de la Magis­tra­tu­ra: es el órgano que selec­cio­na las ter­nas de los
can­di­da­tos a magis­tra­dos y que rea­li­za la acu­sa­ción de los mismos
ante el Jura­do de Enjui­cia­mien­to. El Con­se­jo está inte­gra­do por
tre­ce miem­bros (Ley 26.080): tres jue­ces del Poder Judi­cial, seis
legis­la­do­res, dos repre­sen­tan­tes de los abo­ga­dos de la matrícula
fede­ral, un repre­sen­tan­te del Poder Eje­cu­ti­vo y un repre­sen­tan­te del
ámbi­to cien­tí­fi­co y académico.

Tri­bu­na­les
nacio­na­les: son órga­nos encar­ga­dos de admi­nis­trar la justicia
fede­ral. Los tri­bu­na­les con asien­to en la Capi­tal Fede­ral están
orga­ni­za­dos en una cáma­ra y en juz­ga­dos para cada una de las
mate­rias. En las pro­vin­cias, los tri­bu­na­les nacio­na­les intervienen
en todos los asun­tos fede­ra­les. Ade­más, cada una de las provincias
posee una orga­ni­za­ción judi­cial pro­pia para ejer­cer la justicia
ordinaria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *