Cuba. Matri­mo­nio igua­li­ta­rio: volun­ta­des polí­ti­cas, entuer­tos y justicia

Por Alber­to Roque Gue­rra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mayo de 2020.

El matri­mo­nio igua­li­ta­rio es un dere­cho humano, enmar­ca­do en el ejer­ci­cio de un dere­cho civil que esta­ble­ce obli­ga­cio­nes y debe­res, tan­to de la ciu­da­da­nía como por par­te del Estado.

Con­tie­ne ele­men­tos cul­tu­ra­les, jurí­di­cos, reli­gio­sos que se expre­san en polí­ti­cas que deben estar al alcan­ce de todas las per­so­nas natu­ra­les y con capa­ci­dad para con­for­mar­lo. Es un ejer­ci­cio de liber­tad para todas las per­so­nas, que no se cir­cuns­cri­be úni­ca­men­te a la orien­ta­ción eró­ti­ca del deseo, sino tam­bién a la repre­sen­ta­ti­vi­dad y legi­ti­mi­dad de géne­ros flui­dos y no bina­rios (masculino/​femenino), al paren­tes­co, a la recon­fi­gu­ra­ción de fami­lias ori­gi­na­les y diver­sas, al reco­no­ci­mien­to pleno de los dere­chos repro­duc­ti­vos, sin que estos sean impe­ra­ti­vos deri­va­dos de él. No es una ame­na­za a los dere­chos de las per­so­nas hete­ro­se­xua­les, los dere­chos son inalie­na­bles a la dig­ni­dad huma­na y no reco­no­cen pri­vi­le­gios de un gru­po en rela­ción a otro.

La apro­ba­ción del matri­mo­nio igua­li­ta­rio tie­ne impli­ca­cio­nes polí­ti­cas al ser un acto de jus­ti­cia y una deu­da his­tó­ri­ca, es una de las leyes que, de ser apro­ba­da, abri­rá el camino para la imple­men­ta­ción de otras polí­ti­cas equi­ta­ti­vas que mejo­ren nues­tra eje­cu­to­ria en dere­chos huma­nos. Tam­bién ten­dría impli­ca­cio­nes edu­ca­ti­vas en rela­ción a la jus­ti­cia y al reco­no­ci­mien­to de nue­vos dere­chos, que inclu­ye la garan­tía de pro­tec­ción a otras per­so­nas hete­ro­se­xua­les que desean el reco­no­ci­mien­to jurí­di­co fue­ra del mar­co que esta­ble­ce la Ley vigen­te. Su apro­ba­ción ten­dría sig­ni­fi­ca­dos ideo­ló­gi­cos con­tra el patriar­ca­do, con­tra los dog­mas bur­gue­ses y en rati­fi­car que las dis­cri­mi­na­cio­nes son con­tra­rias a los valo­res e idea­les que se pro­mul­gan des­de los prin­ci­pios de la cons­truc­ción socia­lis­ta. Sig­ni­fi­ca res­pe­to por la dig­ni­dad humana.

El matri­mo­nio igua­li­ta­rio esta­ble­ce el ejer­ci­cio de un dere­cho ciu­da­dano sin dis­cri­mi­na­ción. Dicho dere­cho se ejer­ce inde­pen­dien­te­men­te a la orien­ta­ción eró­ti­ca del deseo o iden­ti­dad de géne­ro de los cón­yu­ges. Es una polí­ti­ca públi­ca equi­ta­ti­va, que pro­te­ge a las per­so­nas a tra­vés del cum­pli­mien­to de dere­chos y obli­ga­cio­nes jurí­di­cas rela­cio­na­das con el paren­tes­co, los intere­ses patri­mo­nia­les en común, entre otros. De apro­bar­se en Cuba sería supe­rior a la rígi­da defi­ni­ción bina­ria que esta­ble­ce como matri­mo­nio la unión con­sen­ti­da entre hom­bre y mujer y que en la anti­gua Cons­ti­tu­ción esta­ble­cía cues­tio­nes de índo­le repro­duc­ti­vo. El ejer­ci­cio del dere­cho a la pro­tec­ción jurí­di­ca en caso de falle­ci­mien­to, dis­ca­pa­ci­dad, heren­cia, filia­ción, volun­ta­des anti­ci­pa­das, adop­ción, no inclu­ye a un gru­po nume­ro­so de per­so­nas con orien­ta­cio­nes eró­ti­cas homo­se­xua­les, bise­xua­les e iden­ti­da­des de géne­ro trans que desean lega­li­zar sus unio­nes. Las per­so­nas hete­ro­se­xua­les uni­das con­sen­sual­men­te están obli­ga­das a con­traer matri­mo­nio para acce­der a la pro­tec­ción jurí­di­ca en estos asuntos.

El matri­mo­nio se está rede­fi­nien­do des­de nue­vos des­pla­za­mien­tos cul­tu­ra­les, es de hecho una cons­truc­ción que enfren­ta una nue­va cri­sis de las tan­tas que lo han modi­fi­ca­do des­de su sur­gi­mien­to mile­na­rio. En las cul­tu­ras judeo­cris­tia­nas, poco antes de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, fue un pac­to de carác­ter eco­nó­mi­co y polí­ti­co, en el siglo XIX tran­si­tó por la sen­ti­men­ta­li­za­ción del con­tra­to social median­te la legi­ti­ma­ción del amor román­ti­co, y en el siglo XX se sexua­li­zó. En los últi­mos trein­ta años el cons­truc­to del matri­mo­nio ha cam­bia­do más que en miles de años. Las per­so­nas a quie­nes se les ha nega­do este dere­cho podrían hacer­lo pro­gre­sis­ta si se le des­po­ja a este pri­vi­le­gio hete­ro­se­xual de su carác­ter bur­gués y hete­ro­nor­ma­ti­vo. No bas­ta con acce­der a ese dere­cho, tam­bién debe modi­fi­car­se hacia pac­tos equi­ta­ti­vos y no estruc­tu­ra­dos en rela­cio­nes de poder.

El deba­te sobre el matri­mo­nio igua­li­ta­rio en Cuba tie­ne múl­ti­ples aris­tas. De hecho, no ha ocu­rri­do un ver­da­de­ro deba­te por la asi­me­tría de repre­sen­ta­ción de las voces y acto­res socia­les en la esfe­ra públi­ca. Tam­bién se dife­ren­cia con otras Nacio­nes en que el recla­mo de reco­no­ci­mien­to jurí­di­co al matri­mo­nio de las per­so­nas con sexua­li­da­des y géne­ros no hete­ro­nor­ma­ti­vos está ancla­do al ante­pro­yec­to de Ley Códi­go de Fami­lia. Des­de hace 15 años se han for­mu­la­do pro­pues­tas pen­du­la­res que pro­mul­ga­ban el reco­no­ci­mien­to de las pare­jas de hecho, sin modi­fi­car el matri­mo­nio tal cual lo esta­ble­cía la Cons­ti­tu­ción de 1976, y otras, esbo­za­das des­de los dis­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les, sobre todo del CENESEX, en el que se ha habla­do de matri­mo­nio como tal en los últi­mos cin­co años. Des­de la expe­rien­cia de Argen­ti­na, el reco­no­ci­mien­to del matri­mo­nio igua­li­ta­rio ganó fuer­za en Cuba.

Las opi­nio­nes a favor se expre­san con mati­ces en las que se per­ci­be como un dere­cho civil que no debe ser ple­bis­ci­ta­do, como una polí­ti­ca públi­ca equi­ta­ti­va que es con­gruen­te con la jus­ti­cia social de la Revo­lu­ción cuba­na o como una opor­tu­ni­dad para sub­ver­tir un pri­vi­le­gio hete­ro­se­xual que modi­fi­que a esta ins­ti­tu­ción ago­ta­da jurí­di­ca y cul­tu­ral­men­te. Las opi­nio­nes en con­tra son fun­da­men­tal­men­te cul­tu­ra­les y se eri­gen des­de la homo­fo­bia y la trans­fo­bia aso­cia­das a la cons­truc­ción de la Nación cuba­na, que per­du­ran en la expe­rien­cia de tran­si­ción socia­lis­ta en Revo­lu­ción, por lo que en la socie­dad civil se repro­du­cen como ver­da­des natu­ra­les ina­mo­vi­bles o median­te el silen­cio vio­len­to. Tam­po­co fal­tan posi­cio­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos con­tra­rios, que han ope­ra­do a muy alto nivel con el con­se­cuen­te retar­do en la imple­men­ta­ción de esta polí­ti­ca. Las Igle­sias en gene­ral han teni­do opor­tu­ni­da­des de inci­dir en la esfe­ra públi­ca, median­te decla­ra­cio­nes de carác­ter teo­ló­gi­co y mani­fes­ta­cio­nes y cele­bra­cio­nes fun­da­men­ta­lis­tas de varios gru­pos evangélicos.

En el flu­jo asi­mé­tri­co de opi­nio­nes en rela­ción a la defi­ni­ción del matri­mo­nio duran­te la dis­cu­sión del pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción, las Igle­sias tuvie­ron liber­ta­des y recur­sos para expo­ner sus posi­cio­na­mien­tos. Las Igle­sias Evan­gé­li­cas dis­tri­bu­ye­ron, en dife­ren­tes for­ma­tos y espa­cios públi­cos, con­te­ni­dos pro­se­li­tis­tas en defen­sa de algo lla­ma­do “dise­ño ori­gi­nal de fami­lia”, en alu­sión a la fami­lia nuclear hete­ro­se­xual. La noción del “dise­ño ori­gi­nal de fami­lia” es cues­tio­na­ble con sólo revi­sar los apor­tes de las cien­cias socia­les, sobre todo de las cien­cias de la reli­gión que rea­li­zan una her­me­néu­ti­ca de las Sagra­das Escri­tu­ras des­de la plu­ra­li­dad cul­tu­ral, de cuer­pos y de géneros.

Exis­ten dema­sia­das evi­den­cias cien­tí­fi­cas y empí­ri­cas que sobre­pa­san los rígi­dos prin­ci­pios medie­va­les del matri­mo­nio: pro­les, fides, sacra­men­tum; es decir, pro­crea­ción y edu­ca­ción de los hijos, con­fian­za de los cón­yu­ges e indi­so­lu­bi­li­dad del víncu­lo, respectivamente.

En las redes socia­les seña­la­ron el peli­gro de la “ideo­lo­gía de géne­ro” al hacer refe­ren­cia a las pro­pues­tas de polí­ti­cas públi­cas que abo­gan por la equi­dad de géne­ros. Los pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos de carác­ter femi­nis­ta que recla­man cam­bios a favor de la equi­dad son muy hete­ro­gé­neos, inclu­so en Cuba, pero tie­nen en común des­mon­tar las estruc­tu­ras socia­les, cul­tu­ra­les y polí­ti­cas que sus­ten­tan la ideo­lo­gía patriar­cal. En la socie­dad civil y polí­ti­ca exis­ten cre­yen­tes y no cre­yen­tes que se adhie­ren a los dis­cur­sos fun­da­men­ta­lis­tas en rela­ción al matri­mo­nio; lo cual es com­pren­si­ble, pues Pie­rre Bour­dieu y Pau­lo Frei­re han enun­cia­do que la opre­sión sólo fun­cio­na cuan­do es acep­ta­da por los oprimidos.

Corres­pon­de a nues­tro Esta­do ser con­gruen­te con el carác­ter lai­co de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca y esta­ble­cer los lími­tes de la liber­tad reli­gio­sa cuan­do se tra­ta de los dere­chos huma­nos de gru­pos vul­ne­ra­dos, ade­más de garan­ti­zar la expre­sión de todas las voces en rela­ción a este tema.

Los artícu­los 81 – 82 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca vigen­te supe­ran al artícu­lo 68 que que­dó en el pro­yec­to, pues esta­ble­ce el mar­co jurí­di­co para las leyes y polí­ti­cas públi­cas que amplían la defi­ni­ción del matri­mo­nio y lo des­po­ja de sus fines repro­duc­ti­vos. No men­cio­na géne­ros y se refie­re a cón­yu­ges e igua­la en dere­chos a todas las con­for­ma­cio­nes de fami­lias, en con­gruen­cia con los artícu­los refe­ren­tes a la igual­dad y al res­pe­to de la dig­ni­dad huma­na. Las Leyes en rela­ción al matri­mo­nio y las fami­lias no pue­den con­tra­de­cir estos artícu­los por­que sería anticonstitucional.

De apro­bar­se el matri­mo­nio igua­li­ta­rio, las dife­ren­tes con­for­ma­cio­nes de fami­lias se ajus­ta­rían mucho más a la plu­ra­li­dad de sexua­li­da­des, géne­ros y paren­tes­cos exis­ten­tes en Cuba y debe ace­le­rar los cam­bios del ima­gi­na­rio social en rela­ción a la ero­sión del patriar­ca­do como ideo­lo­gía opre­si­va. Dichos artícu­los tam­bién ofre­cen nue­vas poten­cia­li­da­des de robus­te­cer la socie­dad civil en rela­ción al acti­vis­mo social por la equi­dad de géne­ro, por la no vio­len­cia y con­tra las discriminaciones.

La defi­ni­ción de matri­mo­nio se inser­ta en un con­jun­to de artícu­los inclui­dos en el ante­pro­yec­to Códi­go de las Fami­lias. Este ha sido un pro­ce­so de muchas déca­das, que asu­mo se actua­li­ce en rela­ción al Dere­cho de Fami­lia. El Pro­yec­to de Ley Códi­go de las Fami­lias requie­re ser con­sul­ta­do con el sobe­rano, pero su apro­ba­ción debió estar a car­go de los legis­la­do­res en la Asam­blea Nacio­nal, de mane­ra que no se omi­tan las prin­ci­pa­les modi­fi­ca­cio­nes que se pro­pon­gan por la pobla­ción y al mis­mo tiem­po se res­pe­ten las cues­tio­nes inhe­ren­tes a la garan­tía y pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y la no vio­la­ción de los artícu­los cons­ti­tu­cio­na­les refe­ren­tes a la igual­dad y al res­pe­to de la dig­ni­dad humana.

Se cono­ce que será some­ti­do a vota­ción por la pobla­ción el pro­yec­to final, des­pués de la con­sul­ta popu­lar y del deba­te par­la­men­ta­rio, cues­tión deci­di­da por el Par­la­men­to a pun­to de par­ti­da de la pro­pues­ta de algu­nos de los miem­bros más jóve­nes de la Comi­sión para la Refor­ma Constitucional.

Sería anti­cons­ti­tu­cio­nal apro­bar una figu­ra jurí­di­ca dife­ren­te al matri­mo­nio hete­ro­se­xual por­que se esta­ría sos­te­nien­do un pri­vi­le­gio que hace siglos no es asun­to de las Igle­sias sino una cues­tión secu­lar a car­go del Esta­do, y al seguir la nor­ma hete­ro­se­xual se esta­ría incu­rrien­do en la vio­la­ción de los artícu­los refe­ren­tes a la igualdad.

La apro­ba­ción del matri­mo­nio igua­li­ta­rio como Decre­to Ley es otra de las opcio­nes, pero haría un fla­co favor a la tra­di­ción de inten­tar cons­truir una Repú­bli­ca bajo el dic­ta­do de decre­tos leyes. Reite­ro, el sobe­rano debe ser con­sul­ta­do y es res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do y la socie­dad civil de crear las con­di­cio­nes apro­pia­das para un deba­te amplio, con par­ti­ci­pa­ción de todos los acto­res socia­les, basa­do en el res­pe­to, el diá­lo­go, sin fun­da­men­ta­lis­mos, ni dis­cri­mi­na­cio­nes de nin­gu­na índole.

Fuen­tes: https://​www​.face​book​.com/​1​0​4​4​9​7​5​1​4​6​0​9​6​5​7​/​p​o​s​t​s​/​1​1​4​6​3​0​3​0​6​9​2​9​7​11/ Blog personal

Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *