Argen­ti­na. Comu­ni­ca­do de Mon­to­ne­ros de Men­do­za a 50 años del Aramburazo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

A CINCUENTA AÑOS DE LA EJECUCIÓN DEL GENERAL PEDRO EUGENIO ARAMBURU Y DEL NACIMIENTO DE LA ORGANIZACIÓN MONTONEROS

Decía Sar­mien­to : “ los indios son Inca­pa­ces de pro­gre­so, su exter­mi­nio es pro­vi­den­cial y útil, subli­me y gran­de. Se los debe exter­mi­nar sin ni siquie­ra per­do­nar al peque­ño, que tie­ne ya el odio ins­tin­ti­vo al hom­bre civi­li­za­do” aña­dien­do su cono­ci­da fra­se: “los gau­chos cuya san­gre úni­ca­men­te sir­ve para abo­nar la tie­rra……”. Fue el autor de la obra tron­cal “Civi­li­za­ción y Bar­ba­rie”, sobre cuyos pre­cep­tos ideo­ló­gi­cos se cons­tru­yó la his­to­ria ofi­cial que per­du­ra has­ta la fecha y en la que muchos se han sen­ti­do repre­sen­ta­dos. Son los que en la actua­li­dad pre­go­nan el recha­zo a lo que deno­mi­nan “la grie­ta” (para rever­tir su pro­pia his­to­ria), en un hábil arti­lu­gio cul­tu­ral que pre­ten­de res­pon­sa­bi­li­zar al pue­blo y a los tra­ba­ja­do­res por una des­unión que, gober­na­bi­li­dad median­te, nece­si­tan aho­ra supe­rar para bien de sus intereses.

Fue – jun­to con Mitre y Roca – uno de los pro­hom­bres del poder que escri­bie­ron la Argen­ti­na para su bene­fi­cio y el de las oli­gar­quías de la Pam­pa Húme­da hacien­do su jus­ti­cia ejem­pli­fi­ca­do­ra con el geno­ci­dio a los pue­blos ori­gi­na­rios. Los que tam­bién y en nom­bre de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad patrió­ti­ca se encar­ga­ron de per­se­guir y eli­mi­nar a los cua­dros repre­sen­ta­ti­vos del ser popu­lar, dejan­do tras de sí un cla­ro men­sa­je orien­ta­do a mos­trar “quién es el que man­da”. La lar­ga lis­ta de eje­cu­cio­nes que nun­ca ter­mi­na inclu­yó al gober­na­dor fede­ral Manuel Dorre­go – fusi­la­do en un corral de vacas – o al gober­na­dor mon­to­ne­ro Facun­do Qui­ro­ga, eje­cu­ta­do en Barran­ca Yaco y a tan­tos otros, refe­ren­tes his­tó­ri­cos de un solo lado, nues­tro lado. Ellos fue­ron los “pro­hom­bres civi­li­za­do­res” que pasa­ron a la his­to­ria eli­mi­nan­do sin tapu­jos a quie­nes cues­tio­na­ron sus intere­ses, como hicie­ran con el sím­bo­lo más cabal de la otra Argen­ti­na que siem­pre es posi­ble: el Coman­dan­te mon­to­ne­ro Gene­ral Ángel Vicen­te Peña­lo­za, per­se­gui­do por orden de Sar­mien­to has­ta que, ren­di­do e iner­me, fue­ra ase­si­na­do de un lan­za­zo por el jefe de la par­ti­da – Pablo Irra­zá­bal – orde­nan­do lue­go a sus subor­di­na­dos que lo siguie­ran apu­ña­lan­do y lo deca­pi­ta­ran para exhi­bir su cabe­za en lo alto de una pica en la pla­za de Olta.

Nues­tro lado, la patria mon­to­ne­ra y fede­ral que por ese enton­ces enfren­tó a los “civi­li­za­do­res” oli­gár­qui­cos, pro-bri­tá­ni­co­s/­pro-depen­den­cia, nun­ca cesó en la lucha. Es el lado al que per­te­ne­ce­mos en la lar­ga tra­yec­to­ria en la que tam­bién hubo que sumar los cos­tos de los fusi­la­mien­tos “ejem­pli­fi­ca­do­res” del Gral. Aram­bu­ru en 1956, del robo y pro­fa­na­ción del cadá­ver de Evi­ta – en el frus­tra­do inten­to por sacar­la del cora­zón de sus tra­ba­ja­do­res – o de los irra­cio­na­les y bru­ta­les bom­bar­deos a la pobla­ción civil y con­tra el pue­blo, acae­ci­dos en la pla­za de Mayo y en los que no tuvie­ron pie­dad siquie­ra para con el trans­por­te col­ma­do de esco­la­res al que hicie­ran volar, siem­pre con la mis­ma voca­ción : el odio oli­gár­qui­co al pue­blo des­ca­mi­sa­do . Nun­ca y a pesar de la san­gre por ellos derra­ma­da deja­mos de per­te­ne­cer a éste lado que lue­go fue anti­yan­qui, en defen­sa de los diez años de feli­ci­dad del pue­blo con su pro­yec­to nacio­nal y su grandeza.

Pero la tra­yec­to­ria no ha varia­do sus reco­rri­dos por­que ellos siguen sien­do cohe­ren­tes a la hora de la impo­si­ción del cas­ti­go san­grien­to para quien no se some­te a sus desig­nios, mien­tras que por otro lado el pue­blo nun­ca aban­do­nó la volun­tad de hacer­les fren­te. Ésta – ha que­da­do cla­ro – no ha podi­do extin­guir­se. Es la volun­tad que al cabo de los tiem­pos “civi­li­za­dos” de los apro­pia­do­res de la rique­za argen­ti­na, supo trans­for­mar­se en el pilar nece­sa­rio para la toma de con­cien­cia y para la supera­ción cua­li­ta­ti­va, no sólo en los plan­teos de lucha sino tam­bién en la defen­sa del pro­yec­to libe­ra­dor al que nun­ca se ha renun­cia­do por­que es nues­tro legí­ti­mo y genuino Nor­te esperanzador.

En ese camino, un 29 de mayo de 1970, día del Ejér­ci­to Argen­tino y pri­mer ani­ver­sa­rio del suce­so que con­mo­vie­ra al país – El Cor­do­ba­zo – fue dete­ni­do el Gene­ral Aram­bu­ru para ser some­ti­do al jui­cio revo­lu­cio­na­rio que le cupo como prin­ci­pal autor y res­pon­sa­ble de la mal lla­ma­da “Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra” que el pue­blo resig­ni­fi­có como “Revo­lu­ción Fusi­la­do­ra”. Él tam­bién fue res­pon­sa­ble de la “zaga civi­li­za­do­ra” – aho­ra revan­chis­ta – que embis­tió con­tra toda expre­sión de ins­ti­tu­cio­na­li­dad del pue­blo y sus tra­ba­ja­do­res. Un pue­blo que con­quis­tó la anhe­la­da jus­ti­cia social; que tuvo poder en sus manos y que trans­for­mó la feli­ci­dad y la cali­dad de vida en nor­mas y leyes que ellos no pudie­ron resis­tir y por lo tan­to arrasaron.

La resis­ten­cia mili­tan­te y su cre­ci­mien­to cua­li­ta­ti­vo y de con­cien­cia fue la gene­ra­do­ra del basa­men­to que, para esa eta­pa de la tra­yec­to­ria de lucha, nos lega­ra los cua­dros más com­pro­me­ti­dos y deci­di­dos que supie­ron arries­gar­lo todo fren­te a la rea­li­za­ción de un hecho revo­lu­cio­na­rio que con­mo­cio­nó, por su mag­ni­tud, al pue­blo argen­tino y al tra­za­do de la his­to­ria. La que siem­pre escri­bie­ron los ama­nuen­ses de la oligarquía.

Ese 29 de mayo de 1970 – cin­cuen­ta años atrás – nacía la Orga­ni­za­ción Polí­ti­co Mili­tar Mon­to­ne­ros pro­du­cien­do un quie­bre que los pode­ro­sos del país nun­ca se espe­ra­ron y que has­ta la fecha no acep­tan. El día de mayo en que, des­de el domi­ci­lio del Gral. Aram­bu­ru, pleno cen­tro de la Capi­tal Argen­ti­na, fue­ra éste dete­ni­do por par­te de nues­tros com­pa­ñe­ros, los jóve­nes que mate­ria­li­za­ron el hecho, para tras­la­dar­lo al lugar don­de se le expu­sie­ron las cau­sas por las que días más tar­de fue ajus­ti­cia­do, expre­san­do las mis­mas en el comu­ni­ca­do que expresaba :

En el día de la fecha, domin­go 31 de mayo de 1970, la con­duc­ción de nues­tra orga­ni­za­ción, cons­ti­tui­da en Tri­bu­nal Revo­lu­cio­na­rio, lue­go de inte­rro­gar dete­ni­da­men­te a Pedro Euge­nio Aram­bu­ru, declara:

I- Por cuan­to Pedro Euge­nio Aram­bu­ru se ha reco­no­ci­do responsable:

1º) De los decre­tos 10.362 y 10.363 de fecha 9 de junio de 1956 por los que se «lega­li­za» la matan­za de 27 argen­ti­nos sin jui­cio pre­vio ni cau­sa justificada.

2º) Del decre­to 10.364 por el que son con­de­na­dos a muer­te 8 mili­ta­res, por expre­sa reso­lu­ción del Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal, bur­lan­do la auto­ri­dad del Con­se­jo da Gue­rra reu­ni­do en Cam­po de Mayo y pre­si­di­do por el Gene­ral Lorio, que había falla­do la ino­cen­cia de los acusados.

3º) De haber enca­be­za­do la repre­sión del movi­mien­to polí­ti­co mayo­ri­ta­rio repre­sen­ta­ti­vo del pue­blo argen­tino, pros­cri­bien­do sus orga­ni­za­cio­nes, inter­vi­nien­do sus sin­di­ca­tos encar­ce­lan­do a sus diri­gen­tes y fomen­tan­do la repre­sión en los luga­res de trabajo.

4º) De la pro­fa­na­ción del lugar don­de repo­sa­ban los res­tos de la com­pa­ñe­ra Evi­ta y la pos­te­rior des­apa­ri­ción de los mis­mos, para qui­tar­le al Pue­blo has­ta el últi­mo res­to mate­rial de quien fue­ra su abanderada.

II- Por cuan­to el Tri­bu­nal lo ha encon­tra­do cul­pa­ble de los siguien­tes car­gos, que no han sido reco­no­ci­dos por el acusado:

1º) La públi­ca difa­ma­ción del nom­bre de los legí­ti­mos diri­gen­tes popu­la­res en gene­ral y espe­cial­men­te de nues­tro líder Juan Domin­go Perón y nues­tros com­pa­ñe­ros Eva Perón y Juan José Valle.

2º) Haber anu­la­do las legi­ti­mas con­quis­tas socia­les Ins­tau­ra­das por la Revo­lu­ción Justicialista.

3º) Haber Ini­cia­do la entre­ga del patri­mo­nio nacio­nal a los intere­ses foráneos.

4º) Ser actual­men­te una car­ta del régi­men que pre­ten­de repo­ner­lo en el poder para tra­tar de bur­lar una vez más al pue­blo con una fal­sa demo­cra­cia y lega­li­zar la entre­ga de nues­tra patria.

5º) Haber sido vehícu­lo de la revan­cha de la oli­gar­quía con­tra lo que sig­ni­fi­ca­ba el cam­bio del orden social hacia un sen­ti­do de estric­ta jus­ti­cia cristiana.

Así el hecho, y más allá de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas elu­cu­bra­das por los pro­pios par­ti­da­rios de la Revo­lu­ción Fusi­la­do­ra, inten­tan­do des­mis­ti­fi­car la ope­ra­ción que los pon­dría en derro­ta y que tam­bién les son de uti­li­dad para la eter­na con­de­na y per­se­cu­ción del úni­co de los pro­ta­go­nis­tas que aún vive, el pue­blo que no olvi­da tuvo en Mario Fir­me­nich, Fer­nan­do Luis Abal Men­di­na. Nor­ma Arros­ti­to , Gus­ta­vo Ramus, Car­los Capuano Mar­tí­nez y Emi­lio Maza, la mani­fes­ta­ción reac­ti­va a su lar­go camino de opro­bio , per­se­cu­ción y explo­ta­ción que toda­vía hoy – en nues­tro lado – es el moti­vo del esfuer­zo y la entre­ga hacia la Libe­ra­ción de nues­tra Patria sometida.

Como se decía por enton­ces: nues­tra Patria his­tó­ri­ca­men­te vapu­lea­da por los intere­ses del poder ha debi­do gene­rar – como es natu­ral – su pro­pia resis­ten­cia, en lo que con­ce­bi­mos como una gue­rra civil inter­mi­ten­te que per­vi­ve des­de nues­tros pro­pios orí­ge­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Un esta­do de beli­ge­ran­cia que muchos se han encar­ga­do de enmas­ca­rar trans­for­mán­do­lo en las por ellos deno­mi­na­das “recu­rren­tes cri­sis ”, y en el que han sabi­do ele­gir al “enemi­go públi­co Nº 1”, tal lo que toda fuer­za que se hace con el poder nece­si­ta para man­te­ner la falaz ima­gen de “per­pe­tui­dad ejem­pli­fi­ca­do­ra”, encar­nan­do en el com­pa­ñe­ro Fir­me­nich al que ellos ins­ta­lan como “el mal que nun­ca se debe vol­ver a reedi­tar” , menos que menos, si cues­tio­na con dig­ni­dad y sus­ten­to los intere­ses de la cla­se domi­nan­te a la que ellos pertenecen.

Dije­ron que el hecho fue una ope­ra­ción de inte­li­gen­cia urdi­da des­de los ser­vi­cios de Ejér­ci­to para impe­dir la pro­ba­ble can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de Aram­bu­ru. Dicen que des­de la eje­cu­ción de Aram­bu­ru el país se divi­dió en dos. Actua­li­za­ron de mane­ra ten­den­cio­sa la dis­gre­ga­ción nacio­nal con lo que ellos lla­ma­ron “Teo­ría de los dos demo­nios” que pre­ten­dió con­ven­cer­nos que el sec­tor lucha­dor, com­ba­ti­vo y revo­lu­cio­na­rio debía ser ani­qui­la­do por otro demo­nio nece­sa­rio, jus­ti­fi­can­do así la últi­ma y más cruen­ta de las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Vide­la y el pro­yec­to de Mar­tí­nez de Hoz.

Lo que nun­ca dije­ron es que Mon­to­ne­ros nació como un pro­yec­to sus­ten­ta­do en la nece­si­dad de con­ti­nuar la Revo­lu­ción Incon­clu­sa ini­cia­da un 17 de Octu­bre de 1945. No dicen nada de la entre­ga y com­pro­mi­so de Mon­to­ne­ros por el “Perón Vuel­ve” y tam­po­co dicen que la resis­ten­cia a la últi­ma dic­ta­du­ra impli­có el enfren­ta­mien­to a la nun­ca antes vis­ta con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca del has­ta hoy vigen­te acre­cen­ta­mien­to de la des­igual­dad que que­dó téc­ni­ca y cul­tu­ral­men­te acep­ta­da como algo natu­ral, así como de las nue­vas for­mas – por enton­ces nacien­tes – de la domi­na­ción en su nue­va fase glo­ba­li­za­da : la del neo­li­be­ra­lis­mo en sus iné­di­tas y amplias face­tas como el neo­li­be­ra­lis­mo orto­do­xo y cruel y el neo­li­be­ra­lis­mo pre­ben­da­rio y opor­tu­nis­ta con la cos­mé­ti­ca de “capi­ta­lis­mo huma­ni­za­do”, que deja tras su paso la pre­ca­ri­za­ción y expo­lia­ción a los tra­ba­ja­do­res con sus dere­chos y con­quis­tas cada vez más conculcados.

Ocul­tan en defi­ni­ti­va que esta­mos ante un capi­ta­lis­mo que nun­ca se rin­de fren­te a un pro­yec­to trans­for­ma­dor como el que siem­pre hemos asu­mi­do y que hoy nos pone enfren­te de sus expre­sio­nes actua­li­za­das como el extrac­ti­vis­mo que esta­mos sufrien­do con todas sus impli­can­cias, muchas de ellas gene­ra­do­ras de la emer­gen­cia cli­má­ti­ca. La mega­mi­ne­ría es una mani­fes­ta­ción del poder del capi­tal que enve­ne­na y con­su­me el agua para la super­vi­ven­cia de la fau­na, la flo­ra y la vida huma­na mien­tras que los agro­ne­go­cios siem­bran de sus­tan­cias tóxi­cas el planeta.

Con todo ello y como lo prue­ban las disi­mi­les y vas­tas luchas popu­la­res que se libran en la calle, los Mon­to­ne­ros del 29 de mayo de 1970 siguen bre­gan­do en la lucha incan­sa­ble con­tra el enemi­go his­tó­ri­co de la oli­gar­quía neo­ca­pi­ta­lis­ta por la uni­dad de todos los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo en un ver­da­de­ro fren­te revo­lu­cio­na­rio, por­que segui­mos cre­yen­do y afir­man­do en nues­tra vigen­cia que solo el pue­blo sal­va­rá al pue­blo, con todos los valo­res que nos nutrie­ron des­de nues­tra mís­ti­ca con la que siem­pre nos ani­ma­ra des­de la com­pa­ñe­ra Evi­ta, con el com­pro­mi­so y la entre­ga de los que no están por­que caye­ron y cuya fuer­za nos con­vo­ca a man­te­ner en alto – en el hoy y en el maña­na – el camino hacia el poder revo­lu­cio­na­rio basa­do en nues­tras con­sig­nas históricas :

PUEBLO U OLIGARQUÍA – IMPERIALISMO O NACIÓN

POR LA PATRIA GRANDE DE NUESTRA LATINOAMÉRICA

Agru­pa­ción MONTONEROS – MENDOZA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.