Argen­ti­na. Comu­ni­ca­do de Mon­to­ne­ros de Men­do­za a 50 años del Aramburazo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

A CINCUENTA AÑOS DE LA EJECUCIÓN DEL GENERAL PEDRO EUGENIO ARAMBURU Y DEL NACIMIENTO DE LA ORGANIZACIÓN MONTONEROS

Decía Sar­mien­to : “ los indios son Inca­pa­ces de pro­gre­so, su exter­mi­nio es pro­vi­den­cial y útil, subli­me y gran­de. Se los debe exter­mi­nar sin ni siquie­ra per­do­nar al peque­ño, que tie­ne ya el odio ins­tin­ti­vo al hom­bre civi­li­za­do” aña­dien­do su cono­ci­da fra­se: “los gau­chos cuya san­gre úni­ca­men­te sir­ve para abo­nar la tie­rra……”. Fue el autor de la obra tron­cal “Civi­li­za­ción y Bar­ba­rie”, sobre cuyos pre­cep­tos ideo­ló­gi­cos se cons­tru­yó la his­to­ria ofi­cial que per­du­ra has­ta la fecha y en la que muchos se han sen­ti­do repre­sen­ta­dos. Son los que en la actua­li­dad pre­go­nan el recha­zo a lo que deno­mi­nan “la grie­ta” (para rever­tir su pro­pia his­to­ria), en un hábil arti­lu­gio cul­tu­ral que pre­ten­de res­pon­sa­bi­li­zar al pue­blo y a los tra­ba­ja­do­res por una des­unión que, gober­na­bi­li­dad median­te, nece­si­tan aho­ra supe­rar para bien de sus intereses.

Fue – jun­to con Mitre y Roca – uno de los pro­hom­bres del poder que escri­bie­ron la Argen­ti­na para su bene­fi­cio y el de las oli­gar­quías de la Pam­pa Húme­da hacien­do su jus­ti­cia ejem­pli­fi­ca­do­ra con el geno­ci­dio a los pue­blos ori­gi­na­rios. Los que tam­bién y en nom­bre de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad patrió­ti­ca se encar­ga­ron de per­se­guir y eli­mi­nar a los cua­dros repre­sen­ta­ti­vos del ser popu­lar, dejan­do tras de sí un cla­ro men­sa­je orien­ta­do a mos­trar “quién es el que man­da”. La lar­ga lis­ta de eje­cu­cio­nes que nun­ca ter­mi­na inclu­yó al gober­na­dor fede­ral Manuel Dorre­go – fusi­la­do en un corral de vacas – o al gober­na­dor mon­to­ne­ro Facun­do Qui­ro­ga, eje­cu­ta­do en Barran­ca Yaco y a tan­tos otros, refe­ren­tes his­tó­ri­cos de un solo lado, nues­tro lado. Ellos fue­ron los “pro­hom­bres civi­li­za­do­res” que pasa­ron a la his­to­ria eli­mi­nan­do sin tapu­jos a quie­nes cues­tio­na­ron sus intere­ses, como hicie­ran con el sím­bo­lo más cabal de la otra Argen­ti­na que siem­pre es posi­ble: el Coman­dan­te mon­to­ne­ro Gene­ral Ángel Vicen­te Peña­lo­za, per­se­gui­do por orden de Sar­mien­to has­ta que, ren­di­do e iner­me, fue­ra ase­si­na­do de un lan­za­zo por el jefe de la par­ti­da – Pablo Irra­zá­bal – orde­nan­do lue­go a sus subor­di­na­dos que lo siguie­ran apu­ña­lan­do y lo deca­pi­ta­ran para exhi­bir su cabe­za en lo alto de una pica en la pla­za de Olta.

Nues­tro lado, la patria mon­to­ne­ra y fede­ral que por ese enton­ces enfren­tó a los “civi­li­za­do­res” oli­gár­qui­cos, pro-bri­tá­ni­co­s/­pro-depen­den­cia, nun­ca cesó en la lucha. Es el lado al que per­te­ne­ce­mos en la lar­ga tra­yec­to­ria en la que tam­bién hubo que sumar los cos­tos de los fusi­la­mien­tos “ejem­pli­fi­ca­do­res” del Gral. Aram­bu­ru en 1956, del robo y pro­fa­na­ción del cadá­ver de Evi­ta – en el frus­tra­do inten­to por sacar­la del cora­zón de sus tra­ba­ja­do­res – o de los irra­cio­na­les y bru­ta­les bom­bar­deos a la pobla­ción civil y con­tra el pue­blo, acae­ci­dos en la pla­za de Mayo y en los que no tuvie­ron pie­dad siquie­ra para con el trans­por­te col­ma­do de esco­la­res al que hicie­ran volar, siem­pre con la mis­ma voca­ción : el odio oli­gár­qui­co al pue­blo des­ca­mi­sa­do . Nun­ca y a pesar de la san­gre por ellos derra­ma­da deja­mos de per­te­ne­cer a éste lado que lue­go fue anti­yan­qui, en defen­sa de los diez años de feli­ci­dad del pue­blo con su pro­yec­to nacio­nal y su grandeza.

Pero la tra­yec­to­ria no ha varia­do sus reco­rri­dos por­que ellos siguen sien­do cohe­ren­tes a la hora de la impo­si­ción del cas­ti­go san­grien­to para quien no se some­te a sus desig­nios, mien­tras que por otro lado el pue­blo nun­ca aban­do­nó la volun­tad de hacer­les fren­te. Ésta – ha que­da­do cla­ro – no ha podi­do extin­guir­se. Es la volun­tad que al cabo de los tiem­pos “civi­li­za­dos” de los apro­pia­do­res de la rique­za argen­ti­na, supo trans­for­mar­se en el pilar nece­sa­rio para la toma de con­cien­cia y para la supera­ción cua­li­ta­ti­va, no sólo en los plan­teos de lucha sino tam­bién en la defen­sa del pro­yec­to libe­ra­dor al que nun­ca se ha renun­cia­do por­que es nues­tro legí­ti­mo y genuino Nor­te esperanzador.

En ese camino, un 29 de mayo de 1970, día del Ejér­ci­to Argen­tino y pri­mer ani­ver­sa­rio del suce­so que con­mo­vie­ra al país – El Cor­do­ba­zo – fue dete­ni­do el Gene­ral Aram­bu­ru para ser some­ti­do al jui­cio revo­lu­cio­na­rio que le cupo como prin­ci­pal autor y res­pon­sa­ble de la mal lla­ma­da “Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra” que el pue­blo resig­ni­fi­có como “Revo­lu­ción Fusi­la­do­ra”. Él tam­bién fue res­pon­sa­ble de la “zaga civi­li­za­do­ra” – aho­ra revan­chis­ta – que embis­tió con­tra toda expre­sión de ins­ti­tu­cio­na­li­dad del pue­blo y sus tra­ba­ja­do­res. Un pue­blo que con­quis­tó la anhe­la­da jus­ti­cia social; que tuvo poder en sus manos y que trans­for­mó la feli­ci­dad y la cali­dad de vida en nor­mas y leyes que ellos no pudie­ron resis­tir y por lo tan­to arrasaron.

La resis­ten­cia mili­tan­te y su cre­ci­mien­to cua­li­ta­ti­vo y de con­cien­cia fue la gene­ra­do­ra del basa­men­to que, para esa eta­pa de la tra­yec­to­ria de lucha, nos lega­ra los cua­dros más com­pro­me­ti­dos y deci­di­dos que supie­ron arries­gar­lo todo fren­te a la rea­li­za­ción de un hecho revo­lu­cio­na­rio que con­mo­cio­nó, por su mag­ni­tud, al pue­blo argen­tino y al tra­za­do de la his­to­ria. La que siem­pre escri­bie­ron los ama­nuen­ses de la oligarquía.

Ese 29 de mayo de 1970 – cin­cuen­ta años atrás – nacía la Orga­ni­za­ción Polí­ti­co Mili­tar Mon­to­ne­ros pro­du­cien­do un quie­bre que los pode­ro­sos del país nun­ca se espe­ra­ron y que has­ta la fecha no acep­tan. El día de mayo en que, des­de el domi­ci­lio del Gral. Aram­bu­ru, pleno cen­tro de la Capi­tal Argen­ti­na, fue­ra éste dete­ni­do por par­te de nues­tros com­pa­ñe­ros, los jóve­nes que mate­ria­li­za­ron el hecho, para tras­la­dar­lo al lugar don­de se le expu­sie­ron las cau­sas por las que días más tar­de fue ajus­ti­cia­do, expre­san­do las mis­mas en el comu­ni­ca­do que expresaba :

En el día de la fecha, domin­go 31 de mayo de 1970, la con­duc­ción de nues­tra orga­ni­za­ción, cons­ti­tui­da en Tri­bu­nal Revo­lu­cio­na­rio, lue­go de inte­rro­gar dete­ni­da­men­te a Pedro Euge­nio Aram­bu­ru, declara:

I- Por cuan­to Pedro Euge­nio Aram­bu­ru se ha reco­no­ci­do responsable:

1º) De los decre­tos 10.362 y 10.363 de fecha 9 de junio de 1956 por los que se «lega­li­za» la matan­za de 27 argen­ti­nos sin jui­cio pre­vio ni cau­sa justificada.

2º) Del decre­to 10.364 por el que son con­de­na­dos a muer­te 8 mili­ta­res, por expre­sa reso­lu­ción del Poder Eje­cu­ti­vo Nacio­nal, bur­lan­do la auto­ri­dad del Con­se­jo da Gue­rra reu­ni­do en Cam­po de Mayo y pre­si­di­do por el Gene­ral Lorio, que había falla­do la ino­cen­cia de los acusados.

3º) De haber enca­be­za­do la repre­sión del movi­mien­to polí­ti­co mayo­ri­ta­rio repre­sen­ta­ti­vo del pue­blo argen­tino, pros­cri­bien­do sus orga­ni­za­cio­nes, inter­vi­nien­do sus sin­di­ca­tos encar­ce­lan­do a sus diri­gen­tes y fomen­tan­do la repre­sión en los luga­res de trabajo.

4º) De la pro­fa­na­ción del lugar don­de repo­sa­ban los res­tos de la com­pa­ñe­ra Evi­ta y la pos­te­rior des­apa­ri­ción de los mis­mos, para qui­tar­le al Pue­blo has­ta el últi­mo res­to mate­rial de quien fue­ra su abanderada.

II- Por cuan­to el Tri­bu­nal lo ha encon­tra­do cul­pa­ble de los siguien­tes car­gos, que no han sido reco­no­ci­dos por el acusado:

1º) La públi­ca difa­ma­ción del nom­bre de los legí­ti­mos diri­gen­tes popu­la­res en gene­ral y espe­cial­men­te de nues­tro líder Juan Domin­go Perón y nues­tros com­pa­ñe­ros Eva Perón y Juan José Valle.

2º) Haber anu­la­do las legi­ti­mas con­quis­tas socia­les Ins­tau­ra­das por la Revo­lu­ción Justicialista.

3º) Haber Ini­cia­do la entre­ga del patri­mo­nio nacio­nal a los intere­ses foráneos.

4º) Ser actual­men­te una car­ta del régi­men que pre­ten­de repo­ner­lo en el poder para tra­tar de bur­lar una vez más al pue­blo con una fal­sa demo­cra­cia y lega­li­zar la entre­ga de nues­tra patria.

5º) Haber sido vehícu­lo de la revan­cha de la oli­gar­quía con­tra lo que sig­ni­fi­ca­ba el cam­bio del orden social hacia un sen­ti­do de estric­ta jus­ti­cia cristiana.

Así el hecho, y más allá de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas elu­cu­bra­das por los pro­pios par­ti­da­rios de la Revo­lu­ción Fusi­la­do­ra, inten­tan­do des­mis­ti­fi­car la ope­ra­ción que los pon­dría en derro­ta y que tam­bién les son de uti­li­dad para la eter­na con­de­na y per­se­cu­ción del úni­co de los pro­ta­go­nis­tas que aún vive, el pue­blo que no olvi­da tuvo en Mario Fir­me­nich, Fer­nan­do Luis Abal Men­di­na. Nor­ma Arros­ti­to , Gus­ta­vo Ramus, Car­los Capuano Mar­tí­nez y Emi­lio Maza, la mani­fes­ta­ción reac­ti­va a su lar­go camino de opro­bio , per­se­cu­ción y explo­ta­ción que toda­vía hoy – en nues­tro lado – es el moti­vo del esfuer­zo y la entre­ga hacia la Libe­ra­ción de nues­tra Patria sometida.

Como se decía por enton­ces: nues­tra Patria his­tó­ri­ca­men­te vapu­lea­da por los intere­ses del poder ha debi­do gene­rar – como es natu­ral – su pro­pia resis­ten­cia, en lo que con­ce­bi­mos como una gue­rra civil inter­mi­ten­te que per­vi­ve des­de nues­tros pro­pios orí­ge­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Un esta­do de beli­ge­ran­cia que muchos se han encar­ga­do de enmas­ca­rar trans­for­mán­do­lo en las por ellos deno­mi­na­das “recu­rren­tes cri­sis ”, y en el que han sabi­do ele­gir al “enemi­go públi­co Nº 1”, tal lo que toda fuer­za que se hace con el poder nece­si­ta para man­te­ner la falaz ima­gen de “per­pe­tui­dad ejem­pli­fi­ca­do­ra”, encar­nan­do en el com­pa­ñe­ro Fir­me­nich al que ellos ins­ta­lan como “el mal que nun­ca se debe vol­ver a reedi­tar” , menos que menos, si cues­tio­na con dig­ni­dad y sus­ten­to los intere­ses de la cla­se domi­nan­te a la que ellos pertenecen.

Dije­ron que el hecho fue una ope­ra­ción de inte­li­gen­cia urdi­da des­de los ser­vi­cios de Ejér­ci­to para impe­dir la pro­ba­ble can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de Aram­bu­ru. Dicen que des­de la eje­cu­ción de Aram­bu­ru el país se divi­dió en dos. Actua­li­za­ron de mane­ra ten­den­cio­sa la dis­gre­ga­ción nacio­nal con lo que ellos lla­ma­ron “Teo­ría de los dos demo­nios” que pre­ten­dió con­ven­cer­nos que el sec­tor lucha­dor, com­ba­ti­vo y revo­lu­cio­na­rio debía ser ani­qui­la­do por otro demo­nio nece­sa­rio, jus­ti­fi­can­do así la últi­ma y más cruen­ta de las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Vide­la y el pro­yec­to de Mar­tí­nez de Hoz.

Lo que nun­ca dije­ron es que Mon­to­ne­ros nació como un pro­yec­to sus­ten­ta­do en la nece­si­dad de con­ti­nuar la Revo­lu­ción Incon­clu­sa ini­cia­da un 17 de Octu­bre de 1945. No dicen nada de la entre­ga y com­pro­mi­so de Mon­to­ne­ros por el “Perón Vuel­ve” y tam­po­co dicen que la resis­ten­cia a la últi­ma dic­ta­du­ra impli­có el enfren­ta­mien­to a la nun­ca antes vis­ta con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca del has­ta hoy vigen­te acre­cen­ta­mien­to de la des­igual­dad que que­dó téc­ni­ca y cul­tu­ral­men­te acep­ta­da como algo natu­ral, así como de las nue­vas for­mas – por enton­ces nacien­tes – de la domi­na­ción en su nue­va fase glo­ba­li­za­da : la del neo­li­be­ra­lis­mo en sus iné­di­tas y amplias face­tas como el neo­li­be­ra­lis­mo orto­do­xo y cruel y el neo­li­be­ra­lis­mo pre­ben­da­rio y opor­tu­nis­ta con la cos­mé­ti­ca de “capi­ta­lis­mo huma­ni­za­do”, que deja tras su paso la pre­ca­ri­za­ción y expo­lia­ción a los tra­ba­ja­do­res con sus dere­chos y con­quis­tas cada vez más conculcados.

Ocul­tan en defi­ni­ti­va que esta­mos ante un capi­ta­lis­mo que nun­ca se rin­de fren­te a un pro­yec­to trans­for­ma­dor como el que siem­pre hemos asu­mi­do y que hoy nos pone enfren­te de sus expre­sio­nes actua­li­za­das como el extrac­ti­vis­mo que esta­mos sufrien­do con todas sus impli­can­cias, muchas de ellas gene­ra­do­ras de la emer­gen­cia cli­má­ti­ca. La mega­mi­ne­ría es una mani­fes­ta­ción del poder del capi­tal que enve­ne­na y con­su­me el agua para la super­vi­ven­cia de la fau­na, la flo­ra y la vida huma­na mien­tras que los agro­ne­go­cios siem­bran de sus­tan­cias tóxi­cas el planeta.

Con todo ello y como lo prue­ban las disi­mi­les y vas­tas luchas popu­la­res que se libran en la calle, los Mon­to­ne­ros del 29 de mayo de 1970 siguen bre­gan­do en la lucha incan­sa­ble con­tra el enemi­go his­tó­ri­co de la oli­gar­quía neo­ca­pi­ta­lis­ta por la uni­dad de todos los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo en un ver­da­de­ro fren­te revo­lu­cio­na­rio, por­que segui­mos cre­yen­do y afir­man­do en nues­tra vigen­cia que solo el pue­blo sal­va­rá al pue­blo, con todos los valo­res que nos nutrie­ron des­de nues­tra mís­ti­ca con la que siem­pre nos ani­ma­ra des­de la com­pa­ñe­ra Evi­ta, con el com­pro­mi­so y la entre­ga de los que no están por­que caye­ron y cuya fuer­za nos con­vo­ca a man­te­ner en alto – en el hoy y en el maña­na – el camino hacia el poder revo­lu­cio­na­rio basa­do en nues­tras con­sig­nas históricas :

PUEBLO U OLIGARQUÍA – IMPERIALISMO O NACIÓN

POR LA PATRIA GRANDE DE NUESTRA LATINOAMÉRICA

Agru­pa­ción MONTONEROS – MENDOZA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *