Afri­ca. La ONU logra el alto al fue­go en algu­nos con­flic­tos del continente

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de mayo de 2020.

Un niño por­ta su rifle en la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, uno de los paí­ses afec­ta­dos por con­flic­tos que en oca­sio­nes ape­lan a reclu­tar a meno­res como com­ba­tien­tes. En el Día de Áfri­ca la ONU regis­tró cese del fue­go por par­te de algu­nos gru­pos, pero la lucha entre ejér­ci­tos y fac­cio­nes arma­das per­sis­te en una dece­na de paí­ses. Foto: Pie­rre Holtz/​Unicef

NACIONES UNIDAS, 25 may 2020 (IPS) – Gru­pos arma­dos en Came­rún, Sudán y Sudán del Sur res­pon­die­ron al lla­ma­do de alto al fue­go en el mar­co de la pan­de­mia covid-19, infor­mó el secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Antó­nio Gute­rres, al con­me­mo­rar­se este lunes 25 el Día de África.

Con­ten­dien­tes en los cruen­tos con­flic­tos civi­les e inter­ét­ni­cos de esos paí­ses “han decla­ra­do un alto el fue­go uni­la­te­ral. Implo­ro a otros movi­mien­tos arma­dos y gobier­nos en Áfri­ca que hagan lo mis­mo”, expre­só Gue­rras, quien había lla­ma­do a que se deten­gan todos los con­flic­tos arma­dos en el glo­bo para ayu­dar a com­ba­tir la covid-19.

Dijo tam­bién que “aco­jo con bene­plá­ci­to el apo­yo de los paí­ses afri­ca­nos a mi lla­ma­do a la paz en el hogar y al fin de todas las for­mas de vio­len­cia, como por ejem­plo con­tra las muje­res y las niñas”.

Cyril Ramapho­sa, pre­si­den­te de Sudá­fri­ca y de la Unión Afri­ca­na, fun­da­da hace 57 años como Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na, decla­ró que “deben ter­mi­nar los trá­gi­cos con­flic­tos que están gene­ran­do ines­ta­bi­li­dad en varios paí­ses del con­ti­nen­te y cobran­do un alto pre­cio en vidas humanas”.

En Sudán del Sur, un bro­te de vio­len­cia inter­ét­ni­ca en su región orien­tal de Jon­glei arra­só varios pobla­dos el 16 y 17 de mayo, con dece­nas de muer­tos, cen­te­na­res de heri­dos y miles de per­so­nas que debie­ron huir de sus hoga­res, según la alta comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Huma­nos, Miche­lle Bachelet.

La vio­len­cia inter­co­mu­ni­ta­ria per­sis­te en Sudán del Sur pese a que la lucha arma­da entre fuer­zas del gobierno y de la opo­si­ción dis­mi­nu­yó con acuer­dos polí­ti­cos este año, tras aso­lar el país casi des­de su inde­pen­den­cia de Sudán en 2011.

En Came­rún la vio­len­cia inter­co­mu­ni­ta­ria esca­ló des­de 2016 como con­fron­ta­ción entre sepa­ra­tis­tas de las pro­vin­cias occi­den­ta­les, que fue­ron colo­nia bri­tá­ni­ca, y el gobierno cen­tral, sos­te­ni­do por la mayor par­te del país, que fue colo­nia francesa.

En el extre­mo nor­te de Came­rún, como en toda la región del lago Chad, fuer­zas guber­na­men­ta­les deben hacer fren­te a las gue­rri­llas de Boko Haram y otros gru­pos que se rei­vin­di­can como isla­mis­tas radicales.

En los con­flic­tos de esa zona com­ba­ten fuer­zas regu­la­res y gru­pos rebel­des de Came­rún, Chad, Níger y Nige­ria, pro­vo­can­do el des­pla­za­mien­to de cen­te­na­res de miles de per­so­nas, muchos cru­zan­do las fron­te­ras como refu­gia­dos, víc­ti­mas pri­me­ro de la vio­len­cia y lue­go de situa­cio­nes de ham­bre y enfermedad.

En Sudán, lue­go de déca­das de con­flic­to con los inde­pen­den­tis­tas del sur, per­sis­ten con­flic­tos con fuer­zas rebel­des de la occi­den­tal región de Dar­fur y en las sure­ñas zonas de Kor­do­fán y Nilo Azul.

La vio­len­cia arma­da tam­bién ha per­sis­ti­do en Malí y la Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, así como en el orien­te de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go y la veci­na Burundi.

Gute­rres, jun­to con pedir a todos los gru­pos arma­dos que se sumen al alto al fue­go, pidió a los polí­ti­cos afri­ca­nos “par­ti­ci­par en un diá­lo­go inclu­si­vo y sos­te­ni­do para ali­viar ten­sio­nes en torno a las elec­cio­nes y man­te­ner las prác­ti­cas democráticas”.

Unos 20 Esta­dos afri­ca­nos debe­rían cele­brar elec­cio­nes este año, pero varios pro­ce­sos segu­ra­men­te se sus­pen­de­rán debi­do a la pan­de­mia covid-19, que ya lle­gó a los 54 paí­ses del continente.

El secre­ta­rio gene­ral dijo que la pan­de­mia “ame­na­za con des­ca­rri­lar el pro­gre­so, que per­mi­ti­ría a los paí­ses alcan­zar los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) y los esta­ble­ci­dos en la Agen­da 2063” de la Unión Africana.

La Agen­da 2063 fue adop­ta­da por los gobier­nos afri­ca­nos en 2015 y esta­ble­ció 15 obje­ti­vos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de infra­es­truc­tu­ra, social, polí­ti­co y cul­tu­ral que deben alcan­zar­se en las pró­xi­mas cua­tro déca­das para dejar atrás la pobre­za y los con­flic­tos del continente.

A‑E/​HM

Fuen­tes: http://​www​.ips​no​ti​cias​.net/​2​0​2​0​/​0​5​/​o​n​u​-​l​o​g​r​a​-​a​l​t​o​-​a​l​-​f​u​e​g​o​-​c​o​n​f​l​i​c​t​o​s​-​a​f​r​i​ca/

IPS. Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *