Cuba. Ges­ta en Áfri­ca, una de las razo­nes para que el Pre­mio Nobel de Paz se otor­gue a los médi­cos y médi­cas cubanas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 28 de mayo de 2020

Foto de por­ta­da: El 10 de enero de 2017 con­de­co­ra­ron a los cola­bo­ra­do­res cuba­nos de la Bri­ga­da Henry Reeve que par­ti­ci­pa­ron en el com­ba­te con­tra el virus del Ébo­la en Áfri­ca Occi­den­tal Foto: Yai­mi Ravelo. 

Cuba está pagan­do la deu­da de gra­ti­tud que el mun­do tie­ne con Áfri­ca. Bre­ve repa­so por la soli­da­ri­dad de Cuba con Áfri­ca en mate­ria de salud

Fidel Cas­tro Y Nel­son Man­de­la en el acto por el 26 de julio, efec­tua­do el 26 de julio de 1991 en Matan­zas. Foto­gra­fía Libo­rio Noval. Publi­ca­da en Fidel, sol­da­do de las ideas, fidel​cas​tro​.cu

“Todos com­pren­de­mos que, al cum­plir esta tarea con el máxi­mo de pre­pa­ra­ción y efi­cien­cia, se esta­rá pro­te­gien­do a nues­tro pue­blo y a los pue­blos her­ma­nos del Cari­be y Amé­ri­ca Lati­na, y evi­tan­do que se expan­da, ya que lamen­ta­ble­men­te se ha intro­du­ci­do y podría exten­der­se en Esta­dos Uni­dos, que tan­tos víncu­los per­so­na­les e inter­cam­bios man­tie­ne con el res­to del mun­do. Gus­to­sa­men­te coope­ra­re­mos con el per­so­nal nor­te­ame­ri­cano en esa tarea, y no en bús­que­da de la paz entre los dos Esta­dos que han sido adver­sa­rios duran­te tan­tos años, sino, en cual­quier caso, por la Paz para el Mun­do, un obje­ti­vo que pue­de y debe intentarse”.

“La hora del deber”. Refle­xión de Fidel, cuba​de​ba​te​.cu, 18 de octu­bre de 2014

Triun­fo de la Revo­lu­ción e internacionalismo

La pre­sen­cia soli­da­ria cuba­na en Áfri­ca se remon­ta a 1960, en ese enton­ces, el pue­blo arge­lino libra­ba la lucha por su inde­pen­den­cia fren­te al colo­nia­lis­mo fran­cés, varias dece­nas de médi­cos cuba­nos fue­ron a Arge­lia para ayu­dar a su pue­blo, y un cen­te­nar de niños huér­fa­nos y heri­dos de gue­rra fue­ron tra­ta­dos en Cuba. Ges­to ver­da­de­ra­men­te admi­ra­ble cuan­do es cono­ci­do que duran­te esa mis­ma épo­ca ya se había ini­cia­do el robo de cere­bros por par­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos, cap­tan­do más de tres mil médi­cos cubanos.

Se des­ta­ca tam­bién la haza­ña empren­di­da a prin­ci­pios de 1965 por el inol­vi­da­ble gue­rri­lle­ro heroi­co con los ins­truc­to­res mili­ta­res, com­ba­tien­tes y médi­cos que inte­gra­ron el con­tin­gen­te inter­na­cio­na­lis­ta para con­tri­buir con la vic­to­ria de los her­ma­nos pue­blos del Áfri­ca sub­saha­ria­na en su des­igual lucha por rom­per el yugo colo­nial y la opre­sión racis­ta. Este fue un pro­yec­to estra­té­gi­co con­ce­bi­do por el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz y los coman­dan­tes Ernes­to Gue­va­ra y Raúl Cas­tro, para el cual se con­for­ma­ron las colum­nas Uno y Dos del Che en El Con­go con el pres­ti­gio­so bata­llón Patri­cio Lumum­ba. Ese mis­mo año comen­zó la cola­bo­ra­ción cuba­na en la lucha por la inde­pen­den­cia de Ango­la y Gui­nea-Bis­sau, has­ta asu­mir como suya la cau­sa por la libe­ra­ción de los pue­blos de El Con­go, Mozam­bi­que, Ango­la, Gui­nea Bis­sau, Cabo Ver­de, Zim­bab­we, San Tomé y Príncipe.

Vale recor­dar las pala­bras del Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz duran­te su dis­cur­so en oca­sión del vigé­si­mo ani­ver­sa­rio de la crea­ción de las colum­nas Uno y Dos, cele­bra­do el 7 de noviem­bre de 1985:

“Aque­lla his­tó­ri­ca deci­sión del Che de mar­char hacia otras tie­rras del mun­do que recla­ma­ban su valio­sa con­tri­bu­ción ten­dría, sin embar­go, una más pro­fun­da moti­va­ción, que hun­día sus raí­ces en el tiem­po y la dis­tan­cia, para los des­ti­nos del con­ti­nen­te afri­cano y de la Amé­ri­ca nuestra».

Aun antes de la lle­ga­da de los euro­peos por pri­me­ra vez a Amé­ri­ca ya había comen­za­do la expo­lia­ción colo­nia­lis­ta de Áfri­ca, y mucho antes de que los pobla­do­res abo­rí­ge­nes fue­ran exter­mi­na­dos en las Anti­llas por el fue­go y el láti­go de los con­quis­ta­do­res, ya por­tu­gue­ses y espa­ño­les habían inau­gu­ra­do el infa­man­te nego­cio del trá­fi­co de escla­vos, apro­pián­do­se tan­to del mar­fil, del cau­cho y otras rique­zas natu­ra­les como, sobre todo, de la mayor rique­za, el hom­bre africano.

En ape­nas tres siglos fue­ron des­arrai­ga­dos en sus tie­rras con des­tino a las plan­ta­cio­nes ame­ri­ca­nas más de cin­cuen­ta millo­nes de afri­ca­nos redu­ci­dos a la con­di­ción de escla­vos, muchos de los cua­les murie­ron en la cap­tu­ra y en la tra­ve­sía. Más de cin­co cen­tu­rias de saqueo por par­te de las metró­po­lis euro­peas, a las que se suma Esta­dos Uni­dos des­de el pasa­do siglo, han sido tes­ti­gos de la edi­fi­ca­ción de opu­len­tas socie­da­des capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­das, eri­gi­das en bue­na medi­da, sobre el sufri­mien­to, la mise­ria, el ham­bre y la muer­te de los pue­blos de África”.

Hace­mos refe­ren­cia a las pala­bras pro­nun­cia­das por el jefe de la colum­na Dos en El Con­go, Jor­ge Ris­quet Val­dés a nom­bre de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias y del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba el 23 de noviem­bre de 1966 y que apa­re­ce trans­cri­to en el libro publi­ca­do por Edi­to­ra Abril en 2006 del mis­mo Coman­dan­te Ris­quet, El segun­do fren­te del Che en el Con­go. His­to­ria del bata­llón Patri­cio Lumumba:

“[…] no con­si­de­ra­mos que haya­mos hecho nin­gu­na acción extra­or­di­na­ria, sino que cree­mos que, sen­ci­lla­men­te, hemos cum­pli­do con nues­tro deber de revo­lu­cio­na­rios, de mar­xis­tas-leni­nis­tas. Deber nues­tro era acu­dir al lla­ma­do de un pue­blo her­mano, cuan­do sobre este pue­blo, sobre su sobe­ra­nía recién adqui­ri­da y sobre su dere­cho a un des­tino mejor, se cer­nía la ame­na­za de una agre­sión imperialista”.

Fue en 1974, tras la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les en Lis­boa, que se ini­ció la desin­te­gra­ción del impe­rio colo­nial por­tu­gués, la mayo­ría de las colo­nias afri­ca­nas de Por­tu­gal (Gui­nea-Bis­sau, Cabo Ver­de, São Tomé y Mozam­bi­que) habían con­se­gui­do su ple­na inde­pen­den­cia, pero en el caso de Ango­la, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos puso en acción un plan encu­bier­to para des­truir los legí­ti­mos intere­ses del pue­blo ango­lano e implan­tar un gobierno títe­re. Los nor­te­ame­ri­ca­nos que cola­bo­ra­ban con el régi­men del apartheid suda­fri­cano, inva­die­ron Ango­la para frus­trar su inde­pen­den­cia; en aquel esce­na­rio de des­igual con­tien­da, los com­ba­tien­tes inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nos comen­za­ron a escri­bir una pági­na heroi­ca de la his­to­ria del mun­do que tuvo como fin, en un prin­ci­pio, apo­yar en la pre­ser­va­ción de la inde­pen­den­cia de la Repú­bli­ca Popu­lar de Ango­la –como así ocu­rrió– y con­clu­yó, lue­go de casi die­ci­séis años, con la con­tri­bu­ción a la inde­pen­den­cia de Nami­bia y la des­apa­ri­ción del opro­bio­so régi­men del apartheid en Sudá­fri­ca, lugar en el que Cuba fue el úni­co país no afri­cano que com­ba­tió y derra­mó su san­gre. Sólo en Ango­la cum­plie­ron misión en más de quin­ce años, más de tres­cien­tos mil com­ba­tien­tes inter­na­cio­na­lis­tas y cer­ca de cin­cuen­ta mil cola­bo­ra­do­res civi­les cubanos.

Esta tra­di­ción soli­da­ria de Cuba con­ti­núa has­ta hoy con la pre­sen­cia de pro­fe­sio­na­les de la salud, maes­tros, entre­na­do­res depor­ti­vos, al igual que miles de afri­ca­nos se han for­ma­do en Cuba por medio del sis­te­ma de becas en nive­les medio y superior.

En mues­tra de su agra­de­ci­mien­to al pue­blo afri­cano, Cuba pagó par­te de su deu­da infi­ni­ta con ese con­ti­nen­te de don­de lle­ga­ron enca­de­na­dos más de un millón de hom­bres y muje­res para pro­du­cir rique­zas y repro­du­cir nue­vos escla­vos quie­nes caye­ron en las gue­rras inde­pen­den­tis­tas. Has­ta 1998 se habían gra­dua­do en Cuba 26.294 pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos afri­ca­nos. La par­ti­ci­pa­ción de cuba­nos en Áfri­ca se ha com­pues­to por cola­bo­ra­do­res civi­les, de ellos 24.714 pro­fe­sio­na­les de la salud, miles de pro­fe­so­res, inge­nie­ros y tra­ba­ja­do­res cali­fi­ca­dos pres­ta­ron sus ser­vi­cios inter­na­cio­na­lis­tas en esa región y 461.956 sol­da­dos y ofi­cia­les com­ba­tie­ron por la inde­pen­den­cia y con­tra la agre­sión exte­rior por más de trein­ta años. Los cuba­nos con­ti­núan libran­do la bata­lla en el área de la salud y ha que­da­do demos­tra­do que con­ti­núan al lado de los afri­ca­nos, fie­les al deseo de Agos­tinho Neto en 1966 (diri­gen­te del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la): “Hago votos por­que con­ti­nue­mos siem­pre jun­tos en el mis­mo fren­te de lucha” (Ris­quet, 2006).

Vale des­ta­car la nota publi­ca­da en Gran­ma Inter­na­cio­nal el 28 de octu­bre de 2007:

“Cuba man­tie­ne rela­cio­nes de coope­ra­ción en múl­ti­ples sec­to­res con 155 paí­ses, más de 42.000 pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos pres­tan ser­vi­cios en 102 nacio­nes. Actual­men­te for­ma a 53.000 jóve­nes de 89 nacio­nes… Más de 30.000 médi­cos y téc­ni­cos de la salud labo­ran en 71 paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y Áfri­ca. Los médi­cos cuba­nos atien­den a sesen­ta millo­nes de per­so­nas en el mun­do. Con ayu­da cuba­na se han aten­di­do a más de 300 millo­nes de per­so­nas… El pro­gra­ma de la Ope­ra­ción Mila­gro [que tam­bién se ha exten­di­do a Áfri­ca] en coope­ra­ción con Vene­zue­la ha devuel­to la visión a miles de per­so­nas, alre­de­dor de 600.000 pacien­tes han sido ope­ra­dos con equi­pos de alta tecnología”.

Cuba y su lucha con­tra el Ébo­la en África

Fue impe­ra­ti­vo para Cuba librar la bata­lla con­tra el Ébo­la, este virus se inclu­ye en la lis­ta de enfer­me­da­des muy peli­gro­sas, ubi­ca­do en el gru­po de mayor ries­go. El doc­tor Rober­to Mora­les Oje­da, Minis­tro de Salud Públi­ca de Cuba para enton­ces, duran­te la Cum­bre Extra­or­di­na­ria del Alba TCP sobre el Ébo­la efec­tua­da en La Haba­na el 20 de octu­bre de 2014, expli­có que

“[…] el Ébo­la se detec­tó por pri­me­ra vez en 1976 en dos bro­tes simul­tá­neos en Nza­ra (Sudán) y Yam­bu­ku (Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go). La aldea en que se dio el segun­do de ellos, está situa­da cer­ca del río Ébo­la, que da el nom­bre a la enfer­me­dad. El actual bro­te comen­zó en Gui­nea Conakry, en diciem­bre del 2013.

Se repor­tan has­ta el momen­to, un total de 9.391 casos de Ébo­la, de ellos, 5.301 con­fir­ma­dos. Han ocu­rri­do 4.638 defun­cio­nes, con una tasa de leta­li­dad gene­ral de 49,4%, sien­do los paí­ses de más alta trans­mi­sión, Sie­rra Leo­na con 3.508 casos y una tasa de leta­li­dad de 34,8%; Libe­ria, 4.262 casos y una tasa de leta­li­dad del 58,3%; Gui­nea Conakry, 1.528 casos y una tasa de leta­li­dad del 57,3%.

El per­so­nal de salud, pri­me­ra línea de cho­que con­tra las enfer­me­da­des trans­mi­si­bles, es muy vul­ne­ra­ble y con fre­cuen­cia apor­ta los pri­me­ros enfer­mos y muer­tos que ocu­rren al ini­cio de los bro­tes. Has­ta el momen­to, en los paí­ses con trans­mi­sión, han enfer­ma­do 436, por lo que es impres­cin­di­ble su pre­pa­ra­ción en temas de bio­se­gu­ri­dad, el estric­to cum­pli­mien­to de pro­to­co­los y manua­les de pro­ce­di­mien­tos, lo que, jun­to a los medios de pro­tec­ción, pue­de evi­tar la trans­mi­sión en este gru­po de riesgo.

Exis­ten otros paí­ses con baja trans­mi­sión como la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go (68 enfer­mos), bajo con­trol. Esta­dos Uni­dos ha repor­ta­do tres casos, uno de ellos falle­ci­do que pro­vie­ne de Libe­ria y dos tra­ba­ja­do­res de la salud. Espa­ña repor­ta una auxi­liar de enfer­me­ría que aten­dió dos pacien­tes tras­la­da­dos des­de Libe­ria. En este momen­to las últi­mas prue­bas ya dan nega­ti­vo al virus del Ébo­la. Sene­gal, con un sólo repor­te, cerró la trans­mi­sión el 17 de octu­bre, y Nige­ria con vein­te casos”.

Esta epi­de­mia fue cali­fi­ca­da por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud como de impor­tan­cia inter­na­cio­nal, lo que obli­gó a adop­tar medi­das emer­gen­tes con el obje­ti­vo de evi­tar su pro­pa­ga­ción a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, por lo cual, el per­so­nal cubano tam­bién reali­zó un tra­ba­jo de ase­so­ría en Gui­nea Ecua­to­rial, Jamai­ca y San Vicen­te y Granadinas.

Ante la soli­ci­tud de ayu­da del Sr. Ban Ki-moon, Secre­ta­rio Gene­ral de Nacio­nes Uni­das y de la Dra. Mar­ga­ret Chan, Direc­to­ra Gene­ral de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, el gobierno de Cuba deci­dió par­ti­ci­par en este esfuer­zo glo­bal, bajo la coor­di­na­ción de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, para com­ba­tir la epi­de­mia de Ébo­la en Áfri­ca occi­den­tal y con­vo­có a sumar­se a la lucha con­tra este fla­ge­lo, a los gobier­nos y minis­tros de salud de todos los países.

Fue cata­lo­ga­da como la más extra­or­di­na­ria cola­bo­ra­ción médi­ca con los pue­blos del Ter­cer Mun­do por medio del ejér­ci­to de batas blan­cas que via­jó a Áfri­ca para librar la bata­lla con­tra el Ébo­la, cuya epi­de­mia repor­tó más de 4.600 falle­ci­dos, con una tasa de mor­ta­li­dad de un 49,4%. Los paí­ses más afec­ta­dos por la enfer­me­dad son Sie­rra Leo­na, Libe­ria y Gui­nea Conakry, con inci­den­cia en Esta­dos Uni­dos, Espa­ña, Sene­gal y Nigeria.

La res­pues­ta de Cuba com­pren­dió el man­te­ni­mien­to de las 32 bri­ga­das médi­cas cuba­nas en Áfri­ca, con 4.048 cola­bo­ra­do­res, de ellos, 2.269 médi­cos, inclui­do Sie­rra Leo­na con 23 y Gui­nea Conakry con 16 coope­ran­tes, paí­ses don­de exis­te trans­mi­sión; tam­bién, 256 pro­fe­sio­na­les de la salud del Con­tin­gen­te Inter­na­cio­nal de Médi­cos Espe­cia­li­za­dos en el Enfren­ta­mien­to a Desas­tres y Gran­des Epi­de­mias “Henry Reeve” para los paí­ses afec­ta­dos por el Ébo­la: 165 a Sie­rra Leo­na, 53 para Libe­ria y 38 para Gui­nea Conakry; com­pren­dió ade­más, el desa­rro­llo de un pro­gra­ma de capa­ci­ta­ción en paí­ses de Áfri­ca no afec­ta­dos por la epi­de­mia, con pre­sen­cia de bri­ga­das médi­cas cuba­nas y que inclu­yó temas de pre­ven­ción, diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la enfer­me­dad, para lo cual se iden­ti­fi­ca­ron faci­li­ta­do­res den­tro de los cola­bo­ra­do­res cuba­nos, que a par­tir de los mate­ria­les edu­ca­ti­vos envia­dos des­de Cuba, se encar­ga­ron de capa­ci­tar al res­to de los cola­bo­ra­do­res de la salud, a los de otros sec­to­res y a los cuba­nos resi­den­tes en esos países.

A los paí­ses con bri­ga­das médi­cas peque­ñas, don­de no se iden­ti­fi­ca­ron faci­li­ta­do­res, lle­ga­ron espe­cia­lis­tas para la pre­pa­ra­ción del per­so­nal. En el caso de Ango­la, por el núme­ro de cola­bo­ra­do­res de la salud y de otros sec­to­res, se pre­vió una pre­pa­ra­ción que inclu­yó la par­ti­ci­pa­ción de espe­cia­lis­tas encar­ga­dos del pro­ce­so de capa­ci­ta­ción por regio­nes. Este pro­gra­ma per­mi­tió que los pro­fe­sio­na­les cuba­nos jun­to con las auto­ri­da­des sani­ta­rias de cada país, pudie­ran con­tri­buir con la pre­ven­ción de esta enfermedad.

El doc­tor José Luis Di Fábio, repre­sen­tan­te de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud en Cuba, en entre­vis­ta publi­ca­da el pasa­do 24 octu­bre en Juven­tud Rebel­de sobre la tarea de Cuba fren­te al Ébo­la expresó:

“Es una gran ayu­da no sólo para la OMS, sino para todo el mun­do. La idea es apo­yar a los paí­ses de Áfri­ca occi­den­tal para con­te­ner la enfer­me­dad y exter­mi­nar­la en Áfri­ca. Pero al mis­mo tiem­po, es una barre­ra de defen­sa para el res­to del mun­do. Si usted no con­tro­la el virus en Áfri­ca, pue­de lle­gar a Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Bra­sil, Japón, etc.

Así que en reali­dad, los cuba­nos pro­te­gen las fron­te­ras. Y si no hay otros paí­ses que ofre­cen recur­sos huma­nos, segui­rán sien­do los únicos”.

Cuba fren­te a la actual pan­de­mia en África

Antes de la pan­de­mia, per­so­nal de salud cubano se encon­tra­ba en Ango­la, Ken­ya, Bots­wa­na, Leso­to, Bur­ki­na Faso, Mau­ri­ta­nia, Cabo Ver­de, Mozam­bi­que, Chad, Nami­bia, Con­go, Níger, Dji­bou­ti, RASD, Eri­trea, San­to Tomé y Prín­ci­pe, Etio­pía, Sey­che­lles, Gabón, Sudá­fri­ca, Gam­bia, Swa­zi­lan­dia, Gha­na, Tan­za­nia, Gui­nea Bis­sau, Ugan­da, Gui­nea Conakry y Zim­bab­we, paí­ses en los que con­ti­núan para hacer fren­te al nue­vo coro­na­vi­rus, al igual que las Bri­ga­das Henry Reeve que par­tie­ron hacia Ango­la, Togo, Cabo Ver­de y Sudá­fri­ca y, en poco tiem­po, nue­vos gru­pos par­ti­rán para asis­tir a otros paí­ses de este continente.

Es impor­tan­te des­ta­car el men­sa­je del gru­po afri­cano de emba­ja­do­res en Cuba para cele­brar el día de Áfri­ca 2020 (25 de mayo):

En nom­bre de los emba­ja­do­res afri­ca­nos que repre­sen­tan a sus gobier­nos y a toda la comu­ni­dad afri­ca­na en Cuba, desea­mos expre­sar nues­tra pro­fun­da gra­ti­tud al Gobierno de la Repú­bli­ca de Cuba y al pue­blo de Cuba, por su con­tri­bu­ción, no solo a la lucha de inde­pen­den­cia de Paí­ses afri­ca­nos, sino tam­bién, por toda la asis­ten­cia que Cuba ha brin­da­do a los paí­ses afri­ca­nos a lo lar­go de los años. La soli­da­ri­dad que Cuba tie­ne con Áfri­ca es incuestionable.

Reite­ra­mos que con­ti­nua­re­mos hon­ran­do y for­ta­le­cien­do los lazos de amis­tad que unen a nues­tras nacio­nes con Cuba”.

El mun­do recla­ma el fin del bloqueo

Cuba expre­sa su soli­da­ri­dad al mun­do de acuer­do con su tra­di­ción de no dar de lo que le sobra sino de com­par­tir lo que tie­ne, en medio de un blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por los Esta­dos Uni­dos hace sesen­ta años, y que con cruel­dad ha sido recru­de­ci­do. El cri­mi­nal blo­queo ha lle­va­do al pue­blo cubano a pagar una alta cuo­ta de sacri­fi­cio y pri­va­cio­nes duran­te seis déca­das y afec­ta todas las áreas de la vida del pue­blo cubano y en el caso espe­cí­fi­co del sec­tor de la salud, el impac­to ha sido cuan­tio­so. No obs­tan­te, las pre­ten­sio­nes de ais­lar a Cuba no han podi­do ser una reali­dad, la nación cuba­na es res­pe­ta­da en el con­cier­to inter­na­cio­nal, por ser ejem­plo de dig­ni­dad, soli­da­ri­dad e inter­na­cio­na­lis­mo jus­to cuan­do libra una bata­lla fren­te a una de las más bru­ta­les agre­sio­nes que haya sufri­do pue­blo alguno. Ya son vein­ti­nue­ve vota­cio­nes por medio de las cua­les la ONU apo­ya la reso­lu­ción pre­sen­ta­da por la Repú­bli­ca de Cuba: Nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de los Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba, el mun­do en pleno exi­ge el fin de la geno­ci­da y ana­cró­ni­ca medida.

Es admi­ra­ble la ges­ta empren­di­da por Cuba en medio de tan adver­sas cir­cuns­tan­cias. Está demos­tra­do que, la fide­li­dad a los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios, han per­mi­ti­do que Cuba con­ti­núe a la van­guar­dia de las luchas más dig­nas y heroi­cas de los pue­blos del mundo.

Por esto, entre muchas otras razo­nes, el mun­do pide que el Pre­mio Nobel de la Paz sea otor­ga­do a las bri­ga­das médi­cas cuba­nas del Con­tin­gen­te Henry Reeve.

Ire­ne Saun­ders, 26 de mayo de 2020

Refe­ren­cias bibliográficas

Blan­dino, Jor­ge Mar­tín, Can­gam­ba, Casa edi­to­rial Ver­de Oli­vo, 2006.

Gue­va­ra de la Ser­na, Ernes­to, Pasa­jes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria: Con­go, Bar­ce­lo­na, Mon­da­do­ri, 1999.

Muñoz Val­dés, Gil­ber­to, Los que com­ba­ten la muer­te, Edi­to­rial José Mar­tí, 2010.

Ris­quet Val­dés, Jor­ge, El segun­do fren­te del Che en el Con­go. His­to­ria del bata­llón Patri­cio Lumum­ba, La Haba­na, Casa Edi­to­ra Abril, 2006.

Ubie­ta, Enri­que, Zona roja. La expe­rien­cia cuba­na del Ébo­la, Casa Edi­to­ra Abril, La Haba­na, 2016.

En Inter­net

Cuba​de​ba​te​.cu

Gran​ma​.cu

Juven­tud Rebel​de​.cu

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *